domingo, 18 de septiembre de 2011

El lado oscuro de la oxitocina.

Hoy Kuxille me ha mostrado una página en la que se hablaba sobre un estudio reciente de la oxitocina, que me parece sumamente curioso.

Tal y como ya indiqué en mi entrada ¿Por qué no todo se puede explicar con hormonas?, sacar conclusiones sobre la esencia del ser humano solo a partir de las hormonas (cosa que pretenden hacer, por ejemplo, muchas personas sexistas que tratan de establecer un patrón fijo para cada sexo en función de sus hormonas), es decir, teniendo en cuenta exclusivaente la biología, me parece equivocado, ya que el cerebro humano (y también la genética, tal y como muestra la epigenética, aunque eso pertenecerá a otra entrada), es moldeable, dada la cantidad de estímulos diferentes que recibimos a cada segundo de nuestra vida.

La razón más lógica de por qué no todo se puede explicar con hormonas, es básicamente, porque no conocemos con exactitud su funcionamiento, y tal vez no pueda conocerse en mucha profundidad, ya que, tal y como muestra este estudio, las hormonas en ocasiones no tienen una única función.

Pues bien, vayamos con la oxitocina, que es este caso. Siempre hemos oído decir que dicha hormona es la encargada de favorecer el apego entre la madre y el o la bebé (y no solamente a la madre. En este otro estudio se muestra que también ocurre, y en la misma cantidad, con los padres. ¿Quién dijo que los varones no sienten aprecio por sus hijos/as?). También he leído que se encarga de producir las contracciones y dilataciones durante el parto. Pero, según el artículo, la función de la oxitocina también tiene un lado oscuro: la oxitocina también genera envidia y altanería.

En el estudio, el cual puede hallarse en la revista Psychological Science, en el número publicado en Agosto del 2011 (en el siguiente link: http://cdp.sagepub.com/content/current, pueden descargarse los archivos en PDF de los temas tratados en esa revista. Están todos en inglés), Andrew Kempt, uno de los autores, de la Universidad de Sidney, expica que:

“Estudios recientes han demostrado que personas administradas con oxitocina durante un estudio de juegos económicos, desarrollaron más la envidia y la altanería que otras emociones positivas. Pensamos que la oxitocina, en vez de apoyar todas las emociones sociales promueve más bien lo que los psicólogos llamamos el acercamiento emocional, emociones que tienen que ver con querer algo en vez de huir de ello. Si buscas la definición de envidia en el diccionario de Oxford te dirá que es aquello que deseamos para nosotros al nivel de alguien más, es la felicidad o la posesión de algo deseable, es una emoción que tiene que ver con el acercamiento, yo quiero lo que tienes".

Asimismo, Adam Guastella, autor también, dice que:

“Si tomas a un criminal con tendencias agresivas y decides darle oxitocina para hacerlo más sociable, la realidad es que la hormona lo que puede hacer es aumentar su rabia en vez de inhibirla y eso tiene implicaciones significativas en el tratamiento de la conducta”.

Así pues, antes de andar con afirmaciones absolutas e inamovibles, aceptemos que la ciencia no puede ser siempre exacta, pues siempre seguirá avanzando y encontrando nuevas cosas, y que la "naturaleza humana" no puede simplificarse a una sola variable.

La especie humana no es meramente prducto de la biología. Su educación es muy influyente.

Aprendamos a ser personas críticas, a ver más allá de lo que vemos, y sobre todo, no dejemos que la ciencia, más que ciencia, acabe siendo una religión dogmática, en la que o aceptas lo que te dicen, o estás loco/a.


Fuente:


3 comentarios:

Euphorbia dijo...

No entiendo mucho de hormonas pero sospecho que si nuestro comportamiento estuviera tan determinado por ellas iríamos por la calle con machetes. Evidentemente no podemos regirnos solamente por nuestros instintos básicos marcados por la biología. Nuestra educación es lo que nos separa de otros animales.

Estoy de acuerdo en que la ciencia no puede ser una religión dogmática, quien la tome así es que de científico no tiene nada. Ciencia y dogma son dos términos antagónicos. El método científico impide que nada pueda ser tomado como dogma y cualquier hipótesis o teoría está en continua revisión. Otra cosa es el uso e interpretación que terceros puedan hacer de esas investigaciones.

Besos

misteriosa dijo...

Muy interesante todo, y también lo que dice Euphorbia.

Saludos

Ŧirєηzє dijo...

uff.f..
ni imaginaba que ciertas actitudes tenian componente cientifico demostrado...
que cosas aprendo al leerte.....¡¡¡
interesante post...
un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...