jueves, 8 de septiembre de 2011

¿Radicalismo pro-crianza natural? No, gracias.

Hoy he visto un blog en el que se decía que usar biberón es como maltratar a tu hijo/a. No es la primera vez que doy con un escrito de este tipo, en el que se condena a aquellas familias que emplean el biberón o la leche de fórmula.

Tal y como ya expliqué en otra entrada, "Mi opinión sobre la crianza natural", estoy a favor de la lactancia materna más que de la artificial, y de la crianza natural (la cual, por cierto, a mi modo de ver, no ha de ser vista como una especie de pack que contiene un conjunto de reglas a seguir a raja tabla. Que yo apoye la crianza natural no implica, por ejemplo, que con ello deje de apoyar la vacunación). Y, tal y como he explicado en otras varias ocasiones, si estoy en desacuerdo con algo, es contra el radicalismo que profesan muchas personas seguidoras de la crianza natural, hasta el punto de llegar a insultarte si no sigues todas las normas que ellas cumplen.

No voy a negar que existen ciertas pautas pedagógicas que para mí son inadmisibles en toda circunstancia, tales como el maltrato físico y/o psicológico, entre otras. Mas, hoy por hoy, no puedo hallarme en contra del uso de determinadas herramientas o de determinadas pautas, ya que sin ellas podríamos poner en juego la vida de muchos/as bebés, o incluso de la madre.

No, no puedo considerar como algo aborrecible el empleo del biberón, en tanto que permite que muchos/as bebés, cuyas madres tienen numerosos problemas a la hora de amantar, sean alimentados/as. No, no podría estar en contra de una incubadora, ese dichoso trozo de plástico con cables, como algunos/as lo llaman, cuando ese mismo trozo de plástico con unos cuantos cables me salvó la vida (nací muy prematuro, con cinco meses y medio, y fue gracias a la incubadora, en la que pasé seis meses, y no a mi padre ni a mi madre, por quien logré desarrollarme adecuadamente). No, no podría estar en contra de ciertas cosas... que traen multitudes de beneficios si se emplean en sus debidas circunstancias.

En todo caso, estaría en contra de que el biberón, la leche artificial, la incubadora, y de otras muchas cosas que critican quienes siguen la crianza natural a ultranza, se usasen por defecto, en todo contexto, y se omitiese o prohibiese lo opuesto.

Pero hay algo que me alarma mucho de estas personas radicales, a parte de su sádica actitud (digo sádica, porque muchas de ellas hablan con tal arrogancia, que parecen creerse una especie de dioses/as en posesión de la verdad absoluta, y llegando a disfrutar humillando a quienes no se encuentran en su postura). Ese algo que también me alarma mucho es su cinismo, su hipocresía. 

Por lo general, se trata de personas que dicen ofrecer todo lo natural, pero luego cuentan dar chucherías. Son personas que dicen proteger contra la leche artificial y el biberón, pero luego usan el coche para transportarse de un lado a otro, cosa que contamina a sus hijos/as, al resto de sus familiares, a mí y a todo el mundo. Son personas que se horrorizan si dices que los varones podemos dar el pecho, siempre con la excusa de que eso no es natural (y digo yo, ¿cómo no va a ser natural, si podemos hacerlo naturalmente, dado que también poseemos glándulas mamarias? Además, yo esto no lo anuncio para decir que debemos amamantar los hombres, sino porque hay familias a quienes esto les puede interesar, y porque el pezón del varón puede emplearse perfectamente, como hacen los Pigmeos Aká, para calmar al bebé, como si de un chupete se tratase), pero no se horrorizan, sin embargo, al verse a sí mismas viviendo en una casa construida por ladrillos y cemento, algo que no se ve en la naturaleza, en vez de en cuevas o en árboles, cosa sí natural. Son personas que, al parecer sin darse cuenta, promulgan sus ideas mediante blogs, para lo que deben usar un ordenador que consume energía producida en una central que contamina el medio ambiente y sus vidas. ¿Y eso les parece natural?

Espero que no lleguen incluso al punto del escritor, filósofo y pedagogo Jean Jacques Rousseau, quien estaba tan aferrado a una crianza y educación naturales, que llegaba a decir que el mejor castigo era el natural, y ponía como ejemplo que si un niño rompe una ventana con la pelota, debíamos castigarle dejándole junto a la ventana para que se resfriase y aprendiese, con ello, que romper ventanas es perjudicial.

Digo que espero que no acaben opinando que lo mejor es castigar naturalmente, porque podría darse el fatídico caso de que un día se les ocurra dejar a sus hijos/as ahogándose un rato en el agua de la piscina, si éstos/as desobedecen a la orden de "No te metas en el agua". Por su puesto, sería un castigo natural, pero, a mi entender, algo bastante cruel.

De igual forma que sería cruel permitir las guerras con el pretexto de que las peleas entre animales son de lo más natural.

De la misma manera en que sería cruel eliminar la medicina con la excusa de que morir a causa de las enfermedades es lo natural.

Del mismo modo que sería cruel, bajo mi punto de vista, dejar fallecer a bebés que nacen de forma prematura o con algunos problemas; lo cual, si no me equivoco, sería realmente lo natural.

Así pues, con esto y otras cosas que pueden venírseme a la cabeza, comienzo a preguntarme si realmente lo natural es siempre, bajo cualquier contexto, por defecto y por definición, lo mejor.

Esta entrada, esta crítica, no va dirigida a las personas que apoyan la crianza natural, sino en especial a las personas radicales que siguen este tipo de crianza. Y a esas personas, yo les quisiera preguntar: ¿No se dan cuenta de que la ciudad en la que ustedes viven no es natural? ¿Qué les parece si yo ahora a ustedes les llamo malas madres o malos padres, por vivir en una ciudad en vez de en el campo?

14 comentarios:

Arlette dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión, también tu crítica. Opino, como tú, que los extremismos o el radicalizar las posturas lleva a que se cierren las mentes. Y esto es terrible! Porque solo con una mente abierta se puede aprender, de la vida, de los demás...
Yo poco sabía de la crianza natural pero he ido aprendiendo poco a poco y viendo esa hipocresía que tú comentas: ciudad vs. campo, por ejemplo.
Supongo que todos tenemos nuestras incoherencias y contradicciones y que justamente el no reconocerlo y el optar por una actitud rígida es lo que nos puede perder...

Un saludo! Y gracias por tan interesante entrada.

Enrique dijo...

Gracias a ti, Ariette, por el comentario.

Yo también he aprendido mucho de la crianza natural. Pero hay algunas personas que hacen algunos textos que, al leerlos, me revuelven el estómago.

He dedeirte que hay veces en las que sí considero oportuno el radicalismo y no el eclecticismo.

Por ejemplo, si tú dices que 2 + 2 = 6 y yo digo que 2 + 2 = 4, no valdría que quedemos en la posición intermedia, haciendo la media de 4 y 6, que es 5, ya que la única posición válida es que 2 + 2 = 4.

Y este tipo de radicalismos lo profeso, por ejemplo, cuando me niego al cien por cien a aceptar, entre otras tantas cosas, el maltrato o la tauromaquia.

Pero creo que el uso o no del biberón y otras cosas que dan tantos beneficios en determinadas ocasiones, no pueden ser eliminadas. No al menos por el momento.

Besos.

Arlette dijo...

Tienes razón. Gran explicación. Yo también creo que hay situaciones en las que no se puede bajar la guardia: hablas del maltrato, la tauromaquia... y habría tantas otras situaciones!

Un saludo!

Enrique dijo...

Nuria:

Si no te importa, no voy a publicar tu comentario. Como ya explico en la página "Cuatro notas acerca del blog", éste es un espacio de tolerancia y respeto. Se puede criticar y estar en desacuerdo con alguien, pero, en mi blog, no insultarle. Y tu comentario contiene algún taco, un insulto hacia estas personas radicales que critico. Si quieres, puedes expresar tu también descontento hacia estas personas, y tu opinión, pero por favor, nada de insultos.

Si queremos mejorar la educación, considero adecuado mejorar también nuestra forma de hablar y de dirigirnos a la gente.

Lo siento, y bienvenida al blog.

Un abrazo.

Arlette dijo...

Hola, Enrique!
Te he enviado un mail... te llegará desde aromaslunallena@hotmail.com

Ojalá te sirva... Un saludo y dale muchos ánimos de mi parte a tu amiga en su nuevo camino! :)

Euphorbia dijo...

Este tema me empieza a cansar porque es, como hubiese dicho mi padre, picar sobre hierro frío.
Un ejemplo que me parece más preocupante sobre la clase de incongruencias de este grupúsculo es cuando dicen que ELLOS están criando hijos que serán adultos libres, con capacidad de analizar y no caerán en adicciones (no como mi hijo que ya debe estar condenado por haber tomado biberón, y tú ya ni te cuento si estuviste tanto tiempo en incubadora sin el "piel contra piel" con tu madre).
Pero yo me pregunto ¿cómo puede un hijo ser libre y analítico cuando sus padres presentan tamaño nivel de cerrazón? ¿Cómo se enseña a elegir entre diversas opciones cuando tus padres sólo te presentan una, la suya única y verdadera?
Yo no puedo adivinar el futuro pero generalizando no apostaría mucho por el nivel de libertad que puedan alcanzar alguno de estos niños tan "naturales".

Me he acordado de un comentario que le dejó una tal "albano" a Ana hace unos días en su blog, creo que es un buen ejemplo de lo que me refiero.

http://www.creciendocondavid.com/index.php/afirmaciones-respecto-a-la-crianza-que-ni-entiendo-ni-acepto-ni-comparto-ii/

Miedo me da la "educación digna" que esta gente predica.

misteriosa dijo...

Realmente me parece que decir que usar el biberón es maltratar al hijo, es pasarse bastante. Supongo que quien dice eso no tendrá nada más que hacer, porque sino, en la vida hay muchas cosas mejores que hacer que decir eso. (Es que no sé qué más decir).

Enrique dijo...

Ariette:

Muchísimas gracias. :o)

Euphorbia:

La verdad es que sí he adquirido un gran trastorno a causa de pasarme seis meses en la incubadora sin el "piel a piel". ¿Sabes cuál? Pues que, en términos estadísticos, soy anormal. Jajajaja. Sí, sí, anormal. No fumo, no bebo, no tomo drogas, me gusta estudiar, soy un varón feminista, he creado un blog en vez de pasarme las 24 horas jugando a la consola, adoro el ajedrez y el deporte, y llevo tres años y medio con mi novia.

¿Tú ves normal esto? Jajajaja. Lo normal sería que fuese de botellón, me drogase o fumase, odiase los estudios, fuese machista, estuviese todo el día enganchado a la consola o que hubiese tenido ya cuarenta novias.

Así que sí, totalmente loco y anormal. Jajaja.

Besos.

misteriosa dijo...

No había leído el comentario que menciona Euphorbia, creo que es un claro ejemplo de radicalismo e incongruencia: habla de libertad, de alternativas, y al mismo tiempo da órdenes, y quien no las sigue, se perderá en el infierno para siempre. La verdad es que todo el comentario de Euphorbia está muy bien, lo comparto, ¿cómo ser libre y analítico si sólo tienes una opción a tu alcance?

misteriosa dijo...

Por cierto, si queréis leer otra anécdota de madre-mis-niños-son-lo-primero, no os perdáis esta:

http://www.diarioazafata.com/2011/09/08/procedimientos-de-emergencia-la-despresurizacion-las-mascarillas-y-los-ninos/

Bastadesexismo dijo...

La verdad, estoy a punto de empezar un máster en estudios de género, y casi-casi que me dan ganas de hacerlo sobre el feminismo de la diferencia y la crianza natural radical (que, por supuesto, siempre empieza y termina con la madre, porque es bien sabido que es mucho más natural que sea la madre la que se ocupe del bebé...)...

Enrique dijo...

Me encantan tus sarcasmos, Basta. Gracias por el comentario.

Saludos.

Anónimo dijo...

Menuda demagogia y falta de verdad, se te tiene que caer la cara de vergüenza.

Enrique dijo...

Te felicito, Anónimo/a, por tu estupendo comentario. Es un argumento de primera categoría. Refutas a la perfección mi entrada y me has hecho cambiar por completo mi punto de vista. Tu aportación ha sido maravillosa; gratificante. Nunca he leído una exposición de ideas tan sólidas y convincentes como las tuyas.

Muchas gracias por tu valiosa aportación.

(Nótese la ironía).

Espero, de verdad, que no sea a ti a quien se le caiga la cara de vergüenza por semejante capacidad argumentativa.

Un cordial saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...