lunes, 9 de enero de 2012

Amor sano versus amor tóxico.

Nunca he sabido bien en qué consiste el amor. No me refiero al sentimiento; me refiero al concepto, a la teoría, a las palabras que se dicen sobre el mismo. El sentimiento lo conozco bastante bien (al menos, eso creo). Pero, con respecto a lo que se dice sobre qué es amar, he escuchado muchas cosas. He oído a personas decir que amar es sentir celos. He conocido a personas que dicen que amar es desear que una persona esté única y exclusivamente contigo y que seas el centro de su universo. Hay personas que me han dicho que amar es querer que una persona piense en ti, solamente en ti y nada más que en ti. He conocido a personas que dicen que aman a su pareja cuando confían en ella "pero no confían en el resto de personas" y por eso optan por controlarlas "lo justo, un poquito". He escuchado que amar es recoger a tu pareja a la salida del Instituto, de la Universidad, del trabajo, todos los días; que amar es acordarse de tu pareja el Día de San Valentín (pero no volver a acordarse de ti durante el resto del año).

Pero, en contra de esto, bajo mi punto de vista, tu pareja mantiene contigo una relación basada en un amor tóxico...

- Si te dice con quién puedes o no puedes salir, si intenta que no salgas con tus amigos/as "porque no le gustan" u otro motivo, si trata de alguna forma que seas dependiente de él/ella. En este caso, lo que está haciendo es tratar de controlarte.

- Si te dice que no estudies o no trabajes porque "yo ya me ocupo de todas esas tareas inútiles y engorrosas para que estés lo mejor posible, y no puedas labrarte un futuro y así te veas obligado/a estar a mi lado de por vida". En este caso, lo que pretende es que seas un objeto que le pertenece y está a su servicio.

- Si te dice que permanezcas única y exclusivamente junto a él/ella, haciendo que olvides tu vida. Si te hace eso, tu pareja lo que quiere es aislarte del mundo.

- Si se presenta todos los días a la salida del Instituto, de la Facultad, del trabajo, y aparece "por casualidad" todos los días y en todo lugar donde tú estés (sobre todo cuando has decido que ese día lo dedicarías a salir con un/a amigo/a). En este caso, lo que quiere es tenerte bien vigilado/a.

- Si le molesta que uses tal o cual ropa, o tal o cual peinado cuando sales con personas que no son él/ella.

- Si te obliga a usar tal o cual ropa sexy, o tal o cual peinado para él/ella, pero cuando vas con otra persona quiere que vayas con un burka.

- Si te insulta y descalifica, si te humilla, si se mete contigo... entonces lo que hace es faltarte al respeto.

Por otro lado, para mí, tu pareja mantiene contigo un amor sano...

- Si acepta que tengas amigos/as, familiares y vida privada.

- Si respeta cómo eres o cómo piensas, a pesar de que de vez en cuando se pueda discutir las ideas o ciertos comportamientos, pero siempre respetando que tú puedas tener tu opinión y él/ella la suya, y dialogando de un modo civilizado y tranquilo, sin insultos, ni golpes, ni gritos.

- Si te muestra cariño y respeto siempre (y no solo el Día de San Valentín), te dice que vales mucho y te habla sobre lo que le gusta de ti.

- Si te apoya en los momentos difíciles, está a tu lado y te es leal.

- Si lucharía por estar contigo, por cuidarte, por protegerte, por ayudarte... pero no para poseerte como si fueses un objeto que se gana o se pierde.

- Si no trata de controlar con quién sales, cómo eres, cómo piensas o cómo vistes.

- Si te hace sentir bien, a gusto, libre, respetado/a.

- Si te dice que te ama... pero además su amor no se queda solo en simples palabras.



No te prometo castillos,
ni un final en el que 
comeremos perdiz.

No te prometo caros anillos,
ni un mundo del cual 
tú serás emperatriz.

Pero sí te ofrezco 
mi apoyo incondicional;
miles de besos, caricias y abrazos 
que te hagan flotar;
y una relación sin cadenas ni lazos,
que cause furor al mostrar,
que juntxs enarbolamos
la bandera 
del amor, el respeto y la libertad.

(Te amo, criatura).

7 comentarios:

Ser Filosofista dijo...

Me encantó tu entrada.

No me atrevería a afirmar que alguien que te controla no te ama. Es decir, el amor puede significar muchísimas cosas, como saber que casi sin pensarlo darías tu vida por esa persona. Sé que hablas de una relación de pareja, pero piensa también en esas madres y esos padres controladores hasta la muerte, y que ciertamente aman a sus hijos e hijas. A los padres celosos con sus hijas, a los hijos e hijas que lastiman a sus padres y madres cuando son mayores.

La conducta humana es tan compleja, y se me hace simplista decir que quien ama no controla, no cela, porque esas cosas no obedecen al amor o a la falta de él, sino a creencias sobre cómo deben ser las relaciones, lo que es sano y no, etcétera. Si una persona piensa que demuestra su interés en la otra celándola, obviamente no va a entender por qué tú dices que celar no es amar. Es su mapa de la realidad.

Creo que más que definir si eso es o no amor, podríamos aclarar que a pesar de el amor hay conductas que destruyen a las personas, relaciones tan tóxicas que aún a pesar del dolor que te pueda causar dejarlas, terminarían por destruirte si no lo haces.

A pesar del amor (y más con la falta de él) hay relaciones que no deberían mantenerse. En parte es por el amor que se batalla para ponerles un punto final, se quiere en el fondo, terminar con el control, pero no con la relación. Hasta que entendemos que el control es inherente a ciertas relaciones, y que si la otra persona no lo ve como un problema, jamás lo va a cambiar.

Besos.

Enrique dijo...

Ser Filosofista:

Esta mañana, mientras releía la entrada, estaba pensando justamente en eso. Pero, me explico: cuando digo lo de "no te ama alguien que hace eso", no me refería a que no te ama, sino a que no asocio el amor con esas acciones.

Ahora bien, tienes razón, la verdad.

Gracias por tu aportación.

Besos.

Enrique dijo...

De hecho, Ser Filosofista, voy a modificar la entrada, jeje.

Cambios:

1- Título de la entrada: "¿Me ama o no me ama?" por "Amor sano versus amor tóxico".

2- Tu pareja no te ama por "tu pareja mantiene contigo una relación basada en un amor tóxico...".

3- Tu pareja te ama por "tu pareja mantiene contigo un amor sano...".

laindefensiónaprendida dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo y tienes razón. Pero... ¡Qué lejos estamos de ello!.
Un beso

Euphorbia dijo...

Muy cierto.
Creo que el problema principal está en nosotros mismos: ¿por qué permitimos ciertas actitudes a nuestras parejas? Quizá sea falta de autoestima, y aquí siempre me acuerdo de ese refrán: "mejor sólo que mal acompañado", claro que eso a veces se ve a cierta edad y si te pilla en la adolescencia quizá no sabes ver tan fácilmente si estás con la persona adecuada o no...
Por cierto, sólo de pensar que un noviete me viniera a buscar cada día me entra una claustrofobia...
Besos

Enrique dijo...

Euphorbia:

Quizá el problema principal esté en nosotros/as mismos/as (aunque el problema se encuentra en más sitios: en quien realiza esas actitudes, y en una sociedad que las promueve y defiende).

Ahora bien, aunque el problema principal esté en nosotros/as, quiero añadir que no habría que confundirlo, bajo mi punto de vista, con pensar que "la culpabilidad está en nosotros/as". Tenemos un problema, sí; y además nos resignamos a él sin hacer nada por cambiarlo. Hasta ahí bien. Pero no habría que decir que "la causa o la culpa está en nosotros/as", porque entonces caemos en un error que la sociedad tiende a hacernos creer: que cuando a alguien le dañan, la culpa la tiene quien sufre el daño.

Y es que, de hecho, hay gente que piensa que "si una mujer es maltratada, algo habrá hecho" o "si una mujer es maltratada, es su culpa si sigue con él" y acabamos poniendo a la víctima como una persona débil y estúpida que se lo está buscando (y no vemos que, retomando el ejemplo de las mujeres maltratadas, muchas no dejan a su pareja por miedo a que mate a sus hijos/as, por miedo a quedarse en la calle ya que no es independiente económicamente, porque tiene una familia tradicional que está en contra del divorcio y le daría la espalda, etc). Fíjate que en muchos casos no son las personas que dañan quienes acaban con terapia psicológica, sino justamente quienes padecen el daño. ¡Y además les tildan de locos/as!

No te lo aclaro porque lo haya dicho, sino porque creo que es conveniente tener presente ese detalle.

Por cierto, a mí lo que me causaba claustofobia era el tener un grupo de gente que me recriminaba no ir a controlar... digo buscar a mi novia todos los días a la salida del Instituto.

Besos.

laindefensiónaprendida dijo...

Pero ¿Dónde estás Enrique? que te echo de menos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...