lunes, 20 de febrero de 2012

¿Educación neo-feminista? No, gracias.

Supongamos por un momento que retrocedemos a la Grecia del siglo V antes de Cristo; época en la cual existia la esclavitud. Supongamos por un momento que surge un movimiento entre los esclavos y las esclavas, llamado, por ejemplo, "anti-esclavitud", que lucha por su libertad y por la igualdad. Y supongamos por un momento que poco tiempo después surge un movimiento denominado "neo-anti-esclavitud", que consiste en decir que los esclavos y las esclavas no se encuentran en posición de inferioridad ni de subordinación porque su labor es muy importante para el pueblo griego, que para lograr su liberación hay que valorar sus trabajos y que tienen que seguir manteniendo esa posición porque así lo dictamina la naturaleza.

Así pues, de acuerdo con esa ideología, las personas "neo-anti-esclavistas" comienzan a argüir que los dueños y las dueñas de las personas esclavas son realmente inferiores porque están siendo educadas con una educación agresiva, patriarcal, autoritarista, etc, y que lo apropiado sería educar a quienes están en el poder del mismo modo que a las personas esclavas.

Por consiguiente, las personas esclavas, creyéndose en condiciones de igualdad, o incluso de superioridad, dejan de luchar por su libertad y siguen siendo esclavas porque opinan que están desempeñando la mejor función que cualquier ser humano puede hacer. Y además de ser la mejor función que cualquier persona puede realizar, piensan, de paso, que ellos/as son las únicas personas que pueden llevarlas a cabo, ya que son las únicas que son aptas por naturaleza.

¿Ustedes que opinarían de las personas que promoviesen el movimiento "neo-anti-esclavitud"? Seguramente comentarían: esas personas lo único que quieren es que la esclavitud siga existiendo. Es un horror pensar que son esclavos/as de forma natural y no porque la sociedad les ha colocado en ese papel, así como es un horror pensar que se encuentran en condiciones de igualdad frente a sus amos/as y que su libertad consiste en admitir el inmenso valor que tiene su trabajo.

Pues bien, frente al feminismo de la igualdad (movimiento que promueve la igualdad entre varones y mujeres), ha surgido otro movimiento denominado neo-feminismo, que asegura que la liberación de las mujeres consiste en valorar su trabajo como madres y amas de casa, y que, dado que hombres y mujeres somos diferentes, cada cual debe tener su rol en función de su sexo porque así lo indica la naturaleza.

No voy a negar para nada, porque sería un error muy grande, que las amas de casa realizan un trabajo que debería tener un valor mucho más grande del que tiene. Pero no puede negarse tampoco que el simple hecho de valorar el trabajo del hogar, el cual se impone socialmente a las mujeres mediante la educación, no es ninguna liberación, ya que, como en el ejemplo de los/as esclavos/as, lo suyo sería que pudiesen elegir no tener que ser amas de casa para toda la vida por obligación.

Asimismo, no debería ser válido admitir que todas las mujeres son superiores porque están siendo educadas en unos valores más éticos y justos, puesto que, a pesar de que la agresividad, la competitividad, el egoísmo, etc, no son aptitudes positivas, también existen aptitudes que se les inculca a las mujeres que son negativas: sumisión, baja autoestima, olvido de sí mismas, etc.

Con el movimiento de la Ilustración, el ser humano comenzó a centrarse en el pensamiento humano, en la razón. Con ello comenzó a ser crítico, a rehusar de ciertos dogmas y de ciertas imposiciones... Y esto está muy bien, puesto que un ser humano que no piensa, que carece de crítica, es una persona dócil, sumisa, insegura y fácilmente domable y manejable. No obstante, la razón no debería serlo todo. También hay que tener en cuenta las emociones, los sentimientos.

Y a las mujeres siempre se les ha educado más para sentir que para pensar, mientras que a los varones siempre se les ha educado más que para pensar que para sentir. No obstante, lo apropiado sería atender por igual a la razón que al corazón.

A las mujeres siempre se les ha educado más para servir en el hogar que fuera de él. A los varones siempre se les ha educado más para trabajar fuera de casa que para cuidar a sus hijos e hijas. Y, bajo mi punto de vista, lo apropiado sería que ambas partes supiesen hacer de todo y así fuesen libres al no verse estancadas en un rol fijo de por vida.

A las mujeres siempre se les ha educado más para ser extremadamente tranquilas, obedientes y sumisas. A los varones siempre se les ha educado más para ser agresivos, competitivos y rebeldes. Y, bajo mi punto de vista, no está bien en ninguno de los dos casos. Lo apropiado sería que las personas fuesen tranquilas, tiernas, cariñosas y cuidadosas, al mismo tiempo que supiesen no dejarse pisotear y luchar contra las opresiones.

Entonces... ¿no sería mejor dar una educación feminista que permita realmente la igualdad y la libertad, en vez de una educación dada desde el punto de vista del neo-feminismo, que mantiene el sexismo y los roles tradicionales, alegando que son así por naturaleza? (Me pregunto yo: si realmente somos como somos por pura biología... ¿de qué serviría invertir en educación?). ¿No sería mejor buscar los puntos positivos de la educación dada a los varones y los puntos positivos de la educación dada a las mujeres, para incluirlos todos en una educación global y común a todas las personas, en vez de educar a todo el mundo exclusivamente como a las mujeres? ¿No sería mejor una educación feminista, que trata a todas las personas por igual, en vez de una educación neo-feminista, que promueve el sexismo?

Nota:

He aquí, en una viñeta, un ejemplo de machismo que encontré en el blog La pulga snob, que muestra cómo difunden muchas mujeres de hoy día lo mismo que promueve el machismo, pero dicho con otras palabras, lo cual hace parecer que sea hembrismo, pero es lo mismo de siempre.

Sexista

9 comentarios:

misteriosa dijo...

Imposible explicarlo mejor. Te felicito por este post!!!!

Augusto dijo...

Bueno precisamente de por ahí vienen las famosas escuelas de un solo sexo que se fundan en supuestas diferencias biológicas entre hombres y mujeres que impactarían en la forma en que aprenden en la escuela...
Existe una muy buena critica de parte del lingüista Mark Liberman hacia algunos de los supuestos de las diferencias de genero en el aprendizaje en el blog Language Log...

Enrique dijo...

Augusto:

Bienvenido al blog y gracias por el comentario.

Saludos.

misteriosa dijo...

Antes he hecho un comentario bastante rápido, pero no puedo dejar de decir que un hombre que se autodenomina "neo-feminista" ( o sea, "hembrista"), me da más miedo que un nublado. Porque además, siempre están igual. Dicen ser inferiores, todos contentos pregonan la superioridad de la mujer... pero sólo para ser una madre perfecta. No hay ni uno sólo que diga que ya que las mujeres son superiores a los hombres (según ellos, claro), pues que se dediquen ellas a dirigir centrales nucleares, por ejemplo. No no, es mucho más complicado cuidar a los niños, y eso es para lo que valemos. Dicen que tienen envidia porque tenemos ovarios y útero, y que eso es grandioso, que nos poderes casi sobrenaturales, pero se olvidan de otra gran glándula que tenemos, el cerebro. Y también, los músculos (que también tenemos), para que no se me quejen.

Algunos, cuando les dicen machistas, dicen: "No, no soy machista, fíjate que majete soy, que cuando salgo de trabajar, en vez de ir al bar, voy a casa con la familia" ufff, aún habrá que darles las gracias porque son capaces de lavarse su propia ropa. En fin, no sigo, que me exalto, a ver si termino ya mi cursito (ya estoy en la recta final) y escribo un post de todo lo que opino de estos "señores".

Saludos.

Anónimo dijo...

El mundo esta loco , loquisimo.Estoy completamente de acuerdo contigo.En internet estos neofeministas tiene mucho exito , el problema es ...¿y en la vida real?

Kuxille

Enrique dijo...

En la vida real... se creen unos padres estupendos y fantásticos, porque para ellos con llevar un par de euros a casa ya lo tienen todo hecho y más que hecho; pero luego se divorcian, les entra "el instinto" paternal de repente y de paso se encuentran con que no saben ni freír un huevo, por lo que acaban llevando al niño o la niña a tomar una hamburguesa... (entre otras cosas).

Ya Misteriosa explicó un poco sobre esto y bastante bien en la entrada Fauna de divorcio: Malos padres.

http://losquevamoscontracorriente.blogspot.com/2011/12/fauna-de-divorcio-malos-padres.html

Un besazo, cielo.

Ser Filosofista dijo...

Vieras la de problemas en los que me meto cuando hago comparaciones entre ser ama de casa y esclava... Es que mira, es un trabajo sin horario, sin paga (y si hablan de la manutención, vamos, a los esclavos y esclavas se les mantenía también), sin vacaciones, sin NADA :/

No es que no sea valioso, es que es generador de depresiones. ¿Soy una radical feminista? Es que nadie en este mundo tendría por qué permanecer entre cuatro paredes haciendo tareas que deberían de realizar todas las personas que habitan una casa, simplemente es una forma de abuso.

Así que aunque reconozco que es mucho trabajo y es útil y necesario, estoy en contra de que se fomente el trabajo doméstico de esa forma, y en contra de esa cosa que de feminismo no tiene nada.

Un abrazo.

Succubus Evaligan dijo...

Lo siento pero el feminismo de igualdad esta obsoleto. Todo lo que me ofrece es ser un patriarca en cuerpo de mujer y apoyar a los hombres en su dominación masculina, en explotar a la naturaleza, y en sostener al sistema neoliberal patriarcal y capitalista que consume todo a su paso y solo crea pobreza y esclavitud. Eso no me conecta con mi identidad femenina. No me siento liberada realizando trabajos de hombre y mucho menos apoyando al patriarcado a sostenerse. Necesito algo que me conecte con mi cuerpo de mujer. Quiero en verdad ser libre y me di cuenta de algo... el hombre no es libre, así que con la igualdad ¿como podría ser libre yo siendo mujer si el mismo hombre que es hombre no lo es?
Me parece mejor acabar con el patriarcado e instaurar un matriarcado similar al de los Mosou. En donde no hay violencia, no hay disputas por los hijos, no hay violaciones, no hay guerras, no hay femicidios, no hay feminicidios, no hay feticidios femeninos, no hay genocidos, no hay destrucción de ecosistemas, no hay contaminación ambiental, etc.

Enrique dijo...

Succubus:

Antes de nada, bienvenida al blog, y discúlpame por haber tardado en publicar tu comentario. He estado fuera.

En primer lugar, no sé de dónde sacas que el feminismo busca explotar la naturaleza y unirse al capitalismo.

El feminismo habla de igualdad entre varones y mujeres, no de dominar unos/as sobre otros/as. Además, el feminismo siempre ha ido ligado a políticas como el socialismo, el comunismo o la anarquía, es decir, movimientos que promueven unos derechos básicos, el respeto, la ayuda mutua y la libertad.

Me gustaría saber, si es posible, qué entiendes por trabajos de hombre. No hay trabajos de hombre ni trabajos de mujeres. Un trabajo es un trabajo, sin más, y puede ejercerlo cualquiera independientemente de su sexo. Y a partir de aquí, podemos hablar de trabajos opresivos e irrespetuosos con la naturaleza, y trabajos respetuosos con la naturaleza y el ser humano.

Te recuerdo que los varones a lo largo de la historia han avanzado y realizado trabajos que hoy día te permiten a ti tener la oportunidad de salir viva de un cáncer de mama. Y no sé qué tiene eso de patriarcal.

Hablas como si apoyases una especie de conservadurismo del medio natural a ultranza, como si la tecnología fuese siempre mala. No digo que deba haber un mundo puramente tecnológico, donde la naturaleza acabe rota. Pero, ¿quitarías tú aparatos como una grúa, con la que se puede salvar la vida de una persona que vive en un cuarto piso en llamas?

Te veo, al igual que a todas las personas neo-feministas, muy generalizadora. Además de hembrista. "El hombre no es libre". Entiendo con ello, aunque puedo equivocarme, que piensas que todos los hombres, por ser hombres, son brutos, patriarcales, machistas, agresivos, dominadores...

Yo no estoy de acuerdo con el matriarcado. Si consultas el diccionario, verás que el término matriarcado no implica una sociedad humanista y bondadosa. De hecho, han existido en la sociedad matriarcados guerreros y, muy mínimamente, pero han existido, patriarcados fantásticos (por ejemplo, la sociedad de los Arapesh).

Yo abogo por el isotriarcado (un término que inventó mi pareja), que sería una sociedad humanista, bondadosa, basada en el amor y el respeto, donde varones y mujeres tengan la misma importancia, y donde también se trate por igual a niños/as, adolescentes, jovenes, adultos/as, ancianos/as, blancos/as, negros/as, etc.

Por último, dices:

"En donde no hay violencia, no hay disputas por los hijos, no hay violaciones, no hay guerras, no hay femicidios, no hay feminicidios, no hay feticidios femeninos, no hay genocidos, no hay destrucción de ecosistemas, no hay contaminación ambiental, etc".

Eso, justamente, es lo que busca el feminismo. Mientras que el neofeminismo o el feminismo de la diferencia busca segregar por sexos y promover la eterna lucha entre sexos. O sea, es, como tú denominarías, patriarcal.

Un cordial saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...