lunes, 4 de junio de 2012

Diferencia de responsabilidades entre padres y madres.

Responsabilidades de las madres:

- Dar el pecho cien años, cuatro meses, seis días, una hora, veinte minutos y cuarenta segundos.

- No dar el pecho cien años y saber destetar a su hijo/a "a tiempo".

- Directamente, no dar el pecho nunca y dejar paso al biberón de forma obligatoria.

- Por un lado, colechar.

- Por el otro, no colechar, "porque si lo hace su niño/a se quedará toda su vida bajo las faldas".

- Quedarse en casa y no trabajar nunca fuera del hogar, "porque esa es su tarea".

- Si va a trabajar fuera de casa, reponerse en 5 minutos del parto, porque ha de estar en la empresa ya mismo si no quiere perder el puesto.

- No dejar al o la bebé llorando (totalmente de acuerdo).

- Dejar al o la bebé llorando, "porque si no se malcría".

- Jugar con el niño o la niña.

- Acariciar a su bebé, darle muchos mimos y no alejarse nunca.

- No acercarse demasiado, no vaya a ser que los besos den lugar a "traumas e inmadurez" en el/la bebé.

- Educar a su hijo/a y tenerle en constante vigilancia. Y ya saben, madres, "si algo sale mal, la culpa es exclusivamente de ustedes".

- Alejar al padre del niño o la niña con una antorcha y una lanza, pues sólo las madres deben criarles.

- Incluir al padre en la crianza y la educación de la criatura (porque ellos no pueden hacerlo solitos. No, qué va...).

- Preparar la comida adecuada. "El padre lejos de la cocina, que él se excede con la sal...".

- Asegurarse que el niño o la niña come lo suficiente (es decir, lo mismo que el hijo de la vecina, un poco más de lo que dice la abuela, un poco menos de lo que dice el tío o exactamente lo mismo que dicta el o la pediatra).

- Usar un chupete de un color diferente cada día de la semana.

- No usar nunca chupetes.

- Inyectarle al niño o la niña leche de vaca en vena.

- Mandar el cartón de leche de vaca al contenedor de objetos "altamente radiactivos y cancerígenos".

- Dar veinte vueltas a la casa mientras hace volteretas y recita un poema de José de Espronceda (no, la verdad es que esto no lo dice en ningún manual, pero casi).


Responsabilidades de los padres:

 - Traer dinero a casa (tarea que exclusivamente cumple solo en aquellas familias que dividen los roles).

- Esperar a que su pareja le diga lo que tiene que hacer, cómo y cuándo.

- Irse a jugar al golf y tomar unas cañas mientras su pareja le cambia el pañal al bebé.

6 comentarios:

Rowina dijo...

Está bien Enrique. A las mamás nos imponen muuuuuuuchas responsabilidades en la crianza, muchas ellas opuestas como escribís y a los papás nada. Bue si, ganar plata nomás.

Ya es horita que cada una haga lo que guste sin ser criticada y que los papás se impliquen un poquito más.

Enrique dijo...

Rowina, no estoy tan de acuerdo en que cada padre y cada madre haga todo cuanto quiera. Un mínimo sí hay que exigir, pienso yo (y a cada sexo). Puede respetarse a quien sigue la lactancia prolongada y a quien utiliza el biberón por motivos personales, o a quien colecha y a quien no colecha... pero nunca, nunca, a quien a quien maltrata, entre otras prácticas nada correctas.

Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Qué difícil darle gusto a una sociedad tan machista ¿cierto? Eres una fracasada si no avanzas en tu carrera, pero para ser buena madre hay que dejar en empleo un tiempo y dedicárselo a la cría. Eres una egoísta de mierda si quieres tiempo para ti en lugar de dedicárselo al o la bebé, pero si no haces otra cosa que criar a tus hijos e hijas, eres una mediocre.

Es muy complicado. Creo que mientras se respete a los hijos e hijas, y se procure una educación sana y por supuesto libre de maltrato, las mujeres tienen todo el derecho del mundo a elegir cómo educar.

Respecto a los hombres, ¿qué te puedo decir? Me voy a meter en un tema espinoso si te digo que estoy pensando si realmente son indispensables en la educación de los niños y niñas, porque muchísimas/os que he conocido crecieron sin un padre a la vista, o con un padre periférico (la mayoría, en realidad) y no tienen una vida peor o muy distinta a los que crecen con el padre y la madre. Por supuesto, ha de ser una cosa cultural, y no me hagas mucho caso tomando en cuenta que he visto montones de niños y niñas que son más felices sin su papá porque es violento. Así que no puedo evitar estar sesgada.

Es muy probable (y no sé si por presión social o por algo más allá)que los hijos e hijas que crecen con un papá y una mamá que viven felices, sean felices también, tal vez más que aquellas criaturas que crecen con la ausencia del padre. No sé.

Pero eso es tema como para otra entrada.

Un beso.

Enrique dijo...

Ser Filosofista:

Más espinoso es el tema en el que me meto yo si te digo que para mí no son indispensables no ei padre ni la madre.

Lo que quiero decir es que para mí quien es imprescindible no es una madre biológica ni un padre biológico, sino al menos una persona que tenga el valor y el amor suficiente como para pretender criarte y educarte.

Si tan indispensables fuesen los padres y las madres biológicos, los niños y las niñas adoptados/as saldrían con cuarenta traumas. Pero está claro que pueden criarte tus abuelos/as si tu padre y tu madre se mueren en un accidente, y no acabar en un gabinete psicológico, jeje.

Lo que sí es obvio es que en una sociedad en la que los padres no se implican, lo mismo da si se largan y no les vuelves a ver, que si están pero no están.

Pero vamos, como has dicho, más bien es un hecho cultural, y sobretodo, un hecho aislado dependiendo de cada padre. A ver, si el hombre se implica bien, juega, no es violento, etc, pues por supuesto es mejor para el niño o la niña que ese padre esté presente, que si no está.

Y bueno, lo mismo habría que decir de las madres. También he visto yo niños/as que estarían mejor si sus madres les hubiesen dado en adopción, y niños y niñas que nunca tuvieron madre y no les ha pasado nada malo en la vida.

En cuanto a lo de si es más feliz un niño o una niña que crece en una familia feliz que quien vive con la ausencia del padre o de la madre, la verdad es que yo creo que los primeros sí son más felices. Pero no porque sea mejor vivir con padre y con madre biológicos... sino porque como nos meten mucho esa cultura en la cabeza y que lo genial es tener ese tipo de familias, al final los niños y las niñas echan de menos que su familia "no sea como una normal". Un ejemplo más claro se da cuando un/a niño/a se entristece porque le insultan en el colegio porque tiene dos papás o dos mamás.

Es todo cultural.

Dicen que lo óptimo es que tengas un padre y una madre biológicos adorables... Pero, no sé, la verdad es que a mí me da que nos meten mucho eso en la cabeza lo de las "relaciones de sangre", cuando lo realmente importante son los lazos afectivos, independientemente de si quien te cuida es un varón, una mujer, una persona familiar, alguien que te adoptó, etc.

Besos.

misteriosa dijo...

Jo, qué interesante lo has puesto, Ser Filosofista. Iba a decir que yo sí conozco personas en que se nota (positivamente) la implicación de su padre en su vida. Pero luego he pensado en lo que ha dicho Enrique, y en que hay y ha habido tantas culturas diferentes. Por ejemplo, digamos en el mundo "civilizado", de una separación se hace un drama, y a la que te descuidas ya entran los psicólogos (lo siento si alguno me lee, pero les estoy cogiendo una manía...). mientras que hay o ha habido otras civilizaciones o culturas donde las separaciones de parejas se viven como lo más normal del mundo. A los niños no les viene ningún "trauma" porque en su cultura las cosas se llevan con otra naturalidad. A veces pienso que aquí queremos tanto "ayudar" a las "víctimas" que lo primero que hacemos es victimizar y traumatizar a la gente, para luego ayudarles y des-traumatizarles.

Y voy a poner un ejemplo que seguro que no os va a gustar nada, y sé que me voy a meter en un jardín. Imaginemos que una chica es violada. Evidentemente, lo pasa mal, eso es innegable. sin embargo, ella no siente esa especie de "trauma vital" que parece que hay que sentir que ya te acompañará toda tu vida. De hecho, igual le da vergüenza denunciar y contarlo porque le da pereza recibir tanta "compasión " que sabe que va a recibir. Igual si dejáramos que primero se explique, que por supuesto se persiga y castigue al culpable, pero sin "victimizarla" y "traumatizarla" los demás, tal vez ella se veria más libre de contarlo. Pero saber que vas a tener a tanta gente mirándote, con pena, con compasión, y preguntando "¿cómo estás?", a veces pienso que puede ayudar a que la persona se cierre más en si misma.

Bueno, me he desviado de lo lindo, respecto a la entrada del post, ¡me pido ser chico!!!

Saludos

Enrique dijo...

Misteriosa:

A pesar de mi respuesta a Ser Filosofista, lo que ibas a decir de los padres que han influido positivamente en sus hijos/as, sí que viene al caso, puesto que entran dentro del rango "persona que quiere cuidarte".

Y bueno, lo del caso de la chica violada... no sé si se podría llegar a tal extremo, así que no diré nada sobre ese tema.

Pero sí sé que mucha gente, ante el aborto, lo primero que dice es que TODAS las mujeres tendrían traumas, pero luego resulta que hay mujeres que no; y entre las que se pasan el tiempo fastidiadas, más bien es por culpa de la sociedad, que las culpabiliza y las trata como si fuesen menores de edad a las que hay que atender urgentemente.

Y bueno, totalmente de acuerdo en lo que has dicho: muchos/as psicólogos/as, con eso de que se han licenciado y "son quienes saben", acaban con una prepotenciay una altanería, que parece que quieren meterse en todo, incluso cuando tú no quieres. ¡Y a lo mejor lo único que me hace falta es que un/a amigo/a me escuche, no que un/a psicólogo/a me diga lo que tengo que hacer, pensar y sentir!

Como el caso de Habbiba... que no tardó poco en llegar una psicóloga a "salvar a una bebé de las malas manos de su madre", porque a "la muy insensata" se le ocurrió "la estúpida idea" de dar una lactancia prolongada, lo cual daría lugar "a una niña sobreprotegida y malcriada".

Que no nos ayuden mucho... sino mejor que nos ayuden bien.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...