miércoles, 27 de junio de 2012

Educar en el amor a las naciones.

Para esta entrada usaré como país a España, pues es mi nación, pero puede sustituirse por cualquier otro.

Yo soy de esas personas que están a favor de educar en el amor a las naciones. Ahora bien, por favor, no me malinterpreten. No soy de esas personas que miran el amor a la patria desde un punto de vista derechista, o fascista, o falangista, o nacionalista... es decir, no soy de esas personas que alardean mucho de amar al Estado, pero no son capaces de pensar en el único y verdadero Estado: el pueblo. No soy de esas personas que hablan de honrar a la Amadísima Patria, mientras que en sus hechos demuestran, sin embargo, que realmente están en contra de todo lo que se aproxime al concepto de sociedad, deseando sin más, adinerarse y empoderarse tanto como puedan, aunque ello traiga consigo la marginación y la decadencia de una parte de la población, la cual al fin de cuentas pertenecen a aquello que con tanto orgullo denominan España.

Todo lo contrario, pues mi punto de vista del amor a la nación es derechohumanista, o lo que es lo mismo, el amor a la patria buscando el bien común, el bien para todas las personas que la habitan... ¡El Estado de Bienestar! Pues no se puede amar a un país en función de una serie de conceptos abstractos, sino que para ello hay que amar a todo lo concreto, tocable, visible, que reside en el mismo. Y esto no es otra cosa más que las personas que lo habitan. Personas con una vida, sentimientos, opiniones, derechos y deberes que han de tenerse encuenta, permitirse y respetarse. 

Sin embargo, aquellos y aquellas que se hacen llamar "patriotas", no demuestran otra cosa más que su único amor reside en la bandera, el escudo, el himno y en todo cuanto es tradicional en el país, como las corridas de toros o la Iglesia Católica (que de Católica lo tiene todo, pero de Cristiana, esto es, de “amor al prójimo”, no tiene nada). Para estas personas, educar en el patriotismo no consiste en educar en el respeto y la ayuda a la sociedad, sino en el amor a una España vacía y muerta, pues muerto está el país si no se tiene en cuenta a su gente.

¡Y eso no es amar a la Patria! Amar a la Nación debe consistir luchar porque no haya ni una sola persona del país padeciendo hambre, ni miseria, ni rechazo. Amar al país debe consistir en buscar la equidad social; debe consistir en la búsqueda de unas bajas por paternidad y maternidad iguales e intransferibles; debe consistir en no mirar a un lado cuando una familia es expulsada de su vivienda a causa de quienes están hundiendo España; debe consistir en luchar porque una mujer no sea utilizada como un objeto sexual al servicio de quien se le antoje, ni sea expulsada de un puesto laboral por querer ser madre; debe consistir en evitar que una persona pueda explotar a un varón trabajador, ni que sean los hombres vistos como unos maltratadores y violadores por naturaleza...

Amar a la Patria debe consistir en luchar por los derechos de las personas a pensar, a sentir, a creer o no creer en alguna religión; debe ser la búsqueda de la Educación y Sanidad Públicas; debe consistir en otorgar el derecho a toda persona a ser tratada dignamente; debe consistir en otorgar a la población su derecho y deber a trabajar; debe consistir en luchar porque se respete la diversidad...

Amar a la Patria debe ser también no odiar a los demás países, pues no es lícito pensar que para amar lo nuestro, hemos de odiar lo de otras personas, del mismo modo que sería absurdo pensar que para amar a una mujer o a un hombre, hay que despreciar y dar muerte al resto de mujeres y varones. Y esto implica, por tanto, cambiar el amor a la nación, por el amor a las naciones, es decir, cambiar el amor exclusivo al propio pueblo, por el amor a todas las personas del mundo.

Sí, yo estoy de acuerdo en educar en el amor al país, pero no un amor de manos o puños en alto, no un simple y vacío amor de banderas izadas, no un amor que mate a la mitad de la población o que mantenga a la gente unida por solamente un himno... 

Yo con lo que estoy de acuerdo es en educar en el amor a niños y niñas, a personas adultas o ancianas, a personas del país o forasteras, a personas ateas o religiosas...

Un amor en el que lo importante sea la sociedad, el pueblo, la gente.







Nota:

Con esto no quiero decir que a una persona no deba gustarle su himno, ni que no deba querer tener en casa una bandera de su país, o que no deba ver un partido de fútbol de su selección. Simplemente me refiero a que para mí las personas van delante; lo demás ya es personal.

4 comentarios:

Rowina dijo...

Entonces para vos lxs patriotas son lxs izquierdistas, lxs feministas, lxs derechohumanistas, etcétera, ¿me equivoco?

Le diste la vuelta a la tortilla al asunto: quienes platican sobre patriotismo son lxs menos patriotas. Suena lindo.

desculturizándome dijo...

Como dice Rowina, suena lindo!!

El otro día por no querer ver un partido de España unos compañeros me dijeron que yo no amaba a mi país.

Días atrás se habían burlado al enterarse de que había pasado la mañana en la calle con un calor horrible frenando un desahucio.


Nunca he entendido esa manera de juzgar el patriotismo.

Me ha gustado mucho la reflexión! :)

Voy a enviarle el link a la entrada a uno de ellos :P

Enrique dijo...

Rowina:

Bueno, no sé si se podría decir que las personas de izquierdas son patriotas, pues la izquierda, históricamente, también ha echo muchas cosas que no están bien...

Yo es que no me considero ni de izquierdas, ni de derechas, ni de centro ni de nada. Yo soy yo mismo, y punto. xD

Aunque no me gusta en absoluto la forma de pensar de Primo de Rivera, voy a decirte una frase de él que sí me gusta: "Quien sólo mira a España desde la izquierda o desde la derecha, está tuerto de un ojo".

Desculturizándome:

Cuando le hayas pasado la entrada a tu amigo, ¿puedes decirme, por favor, qué le ha parecido? Me interesaría mucho. Gracias.

Besos a ambas.

mamisepa dijo...

me siento bastante identificada con lo que dices. Muchas veces, cuando veo gente con estudios que decide emigrar, porque el futuro que tienen aquí es lamentable, yo también lo pienso, en hacer la maleta. Pero me frena, entre otras cosas, mi "patriotismo". Creo que, si he tenido la oportunidad de estudiar, gracias a los impuestos de otros, entre ellos y probablemente, gente que ahora está siendo desahuciada, ahora toca ser agradecida y seguir aquí, ya que con mi trabajo ahora yo pago impuestos y con suerte a esas personas les toca algún tipo de ayuda (no sé cuál, porque están quitando tantas... pero bueno). Era misteriosa, me he cambiado el nick. Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...