miércoles, 4 de diciembre de 2013

La culpa es suya, por dejarse maltratar.

Hay quienes dicen que a las personas maltratadas les gusta ser apaleadas, insultadas, humilladas...; que la culpa es suya, por que se dejan agredir, y fundamentan su criterio en que mucha gente que padece malos tratos, en lugar de denunciar o abandonar al agresor o la agresora, permanece junto a esta persona, hasta llegar al punto, incluso, de defenderla.

Desde luego, lo que no ve esta gente es que hay numerosos factores que pueden llevar fácilmente a una persona a no denunciar los abusos y los malos tratos, y que las cosas a veces no son tan fáciles como decir un simple "adiós, muy buenas" y asunto arreglado.

Así pues, con el objetivo de poner freno a ese tipo de comentarios que denotan, si no mala fe, al menos un poco de ignorancia, el tema de esta entrada será el de qué causas pueden llevar a una persona a aguantar los malos tratos y por qué ocurre en muchas ocasiones que quienes padecen malos tratos defienden a sus agresores o agresoras.

Vamos a verlo:

1- Factor educativo:

1.1- Ambiente restrictivo:

Las personas que se han educado en ambientes totalitarios no solo tienen más probabilidades de reproducir las agresiones, sino que además pueden desarrollar una personalidad totalmente opuesta, de tal manera que se paralizan ante la violencia, mostrando actitudes pasivas y sumisas. Es decir, una persona que ha padecido un maltrato previo o que ha visto sufrirlo a otra persona, perfectamente puede acabar soportando un maltrato posterior.

Por lo general solo se suele mostrar que los ambientes violentos producen un efecto estimulante hacia las conductas agresivas; sin embargo, también puede producir el efecto contrario y llevar a la pasividad. Por este motivo el constante bombardeo de noticias trágicas, los videojuegos violentos, etc, no siempre llevan a reproducir agresiones, sino que vuelven inmunes a las personas al dolor. 

1.2- La indefensión aprendida:

Hay niños y niñas que crecen en hogares cuyas familias mantienen conflictos que son incapaces de solucionar o que se resignan ante todo, recibiendo constantemente mensajes de tipo "no lo intentes; yo ya lo intenté en su día y no obtuve un buen resultado", o "qué le vamos a hacer", o "es lo que hay", o "nada tiene solución", etc. En estos casos, las criaturas desarrollan una indefensión aprendida a través de la cual aprenden que si ya una vez no fueron capaces de liberarse de una situación de peligro, tampoco podrán hacerlo en otra posterior.

1.3- Anulación del propio "yo":

Tal y como mostré en otra entrada, en muchas ocasiones las familias anulan las decisiones y los sentimientos de los niños y las niñas, transmitiéndole un mensaje que reza: "tu cuerpo no te pertenece, sino a otra gente; tu vida no es tuya, sino de otras personas; tus emociones, ideas y decisiones no son importantes".

Esto produce una anulación del propio "yo" que aumenta la probabilidad de dejarse llevar por las propuestas y los deseos de otra gente.

Como ejemplo contundente, recomiendo leer este caso de una chica a la que violaron.

1.4- Los mandatos negativos:

En otra entrada hablé de trece mandatos negativos básicos que los padres y las madres a veces dan a sus hijos e hijas.

Si te interesa el tema y no has leído aquella entrada o no la recuerdas, te recomiendo que accedas a ella antes de continuar leyendo porque dado que ya hay otra entrada al respecto, no incidiré más sobre tal tema en la presente.


2- Causas socio-culturales:

2.1- Mito del amor romántico:

En nuestra sociedad se nos muestra un modelo de pareja basado en la media naranja, el cual implica que cada cual no somos personas completas, sino mitades que hemos de encontrar a nuestra mitad. Dentro de este modelo se incluye la idea del "amor verdadero", el cual es único y sigue un mismo patrón, con una serie de conductas. Tales conductas promovidas son por lo general restrictivas, celotípicas y tolerantes a las agresiones, esto es, se anuncia que "quien te ama, te cela", "es normal que te controlen si te quieren", "quien ama a alguien solo tiene ojos para esa persona", "el amor verdadero es eterno y aguanta cualquier golpe", "cuando alguien ama a otra persona, deja su propia vida y su propio ser atrás solo para estar con ese alguien", e incluso "quien bien te quiere, te hará sufrir".

Por lo tanto, el amor romántico no solo justifica ciertos abusos de las personas maltratadoras, sino que además mantiene a las personas maltratadas en una situación de sumisión, en tanto que "el amor verdadero es ciego".

Está claro, por lo tanto, que es hora de mostrar nuevos modelos de amor más sanos para evitar que se produzcan relaciones tóxicas.

2.2- El deber de amar a tu padre y tu madre:

En esta sociedad adultista, se nos inculca que hay que amar a los padres y las madres por el simple hecho de ser nuestro padre y nuestra madre. No se nos enseña que hay que tratar a todo ser humano con respeto por ser un ser vivo con derechos, sino que el amor a nuestros y nuestras familiares se convierte en una obligación, en un deber. Ya lo llevan recordando la religión judía y la cristiana desde hace siglos con el "honrarás a tu padre y a tu madre". 

Qué bien vendría comenzar a pensar también en un honrarás a la infancia...

2.3- El qué dirán:

Puede parecer absurdo, pero el qué dirán puede ser perfectamente un motivo de peso para no denunciar a una persona maltratadora. El hecho de que te juzguen de estar poniendo una denuncia falsa, de que te miren mal porque se tiende a considerar que quien rompe una relación es una mala persona (mientras que quien padece el abandono queda vista como una pobre víctima) o de que puedan soltar injurias sobre tu persona, de tipo "Pero qué asqueroso/a; seguro que ha roto porque se vería con otro/a" o "Ha denunciado a su padre / madre por malos tratos... ¡pero qué poca vergüenza!", puede desalentar a una persona a denunciar.

La presión social es un factor que debería ser tenido más en cuenta. Y por este motivo, bien haríamos en enseñar que en este mundo, hagas lo que hagas, digas o que digas, pienses lo que pienses... siempre habrá alguien que te podrá criticar. Así pues, es mejor que no te importe lo que piensen de ti.

2.4- Clasismo, machismo, racismo, adultismo, homofobia...:

Los mitos, los estereotipos y las discriminaciones ejercidas sobre un determinado grupo no solo justifican las agresiones al mismo, sino que también lo mantienen indefenso.

Por ejemplo, si un o una adolescente aprende que es normal que le peguen porque es inferior, será menos probable que se defienda que si es consciente de que nadie tiene derecho a hacerle daño y por ende está más empoderado/a y tiene herramientas suficientes como para plantar cara a la situación.

2.5- La supuesta paranoia, locura, enfermedad...:

La paranoia es el argumento clave que todo maltratador y toda maltratadora emplea para hacerse con el control de la situación: solo necesita decir que él o ella no está haciendo nada malo, que el problema reside en quien denuncia el maltrato porque "sufre de una locura" que le hace ver cosas que no son ciertas.

De esta manera, la parte agresora se hace mostrar como la víctima de un ser humano enfermo, loco, paranoico que ve y comenta cosas sin fundamento.

Esto se da sobre todo en los casos en los cuales el maltrato se da de una forma sutil y en aquellos en los que éste puede esconderse dentro de la normalidad (por ejemplo: "Yo no soy una persona controladora; simplemente hago lo que es normal en toda pareja", o "Yo no maltrato a mi hijo/a; simplemente estoy evitando que el árbol se tuerza", o "¡No exageres!. A mí también me pegaron y no me lo tomo tan a pecho").

Asimismo, entre excusas como "tan solo es una broma" y el mito de la histeria, la malicia o la híper-sensibilidad femenina, la parte agresora tiene herramientas más que de sobra como para hacer creer que la parte que recibe las agresiones está manteniendo una actitud paranoica.

El ejemplo más claro de la actualidad yace en el falso Síndrome de Alienación Parental al cual apelan los grupos más machistas o pedófilos para acallar las voces que osan denunciar malostratos y "desestabilizar las familias", como dicen.

2.6- El prejuicio contra la defensa propia:

Hemos alcanzado un nivel de sociedad tan reacia a la violencia, que es incapaz de tolerar las agresiones en defensa propia.

Vamos, que si te roban y te defiendes, se ve como algo malo; si te van a asesinar y te defiendes, es malo; si te maltratan y agredes a quien te hace daño, te tildan de agresivo/a.

Así, ¿cómo sacar fuerzas para plantar cara?

2.7- La normalidad:

Cuando algo en una sociedad se convierte en una norma, en lo normal, nadie denuncia determinados hechos. Si lo normal es quemar a las brujas, nadie se va a rebelar; si lo normal es que haya gente rica y gente pobre, nadie va a luchar contra las desigualdades económicas; si lo normal es perseguir al pueblo judío, nadie va a poner freno a los y las nazis; si lo normal es que un varón pegue a una mujer que es su novia por aquello de que "es mía", nadie va a criticarle; si lo normal es que los padres y las madres de vez en cuando le den a su hijo o hija con la correa, nadie va a quejarse.

Es por ello que siempre recomendaré blogs como el de Mi novio me controla lo normal.


3- Factor contextual:

3.1- Amigos y amigas:

En ocasiones, son los amigos y las amigas quienes llevan a denunciar los malos tratos. Si, por ejemplo, una persona de un grupo padece una agresión y el grupo no dice nada, puede ocurrir que la persona agredida o bien no se sienta apoyada, o bien llegue a pensar que es ella quien se está tomando la situación como un problema, cuando está más que claro que "no ocurre nada".

Otras veces, el miedo a que te den la espalda o el hecho de que la parte agresora sea el o la líder del grupo, puede ocasionar que los amigos y las amigas te quiten la razón.

Asimismo, sucede muchas veces que los maltratadores y las mattratadoras solo presentan la conducta agresiva con una persona y con el resto se comporta bastante bien, de tal manera que parece que quien denuncia los hechos es quien realmente tiene las malas intenciones.

3.2- Ambiente:

Hay ambientes en los cuales la violencia es algo diario y cercano, con lo cual ésta queda normalizada, lo cual lleva más fácilmente a los individuos en él inmersos a reproducir más violencia o a tolerarla.

A su vez, convivir en ambientes en los que prima la ley del "apáñatelas como puedas", genera una sensación de vacío, de que no hay nadie que pueda ayudarte. 

3.3- Problemas recientes o paralelos:

A veces, el haber sufrido un problema reciente o el hecho de estar padeciendo algún otro paralelo al maltrato, lleva al individuo a pensar solo en ello y no en el maltrato.

Por ejemplo, supongamos que una persona comienza a salir con una pareja y a los pocos meses tiene un accidente de tráfico y pierde una pierna. Si la situación la lleva a centrarse en la rehabilitación, puede suceder que comience a ser maltratada pero no se preocupe tanto por ese problema en tanto que, al fin y al cabo, quien la agrede podría ser al mismo tiempo la pieza clave que le da ánimos para superar el accidente. 

3.4- La necesidad de proteger a terceras personas:

Existen casos de personas maltratadas que no denuncian al maltratador o la maltratadora porque tienen hijos, hijas, un hermano, una hermana... vamos, a fin de cuentas, alguien a su cargo, y temen que al denunciar, la agresora o el agresor pueda llevarse por delante a ese ser querido.

3.5- La imposibilidad de denunciar:

Hay personas que padecen problemas psico-físicos que le imposibilitan totalmente la posibilidad de denunciar. ¿Hace falta explicar que una persona que se encuentra en el hospital, en una situación de salud grave, pero consciente, a quien le cuesta hablar y respirar, y no puede moverse, no puede denunciar?


4- Factor emocional:

4.1- Miedo a denunciar:

Ésta es, en mi opinión, la causa principal que lleva a una persona a no rebelarse contra las agresiones y los abusos. Y dudo que necesite ser explicado.

4.2- Miedo a quedarse solo/a:

Vivimos en una sociedad, como ya expliqué en el punto 2.1, que promueve el modelo de la media naranja, por el cual, si no tenemos pareja, no valemos absolutamente nada. Por ese motivo se inventaron días del patriarcado consumista como el de San Valentín, para recordarnos que hemos de estar, sí o sí, en pareja.

Quien no tiene novio o novia, se considera que ha fracasado, que, como dice la expresión, se quedará para vestir Santos.

Esto dificulta el denunciar el maltrato recibido por una pareja, porque "toda relación debe ser fuerte, unida y duradera; y si denuncio, quedaré como un/a fracasado/a".

4.3- Dependencia emocional:

Queramos o no admitirlo, el ser humano es un ser social. Dependemos del contacto humano para sobrevivir; especialmente al nacer. Por este motivo las relaciones sociales son como una droga; aunque éstas solo se den a través de la red.

Pero nos topamos con un problema: nos venden un modelo de relaciones basado en el egoísmo de parejas-islas. Cuando todo parecía ir viento en popa con tus amigos y amigas, de repente ves cómo la gente empieza a echarse pareja y comienzan a salir menos contigo (o tú te echas novio o novia y empiezas a salir menos con el grupo).

Este aislamiento de los grupos, lleva a la necesidad de aferrarse a la pareja para no quedarse sola/o. Y este aferro a la pareja lleva, a su vez, a un mayor aislamiento del grupo.

Con ello se produce el ciclo: me aíslo del grupo - me aferro a la pareja - me aíslo aún más del grupo - me aferro todavía más a la pareja - por lo tanto me separo todavía más del grupo - me encadeno por completo a mi pareja.

Y eso lleva, desde luego, a la dependencia emocional. Y la dependencia emocional impide prácticamente el denunciar los malos tratos, porque la pareja se convierte en una adicción, como cualquier droga, y por mala que sea, al mismo tiempo es lo que da "el soplo de vida", "sin ella no puedo vivir", "si me dejas, me mato", "sin ti no soy nada", etc, etc, etc.

Y es que por muy peligroso que sea el tabaco, nunca he visto a nadie dejarlo fácilmente de la noche a la mañana...

4.4- ¿Y luego qué?

Un día haré una entada especial con este punto, con el cual me refiero a la incertidumbre. El "¿y luego qué"?, no falta a la hora de echarse hacia atrás en la denuncia de una agresión continuada.

Es una lógica que lleva a pensar "Vale, denuncio, pero, ¿y luego qué? ¿Qué ocurrirá después? ¿Qué pasará con mi vida? ¿Cómo empezar de cero, después de haber invertido tanto tiempo de mi vida con esa persona? ¿Qué será de mi hijo o hija sin su padre/madre? ¿Y si todo sale mal, no va a la cárcel por falta de pruebas y luego me amarga más la vida o incluso me mata?".

El "¿y luego qué?", sigue al principio de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

4.5- Vergüenza y auto-culpa:

La vergüenza por tener que admitir que te han maltratado y el sentimiento de culpa que te puede general el saber que has mandado a prisión a alguien a quien amabas o que lo ha dado también todo por ti, constituye un claro impedimento a la hora de abandonar y denunciar a un agresor o una agresora.

4.6- Ciclo cariño-maltrato-cariño-maltrato...:

Se entiende por maltrato a una agresión constante. No basta con que el golpe, el insulto, el acoso, sea algo puntual; éste debe ser reiterado en el tiempo. Sin embargo, no se da a cada minuto, hora o día. El maltrato va alternado con episodios de auténtica ternura. Esto hace que quien padece los malos tratos se desoriente y no sepa qué hacer, pues los hechos se pueden tomar como simples discusiones esporádicas de pareja, como un enfado repentino, etc.

Tal y como tan acertadamente Ser Filosofista me comentó en la entada en que expliqué esto, titulada El otro lado oscuro del maltrato:

"Si no fuera por eso, sería tan sencillo abandonar esas relaciones... Pero aprendimos que la gente mala es muy mala, toda mala, y la gente buena es perfectamente buena. Entonces, sentimos que tenemos que meter a la gente en una de las dos opciones, y si me maltrata dos veces a la semana, pero el resto de los días es tan lindo, o si me trata mal pero jamás me falta nada económicamente hablando a su lado, o si ha hecho muchas cosas por mí, prefiero meterlo en la categoría de "bueno", y a un hombre bueno es mejor no dejarlo".

4.7- El maltratado-maltratador / la maltratada-maltratadora:

Cuando una persona padece malos tratos, a veces ocurre que ésta llega a plantar cara al maltratador o la maltratadora y usa la violencia como mecanismo de defensa. Entonces es cuando la parte agresora se defiende diciendo que la parte maltratada es quien realmente maltrata, reduciendo con ello al mínimo las probabilidades de que denuncie.

4.8- La negación como mecanismo de defensa:

Puede suceder que la persona maltratada, por mecanismo de defensa, se auto-engañe negando los hechos, en tanto que le resulta doloroso aceptar que está sufriendo malos tratos.

De este modo, en lugar de denunciar, decide permanecer con esa persona y negar(se) lo que está pasando.


5- Factor económico:

Es muy común que la misma persona que te agrede, es la que te facilita el sustento de vida. Si quien te maltrata te está dando de comer, una casa, una cama, denunciar podría suponer el fin a los golpes, los insultos, las humillaciones, el control, etc, pero al mismo tiempo podría significar el verse en la calle y pasando hambre.


6- Causa judicial:

En muchos casos, los Juzgados no ayudan nada. Sabiendo que los procesos judiciales van tan lentos, se dedican a mandar simples órdenes de alejamiento, o el tipo de malos tratos sufridos son prácticamente imposibles de demostrar...  atreverse a denunciar puede verse como una opción demasiado arriesgada.

Asimismo, ocurren casos en los que la denuncia fue puesta pero la persona que denunció tuvo que retirarla, bien por presión, bien porque vio que la situación empeoró, como les ocurre a los niños y las niñas que denuncian malostratos o abusos sexuales y les diagnostican SAP.


Así pues, con todo esto observamos que motivos para que una persona maltratada no denuncie, no faltan. Y argüir que a la gente golpeada, insultada, controlada, humillada... le gusta, o que es su culpa por dejarse maltratar, denota, sino muy mala fe, al menos sí una gran ignorancia.

Espero que con todo esto que he explicado, nadie tenga el valor de volver a decir semejantes estupideces.

Os dejo, finalmente, con la canción Entérate ya de El sueño de Morfeo, que me parece fantástica:

5 comentarios:

Enrique dijo...

Incluyo en los comentarios una genial entrada de Ser Filosofista que puede ayudar a tener más razones:

http://serfilosofista.blogspot.com.es/2013/12/por-que-una-mujer-permanece-en-una.html

mamisepa dijo...

Bueno, ya me la leí entera. Has hecho un gran trabajo. CUando leía el punto 4.2, pensaba a ver si no sería posible ir instaurando el Día del 'Single', pero seguro que habría muchos detractores.

Un saludo.

Enrique dijo...

Quizá estaría bien, porque así se muestra otra cara de la moneda; pero, ¿y si mejor nos dejamos de días cutres y cada cual que haga lo que le dé la gana? Es que como aboguemos por el Día del Single, no tardarán en quejarse quienes tienen relaciones poliamorosas, jajajaja.

Gracias por tu comentario. :)

Un abrazo.

Julio A dijo...

A las mujeres sí las gusta ser golpeadas. ¿No viste que leen 50 sombras de Grey a la vista de todos?

Enrique dijo...

Julio A:

Me encanta cuando sale un varón a decir qué piensan, sienten y quieren las mujeres.

¿Que a las mujeres les gusta que las peguen? ¿En serio? ¿Les has leído la mente a todas o es que ellas mismas te lo van diciendo abiertamente?

Jo, pues en ese caso... Atención, mujeres que leéis este blog: por favor, si a alguna de vosotras os encanta ser maltratadas y violadas, dejad un comentario por aquí.

Si esta entrada es capaz de llegar a por lo menos mil millones de comentarios de mujeres afirmando que adoran que las traten mal, podremos empezar a dar la razón a nuestro comentarista. Si no, lo siento, Julio, pero eso significará que que ni lees la mente, ni sabes lo que las mujeres quieren, ni llevas razón.

Lo más curioso es que hago una entrada dirigida para varones y mujeres, en tanto que no menciono un sexo específico de figura maltratadora y maltratada, y me comentas como si hubiese defendido con la misma a las mujeres exclusivamente.

Vamos, que me pregunto por qué no has saltado diciendo que a todas las personas nos encanta que nos traten como el culo en lugar de hacer referencia exclusiva de las mujeres.

Por último, decirte que llegar a la conclusión de que a una mujer le gusta ser maltratada o violada solo porque lea "50 sombras de Gray", tiene tan poco fundamento como argüir que si tu mañana ves cualquier película de "Harry Potter" te crees un mago de Howards, que si lees "1984" de George Orwell quieres montar un totalitarismo, y que si ves "Ágora" eres un loco dispuesto a matar a toda persona que no siga tus creencias -o no creencias- además de que perseguirás y lapidarás a toda mujer que ose dedicarse a la ciencia y el magisterio.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...