jueves, 17 de julio de 2014

La igualdad en educación no existe 2.

Recuerdo que un día, al salir del colegio en donde estaba realizando las prácticas de mi último año como estudiante de la carrera de Pedagogía, mi padre me llamó para que fuese al Barrio del Pilar, en Madrid capital, para hacer un recado.

Cuando llegué allí, uno de los barios más afortunados de la capital, sentí mucha rabia. Pasé junto a un centro de educación privada y religiosa que era impresionante, bastante lujoso. Se trataba de esos colegios en donde se enseña que Jesús de Nazaret predicó por el amor a todas las personas y contra la pobreza, pero que estaba repleto de discentes procedentes de familias adineradas y a quienes en clase seguramente no les faltaba de nada.

Acababa de salir yo de un colegio público situado en algún lugar de la zona sur de la Comunidad de Madrid, en donde aprendía en el aula de Pedagogía Terapéutica con una tutora fabulosa, que diseñaba fantásticos materiales didáctios... pero que no disponía de todas las herramientas que precisaba.

Hacía bien su tarea porque ella se esforzaba bastante en lograr todo cuanto precisaba; pero la escuela estaba un poco falta de dinero, y a veces era sumamente importante la voluntad del profesorado, ya que desde la Administración no se esforzaban mucho que digamos por poner lo mejor posible para las alumnas y los alumnos... 

Así pues, sentí bastante rabia al comparar lo que tenían mis niños y niñas y lo que tenían aquellos chicos y aquellas chicas de la escuela privada que tenía enfrente...

Ya desde las prácticas de 3º de Pedagogía, en la Asociación YMCA, dando apoyo curricular y una educación en valores a chicos y chicas procedentes de familias en riesgo de exclusión social, me di cuenta de lo mucho que importaba el factor económico en educación. Pero aquella sensación que experimenté nuevamente al comparar mi escuela con aquel colegio... me remató.

¿Cómo podían hablar de igualdad educativa existiendo tales diferencias? No podía creérmelo.

Desde entonces, una de mis mayores ilusiones con respecto a la educación, es que no haya un o una discente con más facilidades que el resto. Y por ello, para que os metáis en la piel de alguien y seáis conscientes de lo que comento, os dejo esta historia:

Hola. Me llamo Ana. Tengo 19 años y estudio Pedagogía en la Facultad de Educación - Formación del Profesorado en la Universidad Complutense de Madrid.

Mi padre hace unos meses se fue al paro y mi madre trabaja 10 horas diarias limpiando en un gimnasio de la zona de Chamberí, en Madrid capital, por un mísero sueldo que apenas roza los 1.000 €.

Dada la situación económica de mi familia, me ofrecieron la beca para estudiar en la Facultad. Pero tengo miedo. Si no apruebo, tendré que devolverla; y no sé de dónde vamos a sacar el dinero. Así que me he puesto a buscar empleo como loca. No lo encuentro. No hacen más que pedirte experiencia, experiencia, experiencia... por todos lados, y no la tengo. Es decir, si no tengo experiencia, no tendré trabajo; y si no encuentro trabajo, no adquiriré dicha experiencia.

Es la pescadilla que se muerde la cola...

Es irónico, ¿verdad? Busco trabajo para poder estudiar una carrera con el fin de hallar trabajo.

Así que, dadas las circunstancias, he comenzado a cuidar de un niño. Me pagan 3 € la hora y tengo que estar en aquella casa los martes, jueves y sábados; siendo los sábados de 9 a 17:30 horas.

No dispongo de las mismas condiciones que algunos compañeros y algunas compañeras de clase para estudiar.

Felipe, por ejemplo, que se sienta detrás de mí, tiene una familia bastante adinerada. No le han concedido la beca (¿cómo puede tener tan poca vergüenza de solicitar una beca con el dinero que tiene...y para colmo quejarse porque no se la han dado?), pero no pasa nada. Puede pagarse toda la matrícula sin problemas, más el bono de transporte, los apuntes y los libros que nos mandan estudiar los y las docentes. Es más, cuando quiere se compra algunos de los libros de consulta recomendados en la bibliografía del programa de las asignaturas.

Y es un auténtico capullo charlatán. Molesta constantemente en clase, con risitas y comentarios absurdos. Hace dos días enfadó a la profesora de Métodos y Diseños de Investigación Educativa (que es Estadística) y se marchó sin darnos la clase. 

Pero a él no le importa; pues mamá y papá le pagan una academia... y lo entiende todo.

Yo no puedo pagarme una academia y cada vez que Felipe hace que la profesora se enfade y no nos dé la lección, me mata, porque necesito las clases para comprender la materia, ya que no puedo pagar clases particulares ni comprarme todos los libros de consulta (los de la biblioteca de la Facultad solo podemos utilizarlos 15 días, y luego renovarlos, pero como hay más gente que los quiere, normalmente te quedas sin ellos durante un buen tiempo).

El caso es que he acabado estudiando y trabajando al mismo tiempo. Y como tengo que ocupar parte de mi tiempo en trabajar... no dispongo del mismo tiempo para estudiar que otra gente con más suerte. 

Y aquí, otro ciclo: si tengo menos tiempo para estudiar porque he de trabajar, entonces puedo acabar suspendiendo. Y si suspendo algo, como la matrícula me sale más cara, entonces tengo que estudiar más todavía.

¡Cielos!

Para colmo, cada vez veo a mi padre y a mi madre con más estrés. Apenas llegan a fin de mes y mi padre está comenzando a deprimirse de tanto tiempo que lleva en paro.

Me siento muy agobiada. A veces la situación me puede y no logro concentrarme para estudiar. Estoy pensando en dejar los estudios y darle el dinero que gano como canguro a mi familia.

Lo que menos me deja concentrarme en ocasiones es mi vecindario. Vivo en un barrio pobre, obrero, con vecinos y vecinas que a veces arman jaleo. 

A Luisa, mi vecina, he tenido que echarle la bronca por poner música a todo volumen. 

Hay quienes viven en un chalet o un barrio más tranquilo y no necesitan moverse de casa para estudiar; yo, por el contrario, tengo que desplazarme constantemente a la biblioteca, porque con esa señora cualquiera se desespera.

Y el otro día... ¡puff!, el otro día, justo la noche antes del examen, tenía bajo mi ventana a unos tíos haciendo botellón. No me dejaron pegar ojo hasta la 2 de la madrugada. ¡Y el examen era a las 8 de la mañana! Dormí apenas cinco horas. ¡Tenía tanto sueño y cansancio durante el examen! Casi me quedo dormida...


Este relato es ficticio; pero está basado en los sucesos que tiene que aguantar diferentes personas que he conocido.

A veces, como decía al inicio de la entrada, a algunas personas se les llena la boca hablando de que ya todo el mundo tiene igualdad en educación, que quien no aprueba es porque no se esfuerza, que hay que fomentar una cultura del esfuerzo de la que solo carecen chicos y chicas de ciertos sectores de la sociedad que no saben lo que es tener que sobre-esforzarse para llegar al mismo nivel que otras personas con más facilidades, etc.

Abramos los ojos. Es un hecho que montones de estudiantes procedentes de familias pobres o conflictivas, tienen que enfrentarse diaria o casi diariamente a diversos problemas que no les permiten rendir como lo harían si tuviesen las condiciones óptimas.

Ante esto, hay quienes argumentan que por ello es mejor no dejar que las chicas y los chicos de este tipo de familias no estudien; al mismo tiempo que comentan que por eso hay que abolir la educación pública: al fin y al cabo, dicen, con la educación pública se consigue que gente pobre pague impuestos para que solo puedan estudiar hijos e hijas de familias pudientes.

En absoluto. Esto lo que nos demuestra es que hay que bajar los impuestos a la gente pobre y subírselos bastante más a la gente rica; impulsar una serie de medidas de educación compensatoria que permitan solventar las desigualdades padecidas por los y las estudiantes más pobres; y reformar el sistema educativo, no solo para que deje de basarse en la educación del sistema, sino que también para que exista una educación pública, laica y gratuita, real.

Ahora bien, si empezamos por impulsar una política igualitaria y libertaria que traiga la equidad para todo el pueblo, mejor que mejor, ya que ni hará falta promover la dscriminación positiva, ni tendremos un sistema educativo competitivo que se centra en el profesorado y la falsa meritocracia, en lugar de en el alumnado y sus potencialidades, emociones y gustos, como debería ser.

Y es que, al fin y al cabo, como dice cierto Politólogo y profesor de Ciencias Políticas de la UCM, Pablo Iglesias Turrión:

"La pobreza no se combate con caridad, sino con políticas 
de reparto de la riqueza".

Y, no lo dudemos, una verdadera educación pública que no reproduzca la sociedad, sino que permita transformarla, forma parte de ese tipo de políticas.

6 comentarios:

mamisepa dijo...

Una vez más (y no sé cuántas van ya;)), no puedo estar más de acuerdo. Te voy a compartir una cosilla que me ha sucedido hace poco. Este año, mi hija mayor empieza 3º de Primaria. Cada año, desde el AMPA, nos pasan la lista de libros y material escolar necesario, y si queremos podemos comprarlo en el AMPA. Aunque he oído "de todo" por ahí, yo siempre lo compro en el AMPA, en parte por la comodidad de no tener que andar dando vueltas buscando todo (¿de verdad son más caros los 2€ más que me cuesta en el AMPA que el gasoil para ir de aquí allá?). Es más, incluso hace un par de años participo en la venta de libros y material escolar. Bueno, lo anterior era un inciso que no venía demasiado a cuento, pero lo aclaro porque se oyen unas "piratadas" y "estafas" por ahí, en cambio a mí me va bien así. Bien.

Este año, en la lista de materiales para mi hija mayor, se incluyen 2 diccionarios: uno de castellano y otro de catalán. Le pregunté a una amiga mía, que además es vocal del AMPA, a ver si era realmente necesario comprarlos, dado que yo en casa ya tengo 3 diccionarios: uno de castellano, uno de catalán y uno de inglés. El de castellano y el de catalán los compré hace un año, a propósito para ayudarlas en los estudios; cuando no entienden (o no entendemos, que con el catalán...) una palabra, la buscamos en el diccionario, y así las voy enseñando a no darles todo hecho, sino que tienen unas herramientas a su disposición, y tienen que aprender a usarlas. Mi amiga me dijo que sí, que hay que comprarlos, porque quedan en la clase, y los usan unas 4 ó 5 veces en todo el curso. Después de decir esto, viene lo mejor de la anécdota. Entre los 2 diccionarios cuestan, nada menos que 60€!!!!! Tuve dudas, muchas dudas: ¿me busco yo otros por ahí? ¿paso del tema y me niego a comprarlos? ¿qué hacer?

Al final opté por marcar la crucecita de "los quiero" en el listadito. O sea, que me voy a gastar los dichosos 60€ en 2 **censurado** diccionarios que van a usar unas 4 ó 5 veces al año, aunque en casa ya tenemos.

El motivo por el que me decidí a comprarlos ha sido algo que siempre explicas y que me has ayudado a entender: que no todo el mundo tiene las mismas oportunidades. Que no puede haber una educación pública, gratuita y válida para todos, si hay que gastarse un dineral en libros y material escolar. estoy convencidad de que habrá familias donde no podrán comprar los diccionarios. Como se van a quedar en el aula, creo (quiero creer, vaya) que no habrá problema en que, si por ejemplo, hay 4 ó 5 niños sin diccionarios, puedan compartir los de los alumnos que sí los tienen. Asi que al final pensé que bueno, yo tengo posibilidades económicas, y posibilidades de alguna proyección laboral en el futuro (con lo cual podré seguir pagando los libros), y hay gente que no. Así que me parece más justo gastarme yo ese dinero, por mucha rabia que me diera al principio.

Un saludo.

Enrique dijo...

No te imaginas, Mamisepa, lo contento que me dejas con tu comentario. :D

Alguien que comprende lo que digo, que se preocupa por la educación de sus hijas y se digna a gastar cierto dinero y que además tiene en mente ayudar a otras personas... :3

¡Por Ishtar! Si te tuviese al lado te daría un bezazo. ^^

Y bueno, te voy a dar un dato: un diccionario no desaparece tras un curso académico; dura una vida, si lo cuidas bien.

Mi diccionario de inglés, el único que tengo en mi casa, lleva conmigo desde 3º de Primaria; y aunque por aquellos años apenas lo usaba, entré en la ESO casi no había día en que no lo usase.

Y mi diccionario de francés era de mi madre, de cuando ella era pequeña, pues en la escuela estudiaban francés. Así que, no te preocupes, que ese diccionario será usado más veces. Quizá cuando tus hijas lleguen al Bachillerato; quizá por la mayor no pero por la pequeña sí mucho porque le guste el catalán; o incluso por ti misma, por qué no, para ayudarla con los deberes.

Al final seguro que tiene más uso que 4 ó 5 veces en un aula.

Un abrazo.

mamisepa dijo...

Enrique, pues sí, los diccionarios pueden durar mucho. De hecho, el de inglés es el que me compraron a mí para el instituto, y ahí lo tengo, parece nuevo (y no será porque no lo haya usado, que hasta ha viajado conmigo).

Y ahora una preguntilla que seguro que sabes: ¿Dónde puedo ver el "listado de cosas" que se supone que hay que aprender en cada curso de Primaria? Más específicamente, me interesa 2º y 3º (que son los que me tocan este año). Yo he buscado cosas por internet pero no sé si es que yo me hago un lío o qué, porque lo que encuentro me parece muy farragoso, vamos, que sigo sin tener claro si en 2º ya deben salir sabiendo multiplicar o no, por ejemplo. Gracias de antemano :)

Enrique dijo...

Mamisepa:

Nota: Te recomiendo, para que no te hagas un lío y no te vuelvas loca leyendo y leyendo, que antes de abrir algún enlace que te pase, que leas primero todo mi comentario, pues tal vez lo que necesitas son solo los dos últimos links que te voy a dar, pero es mejor que conozcas todo cuanto te voy a explicar, por si en un futuro te preguntas esto mismo pero con otros cursos.

----------------------------------

No me extraña que te hayas liado un poco, porque la verdad es que has ido a buscar algo un tanto difícil.

El problema es, Mamisepa, si no me equivoco, que en Primaria los contenidos no se distribuyen tanto por curso, sino por ciclos (el primer ciclo lo conforman 1º y 2º; el segundo, 3º y 4º; y el tercero, 5º y 6º), y además dependen de la Comunidad Autónoma (la educación es más competencia de las CCAA que del Estado central) y del tipo de centro (por ejemplo, si la escuela es o no bilingüe).

A todo esto hay que añadirle... que se están modificando cosas con la nueva ley. Y aquí yo ya estoy perdido, porque aún no sé si hay decretos que han salido o si no; busco y hay cosas que no encuentro... Puff.

Así que bueno, en base a lo que conozco y lo que he encontrado, voy a ver si te puedo aclarar algo:

Existe un Real Decreto por el que se establece el currículum básico de la Primaria, que es este texto:

http://www.boe.es/boe/dias/2014/03/01/pdfs/BOE-A-2014-2222.pdf

Es el más actualizado... y el más inútil para responder a tu pregunta. Te vienen los contenidos divididos por bloques, pero no vas a saber a qué ciclo pertenece cada cosa. Puedes leerlo, si quieres para hacerte una idea general, que no viene mal, pero vas a acabar con el cuello partido.

Así pues, puedes ir al anterior, mejor explicado:

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2006-21409

Ahora bien, lo que más te interesa es ir al de las Islas Baleares. Para la Comunidad de Madrid he hallado un texto del 2014, pero para tu CCAA, no. Si quieres busca, pero yo no he encontrado nada.

Lo único que he hallado es una resolución por la cual se somete a información pública el borrador del Proyecto de Decreto a través del cual se establecerá el currículo del Primaria en las Islas Baleares. Es decir, que según eso aún no ha debido de salir el Decreto actualizado y por lo tanto el anterior está vigente.

Ese texto de las Baleares que te digo es éste:

http://boib.caib.es/pdf/2008083/mp47.pdf

A partir de la página 6 del pdf, el texto te explica varias cosas: te expone las diferentes áreas, te habla de los objetivos, las competencias... y los contenidos por ciclo. Puedes saltártelo todo y buscar eso simplemente: los contenidos por ciclo.

Te paso también la página web a la que me ha llevado el Ministerio de Educación al buscar lo que me pedías, y en la que tú tal vez puedas encontrar algo relacionado con "enseñanzas mínimas" o "currículum básico" en las Islas Baleares. Y digo tú, porque la página está en catalán (o mayorquín, no lo sé) y no tengo ni idea de cómo buscar por ahí:

http://weib.caib.es/Default.htm

Y ahora, lo que te puede solucionar todo de golpe en cierta medida, sin necesidad de ir a los enlaces anteriores.

En el Ministerio de Educación hay colgadas programaciones anuales por parte de docentes. Éstas pueden variar en función del maestro o la maestra y de la Comunidad Autónoma, pero están realizadas en base a los Decretos que te he dado. Te paso las programaciones anuales que he encontrado de 2º y de 3º. No viene nada sobre el catalán y son del curso anterior. Así que no van a variar mucho de este nuevo. Te recomiendo que leas mejor primero estos dos pdf, que son los más claritos.

Programación Anual 2º Primaria:

http://www.educacion.gob.es/exterior/centros/cervantes/es/proyectoeducativo/programaciongeneralanual/progprim2.pdf

Programación Anual 3º Primaria:

http://www.educacion.gob.es/exterior/centros/cervantes/es/proyectoeducativo/programaciongeneralanual/progprim3.pdf

Espero haberte ayudado y perdona por todo el cacao, pero lo he considerado necesario para que veas que no está tan claro.

Un saludo.

mamisepa dijo...

Enrique, gracias por los enlaces, los estuve mirando un poquito. Luego estuve unos días sin ordenador (los 2 que tenía se pusieron de acuerdo y cascaron a la vez, ahora estoy con un sobremesa de 2a mano, y creo que el portátil pasará a mejor vida de forma inminente), además liada con la vuelta al cole. En una de las reuniones la tutora nos dio un resumen de lo que se supone que deben ser los objetivos del curso, así que en parte también ya tengo una respuesta directa :) Pos eso, que no te había dado las gracias, a ver si puedo seguir mirándome todo. Un saludo.

Enrique dijo...

No hay de qué. ^^

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...