miércoles, 3 de septiembre de 2014

El feminismo también es cosa de varones. La importancia de las nuevas masculinidades.

Toda la vida he pensado que solo alcanzaremos la igualdad de clases cuando quienes conforman las clases bajas dejen de trabajar para ricos y ricas, hagan la revolución y se auto-gestionen.

Toda la vida he pensado que solo las personas de otras razas diferentes a la aria podrían conseguir ser respetadas.

Toda la vida he opinado que solo cuando las mujeres se unan contra el patriarcado conseguirán tener los mismos derechos.

Y ahora, yo, que tantos años me he pasado pensando que la lucha obrera es solo cosa de la clase trabajadora; que la lucha por que se respete a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales es asunto principal de la comunidad LGTB; y que la igualdad entre mujeres y varones es sobretodo un problema de mujeres... hablo a penas unos minutos con mi pareja... y me doy cuenta de cuán equivocado estaba.

Pues sí, en apenas 10 minutos Kuxille le dio la vuelta a esta idea que tenía en mente y ahora lo veo claro: el feminismo también es cosa de varones.

Ojo, todo este tiempo he sido feminista. Siempre he pensado que los varones deben apoyar la causa de las mujeres feministas. Pero era eso: apoyar una causa... de otras.


Y no, no es así. Kuxille me ha dejado claro que el feminismo no es  una causa de mujeres simplemente; también lo es de varones.


Voy a poneros en situación.

Supongamos que una mujer es maltratada.

Vaya... Ya voy mal encaminado en mi ejemplo.

Una mujer es maltratada... Una mujer es maltratada... ¿No suena a que parece que ella es el foco de atención? ¿No parece que ella tiene la culpa o la desgracia de haber sido agredida? ¿No da a entender esa frase que ella debería liberarse de ser maltratada?

¿No veis que se invisibiliza al maltratador?

¿No deberíamos mejor decir: un hombre maltrata a tal o cual mujer?

Efectivamente. Se suele oír por ahí: "Marta es una mujer maltratada". Vaya, como si fuese un ser distinto, especial y responsable de su desgracia. Casi no se escucha decir lo de "Carlos maltrató a Marta". 

Porque así es como sucedió realmente: Carlos hizo algo malo; Carlos es el culpable y responsable del maltrato de Marta; lo importante no es tanto que Marta le dejase, se defendiese, denunciase... sino que Caros no la agrediese.

Es decir: el problema del maltrato, aunque podemos hacérselo ver a Marta, reside primordialmente en Carlos. No es Marta quien debe liberarse (que también, si Carlos no cambia su actitud), sino que es él quien debe dejar de agredir.

¿Veis la diferencia?

Entonces, no es simplemente que las mujeres deban liberarse, sino que además los varones deben dejar de oprimir, cambiar el modelo de masculinidad y perseguir un mundo más justo, libre e igualitario en donde las mujeres no tengan que protestar por ser tratadas paternalistamente, por carecer de ciertos derechos, por no valer lo mismo que sus compañeros del género masculino ante los ojos de la sociedad.

La sociedad se pasa la vida diciendo que las mujeres no deben subirse solas a un ascensor con hombres; que no lleven minifalda a determinadas horas y en ciertos lugares; que vigilen su copa en las discotecas; que salgan a la calle a luchar.

Por supuesto, toda protesta y toda precaución viene bien.

Pero, ¿os imagináis que sacasen un catálogo sobre cómo evitar que te roben en la tienda, en el que te aconseja poner una alarma, colocar rejas en las ventanas, no exponer productos en el mostrador, etc, y que si no sigues las pautas luego te comentasen que "es tu culpa porque ibas provocando dejándolo todo visible"?

Me he dado cuenta con la conversación que tuve con Kuxille que el paso más fundamental para alcanzar la igualdad es trabajar nuevas masculinidades con varones. 

Es importante la coeducación, sí. Pero más importante es educar a los hombres.

Las luchas, reivindicaciones, escritos, manifestaciones, están bien, por supuesto, y son deseables. Pero el aborto libre no vendrá cuando Lucía salga con la pancarta a la calle, sino cuando Gallardón acepte la libertad de decidir de las mujeres. La violación no desaparecerá cuando Estrella aprenda defensa personal, sino cuando Isidro aprenda que no es no. María no será respetada el día que dé a luz solo por exigirle al doctor que la trate decentemente, sino cuando Fernando ponga en el centro a la parturienta y no a su comodidad en el trabajo. Marina no dejará de correr el riesgo de ser asesinada por su pareja el día que vaya a denunciarlo y se aleje de él, sino cuando Rodrigo comprenda que ella es libre y no una propiedad suya. Aurora no pudo votar porque salió a la calle a pedir el voto, simplemente, sino porque el presidente lo permitió. La cuestión no estaba exclusivamente en que Hipatia de Alejandría no tuviese miedo a ejercer la docencia, investigar y ser una mujer con renombre, sino que también en que ningún varón de su época le hiciese tener ese miedo. Elena no llegará a ser la mejor en su trabajo simplemente por esforzarse más, sino que más bien el día en que sus compañeros le den el mismo valor. No es Celia quien debe discutir con Miguel para que él lave los platos, sino que es él quien debe tomar la iniciativa.

No son las mujeres quienes tienen que esforzarse por hacerse valer. Está bien que lo hagan; pero para ellas es una lucha, no un deber.

La obligación moral reside solo en los hombres. Somos nosotros los únicos que tenemos el deber de ser feministas. 


Y el día que aceptemos que las mujeres merecen los mismos derechos y cambiemos la sociedad y nuestro modo de hacer, no podremos echarles en cara a ellas que tienen lo que tienen porque nosotros se lo hemos dado.


Lo único que habremos hecho es devolverles la libertad y la equidad que por tanto tiempo les hemos robado.

El feminismo es también cosa de varones. Y hasta que no nos demos todos cuenta de ello... las voces de mujeres no sonarán más que a simples ladridos.

Me he pasado toda mi relación pensando que la igualdad que busco tener con Kuxille se debe a ella y a las feministas que la precedieron. Y no es solo eso: se trata de mi actitud.

Ahora entiendo la importancia de que no solo haya mujeres protestando contra el patriarcado... pues hay que intentar romperse cadenas, sí; pero sobre todo hay que tratar de no encadenar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...