martes, 25 de octubre de 2016

¿Pueden los grupos opresores hablar sobre los grupos oprimidos?

No son pocas las veces que he escuchado frases de este tipo:

- ¿Qué hace ese maldito pijo hablando sobre socialismo? ¡Que se vaya a la mierda!

- ¿Una persona hetero hablando sobre derechos para las personas homosexuales? ¿Y después qué: un blanco hablando sobre anti-racismo?

- ¡Que te calles, que eres hombre! ¡No necesitamos que hables de feminismo!

- Las mujeres occidentales no pueden hablar sobre el velo islámico o el burka.

Y un largo etcétera.

Así que, a raíz de esto, estuvimos Kuxille (mi compañera) y yo pensando una cuestión que debatimos largo rato. Y ella me ayudó a llegar a una conclusión: que sí, que los grupos opresores sí pueden hablar sobre los grupos oprimidos. Es más, como dice ella, no es simplemente que puedan: es que deben hacerlo.

Los movimientos sociales no son un simple conjunto de opiniones. Son una lucha por los Derechos Humanos y, por consiguiente, un acto de moralidad.

Una persona con una moralidad en pos de la equidad y la libertad no puede ni debe quedarse parada y callada. Su deber es hacer algo; aunque ese algo sea solo dar apoyo. Pero no hacer nada nos pone en el lado del grupo opresor.

Ya sé que más de uno o una tendrá ganas, dicho lo dicho, de aporrear el teclado y venir a tirarme de las orejas. Pero voy a explicar lo que ella me contó y luego ya si queréis debatimos.

Hay que tener, antes de nada, una cosa clara; partir de una premisa bastante razonable: lo importante no es quién lo dice, sino qué es lo que esa persona dice.

En Filosofía, se entiende por falacias Ad hominem y Ad verecundiam lo siguiente:

- Falacia ad hominem: Consiste en sostener que el argumento esgrimido por una persona no es válido por ser quien es. Por ejemplo: 

"Lo que una feminista occidental opine sobre el velo islámico es inválido porque no es musulmana y no tiene ni idea de lo que está hablando".

"Eres hetero y la gente hetero no sabéis lo que las y los homosexuales sufrimos".

Decir que lo que una persona en concreto comenta, que el argumento que expresa, no es válido, porque es varón, mujer, heterosexual, homosexual, transexual, de Italia, de China, de Marte... es una falacia ad hominem. Se está invalidando ese comentario absurdamente.

Bajo esta falacia, no podría haber docentes hablando sobre educación en valores, por ejemplo. Bastaría que quien imparte la asignatura tenga más dinero que su alumnado para que no estuviese habilitado para hablar de clasismo; o que fuese varón para no hacerles ver el machismo; o que fuese una persona blanca para que no pudiese explicar contra el racismo.

De hecho, ¿tendría sentido que una persona a favor de la tauromaquia dijese a algún anti-taurino o a alguna anti-taurina: "Oye, sino eres el toro, cállate la boca que tú no sabes si el toro sufre o no. A lo mejor le gusta"? Sería absurdo, ¿cierto? Pues invalidar un argumento en base al sexo, la etnia, la nacionalidad, la orientación sexual... también.

- Falacia ad verecundiam:  Consiste en sostener que quien habla tiene la razón por ser quien es. Por ejemplo:

"Si lo dice ella, que es prostituta, tendrá razón; y no la abolicionista que no ha vivido esa experiencia".

"Solo cuenta lo que se diga sobre el velo islámico quienes llevan el velo islámico".

Esta postura es también absurda. Si solo se pudiese hablar de un hecho en concreto bajo la premisa de haber vivido esa experiencia o pertenecer a un grupo en concreto, entonces las mujeres que nunca han sufrido un aborto no podrían opinar sobre el aborto, sino solo las que hayan abortado. Daría igual que seas mujer, porque total, "si no has vivido la experiencia de abortar, no puedes opinar sobre el aborto"

Tampoco se podrían defender los derechos de los animales, porque bajo esta postura habría que esperar a que los animales hablasen y se liberasen por sí mismos.

Un hombre jamás podría hablar sobre violaciones sufridas por varones, porque, total, "si no ha sido violado, tú qué sabes".

Así pues, dejémoslo claro: lo importante no es quién dice esto o aquello, sino qué es lo que está diciendo. Lo importante no es la persona que habla, sino el argumento.

Es decir, que, como me comentó mi pareja, a lo primero que hay que atender es a la razón; al uso de la sensatez y el sentido común. Si una mujer que se dice feminista dice algo que puede considerarse una auténtica burrada; si un negro o una negra hace un análisis que puede dislumbrarse como totalmente equivocado; si una obrera o un obrero dice una barbaridad... y tales ideas, según parecen, nos alejan de lo que constituye la realidad del sistema, hay que escucharlas, sí, pero no tomarlas como verdaderas porque sí.

Una vez que partimos de este punto, hay que dejar claras 3 cosas claras para que las opiniones de los grupos opresores no hundan la lucha que ejercer los grupos oprimidos:

1- En cuanto a lo personal, solo las personas en concreto pueden tomar las decisiones. Una cosa es opinar sobre un hecho y otra bien distinta es imponerte o atacarte por ese hecho. Es decir, sí, una feminista atea y occidental puede expresar su opinión sobre el velo islámico, pero solo las mujeres musulmanas pueden decidir si ellas llevan o no el velo, y nadie puede imponerles quitárselo o ponérselo, pues es su decisión.

2- Aunque las personas privilegiadas sí pueden o tienen derecho a hablar de las opresiones y los movimientos de liberación, lo que no pueden ni deben hacer es liderar, tomar las riendas, de los movimientos de sectores oprimidos; y menos aún eclipsar a las personas que conforman un colectivo oprimido, acaparando la atención y el diálogo. Está claro que los intereses de los grupos privilegiados están confrontados con los intereses de los colectivos oprimidos; y hasta la persona más bienintencionada puede acabar esgrimiendo ideas, aunque tan solo sea inconscientemente, a su favor, si se le da el poder (como el o la socialista que una vez pasa a formar parte del Gobierno, deja de ser tan radical contra el capitalismo y el clasismo, porque ahora está en el poder). Y está claro también que, desgraciadamente, la sociedad tiende a dar la razón, ejerciendo la falacia ad verecundiam, a los grupos opresores (por ejemplo, es más fácil que se le dé la razón a un varón solo por ser varón que a una mujer)

3- Esas opiniones esgrimidas por las personas privilegiadas deben estar siempre sujetas a una perspectiva crítica, por lo anterior: parte de su discurso puede velar por sus propios intereses.


Está claro, y esto es indudable, que las únicas personas que pueden saber lo que es la experiencia de ser mujer, son las mujeres; las únicas personas que pueden saber lo que es ser homosexual, bisexual... son las homosexuales, bisexuales; las únicas personas que saben lo que es no tener piel blanca, son las negras, mestizas, etc; y, por ende, sus opiniones, testimonios... han de escucharse, respetarse y tenerse, claramente, en cuentaSin embargono hay que dar la razón a lo tonto y porque sí. Que una mujer sea mujer, que una persona negra sea negra, que un o una transexual sea transexual, no quiere decir que tenga razón siempre, automática y sistemáticamente. Perfectamente su opinión, su análisis, puede no ser acertado; puede no corresponder con la realidad. Y puede ocurrir, por el contrario, que una persona del sector privilegiado, sí esté dando un análisis acertado de cómo funciona el sistema.

Os dejo algo que escribió la Twittera, feminista y comunista Ayme (1):





Al fin y al cabo, una persona pobre de derechas no va a tener más razón que una persona rica que promueva el anarquismo; un o una homosexual que dice que la bisexualidad es una confusión, una patraña, no va a tener más razón que una persona hetero que respeta todo tipo de orientación sexual; y una mujer que llega a ser Presidenta del Gobierno y quiere quitar el aborto no va a tener más razón por ser mujer, que el varón feminista que quiere ponerlo legal y gratuito para todas.

Fuente:

(1)- https://twitter.com/_ayme/status/774018866326286336?lang=es

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...