domingo, 8 de enero de 2017

Sé la feminista perfecta.

El feminismo es un movimiento que promueve la igualdad entre mujeres y varones, luchando para conseguir que aquellos derechos que han sido dado solo a los hombres en la esfera social, política, económica... pasen a estar también en manos de las mujeres.

Para que la igualdad entre varones y mujeres sea posible, es preciso que tanto ellos como ellas sean feministas, de modo que ellos cedan privilegios y ellas luchen por sus derechos, hasta que la balanza se equilibre y chicos y chicas puedan vivir libremente.

Si una mujer ha de ser, por lo tanto, feminista, habremos de preguntarnos cómo ser la feminista perfecta.

¿Y cómo se consigue una feminista perfecta? Sencillo: siendo, a la vez de feminista, anarquista, o comunista, o socialista, o de izquierdas y bien progre, para resumir; y también, estar contra el adultismo; además de no ser especista; a parte de no ser racista; a lo cual hay que sumar el que luche por los derechos de las personas LGTB; etc.

Ah, y por supuesto, nunca te olvides de escuchar a los hombres y luchar como ellos dicen y centrar tu atención en lo que ellos consideran realmente importante. Si no piensas en los varones primero, sí o sí y siempre, ya no puedes ser una buena feminista. 

Esto es a lo que se llama inserseccionalidad; es decir, un feminismo que tiene en cuenta el resto de luchas (la lucha obrera, animalista...).

Porque claro...

-Si estas contra el aborto pero no vas a la fiesta del orgullo gay, no puedes ser feminista.

-Si eres mujer blanca, no puedes ser feminista. O no al menos si no viajas una vez en la vida a Madagascar, o China, o Perú, para luchar por los derechos de las mujeres no blancas.

- Si te pasas la vida luchando contra el acoso callejero, la discriminación salarial, la trata... pero comes carne, no puedes ser feminista. Ni lo sueñes.

Y así con todas las luchas.

Porque, mujer, no lo olvides: la lucha obrera, trans, animalista, LGTB, paidocentrista... va antes que la tuya. Nunca, ¡nunca!, se te ocurra pensar en ti antes que en el resto (sobre todo si ese "el resto" son varones).

Y así, y solo así, consegurias ser una perfecta, perfectísima, feminista.

¿Suena loco? ¿Estresante? ¿Abusurdo?

Efectivamente. La sociedad tiene tan asumida que el rol principal de una mujer es el de cuidar, el de ejercer de buena esposa, el de ser la madre perfecta que nos ama y nos cuida a todos y todas (más bien todos, que de sororidad ni hablemos), que el feminismo ya no es simplemente feminismo. Ahora el feminismo "debe" ser interseccional, y a la que una mujer lucha por algo única y exclusivamente a su favor, se le echan encima.

Pues mirad, no cuela. Como ya dije al principio, el feminismo lucha por conseguir la igualdad entre mujeres y varones, persiguiendo que las mujeres dejen de ser lo otro, dejen de estar oprimidas. Por lo tanto, el feminismo tiene únicamente la labor de liberar y ayudar a las mujeres. A las mu-je-res. Punto y final. 

Que parece que ahora el feminismo ha surgido para salvar al Universo. Y mirad, no, no es así.

Está bien ser interseccional. Yo soy anarquista, feminista, animalista, vegetariano, anti-racista, etc. Pero una cosa es que yo luche contra el maltrato animal, o por los derechos de la infancia, o contra la gordofobia, o por la diversidad funcional, o lo que sea, y en un momento específico de mi vida pueda enfocarme en una única acción, y otra cosa bien distinta es que desde dentro de un colectivo haya que abarcarlo todo y estar pendiente de todo el mundo (especialmente de otras luchas que no son las propias del colectivo).

Y eso es una estupidez. Así de claro. 

Siempre me alegraré de que una persona X sea interseccional y apoye diferentes luchas. Pero si mañana me encuentro a una persona animalista que es misógina, la criticaré por su misoginia y no pondré de por medio el especismo, pues no tienen nada que ver las churras con las merinas. Y si mañana me topo con una feminista islámica o clasista, la criticaré como clasista o criticaré su religión, pero no la criticaré como feminista.

Hay que dejarse de chorradas; que la interseccionalidad está bien, pero no es una obligación constante. Como ya he dicho, el feminismo está para salvar a las mujeres, no al mundo y todos sus problemas. Si no, no sería feminismo, sino humanismo. Con esa actitud de constante crítica a la no interseccionalidad, parece que se pretende que dejamos a un lado la perspectiva de género, nos centramos en la Humanidad y a la mierda el feminismo.

Que no, que no. Que las mujeres necesitan una lucha propia, que vele única y exclusivamente a su favor. Punto. 

Y quien quiera luchar contra la patronal, que se abra un sindicato. Y quien quiera luchar contra la lgtbfobia, que se monte un colectivo. Y quien quiera luchar contra el maltrato infantil, que organice un grupo. Pero dejad de meter todo en un mismo saco en cuanto a feminismo se refiere.

Que nadie le obliga a la CNT a estar pendiente de las mujerees todo el rato, pero parece ser que las feministas están obligadas a ver qué pasa con los obreros y las obreras.

Que nadie le pide a un o una bisexual que vaya a una manifestación contra la violencia de género, pero parece que una feminista tiene que estar con la constante tensión de que si no hay una persona trans en su colectivo, ya está siendo TERF.

Está bien la interseccionalidad, no lo voy a negar. Pero a nivel personal. A nivel de un colectivo y de enfocar la lucha en algo en concreto, sí, hay que mandar la interseccionalidad un ratito a paseo.

Que las mujeres no son las chachas del planeta. 

Dejemos que hagan su lucha, y luego ya que se unan al resto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...