lunes, 16 de abril de 2012

El feminismo no está en contra de la maternidad.

Hay ciertas personas que, equívocamente, anuncian que el feminismo de la igualdad está en contra de la crianza de bebés y de la maternidad, porque "las minusvalora y promueve que son una esclavitud".

Nada más lejos de la realdidad. El feminismo nunca ha estado en contra de la maternidad, ni de la crianza. De lo que siempre ha estado en contra es de la maternidad como una obligación para toda mujer, en lugar de como un derecho (que puede elegirse o no); de lo que siempre ha estado en contra es de esa idea de que "sólo una mujer es mujer cuando contrae matrimonio con un marido, y cuando es madre". Asimismo, de lo que siempre ha estado encontra de la idea de que un/a niño/a es sólo hijo/a de la madre, por lo que es ella exclusivamente quien debe estar a su cargo y cuidado.

Si bien es cierto que el feminismo comete el error de no incorporar más a menudo en su discurso la defensa de las madres, del cuerpo de las mujeres gestantes y parturientas, y del respeto a la lactancia y la crianza, también lo es el hecho de que la práctica feminista es justamente la que trae la valoración de las mujeres como madres y el respeto por la infancia.

Deduzco que la razón principal que lleva a muchos/as feministas a sentir cierto miedo a hablar algo más a menudo sobre tales temas, es que, dado que a lo largo de toda la historia siempre se ha defendido a las madres-amas de casa con no otra finalidad más que la de mantenerlas fijadas en esa posición, prefieren pronunciar un discurso que contrarreste esta idea machista, patriarcal y dominante en la sociedad.

Ahora bien, como ya he dicho, a pesar de que el neo-feminismo o "feminismo" de la diferencia defiende muy bien la maternidad y la crianza "de boquilla", a la hora de la verdad, es el feminismo el movimiento que, por discurso de forma indirecta, y por praxis de forma directa, realmente trae consigo la defensa y la valoración de dichas ocupaciones.

El feminismo, de un modo indirecto, al hablar por ejemplo, entre otros casos, del reparto de tareas domésticas y de la incorporación de los varones en las labores de crianza, está con ello defendiendo la idea de que trabajar en el hogar y cuidar a los/as niños/as, son trabajos, no tareas que se hacen solas, y por ello está valorándolos.

Luego, además, de forma directa, en la práctica, nos encontramos con que ha sido el movimiento feminista el que ha conseguido medidas que protegen la maternidad y la crianza, como por ejemplo:

- Los permisos de maternidad y, aunque por el momento en menor medida, de paternidad (los de paternidad, como indiqué en otra entrada, favorecen a los y las bebés).

- La excedencia para el cuidado de hijos e hijas.

- Las horas para la lactancia. 

- La declaración de nulidad de los despidos a trabajadoras gestantes o en período de la lactancia. 

- Las bonificaciones por contratar a mujeres que se reincorporan al mercado laboral tras la crianza. 

- Las pensiones compensatorias para las mujeres que han renunciado al mundo laboral para criar a su familia.

-Todas esas medidas que, aunque aún se queden cortas, tratan de que las mujeres y los hombres podamos elegir quedarnos a criar a los hijos y las hijas sin perder el puesto de trabajo, o compaginarlos, con lo cual protegen a las madres y los padres como tales. 

Mientras tranto, por el contrario, son los y las neo-feministas, o feministas de la diferencia actual, quienes tanto dicen proteger a la familia pero no han movido un dedo para conseguir esos avances. Son los y las neo-feministas, que tanto hablan de proteger a la familia y a la maternidad, quienes defienden un sistema en el que las mujeres, cuando tienen hijos/as, no tienen más remedio que dejar de trabajar y quedarse en casa para siempre, bajo la autoridad de su marido, que hasta hace poco podía pegarla (sin ser un delito), violarla (sin ser delito), administrar sus bienes y prohibirle viajar.

Mientras que el feminismo muestra la crianza y la maternidad desde todas sus perspectivas, es decir, que al igual que puede ser algo gratificante cuando recibes los abrazos, los besos y las sonrisas de los/as hijos/as, también, en ocasiones, puede ser algo deprimente y estresante, son los y las feministas de la diferencia, que tanto defienden la crianza, quienes ponen a la maternidad como el único y mayor objetivo al que puede aspirar toda mujer, lo cual lleva a que muchas mujeres que no desean tener hijos/as, los tengan, consiguiendo con ello que haya mujeres estresadas y tristes, lo que aumenta al mismo tiempo el índice de malos tratos infantiles.

Mientras que el feminismo nos ha abierto las puertas a todo tipo de familia, alegando al mismo tiempo que cualquier ser humano deseoso de cuidar niños/as puede hacerlo, lo que conlleva a que sólo les cuiden quienes quieren de verdad (lo que trae consigo que niños y niñas estén bien cuidados/as, incluido los/as adoptados/as), es el neo-feminismo quien defiende tan sólo la familia nuclear tradicional a ultranza (es decir, la familia tradicional compuesta por un varón, una mujer y los/as niños/as), alegando que la crianza es sólo tarea de mujeres, lo que destierra a las familias monoparentales o las formadas por varones o mujeres homosexuale.

Mientras que el feminismo nos muestra a cada ser humano como un ser único e irrepetible en el mundo, con ideas, sentimientos y deseos propios, el neo-feminismo nos trata a varones y mujeres como dos seres totalmente opuestos que no pueden ni tan siquiera comprenderse mutuamente, que se encuentran eternamente enfrentados, y que son meros robots al servicio de la genética.

Aunque el neo-feminismo a traído a las mujeres la visión de la gestación como un proceso más bello, y un parto más respetado, al mismo tiempo ha sembrado el caos y el sufrimiento entre aquellas madres que padecen gestaciones no deseadas. ¿Cómo pueden afirmar que siempre, siempre, toda gestación y todo parto es algo bueno, aun sabiendo que existen mujeres que viven tales experiencias con mucha angustia y mucho dolor, como por ejemplo les sucede a muchas mujeres violadas? ¿Cómo pueden esperar que una mujer que puede fallecer a causa de una gestación extra-uterina, vea su proceso como algo hermoso? ¿Cómo pueden tener la cara dura de desterrar de su discurso aquellos casos que se salen de su norma y ley? El feminismo, por el contrario a esto, da una pluralidad de información, lo cual conciencia verdaderamente a las mujeres y a las familias de la diversidad de situaciones.

Es el feminismo quien nos ha mostrado la posibilidad de criar con un biberón (y no como imposición, sino como posibilidad), y de elegir ciertas pautas pedagógicas y de crianza en función de cada caso, lo que conlleva a que los y las bebés cuyas madres no puedan amamantarlos, estén alimentados y cuidados, mientras que el neo-feminismo nos habla, desde la política del terror, de un único y buen modelo de crianza, creando estrés y desasosiego en las madres que no pueden seguir dicho modelo de "la buena madre".

Recuerdo el caso que nos contó una profesora, que sufre vértigos muy a menudo. El caso es que dar el pecho a su bebé le provocaba un aumento de los mismos, así que dejó de hacerlo. Durante un tiempo fue tildada de "mala madre", se llevó numerosas críticas y en foros tan sólo leía, según dice, expresiones como "si te mareas, te aguantas. Es tu bebé, y si tienes que sufrir hasta morir, lo haces". Con miedo, volvió a amamantar, y tuvo que acabar ingresada en el hospital.

¿Es ésta la maternidad "sin temor, sana y respetada" que quieren traernos los y las neo-feministas? ¿Es esto, acaso, respeto por la maternidad y la crianza? Yo lo dudo mucho.

Es cierto que existen casos opuestos, a causa de doctores/as que basan su trabajo en el principio de la comodidad, trayendo consigo que no se dé información ni se les haga exámenes médicos a muchas mujeres con problemas para lactar. ¡Pero no es el feminismo quien promueve la idea de que lactar es una esclavitud y que por ello no hay que cuidar a los/as bebés! El feminismo sólo trata como esclavitud a la obligación impuesta a las mujeres de ser madres y seguir un único y exclusivo modelo de maternidad y de familia, y a un modelo educativo que lleva a la sociedad a ser sexista, trayendo consigo el rechazo de la paternidad y el trabajo doméstico por parte de los varones, lo cual genera una falta de verdadera libre elección.

Mi intención con esta entrada es la de abrir los ojos contra la falacia del feminismo como un movimiento anti-madres y anti-bebés, así como la de eliminar el temor que padecen muchos y muchas feministas a hacer ver en su discurso que el feminismo sí respeta la mater-paternidad y la infancia.

No sientan pudor a hacerlo, porque, recuerden:

- También para la gestación, el parto y la lactancia, el cuerpo de la mujer es su cuerpo.

- Los padres y las madres tienen derecho a tener una mater-paternidad feliz.

"Maternidad" y "crianza" no son necesariamente antónimos de "feminismo", en tanto que son feministas las diputadas que acuden a los parlamentos europeos porteando bebés y dándoles de mamar.

martes, 10 de abril de 2012

¡50.000 visitas!

Ya son 50.000 el número de visitas que lleva este blog.

Aún recuerdo que en los primeros meses no llegaba ni a las 10 visitas al día, mientras que actualmente puedo superar las 200.

Quiero dar las gracias especialmente a mi novia, quien me animó a llevar a cabo este proyecto; a Basta de Sexismo, quien me dio la idea y quien fue la primera persona en agregarme a su lista de blogs; a Misteriosa y a Anuda, ya que sus blogs son, después del de Basta, por los cuales acceden más personas a éste; y en general, a todas las personas que me siguen o que se pasan por aquí.

Quiero daros las gracias a Kuxille, a Basta de Sexismo, a Misteriosa, a Ser Filosofista, a Euphorbia, a Firenze, a Inde, a Mónica, a Rowina, y a todas las personas cuyos blogs sigo o comento, porque gracias a vosotros/as he aprendido muchísimo (y sigo aprendiendo), y por ello este blog tiene una parte de vosotros/as.

Doy las gracias también a quienes comentáis, porque este blog no solamente es mío, sino que también de todos/as aquellos/as que os pasáis por aquí y aportáis vuestro granito de arena.

Quiero daros las gracias, porque estas 50.000 visitas ¡no serían posible sin vosotros/as!

Un fuerte abrazo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...