sábado, 20 de abril de 2013

Vaginas y penes con patas. O sobre por qué odio el sexo con gente desconocida.

Imagínate que pasas a una discoteca y encuentras a un chico o una chica que tiene un atractivo físico que le gusta mucho, pero se encuentra de espaldas a ti. Quizá en ese momento pensarías en acostarse con esta persona... Pero de pronto se da la vuelta y su cara no le gusta ni lo más mínimo. Entonces esas ganas de hacerlo con esta persona desaparecen, porque esa persona no es solo su cuerpo, también tiene esa cara que no le es agradable.

Imagínate, por otro lado, que esta persona sí tiene una cara que le gusta. En conjunto, con un buen cuerpo y una cara bonita, te atrae y te interesaría tener una relación sexual con esa persona. Pero de repente, siendo tú anarquista o de izquierdas, te encuentras con que esa persona le dice a un amigo o una amiga: "Qué asco me da esa gente que pide por una sanidad pública. Deberían pegarle un tiro en la cabeza. ¿Por qué tengo que pagar yo la salud de otra gente? ¡Qué se mueran los pobres!".

Al escuchar esto... ¿te seguiría atrayendo, por muy guapa que sea esa persona?

A mí, por lo menos, no. No, porque la gente no somos un cuerpo simplemente; también tenemos unas ideas, una forma de ser, unos gustos. Somos cuerpo y mente.

Sin embargo, hay gente que tiene relaciones sexuales con cualquiera, sin conocer a las personas, fijándose solo en su cuerpo. Esta gente, para mí, solo ve trozos de carne; solo ve vaginas y penes con patas.

Y la culpa de que eso suceda, para mí, como dice Kuxille, es que vivimos en un mundo de zombies. Hay mucha gente. Muchas personas que están mezcladas y revueltas... pero tan aisladas como zombies. Los zombies no piensan en el resto, no sienten, no se relacionan. Forman un grupo porque no les queda más remedio para poder comer. Y su unión consiste en el propio interés y no en la amistad, ni en el cariño, ni en el amor.

Cuando era pequeño e iba muy a menudo al pueblo de mi madre y de mi padre, la gente me conocía, sabía de quién soy hijo y nieto, si era o no esudioso, si era más o menos travieso. Y de ese conocimiento, nacía la ayuda, el interés, la preocupación, la amistad.

Cuando yo pasaba a una tienda en mi pueblo, no era un cliente, sin más; era Enrique, un niño de X años, con una familia, con una personalidad. Era alguien estimado a quien el vendedor o la vendedora cedía sus productos con cariño.

Sin embargo, aquí, en la ciudad, soy un montón de monedas. No soy más que alguien que pasa, coge un producto, deja su dinero y se marcha.

Si montasen un parque de atracciones en mi pueblo y yo trabajase como taquillero, sabría que entran en él: Margarita la panadera, que hoy me ha dado una barra de pan y me ha dicho que se la puedo pagar mañana porque me he dejado el monedero en casa; Pepe el maestro, quien, como siempre, además de enseñarme, está encantado de darme un vaso de agua si paso junto a su casa, tengo sed y le pido que me dé un poco de beber; Juana la carpintera, que por fin ha arreglado el columpio y mi prima se lo pasa muy bien montando en él; Miguel el camarero, a quien no le hace falta que le diga que quiero un granizado de limón porque ya sabe más que de sobra que me encanta; Ana la jardinera, que nos deja el parque siempre limpio y hermoso; Antonio el actor, que logra arrancarnos unas lágrimas cada vez que actúa en una obra de teatro. 

Sin embargo, si yo ahora mismo voy a un parque de atracciones... soy un cliente más; soy, antes que una persona, más bien un billete con patas.

Y ésta es la sociedad en la que vivimos: una sociedad aislada, dividida, donde no nos importa conocer a nadie (¡ojo!, cuando hablo de conocer, no me refiero a meterme en la vida de la gene, como las abuelas de mi pueblo...), donde no somos más que cuerpos útiles para una función determinada, al mismo tiempo que somos un estorbo, porque tenemos que competir y nos podemos quitar el puesto de trabajo.

Y de ahí viene que en nuestra sociedad somos vaginas y penes con patas.

Conocer a las personas, el diálogo, la mente, parecen no tener importancia. Y si yo soy un cuerpo y una mente, pero mi mente no la tienen en cuenta, entonces sólo se fijan en mí por mi físico, como si de un trozo de carne me tratase; del mismo modo que un machista va piropeando a las mujeres en la calle y viéndolas como vaginas con patas... La intención que tienen estos hombres es la misma que la gente que busca gente desconocida en una discoteca: con un mejor o peor trato, su única intención es pasar un rato con un cuerpo. Nada más.

De hecho, un ejemplo de cómo la gente que piensa que esto no es así, realmente utiliza a las personas como objetos, lo encontramos en aquellas ocasiones en las que se habla de "intercambios de pareja". Perdonadme, pero yo de pequeño intercambiaba cromos, tazos, chapas, coches, canicas... Y hoy día intercambio dinero por utensilios. Pero yo no soy una propiedad privada, yo no soy un chuletón sacado de una carnicería, yo no soy un objeto. A mí no se me cambia por nada ni por nadie. A mí, ni mi amada ni nadie me alquila a cambio de pasar un buen rato con otra persona.

Y claro, en una sociedad donde se defiende el tratar a la gente como trozos de carne, como oposición a la represión sexual católica, luego no es de extrañar que los trabajadores y las trabajadoras solo sean máquinas que contribuyen a producir capital para la empresa; ni que haya hombres a los que no les importe preocuparse por si la prostituta que hay en la calle está siendo presionada por una mafia a ejercer la prostitución. Tampoco es de extrañar que muchas veces no se formen grupos de amigos y amigas, sino que más bien de colegas que se juntan para pasar el rato; y si tienes un problema, "a mí no me vengas llorando". Tampoco es de extrañar que en las universidades no se vea a gente con la que se puede aprender, dialogar y compartir experiencias, sino más bien a contrincantes que querrán quitarte tu empleo.

Esta sociedad me recuerda a la descrita por Aldus Huxley en Un mundo feliz: una sociedad dividida en clases sociales, en donde cada cual se cree mejor que el resto, en donde el amor deja de existir para tener nada más que sexo con cuerpos, donde nadie escucha tus problemas y prefieren que tomes droga para olvidarlos (toc-toc, psiquiatras...), en donde la gente confunde autonomía con independencia y libertad con libertinaje, en donde se evita el compromiso y por ello la gente no tiene ni amores ni hijas e hijos, en donde solo existen el "yo" y mi deseo.

Por el contrario, preferiría un mundo en donde donde no existan las parejas, sino los amores, los poliamores, pues en ellos se ven humanos sintientes, cuerpos y mentes; donde la escuela no sea ni pública ni privada, sino libertaria; donde los maestros y las maestras no sean autoridad, sino compañeros y compañeras de viaje; donde no existan ni el Padre ni la Madre, sino los padres y las madres; en donde el cuidado sea colectivo y no privado; en donde no haya familias, sino una Tribu; en donde importe el amor a los niños y las niñas en general, sin importar su genética, quién puso los gametos, cuál es su color de piel, etc; en donde la gente se ofrezca a ayudarte sin meterse en tu vida ni decidirla por ti; en donde el sexo no sea un tabú pero tampoco lo único que una a las personas; en donde los compañeros y las compañeras de clase no sean rivales sino una vida y una mente junta a la que poder aprender; donde no se viva en casas sino en sociedad; donde lo comunitario esté igualado a lo personal; donde la unión con las personas se deba al cariño y no a la simple utilidad; donde no exista el dinero y el trabajo sea un medio para la propia supervivencia y la ayuda de la comunidad, en lugar de una forma de explotación, sumisión y empoderamiento; donde mi vida la decida yo y no un politico; en donde la educación busce liberar y no adoctrinar; en donde no seamos ni penes, ni vaginas, ni zombies... sino humanos con cuerpo, mente y sentimientos.

Pero me queda claro, por lo que veo, que de momento esto parece ser mucho pedir... Y me pregunto por qué...

miércoles, 17 de abril de 2013

El amor romántico y sus consecuencias.

El amor romántico es un arma de doble filo. Por un lado, puede hacerle sentir a una persona totalmente plena y feliz cuando se encuentra con la persona amada, pero por otro lado, puede llevar perfectamente, y en este orden, al aislamiento, a la dependencia, al miedo y el dolor, y, no siempre pero puede suceder, al maltrato.

¿Cómo es esto posible? Es muy sencillo:

Si solo estamos única y exclusivamente con nuestra pareja, si nos fusionamos con ella y hacemos que desaparezca el universo, nos aislamos de nuestra familia, de nuestros amigos y nuestras amigas, e incluso de nuestra propia vida, de nuestras aficciones, de nuestros estudios, de nuestro ser. Porque ya no somos dos personas con su personalidad, su mundo y su contexto, sino que somos un ente diferente despojado de su esencia, para dar lugar a un ente nuevo y distinto que se ha fusionado con otro ser que también se ha perdido a si mismo junto a su mundo.

Por eso no me gusta el amor romántico. Por eso quiero que mi pareja siga adeante con su vida, con sus estudios, con su trabajo, con su futuro, con sus amigos y amigas, con sus compañeros y compañeras de clase, con sus aficciones... Porque yo me enamoro de una persona con sus ideas, sus gustos, su contexto, su mundo... y no de un entre que decide transformarse en otra criatura diferente por y para mí. Me enamoro de la persona a priori y no del ente en el que se transforma a posteriori.

Este aislamiento, posteriormente pasa a la dependencia...

Dependencia porque si hemos perdido nuestro mundo y nuestro ser, solamente nos queda la pareja. Y el ser humano es un ser social. Podemos tener una mayor o menor autonomía, pero no podemos ser puramente independientes. No podemos quedarnos en la soledad. Necesitamos convivir con algo o con alguien. Si todo nuestro mundo se desmorona, no nos queda otro remedio más que depender de ese único ser humano que nos queda ya en el mundo. Y lo que es peor: esto funciona como un bucle, en tanto que a mayor aislamiento, mayor dependencia; y cuanto más dependiente se es... más acabamos aislándonos.

Lo cual nos lleva al miedo y el dolor...

Recapitulemos: hemos abandonado a nuestros seres queridos, hemos dejado nuestros proyectos, nos hemos deshecho de nuestro mundo y, lo que es peor, nos hemos perdido a nosotros/as mismos/as.

Por consiguiente, si solo nos queda la pareja, acabar cortando con esta persona nos puede dejar en la auténtica y cruel soledad. Entonces llegan los miedos, las inseguridades, los celos al máximo... y por tanto, el sufrimiento. 

Y entonces, nos hacemos vulnerables... y nos volvemos o bien serviciales, o bien una bestia peligrosa...

Si estamos sufriendo y no queremos acabar en la soledad, solo tenemos dos caminos: o servir a nuestra pareja constantemente para agradarla e impedir "que se nos escape", o adoptar un papel dominante y controlador que nos convierte en personas maltratadoras, con el objetivo también de que esa persona "no se nos escape".

¿Cuál es la solución a todo esto? En la teoría, muy sencilla: adoptar un modelo de pareja libre, totalmente alejado del modelo de la media naranja, en donde ambas partes de la relación sean ellas mismas y no un ser transformado, en donde ambas parts conserven a sus amistades, a sus familiares, sus proyectos de vida, sus intereses y gustos, sus ideas... sus vidas.

Ahora bien, como bien he dicho, esta solución es sencilla en la teoría. Pero en la práctica, me he dado cuenta de que no es tan fácil. De hecho, si hubiese escrito esta entrada hace unos cuantos meses, la habría terminado en el párrafo anterior. 

Pero he aprendido algo por experiencia que me lleva a tener que continuar...

El amor romántico se nos inculca desde nuestra más tierna infancia. Cuando se nos pregunta si ya tenemos novio (si somos niña) o novia (si somos niño), en los libros, en las películas, a través del dichoso Día de San Valentín, etc. Esto hace que nuestra tendencia sea hacia el amor romántico, y que si acabamos abriendo los ojos y buscando un amor libre, nos topemos con el problema con el que mi novia y yo nos estamos encontrando: no nos aislamos del mundo... ¡pero el mundo se aísla de ella y de mí!

Como la gente tiende al amor romántico, acabas encontrándote con que aunque no te aísles del universo, poco a poco tus amigos y tus amigas, a medida que acaban teniendo pareja, se alejan de ti y no vuelven a aparecer (bueno, sí, aparecen cuando cortan con su pareja, pero si a la hora les llaman al teléfono móvil para decirles que quieren volver, se marchan de nuevo hasta nuevo aviso).

Entonces, ¿cómo mantener tus amistades y seres queridos, si esas personas optan por el modelo del amor romántico, se aíslan y no regresan?

Al final, no te queda más remedio que tirar hacia adelante con tus familiares y tus proyectos... y comenzar de nuevo, buscando nuevas amistades que o bien no tengan pareja, o bien piensen como tú y opten por un modelo más libre, si no quieres acabar tú también en la dependencia sin buscarlo.

Claro, otra opción es conseguir convencer a tus amigos y amigas que salgan contigo y sus parejas al mismo tiempo, pero en ocasiones la gente no es consciente de que estamos saliendo en grupo y al final acabamos saliendo un grupo de parejas.

Por este motivo, cuando voy con amigos y amigas procuro no ir siempre al lado de mi pareja, ni ir dándome besos ni abrazado, porque si no puede más el condicionamiento en el amor romántico que lo que quieres hacer, y al final sales y no sales a la vez con tus amigos y amigas. 

De hecho, si vas alguna vez a una discoteca con tu grupo y con tu pareja, como empieces a besarte y a abrazarte, acabas bailando solamente con tu pareja y tus amistades no se acercan a hacerlo contigo por la idea estúpida de que perteneces a otra persona y ya no se te puede ni mirar.

Es delirante...


Nota importante:

Contra esto, mucha gente suele reaccionar de uno de estas maneras: o procura no enamorarse nunca, o fuerza una relación basada en el poliamor, o trata de acostarse con toda persona que ve.

Aviso: ¡no funciona! Los sentimientos deben ir y venir por sí mismos, y no forzarlos a nada. 

Forzar el poliamor solo hará sufrir, porque nadie elige no enamorarse de más de una persona, pero tampoco enamorarse de más de una. Acostarse con toda persona a quien se ve solo porque haya alguien que te mire mal si solo lo has hecho con una persona o por miedo a caer en el amor romántico, también nos hará sufrir, pues eso es igual que si tu padre o tu madre te fuerza a comer el plato que más detestas. Y no enamorarse tampoco sirve, porque no solo no elegimos nuestros sentimientos, sino que además, aunque podamos llegar a evitar ciertos dolores si llegamos a no enamorarnos a nuestra voluntad... lo cierto es que eso también nos hace perdernos momentos maravillosos.

lunes, 8 de abril de 2013

Mujeres: educadas para ser violadas.

Esta entrada pertenece a la página Proyecto Kahlo y relata la historia de cómo una chica acabó consintiendo una violación por no parececer una "histérica...":

"Yo tenía 18 años y 4 meses, así que oficialmente ya era una mujer adulta. Eran las vacaciones de verano antes de comenzar la universidad y la independencia. Todos habíamos recibido nuestros resultados del nivel A y estábamos estudiando las diferentes universidades. Alguien del instituto dio una gran fiesta en un local de la iglesia, regalo de sus padres por sacar buenas notas en los exámenes del nivel A y por cumplir 18. Yo llevaba mi nuevo vestido de terciopelo azul, el cual me hacía pensar que me encontraba entre la gente más guay.

Aquella noche, yo estaba hablando con una amiga cuando un chico se acercó y me besó. Digo “chico”, aunque supongo que quiero decir “hombre”; aún pensaba en los chicos del grupo como chicos (él tenía 19, por cierto). Sin previo aviso, sin ningún comentario de por medio, simplemente me agarró, me apretó contra si para que no pudiera moverme, metió su lengua en mi boca y me besó.

 Lo encontré repulsivo y chocante, aunque bohemio, emocionante y extravagante. No tenía ni idea de quién era este chico, no lo había visto nunca, supe inmediatamente que no me gustaba, pero ni se me pasó por la mente preguntarme su derecho a sobrepasar los límites establecidos. Era una fiesta. Se suponía que los hombres actuaban así, o eso creía yo. Habría quedado como una mojigata si me hubiera negado. Nadie me había dicho que solo los abusadores se comportan así, que los hombres que se sienten atraídos por ti -pero que no se sienten con derecho a propasarse- no te agarran de ese modo.

Escapé riéndome con mi amiga, la cual estaba bastante flipada con el comportamiento del chico y, probablemente, por mi reacción: “Qué tío más raro”. Pero yo estaba muy nerviosa e inocentemente halagada por haberme liado con un tío tan pronto; significaba que un hombre se había fijado en mi, y para eso normalmente hace falta esforzarse, ¿verdad? O eso es lo que nos enseñan a las mujeres: a esforzarnos por conseguir la atención masculina. Significaba que podría estar en “ese” grupo el lunes por la mañana: el grupo de los que habían ligado el sábado por la noche. Nunca había estado en ese grupo antes, sentía que había llegado a la meta. Crecí en una familia en la que mi intimidad y privacidad nunca habían sido respetadas, así que no lo encontré tan intrusivo como mi amiga.

Durante el resto de la fiesta, sin embargo, evité deliberadamente al chico en cuestión, porque aunque su comportamiento me había llevado al grupo de la gente guay, él no me gustaba y le encontraba bastante repulsivo, así que no quería repetir la experiencia del beso. En una ocasión le pillé mirándome intensamente, y no vi nada siniestro en ello. No tenía sospechas, nada de un sexto sentido, ningún sentido arácnido que me alertara de que ese hombre era un depredador sexual. ¿Cómo podía haber sospechado? Crecí en una sociedad en la que había un anuncio de “Impulso” en la tele: un hombre agarra a una mujer en una estación y le da un morreo, y nadie lo llama agresión sexual, todos dicen que “los hombres no pueden evitar actuar por Impulso“. Ese era el slogan. Así que cuando un hombre me hizo aquello en una fiesta, yo no pensé que era una agresión sexual: simplemente pensé que se trataba de un buitre poco atractivo que se comportaba como cualquier otro. Toda mi cultura me dice eso. Además, descubrí que era el hermano de alguien de mi clase, alguien que pensé que era honesto, alguien con quien me hubiera gustado enrrollarme en un momento dado, y pensé que ese tío había arruinado aquella posibilidad para mi aquella noche.

Los hermanos de la gente están bien, no tienes que preocuparte por ellos.

Me llevó años darme cuenta de que ese beso había sido una emboscada: me había elegido de ese modo para asegurarse de que, si en el futuro yo declaraba haber sido violada, él podría acudir a un montón de testigos que dijeran que habíamos estado besándonos en la fiesta. Así se aseguraba que saldría impune, porque como todo el mundo sabe, una vez que una mujer besa a un hombre, él tiene el derecho a penetrar su cuerpo tanto si ella quiere como si no. Más tarde, oi que había besado a otra chica del mismo modo. Así que nos tendió la trampa a las dos, aunque al final fue ella la que se salvó.

Cuando unos cuantos de nosotros nos marchamos en un gran grupo para caminar hasta la parada de taxis, él estaba con nosotros. Mientras caminábamos, él se acercó a mi y comenzó a hablar. Le respondí por cortesía. Las mujeres son criadas para ser educadas, para responder a las tentativas de conversación de los hombres. Incluso si antes se han pasado de la raya, nosotras debemos ignorarlo y no darle más vueltas. Así que eso es lo que hice. Me comporté normalmente y hablé con él.

Sin saber exactamente cómo ocurrió, me di cuenta de que estábamos quedándonos atrás con respecto al resto del grupo. Al principio no me preocupó. Estaban a la vista, solo que nosotros estábamos mucho más atrás. En un momento dado, yo dije algo al respecto e intenté alcanzarlos, pero él tiró de mi. Supongo que es en este momento cuando aquellos que culpan a la víctima dicen que debería haber gritado, pedido ayuda. Porque en ese momento debí haberme dado cuenta de que planeaba violarme. Pero no lo hice. Porque también me enseñaron que asumir que un hombre es un violador solo porque me está impidiendo hacer algo que claramente quiero hacer, es de histéricas o de feministas odia-hombres y con pelo en los sobacos, lo cual es algo Malo. Así que, una vez más, su comportamiento no me alarmó, lo percibí como normal. Los límites de las mujeres siempre son sobrepasados por los hombres y siempre se nos dice que si le damos demasiada importancia, somos irracionales, poco amigables, maleducadas, histéricas, difíciles: todo negativo. Así que si eres joven, nunca has sido violada -no sabes lo común que es- y das por sentado que se sobrepasarán tus límites, porque es lo que la sociedad te ha enseñado, entonces no sientes alarma. En mi caso, sentí fastidio, pero nada más.

Cuando él tiró de mi, me llevó a un portal y comenzó a besarme. Yo me resigné a la idea de tener que morrearme con él un poco antes de conseguir un taxi, porque no se me ocurrió darle con la rodilla en las pelotas y correr gritando. Algunos dirán que debería haber hecho exactamente eso, a pesar de que, sin ningún género de dudas, habría sido acusada de ser una histérica exagerada. De cualquier modo, siendo él más grande y más fuerte que yo, aquello no era una opción. De vez en cuando, continuábamos caminando hasta que volvía a llevarme a otro portal y me besaba algo más. Poco a poco, íbamos llegando a la parada de taxis.

Un portal resultó tener un pequeño callejón al lado. Antes de que pudiera darme cuenta, él estaba tirando de mí hacia el callejón, riendo de forma cómplice como si aquello fuera idea mía también. Incluso entonces, no me sentí amenazada. Incluso entonces, no pensaba que ese hombre fuera a violarme. ¿Por qué iba a hacerlo? Él era el hermano de alguien, no un violador en un callejón oscuro… ups.

Hasta el momento en que me bajó las braguitas y senti su pene, no llegué a pensar que realmente me violaría. Incluso mientras entraba en mi, mi emoción principal era incredulidad. Simplemente no podía creer que estuviera pasando. Este tío asqueroso había conseguido, de algún modo, separarme de mis amigos y llevarme a un callejón. Y ahora me estaba violando. Y yo había cooperado, joder. No había montado un escándalo, había ido consintiéndolo todo, prácticamente le había dejado hacerlo. Sentí una total incredulidad. Y me sentí jodidamente estúpida. Como muchas víctimas de violación, me culpé a mi misma por no haberme dado cuenta de que era un violador y no haberme librado de su violación, en lugar de culparle a él por ser un violador. Me quedé allí tumbada esperando a que terminara, esperando que fuera rápido para poder irme a casa.

Después, me preguntó si estaba bien y me pidió mi número de teléfono. Se lo di, demasiado anonadada para saber qué otra cosa hacer. Entonces me llevó a la parada de taxis “para que estuviera a salvo” (!!) y me dijo que me llamaría.

Durante el camino a casa, pensé en si había sido violada o no, y como muchas víctimas de violación, me convencí a mi misma de que no. Me sentía como si lo fuera, pero me dije a mi misma lo que la sociedad me habría dicho: que era poco razonable sentirse así, que yo no había dicho que no, y si lo había dicho, no lo había dicho con la suficiente fuerza, con la suficiente agresividad. No había peleado por deshacerme de él, no me había resistido cuando me llevó hasta el callejón; no me había resistido en absoluto. Solo que sí me había resistido, aunque no de la forma que la sociedad define “resistencia”. La sociedad ha dejado a los violadores que definan lo que significa resistencia: gritar, llorar, arañar, empujar, patalear, morder, golpear. Yo no me resistí así. Mi resistencia fue escabullirme un poco, volver la cabeza cuando intentaba besarme, tratar de parar su mano bajo mis braguitas, empujarle inútilmente, decir que quería coger mi taxi… Todas las cosas que los hombres normales reconocen como una participación no muy entusiasta cuando se relacionan con una mujer, pero que ven como un “área gris” cuando hablan sobre violación. Los violadores se las han arreglado para que la sociedad crea que lo que yo hice fue consentir. Porque no me resistí del modo en que los violadores -y la sociedad- dicen que las mujeres deberían resistirse: han definido nuestra no-participación en consentimiento.

No le traté como se supone que las mujeres tratan a los violadores, le traté como muchas mujeres tratan en realidad a los violadores: como un incordio que tiene que ser tolerado un ratito. Me han educado en que tienes que aguantar que los hombres te toquen cuando tú no quieres que lo hagan. La única vez que vi a una mujer reaccionar de forma furiosa a dicho comportamiento, todos se rieron de ella y comentaron lo desmesurado de la reacción, dado que él no había pretendido hacer nada malo. Así que yo asimilé el mensaje: que tratar como un violador a un hombre que está actuando como un violador es de ser una arpía histérica e irracional, y que pierdes credibilidad si lo haces. Así que me apliqué el cuento. Es lo que hacemos las mujeres. Y luego la sociedad nos dice que es culpa nuestra que nos hayan violado, porque no hicimos aquello por lo que nos llaman arpías histéricas. Cuando él se pasó de la raya, no actué como la arpía irracional de la que todo el mundo se rio, así que fue mi culpa que me violara.

Además, había bebido un par de cervezas (aunque no estaba borracha), y llevaba un vestido ajustado de terciopelo azul. El mismo vestido que me marcó como parte del grupo guay, también me marcó como el tipo de mujer que no tiene derecho a denunciar una violación cuando ha sido violada. La policía simplemente me diría que había sido mi culpa. Mi amiga fue violada cuando tenía 14 años, y le dijeron que se marchara y que les dejara trabajar. Ella era una niña, y había sido arrastrada a un parque por un extraño, el clásico violador extraño, no alguien que es el hermano de alguien y que, por lo tanto, no puede ser un violador. E incluso entonces, no estaban ni remotamente interesados en atrapar al hombre que la violó. Así que supe que no había ninguna posibilidad de que  estuvieran interesados en el caso de una adulta con un vestido de terciopelo azul.

Incluso me sentía culpable por pensar que había sido violada. Como la mayorìa de nosotras, había asimilado la mentira de que hay millones de hombres inocentes afectados por falsas acusaciones de violación, con sus vidas arruinadas por mujeres histéricas y odia-hombres que imaginaron estúpidamente que habían sido violadas, o que mintieron deliberadamente por pura maldad. El horror de poder llegar a ser una de esas mujeres me hizo sentir pena por mi violador, y vergüenza por haber podido llegar a pensar algo así del pobre hombre. No tuve lástima por mi yo de 18 años, optimista, racional y honesta: la sociedad me había lavado el cerebro tan bien, que toda mi empatía era para él, ninguna para mi.

Cuando me llamó dos días después para salir, dije que sí inmediatamente. Principalmente porque tenía miedo de que, si no salía con él entonces, le diría a todo el mundo lo fácil que era yo, tirándomelo en un callejón, pero también porque si salía con él y era su novia, aquello significaba que no había sido una violación. Todo iría bien y dejaría de sentirme como si no tuviera ningún control sobre mi y el sexo. Quería tener sexo con él de una forma normal: en una cama, conmigo teniendo alguna capacidad de decisión. Significaría que no me había violado. Haría que ese sábado por la noche fuese el principio de un romance, no lo que parecía ahora: un ataque a mi autonomía.

Lo encontré absolutamente repulsivo y aburrido, y no podía esperar a alejarme de él. Pero salí con él durante 3 semanas para hacerlo parecer respetable y que todo encajara en mi cabeza. Solo entonces le dije que no estaba funcionando y que pensaba que deberíamos dejar de vernos.

Cuando nos separamos, me besó, puso sus manos bajo mis braguitas otra vez, solo para demostrarme que podía hacerlo, y me dijo: “Pásalo genial en la universidad, y no te acuestes con alguien si no quieres hacerlo”. Cuando le dije que no lo haría, él dijo: “Ya lo has hecho”.

No podía creer lo que me había dicho. Me estaba diciendo que era un violador. Que sabía que era un violador. Que mis 3 semanas de aburrimiento y mal sexo con él habían sido en vano. No fue que él hubiera estado algo borracho, que no hubiera notado que intentaba escaquearme, que no se diera cuenta de que no quería tener sexo con él: él sabía que no estaba en la “zona gris” del mito de la violación. Estaba tan alterada que mi respuesta inmediata fue negar lo que decía. “No lo he hecho. Nunca lo he hecho”. Él sonrió. “Sí, lo has hecho”.

Tardé 20 años en darme cuenta de lo que estaba haciendo entonces. Estaba quitándome cualquier resquicio de control o dignidad que me quedara. No iba a dejarme aparentar que todo había sido un malentendido; quería que yo supiera lo que había hecho, que había salido impune con mi beneplácito y que no había nada que yo pudiera hacer.

Tardé 20 años en enfrentarme a ello. En esos 20 años, mi respuesta inmediata a su violación fue una actitud fatalista hacia el sexo: me sentía totalmente incapaz de controlar la situación. Sentía miedo de decirle a un hombre que no quería tener sexo con él en ese momento, o justo en ese lugar, o así, porque no podía arriesgarme a que mis deseos fuesen ignorados de nuevo y encontrarme otra vez con que había sido forzada a practicar sexo. Eso sería la prueba de que yo era una de esas mujeres que estaban diseñadas para que los hombres las usaran y las explotaran, no como las mujeres normales. Así que mantuve muchas relaciones sexuales que no quería, con hombres que no me gustaban, que no me forzaron a ello pero que no se preocupaban mucho por si me apetecía o no, para demostrarme a mi misma que un polvo no era para tanto. Pasé por fases de celibato que duraron años, seguidas por fases de sexo-de-una-noche con hombres que no me interesaban para nada.

En todo ese tiempo, solo una vez intente decirle a alguien que había sido violada. Dos amigas de la universidad. Lei un artículo sobre la violación que presentaba el revolucionario concepto de que los violadores no eran necesariamente hombres con pasamontañas y navajas en callejones oscuros, sino que eran simplemente hombres con los que tenías sexo sin tú quererlo. Esta revelación me sacudió de tal forma, que les conté a dos de mis amigas todo lo que me había ocurrido. Pero las dos me sugirieron que le escribiera una carta contándole cómo me sentía; su principal preocupación era que no lo llamara “violación”, porque obviamente no podía serlo. Como la mayoría de las mujeres, era más importante para ellas el proteger a un hombre que no conocían que reconocer la violación de una amiga. Aquello había sido un malentendido, nada más, y seguro que él querría confirmarme que no había querido parecer un “violador”. Seguro que entonces yo me sentiría mejor.

No pensé en hacerlo, algo me dijo que a él le excitaría una carta así, así que lo dejé y nunca se lo conté a nadie más durante otros 20 años. Como la mayoría de las víctimas de violación, fui eficientemente silenciada. Lo que más me silenció fue el miedo a no ser creída. El saber que me preguntarían: “¿Pero por qué no gritaste?”, “¿Por qué le dejaste separarte de tus amigos?”, “¿Por qué no le dijiste que dejara de besarte y fuiste corriendo a coger un taxi?”, “¿Por qué le diste tu número de teléfono?”, “¿Por qué saliste con él después de eso, incluso acostándote con él?”, “¿Por qué no le contaste a tus amigas lo que te pasó?”. Todas las preguntas que yo me había hecho a mi misma durante un par de décadas. Incluso ahora que escribo esto, Tú, Querida Lectora, notarás el cuidado que he puesto en explicar mi comportamiento, para evitar las preguntas y las críticas y el escepticismo.

Hacer lo que a las víctimas se les pide que hagan y lo que rara vez se le pide a un violador: que dé cuentas por su comportamiento, que explique por qué se convirtió en una víctima de violación. La explicación “porque tuve la mala suerte de conocer a un violador” no servirá, lo sé. La sociedad quiere culpar a la mujer por haber dado la posibilidad al hombre de tomar esa decisión, y normalmente lo consigue. Las víctimas de violación se culpan a si mismas por la decisión del violador de violarlas a ellas.

Estoy harta de aceptar esa culpa. Yo no tuve la culpa. No hice nada para provocar que él me violara. Mi estupendo vestido de terciopelo azul no tuvo la culpa. El hecho de que me tomara dos cervezas no tuvo la culpa. Incluso mi infancia, con su incapacidad para inculcarme autoestima, no tiene la culpa. Que saliera con él después de aquello y mantuviese el llamado “sexo consentido” con él un par de veces no significa que no fuera una violación aquella primera vez. Que no me comportara del modo en que se supone que las víctimas de violación deben comportarse no significa que no fuera una violación.

Que pasara dos o tres décadas siendo incapaz de contárselo a nadie por miedo a que no me creyeran no significa que no fuera una violación.

Fue una violación, él es un violador y yo soy una superviviente de una violación. Y el hecho de que ninguno de los dos nos comportáramos de la forma en que la sociedad dice que violadores y violadas lo hacen, no significa que no fuera una violación. Simplemente significa que la sociedad tiene que dejar de malinformar al público acerca de lo que es una violación. Siguen vendiéndonos la versión de violación que los violadores han inventado: la que les permite continuar violando y saber que saldrán impunes. Seguimos inventando excusas para ellos, convenciendo a sus víctimas de que no tienen derecho a llamarlo por su nombre: violación.

Durante años me culpé a mi misma por salir con él después de aquello, sabiendo que le odiaba y encontrándole repulsivo. Nunca pude entender porqué me había hecho eso a mi misma, porqué lo había visto tan necesario. ¿Por qué me castigué de esa forma? Me culpé por darle poder sobre mi, el poder de penetrar mi cuerpo otra vez cuando él sabía que yo no quería; el poder de pretender que él no era un violador porque su víctima había vuelto a por más.

Ahora culpo a la sociedad por haber convencido a una adolescente inteligente y popular de que la única forma de compensar una violación era salir con su violador. Hace casi 30 años de aquello, y la sociedad sigue culpando a las mujeres por las violaciones, en lugar de culpar a los hombres. Mi hija se enfrenta a los mismos peligros a los que yo me enfrenté: un 25% de probabilidades de que sea violada o agredida sexualmente a lo largo de su vida. Si le ocurriese, como le ocurrió a su madre, no lo denunciaría (según las estadísticas, solo entre el 10-15% de las víctimas lo hacen). Si lo hiciese, solo tendría un 6% de probabilidades de ver a su violador declarado culpable en un juicio.

En lo que respecta a la violación, las cosas no han cambiado mucho en las últimas tres décadas. Supongo que todo lo que yo puedo hacer por ella es educarla en que espere que sus límites sean respetados.

Hacerla consciente de lo común que es la violación y decirle que, si es violada, no será por nada que ella diga o nada que lleve puesto, sino simplemente porque tuvo la mala suerte de conocer a un violador.

Y para todas las chicas y mujeres de ahí fuera, todo lo que puedo hacer es contar mi propia experiencia y educar a mi hijo en que, si no está seguro de que una chica quiere seguir haciendo lo que sea que esté haciendo, tiene que preguntarle y respetar su respuesta. Porque, si no lo hace, entonces podría ser un violador. Y es que los violadores no suelen ser hombres terroríficos en callejones oscuros: son el hijo, hermano, padre, tío, primo, amigo, colega de alguien. En algún lugar, el hombre que me violó probablemente viva una vida normal y tenga una familia, como muchos otros violadores. Y probablemente sigue fingiendo que no es un violador, y la sociedad le apoya.

Así es como me convertí en víctima de una violación. Gracias por leerme". 

Según la página Proyecto Kahlo, este texto es una traducción autorizada de la entrada “How I became a rape victim”, en el blog Being Feminist.

lunes, 1 de abril de 2013

No tener hijos es egoísta... Pero tenerlos, también.

Cuando una mujer, voluntariamente, decide no tener hijos e hijas, no tarda mucho tiempo en le pongan mala cara y la tilden de egoísta. Para hacerlo, argumentos no faltan: que si es una mala persona que atenta contra la supervivencia de la especie; que si solo mira por ella y por su progreso económico; que si es una vaga que no quiere tener que levantarse a las 4 de la mañana para atender a otro ser; que si es una loca a la que solo le gusta viajar y salir de fiesta en lugar de sentar la cabeza y comportarse como una persona madura y responsable; etc, etc, etc.

Pues mira, sí, tal vez el hecho de no tener hijos o hijas sea egoísta, porque si no se tiene es por un interés personal, muy probablemente. Quizá no se haga porque se prefiere poder tener dinero con el que visitar países en lugar de gastarlo en sacar adelante a otra criatura; tal vez porque se prefiere no tener que aguantar las tonterías de un jefe o una jefa que sabes que te va a despedir; o simplemente porque limpiar pañales a una le parece un engorro y no está dispuesta a hacerlo ni aunque le paguen por ello.

Pero lo que no ve la gente que critica a las mujeres que renuncian a la maternidad... es que aquellas mujeres y aquellos varones que deciden tener hijos e hijas, ¡también pueden ser perfectamente egoístas!

Vamos a ver... En el mundo hay, en la actualidad, siete mil millones de personas. ¿De verdad pensáis que tener hijos o hijas facilita en algo la supervivencia de la especie? ¿No pensáis que más bien será al revés, y que el hecho de no tenerlos hace, justamente, que pueda sobrevivir mejor la especie humana, al no haber alguien más que contamine y consuma lo que muchas personas del planeta jamás podrán consumir? ¿De veras pensáis, quienes defendéis el traer bebés al mundo a toda costa, que en estos momentos es menos egoísta el tener hijos e hijas a quienes alimentar, en lugar de adoptar y que haya una persona menos pasando hambre? ¿En serio creéis que hace un mal mayor un par de varones que se enamoran y viven juntos, sabiendo que no pueden dar la vida a ningún niño ni a ninguna niña, que el político de turno que busca privar a una nación de sanidad pública?

Por otro lado... ¿Dedicaréis todos vuestros esfuerzos en que esa persona tenga una vida y un futuro decentes, o tendréis al bebé porque toca y dejaréis que más adelante tenga que vivir una vida de mierda, bajo la sumisión de un gobierno de inútiles y de una empresa? Vuestro deseo de tener hijos e hijas... ¿es propio de vosotros y vosotras, o más bien de un Estado del libre mercado que desea con ansia que traigáis obreros y obreras que les sirvan? ¿Será, quizá, que os creéis una especie de dioses y diosas y que podéis evitar que vuestro bebé pueda padecer enfermedades como el cáncer?

Para terminar... ¿Cuál es la finalidad con la cual tenéis bebés? ¿Es el bebé un fin en sí mismo o más bien lo 
tenéis como un medio, por vuestra propia satisfacción, para sentiros a gusto y felices?

Sí, es posible que tras el acto de no traer bebés al mundo haya un pensamiento egoísta... Pero de lo que no tengo duda alguna es que el tener hijos e hijas no es menos malo que el no tenerlos. De lo que no me cabe la más mínima duda es que no tener niños y niñas es egoísta... ¡pero darles la vida también!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...