domingo, 22 de junio de 2014

La educación no es un negocio.

Educación integral;
educación libertaria;
educación universal;
educación personalizada.

Educación gratuita,
contra la privada.
Educación popular;
no clasista
ni concertada.

Educación para ella,
para él; para todos y todas.
Educación bella,
hermosa, la que no aprisiona.

Educación no sexista;
educación laica;
Educación mixta,
inclusiva; no segregada.

Educación emocional,
como derecho y sin clero;
Educación sin cadenas,
igualitaria, racional;
pero nunca, nunca,
por dinero.


lunes, 16 de junio de 2014

¿Embarazado?

Antes de nada, quiero aclarar una cosa: no me gusta la expresión "estar embarazada". Me gusta más decir "estar en periodo de gestación" o "gestar", porque lo de "estar embarazada" me suena a esa vieja idea de que el varón pone una semilla dentro del cuerpo de la mujer y ella "queda sembrada", actuando de mero recipiente, cual tierra que da el fruto que un labrador ha sembrado. Prefiero hablar de gestación o de mujeres gestantes, porque nos hace ver dos cosas: la primera, que ella es quien gesta, y no él; y la segunda, que está desempeñando un trabajo, porque gestar es, si recogemos la segunda definición que nos proporciona la RAE, "preparar o desarrollar algo".

Ahora bien, si me lo permitís, en esta entrada usaré el concepto "embarazarse" porque es la que necesito para poder desarrollar esta entrada.

Y es que últimamente he escuchado mucho algo que me deja bastante perplejo: aquello de "estoy embarazado" o "estamos embarazados".

Eeeeeehh... ¿Perdón? ¿Qué tú, que eres varón, estás... cómo? ¿Embarazado dices? ¿Ah, sí? ¿Y cómo es eso? ¿Te has hecho la prueba del embarazo y te ha dado positivo? (1).

¿Cómo dices? ¿Que no? ¿Que es tu compañera quien se ha hecho la prueba y le ha dado resultado positivo? Ahhh. Entonces, ¿por qué dices que estás embarazado?

Es que... ¿desde cuándo los varones pueden embarazarse?

Ella vomitando y él tan campante. ¿En serio él está embarazado?
No entiendo esa manía que han cogido algunos de decir "estamos embarazados". ¿Qué buscan con ello: quizá, como suelen hacer ciertos hombres muchas veces, llevarse parte de la importancia... hasta cuando no la tienen?

Pues no, señoras y señores, solo ellas pueden gestar; solo ellas pueden decidir; solo ellas trabajan 24 horas al día durante 9 meses para desarrollar un bebé en su vientre; y solo ellas dan a luz.

Ahora, alguien puede estar pensando: "Mejor lo dejamos en "embarazados" y no solo en "embarazada", que así el padre se siente implicado y hace de padre. ¿Perdón? ¿Es que para ser un padre implicado ahora hay que robarle el protagonismo a la que verdaderamente está llevando a cabo la labor de formar a la criatura? ¿Y por qué hay que hacerle sentirse implicado al padre? ¿No debería ser él solito quien se implicase, y que, como futuro padre, sea honrado, sea responsable y se sienta implicado por sí mismo?

Eso de "estoy embarazado" o "estamos embarazados", me suena al habitual androcentrismo patriarcal. La gestación, para una de las pocas cosas que actualmente pueden decir las mujeres que les pertenece a ellas (y cuando la tienen, porque ya vimos que el patriarcado también le roba la maternidad a las mujeres), ahora van los varones y quieren apropiársela también.

No bastaba con que ellos, desde el poder que el absolutismo, la tiranía o la democracia les ha dado, decidan si una mujer puede proseguir o no con la gestación. No bastaba con que ellos, definiendo desde el más rancio machismo qué es una mujer y qué no, arguyan que solo se es mujer cuando se es madre, a fin de presionarlas y dirigir sus vidas hacia la maternidad. No bastaba con que ellos pudiesen comprar y esclavizar mujeres para obligarlas a ser madres con el varón que ellos querían. No bastaba con todo eso. También hay que quitarle el protagonismo a las mujeres gestantes y decir "yo también me embarazo".

Y para colmo, lo hacen desde un lenguaje sexista que invisibiliza totalmente a las mujeres, porque él y ella no "están embarazadas"; no, no, no. Las mujeres dejan de ser mujeres y pasan a ser hombres; y son ellos dos, los "dos hombres", quienes "están embarazados".

Lo tengo claro: si en un futuro espero con mi pareja a una criatura, no quiero me me digan que estoy embarazado, porque no lo estaré ni mañana, ni pasado, ni nunca.

El protagonismo lo tendrá mi compañera; no yo. Y mi labor será la de ayudarla desde fuera, poniendo las condiciones para que la futura madre esté lo más a gusto posible, así como preparando el nido para el o la bebé nazca en el mejor ambiente.

Y no por ello el papel de nosotros los hombres en secundario; simplemente, el rol es otro bien distinto al de la gestación, tarea que no desempeñamos ni desempeñaremos jamás, a menos que el avance científico nos lo permita. Quede claro.


Nota:

(1)- Hago saber que si algún varón se hace la prueba de la gestación y le da positivo, le recomendaría ir rápidamente al hospital. No porque realmente esté en periodo de gestación, sino porque podría tener cáncer testicular.

domingo, 8 de junio de 2014

Papá pro-activo.

Afortunadamente cada día son más los estudios, libros, artículos... que hablan acerca de la necesidad o los beneficios de la inclusión del padre en los procesos de cuidados, crianza, enseñanza y educación.

Tal inclusión pueden fomentarla de dos formas: o bien explicando que es algo beneficioso, importante, correcto, a fin de alentar a que se hable cada vez más de ello y los propios padres decidan implicarse; o bien de un modo indirecto, diciéndole a las madres que deben alentar a los padres a que se impliquen en la crianza y el cuidado de su también hija o hijo.

Y esta segunda forma me repatea un tanto.

¿Que la madre debe incluir al padre? Es decir, que para los autores y las autoras de esos textos, ahora las madres, en lugar de poder descansar tranquilamente, tienen que trabajar también con la implicación de los padres, persiguiéndoles cual niños pequeños. Es decir, que no tiene que preocuparse por un bebé, sino por dos, e ir diciéndoles a cada momento: "Vamos, vamos, hermoso mío, cámbiale el pañal al bebé"; o "Ay, cariño, ¿te importa dejar a un lado un momento el partido de fútbol y le das un baño al bebé, por favor, que necesito recogerme un rato?"; o "Venga, no te aflijas, mi amor, si no es verdad que yo sea mejor que tú para esto; tú puedes tanto como yo, que lo pone en esta guía, ¿ves? Vamos, cielo, por favor, levántate del sofá y acuna a la criatura un poco, que está llorando y me duele la cabeza de haber pasado la noche sin dormir bien".

¿Es que no tienen ya bastante las mujeres con toda la responsabilidad que cae sobre sus hombros, con haber tenido que gestar durante 9 meses y haber dado a luz, más tener que estar largo tiempo dando el pecho a cada rato... para que además tenga que esforzarse en ir detrás del padre para que se sienta incluido y no haga el vago?

Y digo yo: ¿por qué no se incluyen ellos solitos?

No me gusta para nada esa forma de incluir al padre. Opino que lo correcto es hablar de una paternidad pro-activa; es decir, que sean los padres quienes se muevan sin que nadie tenga que ir detrás de ellos diciéndoles qué tienen que hacer, cómo y cuándo. Que no haya que ir a buscarles al bar y rogarles que suban a casa y jueguen con el niño o la niña, sino que salga de ellos, de dentro, y digan: "No te preocupes, mi amor, descansa un poco, que ya le limpio yo"; o, "Voy haciendo la comida mientras os ducháis tú y el bebé".

Hay muchas formas en que un padre puede implicarse, tanto directa como indirectamente, sin necesidad de que la madre vaya detrás de él. Puede limpiar los platos mientras ella da el pecho; puede cantarle una nana a la criatura; puede abrazar a la madre mientras da de mamar; puede bañar al bebé o preparar un baño y bañarse con él; puede darle él el pecho, usándolo a modo de chupete natural, para tranquilizarle; puede... mil cosas pro-activas y que no impliquen estar ahí parado, cual palomo, esperando a que le alienten a hacer cosas.

No creo que haya que fomentar la implicación del padre haciendo trabajar aún más a las madres. Pienso que los hombres se tienen que mover ellos solitos, ser padres pro-activos y no comportarse como si fuesen otro niño más.

Así que chicos, ¡hale, hale!, cerrad el blog y poneos manos a la obra, que ya estáis tardando.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...