domingo, 29 de mayo de 2011

Esta revolución se llama isotriarcado/equitriarcado.

He visto en otros blogs que se habla de la "Spanish Revolution" como un fenómeno matriarcal, que busca el cuidado, la ayuda, el amor, la tolerancia, la igualdad, etc.

Veamos el diccionario:

Matriarcado (de matriarca): 

1.m. Organización social, tradicionalmente atribuida a algunos pueblos primitivos, en el que el mando residía en las mujeres.

2.m. Predominio o fuerte ascendiente femenino en una sociedad o grupo.

A pesar de carecer "matriarcado" de una definición que muestre ese sistema como un sistema en el que predomina el cariño, el amor, el cuidado, la igualdad, la tolerancia, etc, muchas personas utilizan "matriarcado" para referirse a las mismas. Y es erróneo; principalmente porque es una connotación sexista, que promueve que el hombre, el padre, es malo, bruto, competitivo... mientras que la mujer, la madre, es tierna, cariñosa, amorosa, delicada...

Y no es así. Cada cual es como es, independientemente de ser hombre o mujer. La mujer no es más tierna que el hombre, en tanto que existen mujeres que maltratan a sus hijos/as, o que tienen comportamientos no muy correctos. Y a lo largo de la sociedad han existido muchos hombres con comportamientos que nuestra sociedad designa de "matriarcales". Para comprobar que no es la mujer la más tierna por naturaleza y que es un error designar todo lo tierno, bello y delicado como "matriarcal", recomiendo leer Sexo y Temperamento en tres sociedades primitivas, de Margaret Mead. Y de paso podrán descubrir que las características consideradas como de hombre o de mujer, como maternales o paternales, son falsas, en tanto que en otras culturas hay comportamientos muy diferentes. Toda nuestra sociedad no es más que producto de la educación, y no en tanta medida de la biología, como pretenden hacernos creer (por ejemplo, cuando hablan de la oxitocina, la cual, por cierto, tenemos los hombres en niveles similares a las de las mujeres, incluso cuando éstas dan a luz). 

Así pues, yo propongo, junto a mi pareja, para designar un sistema feminista, no sexista, amoroso, bello, equitativo, etc, olvidarnos de "matraircal" como lo bueno en contraposición a "patriarcal", y emplear términos como isotriarcado o equitriarcado. Eso sí que evoca igualdad.

miércoles, 25 de mayo de 2011

El amor a lo Kirtash.

Hoy quiero hablaros de Kirtash, un personaje de la trilogía Memorias de Idhún, escrita por Laura Gallego García. Memorias de Idhún es una historia que se debate entre dos mundos: la Tierra e Idhún (aunque ligeramente aparece alguno más). Éste último fue creado por unos/as dioses/as y está repleto de magia y criaturas fantásticas. Hay una batalla entre unas criaturas y otras, a causa del odio que tienen unos dioses a otro, llamado el Séptimo. De entre las criaturas que siguen al Séptimo, existen los Sheks, que son serpientes aladas. La imagen que utilizo, la serpiente alada, es un shek. Pues bien, Kirtash es un híbrido que puede tomar apariencia humana o apariencida de shek.

¿Y por qué quiero hablar de Kirtash? Porque representa en buena medida mi forma de ser y de ver el mundo. Y por ese motivo empleo esa imagen.

Kirtash es tranquilo, racional (pero con sus sentimientos), al principio es muy frío, pero, aunque no deja de serlo, se "calienta" un poco. No es celoso. Le gusta la autonomía y la libertad. No soporta tener mucha gente alrededor, ni el calor, ni que quieran controlarle. Medita las cosas antes de actuar. No contempla a las personas como si fuesen objetos que hay que poseer. Es leal. Y, en definitiva, todo lo contrario a sus enemigos: los dragones, que son impulsivos, excesivamente extrovertidos, celosos, sentimentalistas (nunca piensan las situaciones), etc.

En Memorias de Idhún, Kirtash se enamora de Victoria, una humana que puede tomar apariencia de unicornio. Y la relación que muestra Laura Gallego entre Victoria y Kirtash, me parece todo un ejemplo a seguir, en contra de modelos como los descritos en la saga Crepúsculo.

Kirtash va y viene cuando quiere, y siempre deja que Victoria haga lo mismo. No controla si está con otra persona ni adónde va. Confía en ella, y da muestras de confianza. No se cree superior a Victoria, ni tampoco se considera inferior. No ve a Victoria como un objeto que le pertenece. Es frío, sí, e independiente, pero leal (que es más importante que ser fiel) y muy enamorado. No da importancia a los rituales ni a los hechos por sí solos, sino a los sentimientos (por ejemplo, nuestra cultura fomenta que amar a alguien es acordarse de esa persona en Navidad, el día de su cumpleaños, en San Valentín, regalarle algo, y no es así. Amar a alguien es tomar por fiesta el día a día). Nuestra cultura inculca una serie de valores asociados a un hecho. Se da por hecho que cuando alguien te regala algo es porque te quiere. Y no. Lo realmente importante es lo que hay detrás: el sentimiento con el que se dan las cosas. ¿Cuántas mujeres han sido maltratadas y después han perdonado a quien les maltrataba porque les regaló unas rosas, y con ello pensaban que aquella persona se arrepentía de verdad y que les amaban?

Y es que Kirtash, por muy shek que sea, por muy frío y racional que sea, es todo un romántico. Pero nuestra cultura nos inculca que lo verdaderamente romántico es la posesión ("es mío/a"), los celos ("siente celos porque me ama"), el estar con esa persona cada segundo de las 24 horas que tiene el día (como Edwar Cullen en Crepúsculo, que no se separa de Bella ni cuando ésta va a casa a dormir), etc. Y por este motivo, al comienzo de estar con mi novia lo pasé fatal. Porque ella y yo seguimos un modelo similar al de Victoria y Kirtash, mientras que gente de mi alrededor es muy "dragón/dragona". Le decían a mi pareja que solamente la quería para hacerle en amor y luego dejarla tirada, o que si la amaba de verdad iría a recogerla al instituto todos los días y le daría toques al teléfono móvil cada poco tiempo.

Pero al final quedó demostrado que se equivocaban, y lo mejor de todo, es que una amiga de ella acabó preguntándole: "¿Y Enrique te deja que vayas a cenar sola con los amigos?", en actitud de escepticismo, pues su novio es muy celoso... y a veces hemos tenido que hablar con él para que "la dejase" ir a algún lado...  Pero fíjense en la pregunta: ¿Y Enrique te deja...? ¿Cómo que si dejo que mi novia vaya o no vaya a tal o cual lado? ¡Pues claro que no! Porque yo no dejo, es ella quien toma la decisión y se deja a sí misma. No tiene que pedirme permiso.

Pienso que si fuésemos más como Kirtash y siguiésemos su forma de concebir las relaciones (pero no tan radicalmente, porque al principio el chico se  pasa de autónomo, sino algo más moderado), la gente sufriría menos y nos iría mucho mejor. Les dejo seguidamente un repertorio de frases de Kirtash, y que comparto totalmente (te las dedico, criatura):

"Creía que habíamos quedado en que hago las cosas porque quiero, y jamás me dejo arrastrar. Solo sigo el viento cuando éste sopla en la dirección que me interesa. Y los vientos cambian, porque el mundo cambia. Y si el mundo cambia o cambia nuestra forma de percibir el mundo, no puedes quedarte anclado en un plan que ya no se adapta a él. Hay que cambiar de planes, cambiar de ideas".

"No es más que un nombre. ¿No es cierto? Lo importante es lo que somos por dentro".

"Los sheks no son tan horribles como imaginan. Son hermosos a su manera".

"Aunque me vaya, seguiré estando contigo".

"No me perteneces. Tan solo me pertenece lo que sientes por mí".

"No veo por qué tienes que amar solo a una persona, si en tu corazón cabe espacio para dos".

"Si dejara de morir el shek que hay en mí, sería como si me arrancara medio corazón. Porque, a pesar de todo, no puedo traicionarme a mí mismo".

"Pelearía por defenderla, hasta la muerte si es preciso. Pero no por tenerla, para poseerla como si fuese un objeto, una posesión mía. Esa es una actitud muy humana, pero aún no he caído tan bajo".

"Todo tiene un sentido, solo que a veces no encontramos las respuestas que buscamos, o no formulamos las preguntas adecuadas. Pero eso no significan que esas respuestas o preguntas no existan".

"Un beso es sólo un beso. Solamente tiene la importancia que tú quieras darle. Puede no significar nada, o puede cambiarlo todo".

jueves, 19 de mayo de 2011

Primero hay que educar a los/as padres/madres.

Hoy, yendo a la Facultad, de camino he encontrado a un niño que iba comiéndose unas galletas y ha tirado el envoltorio al suelo. Si poder resistirlo, yo, que no me callo ni debajo del agua y no me ando con rodeos, sino que suelo ser muy directo, le comento tranquilamente y con buen tono al niño:

-Las cosas no se tiran al suelo, sino a la papelera.

Entonces, su madre, que estaba al lado, me dice bruscamente:

-Tú a mi hijo no le dices lo que tiene que hacer. Si quiere tirar las cosas al suelo, las tira. Para eso están los barrenderos.

<<Y las barrenderas>>, pienso yo.

El caso es que la madre, tras decir eso, saca un chicle y tira el envoltorio al suelo.

-¿Ahora me vas a decir a mí también que lo recoja?

Con calma (con una incómoda calma con la que suelo decir las cosas, porque la gente suele esperar más que grite o me ponga nervioso o dé muestras de enfado), solamente se me ocurre decir:

-No, señora, no voy a decirle que tire el papelito a la papelera. Simplemente, esta tarde, cuando vaya a casa de mi primita, le enseñaré que tiene que pegarle una paliza a su hijo. Pero usted no se preocupe por él, que pare eso ya están los doctores y las doctoras.

Espero que la señora haya comprendido lo que he querido decir.

Y es que, muchas veces hablamos de los niños y las niñas, de la adolescencia, de la juventud... pero muy poco de sus padres y sus madres, que en numerosas ocasiones, son los/as más irresponsables.

lunes, 16 de mayo de 2011

¿Los varones no existimos en las aulas de Educación Infantil?

Hace bastante tiempo, ya no recuerdo cuándo fue, fui al kiosko a bucar alguna revista de educación que fuese interesante, para tener alguna fuente más que consultar y entretenerme un poco aprendiendo más sobre el mundo de la pedagogía. Y me topé con algo que me hundió un poco la moral...

La revista se llamaba "Maestra Infantil", y tal y como su nombre indica, está escrita para "maestras". Es decir, que para esta revista los maestros no existimos... ¡Normal! Como "criar y educar es cosa de mujeres", según el sistema sexista... De hecho, para asegurarme, abrí la revista, la ojeé un poco... y de contenido estaba muy bien, lo reconozco, pero la palabra maestro no figuraba en ella (por lo menos no la encontré).

Y eso es algo que me parece mal, ya que la forma en que empleamos el lenguaje varía nuestra manera de percibir el mundo (crearé más adelante una entrada hablando de ello), y este tipo de cosas contribuye a reforzar inconsciente el tópico sexista de siempre: "Sólo las mujeres saben cuidar de un/a niño/a"

Al instante supe cómo debe sentirse una mujer cuando se habla exclusivamente en masculino y las mujeres no aparecen.

Pero bueno, han debido de haber quejas, o se han dado cuenta de que también existen varones docentes de Educación Infantil (esto es, aquélla que se comprende entre los 0 y los 6 años), o puede que hiciesen estadísticas en las cuales se mosraban que hay hombres que compran la revista.. no lo sé, pero ahora la revista se llama "Maestr@ Infantil". Y eso me deja más conforme. Ojalá logremos hacer el mismo progreso en el lenguaje pero en favor de las mujeres...

miércoles, 11 de mayo de 2011

Con la moral difusa, la lucha es confusa.

Tristemente, la moral ha quedado difusa y vacía. ¿Dónde están el bien y el mal? Ya no se sabe. Nuestra sociedad actual ha difuminado los valores y los derechos, de tal modo que lo bueno puede ser malo; y lo malo, bueno.

Abro el periódico para hacer un análisis que nos ha mandado la profesora, y en el título se puede leer: "Obama defiende la intervención en Libia".

¿Intervención? ¿Por qué no se emplea la palabra correcta, es decir, masacre? ¡Maldito periodismo, cada día lo odio más! Al igual que la publicidad y numerosos programas televisivos, el periodismo, con su manera se expresarse y de hacer ver las cosas, está hundiendo la moral (bueno, no el periodismo en general; hay periodistas que se salvan...). Puede incluso llegar a haber tanta incongruencia entre un periódico y otro, que la información se convierte en desinformación y desconocimiento.

Soy consciente de que el bien y el mal son relativos, pero creo firmemente que hay aspectos universales en los cuales lo bueno y lo malo están claramente delimitados.

¿Creen que el fin justifica los medios? Yo, a excepción de ciertos contextos, como por ejemplo la eutanasia, que considero importante para evitar sufrimientos, no creo que el fin justifica los medios. Sin embargo, parece que el mundo conspira para que sí estén justificados. Fijémonos en la reciente muerte de Osama Bin Laden... Un hombre, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, permite la muerte de civiles inocentes para dar caza a un terrorista (¡vaya, primero Bin Laden es el aliado número uno de E.E.U.U., y pasado un tiempo resulta ser el blanco principal. ¡Cuánta hipocresía!), y por ello se le otorga, nada más y nada menos que... ¡¡un Premio Nobel de la Paz!! Ah, ya entiendo, que hay que matar por la paz. De acuerdo, propongo quedar mañana donde os guste para montar una orgía por la virginidad. ¿Qué les parece?  


Hablando de la "intervención" en Libia... ¿No era Gadafi nuestro amigo a quien recibimos con un apretón de manos? ¿Por qué se le ataca ahora, pues? Ah, ya entiendo: debemos enseñar a nuestros educandos que la amistad debe crearse por interés... Pero qué tonto soy. ¡Cómo no me he dado cuesta antes que hay que decir "esto es bueno" o "esto es malo" solamente cuando nos interesa!

Ya entiendo: debo enseñar a mis educandos que no hay que pegar, pero propinándoles una buena bofetada; o que no hay que insultar, pero finalizando mi explicación con un "¿lo entiendes, idiota?". Porque las cosas malas únicamente lo son cuando nos molestan a nosotros/as mismos/as o cuando no nos sirven.

Es curioso que, asimismo, la sociedad esté de acuerdo con el levantamiento de algunos países islámicos contra sus respectivos tiranos (ups, perdón, que lo políticamente correcto es decir "gobernantes", a secas), y sin embargo, se les da el nombre de "rebeldes" a quienes son, para nosotros/as, los/as buenos/as. ¿No deberíamos más bien calificar de rebeldes a quienes se rebelan contra la moral y los derechos humanos? Aaaah, es cierto, lo olvidaba, que hay que ser tolerantes con las dictaduras "por respeto a otras culturas", tolerantes con la guerra, la violencia de género, la pobreza, la pederastia, el asesinato de animales como en las corridas de toros... (porque hay que respetar el derecho que la gente tiene de disfrutar con el arte y la cultura a la que dan lugar la humillación y la tortura. No lo olvidemos, ¿eh?). ¿Y que les parece si me permiten a mí ejercer mi derecho a disfrutar violando a sus hijas? Ah... no, claro, que son sus hijas. "A los toros o los tibetanos hazles lo que te plazca que esos no me interesan...".

Y es que... ¡hasta nos venden la guerra como lo bueno! ¿Recuerdan aquellas imágenes que nos mostraban los medios de comunicación acerca de la opresión ejercida por Iraq a Kuwait? ¿Recuerdan aquellas incubadoras robadas y aquellos bebés asesinados? Todo mentira (no he encontrado el documental que vi por entonces, pero hay vídeos en youtube que hablan de ello y páginas web). Una mentira montada para justificar la guerra. Pero lo peor de todo no es solo que nos mintiesen, sino que aunque fuese verdad, mucha gente apoyaba una guerra "por el bien de la humanidad". Osea, ¡que una guerra es buena y se hace por nuestro bien! No me lo puedo creer...

Pero fíjense cómo la prensa centra nuestra atención en lo que le interesa: miles de personas muertas y solamente se menciona a Osama y a Obama. ¿El resto de personas? ¡No importan! "Total, no dan dinero...".

Y lo más irónico es la forma en que el rumor puede hacer cambiar la forma de ver las cosas. Antes, si quien gobernaba no nos gustaba, lo quitábamos del poder (pero, por favor, si hacemos esto, no lo hagamos mediante la muerte, no sea que hagamos lo mismo que he criticado antes). Ahora, si quien gobierna no te gusta, tienes que atacarte a ti mismo/a, por ejemplo, con una huelga de hambre.

Por ejemplo, en los canales basura, que he analizado un poco durante unos días (no se piensen que los veo, porque sólo veo los documentales y rara vez algo de deporte), es curioso observar que pueden mostrarte cualquier cosa (desde mujeres utilizadas como objetos sexuales hasta peleas brutales), pero, por respeto a la audiencia (no saben cómo me he reído cada ve que decían esta frase), alguna que otra imagen menos grave, la omiten. Es decir, ahora resulta que mostrar mujeres humilladas y otras cosas es bueno, porque si ciertas cosas no se muestran "por respeto", pero algunas depravaciones  sí se permiten el lujo de emitirlas, deduzco que se debe a que esas guarradas están bien vistas y no merecen respeto. ¿O me equivoco?

Otro ejemplo: No hace mucho tiempo, encontré en una máquina de vender libros (cuya marca, que me hace reír por no llorar, es Vending. ¿Alguien puede explicar a quienes crearon la máquina que en inglés se dice shopping y no... Agh, no quiero escribir dos veces esa payasada que fomenta el error); encontré, como iba diciendo, un libro titulado Chistes feministas. Olé. Me quedé alucinado en el acto. Vamos a ver... ¿no querrían decir Chistes hembristas? Digo, porque es el hembrismo el movimiento que promueve la superioridad de la mujer sobre el hombre, mientras que el feminismo promueve la igualdad. ¿Cómo va a hacerse un chiste feminista? ¿A qué se parecen un hombre y una mujer con los mismos derechos...? Es absurdo realizar chistes feministas. Absurdo e imposible. Vamos, para mí, todo un truco para confundir términos e impedir el avance de la igualdad.



¿Y qué podemos ver en la publicidad? Cosas tan ilógicas como las de este anuncio de tabaco, cuyo eslogan es, si mi pésimo  inglés no me traiciona, "Sople en su cara y ella le seguirá a todas partes". Guau. ¿Nos están diciendo que el humo y el mal aliento del tabaco atrae a las mujeres? ¡Increíble! Yo pensaba que, en todo caso, el efecto sería el opuesto...

Como ven, los valores se están perdiendo. Lo bueno y lo malo se confunden y quedan difusos. Lo bueno puede ser malo, y lo malo, como es el caso de este anuncio, se asocia con lo bueno y con lo que nos gusta.

Por este motivo, creo que ahora más que nunca es imprescindible educar en la capacidad de pensamiento crítico, y sobretodo, dejar bien claro qué está bien y qué está mal (si no en lo relativo, por lo menos en lo que nadie puede dudar). Porque, según pienso, la causa de muchos problemas radica en la incongruencia de valores en los que la sociedad nos ha introducido. Y mientras la moral continúe difusa, la lucha por el bien, la paz y la prosperidad permanecerá confusa; no sabremos por dónde actuar. Y por ende, será imposible sacar algo bueno. 

lunes, 9 de mayo de 2011

Nadie posee la verdad absoluta.

El siguiente cuento me lo contó una profesora de filosofía:

Había una vez en un pueblo pequeño un hombre que perseguía la verdad, y que no cesaría hasta dar con ella. Muchas personas, con fama de ser muy sabias, le habían comentado a aquel hombre que la verdad era una luz muy brillante que iluminaba hasta los lugares más oscuros de la mente humana. Así que, ansioso este hombre por encontrar la verdad, buscaba en cada rincón por donde pasaba tal brillante luz. Pasaron semanas, meses, años, y el hombre nunca fue capaz de hallarla, por lo que, abatido, acabó por decir que la verdad no existía, que era un invento.

Y así pasó días y días, pensando esto, hasta que una noche clara y de nubes despejadas, cuando fue a sacar agua de su pozo, encontró dentro de él la luz que tanto había buscado.

Extasiado, el hombre fue corriendo a contar esto a todo el pueblo. Unas personas se burlaron de él, le insultaron y le llamaron mentiroso; otras, simplemente no dijeron nada, pero no le creían.

-Estúpidos/as ignorantes -gritaba el hombre con furia-. ¡La verdad existe y está en mi pozo! ¡¡Yo tengo la verdad!! Lo que ocurre es que tenéis envidia. ¡Envidiosos/as!

Pero hubo un tipo de personas que le hinchieron de cólera aún más: aquellas que le creían y aseguraban que ellas también tenían la verdad en sus pozos.

-Mentira. ¡Vosotros/as sí que mentís! La verdad está en mi casa, en mi pozo. La tengo yo, y si yo tengo la verdad, vosotros/as no podéis tenerla!

Algunos amigos y algunas amigas consiguieron convencerlo para que al final fuese a sus casas a ver con sus propios ojos que realmente ellos/as también tenían la verdad. Y entonces lo comprendió todo:

-Lo que ocurre es que hay muchas verdades -concluyó el hombre-. Cada cual tiene la suya y todas irradian su propio resplandor.

Días más tarde, en una noche en la que bajó a contemplar la verdad, el hombre se entristeció al ver que la verdad se había marchado de su pozo. El brillante círculo había desaparecido, pues, al tener la cabeza de por medio, impedía que la Luna pudiese reflejarse en el agua.

Lloró y lloró, hasta que, por casualidad, alzó la vista al cielo, y entonces lo comprendió todo: la luz no se encontraba dentro del pozo, sino que se trataba del mero reflejo de la Luna en el agua de su pozo y en el de sus amigos y amigas.

Esta profesora pensaba que las personas evolucionamos igual que el hombre del cuento:

Primero empezamos desconfiando de que exista alguna verdad. Tarde o temprano, descubrimos un trozo de ésta y tratamos de hacerla nuestra, creyéndonos superiores y portadores/as de una verdad única e incuestionable. Con el paso del tiempo, nos vemos obligados/as a aceptar que existen otras personas que también tienen su verdad; y después de intentar descalificarlas sin éxito y de intentar que su verdad carezca de todo valor, las incluimos, junto a nosotros/as, en una lista de elegidos/as que sí encontraron la verdad. Por último, con suerte, nos damos cuenta de que la verdad no es algo que alguien pueda poseer, aceptamos nuestras limitaciones, y nos conformamos con su reflejo.


 
Y es que, al fin y al cabo, a veces hay que agachar un poco la cabeza y pesar como René Descartes:

"Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro".

viernes, 6 de mayo de 2011

Premio número 2.

Rowina, del blog Una mamá feminista (aunque dice que me lo pasa desde otro blog que no quiere citar por cuestiones personales), me ha concedido este premio:

Vista previa

Antes de nada, quiero darte las gracias por él, Rowina.

Bien, según indicaba su mensaje, tengo que responder a unas preguntas y elegir un máximo de seis personas a quienes les doy el premio.

Las preguntas son:

¿Por que creaste el blog?:

-Porque quiero mostrar mi forma de ver el mundo para poder cambiarlo a mejor.
-Porque me sirve para estudiar y reforzar lo que vaya aprendiendo.
-Porque pienso que las cosas que aprendo en la carrera pueden servir de ayuda a otras personas.

Si tuvieses que crear otro blog, ¿de que trataría?:

-La verdad, no lo sé. Pero por decir un tema: de música, poemas, frases y textos que me han llegado al corazón.

Cuéntate algo:

Mmm... 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10...

¿Tienes mascota? ¿Cómo se llama?:

-No tengo mascota. Ni quiero tenerla. Lo considero una burrada. ¿Te gustaría a ti que te apartasen de tu familia y amigos/as, te encerrasen en una casa o jaula y te atasen con una correa? A los animales tampoco. Yo quiero ver animales libres, en su hábitat.

¿Tu color favorito?:

-El rojo, por supuesto. Pero para determinadas cosas prefiero el negro.

¿Grupos de música favorita?:

-Mago de Oz.
-Warcry.
-La Oreja de Van Gogh.
-Café Quijano.
-Fito y Fitipaldis.
-Evanescence.
-Nightwish.

¿El mejor regalo?:

-Las personas a quienes quiero. Son los mejores regalos que me ha dado la vida.

¿A qué seis personas cedes este premio?: 

A...

-Bastadesexismo, del blog Basta de Sexismo.
-Gimena Meza, del blog Aurora de la paz.
-Misteriosa, del blog Los que vamos contra corriente.
-Mónica Quesada, del blog El placer es tuyo.
-Adilia, del blog Sexismo e misoginia.
-Marta, del blog Madre de mellizos.

Canción contra el racismo.

Les paso la letra de una canción que compusieron varios maestros del Hip-hop, en lucha contra el racismo. Espero que les guste.


EL RAP CONTRA EL RACISMO:
¿Te has parado alguna vez ha hablar contigo mismo?
La vida puede ser de otro color si se habla de racismo.
No vengo a dar un discurso de derechos humanos,
ni vengo a contaros una de romanos.
Es la lucided frente a la estupidez que existe;
yo me pregunto dónde empieza y dónde acaba el chiste.
Buen desplante al vendedor ambulante que es otro currante
con familia y un futuro por delante.

Cada uno es único en su especie;
no hay motivo ni razón para que se desprecie.
Es el temor a la igualdad y a ignorar lo diferente;
nos separa una absurda clase social permanente.
Máximo odio por la mínima razón,
no hay color, no hay comparación;
tan solo otro episodio donde el más intolerante fascismo
no se cura leyendo y el racismo viajando tampoco.

Por muchas canciones que hagamos,
por mucho que nos manifestemos,
por muchas victimas que sufran
no caigan a lo largo del terreno,
no nos concienciamos y así nos va;
en el árticulo número uno escrito está:
nacemos libres iguales en derecho y dignidad.
A ver, ¿por qué es tan difícil llevarlo a cabo fuera del papel?

Alto, bajo, feo, guapo, negro, blanco... ¿qué más da?
Dentro de cien años todos calvos bajo tierra, ¿va?
¿No has probado nunca conocer a un extranjero?
Fíjate en los niños, ellos saben de que va este juego.
Y es que la raza humana es un crisol;
el que no pueda ver belleza en esto no merece ver el sol.
Paso el relevo al compañero, para este mundo nuevo,
es el triunfo del amor contra el miedo.

Cuando la bestia racista siente rabia y muerde,
cuando la fobia se contagia y hierve acusándote de no ser igual,
cuando en un mundo global
el buscar comida en otra tierra te convierte en ilegal,
cuando la ley de extranjeria te atrapa sin motivo
y la hipocresia tapa sus ojos y sus oídos;
racismo y marginacion cuando solo ven la piel
y se olvidan de mirar al corazón.

Nadie te pide que salves el mundo de su dolor;
todos perdimos la fe en un futuro mejor.
Esta vida es tan cruel y tan canalla que lo entiendo,
a veces ser honrado es como mear contra el viento,
pero no mieres el color de mi piel
si realmente quieres ver el color de mis billetes.
Terremotos, huracanes, guerras, hambre...
el racismo está en los bolsillos del hombre.

Respira del todo esta brisa.
Ponte en la piel del otro a ver cuánto dura tu sonrisa.
Mostrar respeto al desigual por sexo, ideología o cultura
para que afecto y sensibilidad rodeen la estructura,
porque con intelorancia muestras déficit en cerebro y corazón,
hoy comparto mi voz y mi amor contra la sinrazón y el dolor
y la falta de inteligencia y comunicación.

Tú no eres racista, tío, eres imbécil.
Por culpa de unos padres ignorantes eres dócil;
hace ya muchos años que no existen los países,
la frontera está en la piel de cada uno
y todos nuestros nietos seran grises.
¿Cómo quieres que te recuerde, como aquel que decía que
odiaba negros pero se escondía por si muerden?
Cobarde sin actitud, si algún día te enfrentas a tus demonios
verás que son blancos como tú.

¿Por qué coño le miras con esa cara
si luego tú eres el primero en comprarle DVDs piratas?
Abodo por la amistad de las razas, difícil en este puto mundo
intolerante de ratas.
Ningún ser humano puede ser ilegal.
Lo ilegal es que un ser humano no tenga dignidad.
Yo apoyo al negro, al chino, al árabe incluso al marciano.
Por mi parte bienvenido a mi tierra romano.

Superando la treintena de edad
me escribí la de los niños.
Ésta va por el papá
que lanza insultos un domingo en el bar
cuando el negro al que idolatra no consigue marcar.
El partido está perdido al entrar;
el efecto secundario es que tu hijo sea un problema social,
el futuro es que tu hija exija dinero para el cine
y se vaya con el hijo del que te vendía clínex.

Realidad difusa haciendo menesteres.
¿Viste quién soy yo? Dime tú quién eres,
cobrando en papeles, denegando los placeres
de hombres y mujeres, héroes de tal desafio,
de luchar por su amor propio,
para que sus hijos no crezcan vacios;
nueva generación con principios
dando una buena educación sin prejuicios.

Cuando el dolor cubre el pecho,
un corazón aguanta lo que le echen,
pero dependiendo de los hechos
lucho por algo mejor: por derechos;
y las palabras se las lleva el viento.
Éstas no. Entre océanos hay una razón
que arrastra lágrimas hace siglos.
Yo solo me fijo en la persona.
Auto-júzgate antes de juzgar a cualquier otra.

No, no es el tono de la piel lo que interesa,
es el tono con el que te expresas. Racistas se quejan:
"el extranjero les quita horas en la empresa".
Más horas les quita la consola y es japonesa.
Pon atención, luchar por la libertad
es algo más que odiar al opresor;
pido comprensión, pues el pan se parte con las manos
pero se reparte con el corazón.

Por un lado me apena que sea necesario esto,
por otro me alegra oír a mis compañeros.
No se me ocurre un mensaje más tonto, ni más lógico, ni más obvio, ni más serio.
El problema viene cuando no ven el problema.
y el problema se queda cuando lo niegan.
Supongo que no hacia falta ni decirlo:
les queda claro, ¿no? El rap está contra el racismo.


Hay muchos crímenes de odio en nuestro país y se estiman más de cuatro mil agresiones al año. Actualmente existen más de diez mil páginas web en Europa que promueven el racismo y el odio. Y sé que las guerras continuarán mientras la nacionalidad y el color de la piel sean más importantes que el color de los ojos.

Creo esta entrada para concienciar, y se la dedico a aquellas personas que sufren discriminación de todo tipo. Porque cuando veo a amigos/as que provienen de fuera o que tienen otro color de piel, cuando hablo con compañeros/as de otros blogs, que pertenecen a otros países... solamente veo una nación, el planeta Tierra, y solo contemplo una única raza, la raza humana.

lunes, 2 de mayo de 2011

El feminismo mal entendido.

Educar de forma no sexista, o educar de un modo feminista (esto es, igualitario), conlleva educar a niños y niñas con los mismos derechos, con las mismas oportunidades, y en base a unos contenidos y objetivos similares.

Ahora bien, opino que educar de un modo feminista, debe ir unido a una educación basada en unos valores humanistas y universales, no cayendo en el error de que a un sexo se le eduque en las mismas malas premisas con las que se le educa al sexo opuesto.

Me refiero, por ejemplo, a que si a los hombres se les cría al nacer con menos abrazos que a las mujeres, la igualdad debe estar en que a estos se les abrace, bese y mime más, y no en que se trate a las niñas de un modo más frío.

Me refiero a que si a un hombre se le educa de tal modo que sea agresivo, no se haga otro tanto con la mujer, sino más bien al revés: que al hombre se le eduque para ser más tierno.

Me refiero a que si los hombres van al ejército, las mujeres no pidan poder hacer lo mismo, sino todo lo contrario: que los hombres dejen de ingresar en él, y que se eliminen los ejércitos y las guerras.

Me refiero a que si a los hombres se les permite más beber sin control y fumar, las mujeres no hagan lo mismo, sino todo lo contrario: que sean los hombres quienes dejen de hacer estas locuras.

Me refiero a que si un padre o una madre deja moverse más libremente a su hijo que a su hija, no coarte la libertad de su hijo, sino que ayude más a desarrollarse a su niña.

Me refiero que si las mujeres son tratadas en la televisión y en otros canales de comunicación como objetos sexuales, no se haga lo mismo con el hombre, sino todo lo contrario: que se proporcione un trato digno a la mujer.

Me refiero a que si a las niñas se les educa exclusivamente para permanecer en su casa cuidando de sus hijos/as mientras a los niños se les educa únicamente para ir a trabajar y mantener a su mujer, no se haga lo contrario, ni se ponga también solamente a la mujer a trabajar. Más bien, en todo caso, habría que enseñar ambas cosas a niños y a niñas y que elijan en el futuro.

Me refiero a que si a las niñas se les da muñecas y a los niños balones, no se les dé tan solo a las niñas balones y a los niños muñecas, sino que a ambos sexos se les permita jugar con todo tipo de juguetes.

Me refiero, en definitiva, a una igualdad humanitaria, y no a una igualdad fundada en el maquiavelismo (1).

Porque... ¿acaso ustedes pedirían que en aquellos países donde se asesinan mujeres, se haga otro tanto con los varones, aumentando el número de muertes, en vez de pedir que se paren los crímenes?

Así pues, eduquemos en la igualdad, sí, pero con una buena ética, y no caigamos en un feminismo mal entendido.

(1) El señor Maquiavelo opinaba que "El fin justifica los medios".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...