lunes, 24 de septiembre de 2012

Feminismo de la diferencia actual: un movimiento para gente rica y de moral conservadora.

1- Introducción:

El feminismo de la diferencia actual (no confundir con el feminismo de la diferencia en sí mismos, en sus comienzos), o neo-feminismo, es un movimiento que, en teoría, aboga por la igualdad entre varones y mujeres, pero siendo esencialista, manteniendo que cada sexo tiene sus características propias y diferenciadas, es decir, que las mujeres son de un modo por naturaleza (sensibles, delicadas, dulces, enamoradizas...) y los varones de otro (fuertes, agresivos, competitivos...), y que tratar de lograr la igualdad es imposible, además de que sería pernicioso para las mujeres porque eso las llevaría tener las características propias de los varones.

Con estos simples datos, ya puede deducirse que este tipo de feminismo es sumamente contradictorio por dos motivos:

1- Por un lado, afirma al mismo tiempo que los hombres y las mujeres son y no iguales (¿cómo se guisa eso?).

2- Por otro lado, argumenta que las mujeres tienen unas características naturales propias, pero que buscándose la igualdad pueden tener las características de los varones. Entonces, ¿las características son propias o son culturales? Porque si son naturales, no cabe pensarse que las mujeres puedan llegar a ser como los varones; y si son culturales y por tanto sí puede alcanzarse la igualdad, tener en mente la existencia de características naturales propias de cada sexo es incoherente.

A modo de comparativa, podría decirse que la diferencia existente entre el feminismo de la igualdad y el el neo-feminismo es ésta:

Como ya sabemos, el número 3 en números romanos es III. Es decir: III = 3. Por lo tanto, si yo digo que tal o cual documento fue escrito en el año tres antes de Cristo, dará igual si digo 3 a. C ó III a. C, en tanto que es lo mismo. 

Ante esto, el feminismo de la igualdad diría: III y 3 son símbolos distintos; no obstante, valen lo mismo, tienen equivalencia, son iguales y sirven para lo mismo.

Aplicado al sexo, el feminismo viene a defender que aunque los varones y las mujeres seamos distintos, tenemos el mismo valor y servimos por igual en para tal o cual contexto, mirando por características individuales a cada persona.

Por el contrario, el feminismo de la diferencia actual diría: son iguales, pero no puedes utilizar los números romanos porque ya no sirven, no valen nada. III y 3 son iguales, pero el III no tiene ningún valor para enumerar en la sociedad actual. Es un número diferente.

Más o menos esto último que viene a decir el neo-feminismo: los hombres y las mujeres son iguales, pero no sirve un sexo u otro en esta situación o en esta otra. Un varón en la crianza no tiene valor; y una mujer como carpintera, tampoco. Son diferentes. Es decir, tienen el mismo valor, pero no tienen el mismo valor. ¿En qué quedamos?

A pesar de todo esto, los y las feministas de la diferencia dicen ser, en primer lugar, progresistas, y en segundo término, buscar la lucha contra el capitalismo y la pobreza. 

Lamentablemente, no es así. 

Vayamos por partes:

2- ¿Por qué el neo-feminismo es un movimiento para gente rica?:

Si los varones y las mujeres tuviesen unas características propias por naturaleza realmente, y sus diferencias no son debidas a la educación, entonces podría mantenerse también la postura conservadora y neo-liberal de que las personas son pobres o ricas no en función del contexto social y de la cultura, sino de la naturaleza de las mismas; y que si una persona es pobre se debe a que no tiene capacidades suficientes como para poder llegar a ganar más capital, mientras que la gente rica lo es porque está naturalmente bien dotada de herramientas para alcanzar los máximos puestos en la escala social.

Y, como ya sabemos, a lo largo de la historia los varones siempre han tenido mejores puestos y más capital que las mujeres a causa de la cultura patriarcal en la cual nos criamos. Así pues, si cada sexo tiene sus propias características naturales, habría que afirmar, por ende, 1- que las mujeres, especialmente las mujeres pobres, están menos capacitadas naturalmente que los varones y por eso es normal y natural que sean más pobres y se encuentren en sumisión a éstos, y 2- que el único modelo social y familiar posible es aquel en el que las mujeres se quedan en casa mientras los varones trabajan fuera del hogar, porque sólo así puede lograrse una sociedad productiva en la cual las mujeres están protegidas gracias a los hombres, que ganan el dinero que ellas no pueden conseguir.

¿Será por ello por lo que los y las feministas de la diferencia promueven que las mujeres se queden en casa, porque las consideran a ellas más inútiles? Si esa fuese la razón... ¿entonces cómo pueden decir que buscan la igualdad?

Para colocar al neo-feminismo como un movimiento anti-capitalista, los y las neo-feministas argumentan que:

1- El feminismo ha hecho que las mujeres acaben igual de explotadas que los varones en los puestos de trabajo.

2- No todas las familias pueden acceder a privilegios que permitan conciliar el trabajo y la familia, como las Escuelas Infantiles.

3- El feminismo quiere que las mujeres sean igual de ricas que los hombres y siga habiendo gente pobre, sólo que de ambos sexos.

Voy punto por punto:

1- No es el feminismo un movimiento capitalista que busca explotar a varones y mujeres por igual. La cuestión está al revés: el capitalismo es un movimiento que aprovecha cualquier ideología para mantenerse en pie. Esto es algo que sucede en otros ámbitos, como por ejemplo: aprovecha el miedo al Islam para defender ataques a países musulmanes con el verdadero fin de hacerse con el petróleo; aprovecha el neo-feminismo para reducir el paro al dejar plazas libres para los varones al expulsar del mundo laboral a las mujeres; aprovecha el ecologismo para mantener a mucha gente de África muriéndose de hambre a través de la creación de bio-combustibles; aprovechó el ateísmo y el laicismo para deshacerse de la norma que la Iglesia Católica había impuesto sobre la prohibición de la usura; aprovecha la inmigración ilegal para hacer que haya gente trabajando en condiciones miserables y que la gente de la propia nación tenga que rebajarse si quiere tener empleo, etc.

2- El feminismo siempre ha sido un movimiento que, a pesar de haber sido utilizado por corrientes neo-liberalistas para sus propósitos, en esencia siempre ha ido de la mano del socialismo, el marxismo y el anarquismo. Es por ello que mientras que los y las neo-feministas quieren que todas las mujeres sean madres sí o sí (lo que hará que las mujeres que no tienen qué comer se empobrezcan más y además tengan hijos/as en malas condiciones) y que las mujeres se queden en casa (lo cual es imposible para las mujeres  pobres pues, literalmente, necesitan trabajar para que sus familias salgan adelante), los y las feministas han sacado a la luz múltiples medidas que favorecen la maternidad, la paternidad y la crianza -en esta entrada lo explico-, conciliándose con el trabajo, y la ayuda a familias pobres (por ejemplo, las Escuelas Infantiles pedidas, no son privadas, sino públicas y gratuitas).

3- El feminismo de la diferencia actual promueve un retraso en el modelo familiar, impidiendo que las mujeres hagan lo que les venga en gana y relegándolas a dos únicos papel: la maternidad y el hogar, además de promover una adaptación total y constante al sistema que siempre hemos tenido, que además ha sido empleado, excepto en la terrible URSS estalinista, por gobiernos totalitaristas y fascistas. Mientras, el feminismo va ligado directamente a una revolución del sistema político, económico y social, en donde la igualdad no se daría sólo entre varones y mujeres, sino entre todas las personas del planeta. Las Escuelas Infantiles públicas, es cierto, son una adaptación al sistema actual que favorece a todos y todas, mas es bueno pedirlas porque de momento no estamos en el sistema ideal que queremos, sino en uno más rancio, y no tenerlas daría multitudes de problemas (además de que son útiles para niños y niñas con problema y procedentes de familias menos adineradas). Sin embargo, a la larga (dado que tenerlo mañana es imposible si no es mediante el uso de la violencia, de la cual estamos en contra), con el feminismo de la igualdad se busca nivelar hacia arriba y hacia adelante; se busca la no objetivización de las personas; se busca una verdadera democracia (o una anarquía, si se es, como yo soy, anarcofeminista); se pretende alcanzar la libertad de cada individuo, sin importar su sexo, de dedicarse a lo que le gusta; se busca que las personas sean vistas como personas, y no como simples hombres o mujeres; y definitivamente, desprenderse del conservadurismo, el capitalismo y todo tipo de desigualdad.

3- El feminismo de la diferencia actual se basa en una moral conservadora:

3.1- El neo-feminismo no difiere mucho de la moral eclesiástica y fascista, y siempre ha existido:

De hecho, tiene el apoyo incondicional de la Iglesia Católica. Los tres (el neo-feminismo, la Iglesia Católica y el fascismo) mantienen un prisma sexista, en donde los roles y el valor de las personas va determinado en función del sexo. Las mujeres al hogar y la crianza; y los hombres, a guerrear y producir, es la base.

Por muy progresistas que se auto-proclamen, nadie en sus plenas facultades mentales puede negar que históricamente la crianza y las tareas del hogar han sido relegadas a las mujeres, por lo que hablar de progresismo a seguir haciendo lo que siempre se ha hecho, es absurdo.

De hecho, aquí en España sólo tenemos que compara el papel de las mujeres durante el franquismo con lo que el feminismo de la diferencia promueve. ¿O es que los y las neo-feministas pretenden hacernos creer que Francisco Franco era un hombre progresista sólo por exaltar la maternidad y mantener al padre como autoridad y cabeza de familia?

En contra de esto, el feminismo de la igualdad defiende una educación libre y no sexista que permita que cada individuo se dedique a lo que ama.

3-2- Se mantiene que el sexo debe ser utilizado sólo para procrear:

"La única y verdadera sexualidad de las mujeres está en la gestación, el parto y la maternidad", dicen. Esto lleva a dos cosas:

1- La falta de libertad sexual: 

Cómo se vive el sexo, es algo que únicamente debe establecer cada cual. Nadie debe delimitar cómo, cuándo, dónde ni con quién hemos de tener relaciones. Sin embargo, el feminismo de la diferencia, al igual que el catolicismo, pone la sexualidad con un fin no reproductivo en un cadalso, llegando al punto, por ejemplo, de comentarse que el preservativo es objeto patriarcal que impide la verdadera sexualidad de las mujeres (y, claro está, promueve, por consiguiente, la transmisión de enfermedades sexuales y las gestaciones no deseadas).

2- La separación del cuerpo y la mente: 

La Pedagoga y Terapeuta Sexual y de Pareja, Mónica Quesada Juan, del blog Modela tu placer, nos explica que la sexualidad tiene tres componentes: uno biológico, que hace referencia a la sexuación y se inicia con la formación del aparato reproductor; otro psicológico, que es la forma que tenemos de vernos, sentirnos, vivirnos y valorarnos como seres sexuados; y otro social, que tiene que ver con la erótica, con la forma en que expresamos lo que somos y vivimos, y está sujeta a la cultura, las creencias, los valores...

En teoría, el feminismo de la maternidad busca la conexión mente y cuerpo, y el reencuentro con nuestro aparato reproductor. No obstante, esto lo hacen sólo a nivel biológico. En el aspecto psicológico y social, su modelo "de igualdad-desigualdad" sólo llevaría a los individuos a alejarse de ese fin.

Para entenderlo, primero un ejemplo: El psicoanalista Sigmund Freud favoreció el desarrollo de la sexualidad al hacer hincapié que en el inconsciente se hallaban numerosas represiones sexuales, con lo cual recuperó el reencuentro con el cuerpo y la sexualidad. Sin embargo, al argumentar cosas como que "el orgasmo clitorial es infantil", estaba diciendo cómo debe vivirse la sexualidad, qué camino seguir y qué no, lo que lleva a orientar por otro camino el aspecto psicológico e imponer un tabú que afecta al aspecto social. En conclusión: la plena, libre y verdadera conexión cuerpo-mente se desmorona.

El feminismo de la diferencia actual hace lo mismo: al estipular que la única y verdadera sexualidad se encuentra en la maternidad, está imponiendo un modelo sexual que coarta la libertad e impone normas y prejuicios que afectan a la base psico-social de la sexualidad. Y esto, lleva, como ocurrió con Freud, a una liberación-esclavitud que no permite la conexión con el cuerpo y con el yo.

Incluso está en contra de la libre sexualidad masculina y la no-paternidad. Un ejemplo claro lo encontramos en que las neo-feministas protestaron contra la píldora anti-conceptiva masculina, arguyendo que "sólo las mujeres deben elegir si se conciben o no hijos/as". ¿Eso quiere decir que si una mujer quiere ser madre tiene que tener derecho a violar a un varón, o a romper los preservativos, como ya hacen algunas?

Ya sólo les falta estar en contra de la anestesia en caso de que una mujer tenga que dar a luz prematuramente con cesárea, del mismo modo que los y las tradicionalistas suelen estar en contra de la eutanasia.

En contra de esto, el feminismo de la igualdad defiende que cada persona debe vivir su sexualidad como desee (siempre con respeto, claro está), y que una mujer es mujer sea o no sea madre.

3.3- El neo-feminismo da argumentos que pueden indirectamente inducir al racismo:

"Los sujetos de piel negra y los sujetos de piel blanca no valen por igual; es lícito, por consiguiente, crear escuelas para gente negra y escuelas para gente blanca, enseñarles las labores propias de su raza y ponerlos a trabajar en labores para las que estén real y naturalmente capacitados".

Si yo pensase esto que acabo de decir, se me llamaría racista. Una persona que comenta que "los hombres y las mujeres no valen por igual; es lícito, por consiguiente, crear escuelas para mujeres y escuelas para varones, enseñarles las labores propias de su sexo y ponerlos a trabajar en labores para las que estén real y naturalmente capacitados", es sexista. Y esto justamente es lo que argumentan los y las feministas de la diferencia, por lo que son sexistas.

El sexismo se nutre de los mismos argumentos que el racismo, en tanto que segrega en función de una serie de caracterísitcas y encasilla dentro de un grupo fijo con sus diferentes deberes y derechos.

Dar rienda suelta al neo-feminismo y aceptar sus argumentos, llevaría indirectamente a que el racismo fuese aceptado, pues si el sexismo vale, el racismo, al ser lo mismo pero teniéndose en cuenta la nación o el color de la piel, también.

3.4- El neo-feminismo va en contra de la homosexualidad y el cuidado de la infancia a nivel global:

El feminismo de la diferencia actual es un movimiento creado para familias heterosexuales. Si las mujeres deben quedarse en casa y los varones ir a trabajar, la homosexualidad no puede ser posible por dos razones:

1- Si la pareja es de dos lesbianas, ninguna de las dos puede ir a trabajar, pues ambas partes son mujeres y para el feminismo de la diferencia las mujeres han de permanecer en el hogar, por lo que esa familia está condenada a morir de hambre.

2- Si la pareja está formada por dos gays, ninguno de los dos hombres puede cuidar al niño o la niña que tengan, por lo que o bien tienen un/a hijo/a que se quedará sin alguien que le cuide, o bien habríamos de prohibirles adoptar. Sea como sea, dentro de una sociedad neo-feminista, este modelo de familia no puede existir.

Por estas razones, se concluye que el neo-feminismo fomenta la heteronormalidad e impide que los niños y las niñas puedan ser cuidados/as con calidad por esas personas que tan dispuestas suelen estar a adoptar y a cuidarlos.

Y aparte de esto, a modo de conclusión general, puede deducirse claramente que el feminismo de la diferencia, no sólo no es feminismo (no puede buscarse igualdad opinándose que las personas no valen lo mismo entre sí por pertenecer a uno u otro sexo), sino que además es un movimiento tradicionalista, y no progresista, que busca estancar a las personas dentro de unos patrones (pre)establecidos fijos, dejando a las mujeres y a los hombres dentro de un sistema patriarcal-capitalista y de un patrón con características propias que son inculcadas desde la más tierna infancia, favoreciendo el uso de los seres humanos como medios en función de su sexo en lugar de ser vistos como fines, y la eliminación de la libertad de ser quien se quiere ser y de hacer lo que se quiere hacer.

martes, 18 de septiembre de 2012

La escuela bajo el dominio de las empresas y el capitalismo.

Frederick Winslow Taylor fue el fundador del taylorismo, esto es, la producción en cadena, un modelo de trabajo que consistia, básicamente, en lo siguiente: los hombres y las mujeres que trabajaban en las industrias, claro está, en sumisión de quienes las manejaban y de quienes les supervisaban, tenían que producir la máxima cantidad posible, en el menor tiempo posible, realizando movimientos mecánicos y repetitivos, muchas veces sin saber para qué servian

No es muy difícil hallar semejanzas entre este modelo laboral y el conductismo, el paradigma educativo seguido en las escuelas de antaño, y que aún en la actualidad tiene su vigencia.

Hoy por hoy, el profesorado, considerado como una entidad suprema que debe supervisar alumnado, tiene que tratar de enseñar en un ambiente rígido y controlado, la máxima cantidad de contenidos pre-establecidos posible, al máximo número de alumnos posible y en el menor tiempo posible. Y el alumnado que sea capaz de seguir este ritmo es considerado como "normal"; el que no, no tanto... (¿?).

Si realizamos una comparativa entre las personas que trabajaban en las fábricas y el alumnado de nuestras aulas, podemos ver que no hay mucha diferencia: en ambos casos, la gente se encuentra en fila, en una posición estática, realizando el mismo trabajo y siendo castigada en caso de no realizar en condiciones su labor, o siendo premiada por un salario en el caso primero, o por  una calificaión, en el contexto de segundo contexto. ¿Y a esto lo llaman educación? ¿No es más bien un adoctrinamiento?

Pero este modelo educativo, poco a poco, va cambiando. Aunque hay países que van más avanzados. No obstante, aunque el cambio sea motivo de alegría, y de hecho me alegra que esto cambie y mejore pues es bueno para los niños y las niñas, hay algo que me apena y me preocupa: y es que ese cambio, bajo mi punto de vista, no se está dando tanto a raíz de una concienciación de la comunidad educativa, sino que más bien porque a las empresas, dentro de este sistema capitalista en el que nos movemos, les viene bien, pues las exigencias y los objetivos para las mismas han cambiado. 

Me explico:

Estamos entrando en un nuevo modelo de sociedad en donde la mano de obra ya no va a valer nada. La mercancía del futuro serán las neuronas, el conocimiento. Y este conocimiento se amplía y renueva constantemente. Antes se podía saber de todo un poco y con ello saber mucho. Hoy por hoy, aunque una persona se especialice en una materia, en poco tiempo puede quedarse atrás, desfasada, si no aprende constantemente y se mantiene a la última. Es lo que se denomina como sociedad de la información o del conocimiento.

Para las empresas, ya no es importante fabricar mucho de un único producto. Lo verdaderamente importante es avanzar, crear nuevas cosas, estar a la cabeza en innovación. Lo importante para éstas es generar conocimiento y que los trabajadores y las trabajadoras sepan trabajar en equipo para que todo el mundo pueda aprender de todo el mundo.

De aquí la actual importancia de que el alumnado construya el conocimiento, sepa trabajar en grupo y aprenda capacidades y valores en lugar de centrarse en los contenidos.

Desde luego, las ideas pedagógicas de este tipo, que llevo promoviendo desde que formé el blog, me gustan mucho y las considero bastante apropiadas. El problema es que estos avances tienen lugar sólo gracias a que hay personas de arriba a quienes les interesa, y que pueden manejar el enfoque y el fin de la eduación a su antojo.

Un ejemplo claro de esto lo podemos encontrar con la Formación Profesional. Hemos tenido en España, hasta antes de la crisis, un oscuro período por el que te miraban mal si querías dedicarte a estudiar un módulo de Formación Profesional, como si querer ser fontanero/a, peluquero/a o camarero/a fuese un pecado. Siempre he pensado que hay que ver cada profesión con el mismo criterio, tratar por igual a una persona universitaria que a otra que no lo es y hacer prevalecer losgustos y deseos de cada persona. No obstante, sólo es ahora, con la crisis económica y el retraso social, cuando al Gobierno le da por fomentar la Formación Profesional, no sólo, según dicen que pretenden, con una política educativa orientada a su fortalecimiento, sino que además encareciendo las tasas universitarias. ¿Y esto a qué dará lugar? A que, como viene sucediendo progresivamente desde finales de la II Guerra Mundial, y como señala Naomi Klein en su libro La doctrina del shok: el auge del capitalismo del desastre, las diferencias salariales entre quienes manejan las empresas y los empleados y las empleadas, siga aumentando. Si la mano de obra no vale nada (Formación Profesional) y sólo unas pocas personas privilegiadas podrán acceder al capital del futuro, es decir, al conocimiento y el aprender a construirlo (Universidad), entonces quienes estudien la Formación Profesional verán cómo se aleja todavía más la cantidad de salario que ganen, con respecto a las personas que ya de por sí son más pudientes.

Alguien podría venir comentando que la educación y la enseñanza no sólo deben estar dirigidas al sujeto, sino que también a la comunidad, lo cual implica que se oriente al trabajo. No voy a negarlo, pues yo también lo pienso. Pero una cosa es enfocar la formación para mejorar el rendimiento de los trabajos que los individuos realizan para servir mejor a la sociedad, y otra muy distinta es enfocarla a mejorar el rendimiento de las empresas para que unas pocas personas ganen cada vez más, mientras otras muchas son adiestradas y ganan cada vez menos al mismo tiempo que pierden derechos laborales.

Resumiendo: Aunque me gusta la evolución que están teniendo las escuelas (eso sí, ya podrían darse más prisa y hacerlo mejor), bajo mi punto de vista, no lo hacen gracias a una comunidad educativa que quiere avanzar la Psicología, la Filosofía y la Teoría de la Educación con el objetivo de mejorar la sociedad y la calidad de vida de los niños y las niñas, sino  que más bien a causa del interés de ciertas personas que son capaces de cambiar el destino de un planeta con sólo abrir la boca.

¿Solución? Sólo le veo una: romper radicalmente con el sistema político-económico que tenemos actualmente, de tal forma que no haya unas personas por encima de otras, y así no haya nadie con tanto poder como para ser capaz de controlar el Sistema Educativo a su antojo y para sus propios fines. Y es que mientras sigamos teniendo a un atajo inútiles gobernándonos, que se dedican no a revolucionar la pedagogía por completo desde un punto de vista paidocentrista, sino a modificar pequeños detalles en función de su ideología y de los intereses económicos de otro puñado más de peces gordos, vayamos hacia atrás o vayamos hacia adelante, vayamos hacia la derecha o hacia la izquierda, en el fondo estaremos siempre en el mismo camino.

lunes, 10 de septiembre de 2012

La educación prohibida. Puntos fuertes y puntos débiles.

Hace poco terminé de ver una película llamada La educación prohibida, una película que me encanto, pero que, para mí, tiene puntos fuertes y puntos criticables.

Entre algunos puntos que comparto, cabe resaltar:

- Hablar sobre otorgar una mayor libertad al alumnado, tanto ideológica como emocionalmente.

- Abandona el punto de vista centrado en el/la docente como persona autoritarista y que se dedica a llenar mentes, para mostrar una pedagogía paidocentrista que fomenta el pensamiento crítico y la expresión de los sentimientos.

- Nos muestra una educación que mantiene la motivación intrínseca de niños y niñas, en lugar de la extrínseca dada a través de premios y castigos, al hablarnos del espontaneísmo pedagógico.

- Nos abre los ojos hacia nuevos caminos que puede tomar el Sistema Educativo, abandonando el adoctrinamiento y el conductismo.

- Se resalta el "para qué aprender" desde el  propio interés del alumnado.

Puntos en los que esta película se muestra débil:

- Al abandonar en su totalidad el "qué aprender" y centrarse en exceso en el espontaneísmo pedagógico, olvidan que los niños y las niñas necesitan también que el profesorado les acerque el conocimiento, pues no todo aprendizaje puede venir al alumnado sólo con la observación y la experimentación. Si un/a docente no te habla sobre los átomos, por ti mismo/a jamás podrás pedir que te hablen sobre ellos al no poder llegarse a ellos simplemente mediante los sentidos. Hay ciertas cosas que no pueden experimentarse y el profesorado, por ende, más que un animador sociocultural, debe actuar como un mediador de la cultura.

- Por supuesto, y de esto hablaré en otra entrada, es importante buscar la igualdad de oportunidades y no forzar en la esucela la igualdad de resultados en el alumnado, pues entonces estamos hablando de adoctrinamiento. Ahora bien, no hay que ser tan radicales como acabar diciendo que porque no sepa todo el mundo lo mismo, haya quienes lleguen a quedarse sin aprender a leer y escribir, por ejemplo.

- No mencionan que la nueva pedagogía que promocionan no viene promovida simplemente para mejorar la sociedad, sino que además se está promocionando solamente por fomentar el capitalismo. En mi próxima entrada haré un análisis de cómo la pedagogía de antaño y la actual están simplemente para servir a las empresas. Aunque este modelo educativo lo comparta y sea mejor, si está surgiendo con mucho auge no es porque estemos avanzando socialmente, sino, desgraciadamente, porque le sirve a la gente "de arriba".

- Olvidan la realidad. El compañerismo, el trabajo en grupo e individual, la libertad, etc, son pautas pedagógicas que hay que buscar sin duda alguna. Sin embargo, nuestro mundo es altamente competitivo, egoísta negativamente hablando y explotador. Pienso que hay que enseñar ligeramente a los niños y las niñas, además de a luchar contra el sistema en el que nos encontramos, a adaptarse un poco a él. Porque actualmente, mientras llega el mundo idílico que promovemos, quien no sepa competir, se morirá de hambre.

Les dejo la película aquí. Dura dos horas y veinticinco minutos. Espero que les guste.


martes, 4 de septiembre de 2012

El machismo en la juventud actual.

En la entrada "Mejoremos Mejoremos la educación", en la que pedí aportes para mejorar este blog, Mamisepa me pidió que hablase un poco sobre el resurgir del machismo en la juventud actual.

Porque ciertamente está surgiendo una oleada de machismo y sexismo en la sociedad.

Pero antes de publicar entradas mostrando ejemplos de esto, quiero hacer una introducción:

- En primer lugar hay que tener en cuenta que al mismo tiempo que hay jóvenes muy machistas y sexistas, los y las hay que son feministas. No puedo hablar de porcentajes porque no tengo estudios que muestren cuánta gente hay machista y sexista y cuánta gente hay feminista. Pero no se pude negar que hay de todo.

Ahora bien, pienso que hay que hacer una diferencia entre "ser sexista" y "actuar de forma sexista". Ser sexista viene a ser el tener una perspectivad desde un punto de vista sexista, es decir, pensar realmente que las mujeres deben dedicarse a barrer o que los varones han de ser quienes dirigan los hogares. Actuar de forma sexista, me atrevería a afirmar que es algo que hacemos todos y todas en algunos momentos. Por ejemplo, cuando en una familia feminista se habla con el masculino genérico o se coloca en primer lugar el apellido paterno por definición, se está actuando de un modo sexista, aunque luego en el fondo en esta familia se promuevan valores de igualdad de género.  

Hago esta aclaración porque desde mi experiencia, he observado que aunque haya gente feminista, tarde o temprano se pueden divisar en estas personas algunos rasgos del machismo o sexismo y eos nos puede llevar a priori a pensar de forma equivocada sobre esa persona. Y al mismo tiempo, hay gente que dice ser feminista pero que luego busca a una pareja con el objetivo de mantener los roles tradicionales porque así hay que hacerlo (por ejemplo las neo-feministas, que dicen buscar la igualdad "pero como yo, por ser mujer, nadie puede cuidar a un/a niño/a).

- Y en segundo lugar, los grupos feministas, según veo (puede que me equivoque), están orientando sus militancias hacia un cambio de las leyes, descuidando casi por completo el cambio de las mentes. Por un lado está bien, pero por el otro, eso nos está llevando al backlash, es decir, a que el propio feminismo ya no se está viendo como algo positivo para igualdad, sino que es un movimiento que se está poniendo, paradójicamente, en su contra, al ponerse mucha gente en su contra.

El feminismo debería salir más a la calle, volverse un movimiento más social, buscar calar en los corazones de la gente, no atacar exclusivamente a las leyes.

Por ejemplo, cuando estuve en el País Vasco, noté que allí en las ferias se hacían casetas promoviendo la igualdad, se daban discursos, se hacían debates, se llevaban los movimientos al pueblo. Aquí en Madrid y en otras Comunidades Autónomas de España es el pueblo quien tiene que buscar, conocer y perseguir a los movimientos. Por ese motivo es el País Vasco, si no la región, al menos una de las regiones de España en donde hay más igualdad.

Y bueno, ¿cuáles son las causas de este resurgir del machismo y del sexismo? No soy un experto en el tema, así que prefiero no aventurarme a sacar hipótesis. Pero sí puedo mencionar, a parte del efecto backlash del que ya he hablado, tres que para mí son claramente visibles:

1- A causa del sistema económico en el que vivimos, ha surgido, como ya  ha acontecido otras muchas veces, una crisis económica que está generando mucho paro. A ello hay que sumarle que el neo-liberalismo se está imponiendo con mucha fuerza en el mundo. Y es el machismo el movimiento que necesita ahora el sistema, dado que, en primer lugar, facilitará la creación de empleo al expulsar del mercado laboral a las mujeres y dejar libres las plazas para los varones; y en segundo término, ya que dejará vía libre a las empresas para explotar a los hombres al necesitar estos sí o sí un sueldo con el que poder mantener a una familia en la cual sólo él aportará ingresos.

2- El sistema capitalista sabe aprovechar cualquier movimiento para explotar a la población. Y en este sentido el feminismo no se ha salvado, dado que este movimiento ha sido usado para pasar de explotar a los varones, a explotar a mujeres y hombres indistintamente. Esto ha generado un cierto descontento en la población, expecialmente en las mujeres. Ellas, pensando en la libertad que el trabajo les ofrecería, se sumergieron en el mundo laboral. Pero como éste está regido por las pautas del neo-liberalismo, se toparon con un mundo tradicionalmente dominado por varones, en el que se les minusvalora, se les dificulta la conciliación con su vida personal y para colmo se les paga mal. Entonces, frustradas y descontentas con no haber obtenido los resultados esperados, en lugar de rebelarse contra el patriarcado y el capitalismo, muchas de ellas optaron por el lado más fácil: volver al hogar, ese lugar aparentemente alejado de la mano del poder y en donde se las trata como a diosas si tienen hijos/as. Estas mujeres, denominadas neo-feministas o feministas de la diferencia, cuando se juntan con varones machistas o masculinistas, forman una combinación explosiva que da rienda suelta al patriarcado.

3- Hemos alcanzado una sociedad donde la igualdad es aparente. Por ejemplo, mucha gente opina que hay igualdad en el Sistema Educativo (al que yo prefiero denominar como Educación del Sistema), por el simple hecho de que disponemos de una educación pública y gratuita, sin ver que nuestra sociedad está compuesta por diferentes clases sociales con sus diferentes rentas, y que son las familias económicamente más pudientes quienes pueden  acceder a una educación de mayor calidad.

En el caso de la igualdad entre varones y mujeres sucede o mismo: como hay mujeres en el mundo laboral, como éstas en nuestros países pueden votar, como pueden (supuestamente; que luego no es tan así...) elegir sobre su cuerpo y otras tantas cosas más, la gente piensa que ya tenemos igualdad. Y si ya hay igualdad entre chicos y chicas, entonces, "¿para qué luchar por ella?".

Los movimientos feministas en general y principalmente las familias al ser la fuente de socialización primaria de niños y niñas, tienen mucho trabajo por delante. Y pienso que además de dar ejemplo, cosa que no puede faltar nunca, es fundamental explicitar cada una de las piezas, incluidas las más sutiles, que forman este sistema sexista y patriarcal, para lo que es importante sentarse con la gente, hablar de los temas con tranquilidad, explicar cómo está el mundo y hacer pensar, a fin de que esa juventud que cree firmemente encontrarse en un mundo igualitario, no se lleve al alcanzar la edad adulta el tortazo de toparse en un mundo en el que ellas siguen teniendo más dificultades para insertarse al mundo laboral que ellos, y en donde ellos se quedarán sin una custodia compartida que les permita disfrutar de sus hijos e hijas.

Y bueno, aquí va el primer ejemplo de machismo en la juventud sacado de una página que prefiero no mencionar para que sus seguidores y seguidoras no lleguen a este blog a despotricar e insultar, pero cuyo link les dejo aquí (en esta página se hacen viñetas de este tipo, pero si pinchan en el apartado de Novia encontarán de todo).


Yao - Hazlo tú, porfa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...