miércoles, 26 de diciembre de 2012

¡100.000 visitas!

Son ya 100.000 las visitas que tiene este blog desde su nacimiento; 100.000 visitas que no serían posibles de no ser por vosotros y vosotras, quienes, lo leáis usualmente o no, lo sigáis o no, comentéis en él o no, contribuis a que este espacio esté mejor referenciado en Google y siga creciendo.

Así pues, quiero daros las gracias por vuestras visitas, por vuestros comentarios, por vuestras aportaciones e ideas, por haberme permitido hacer uso de alguna entrada vuestra para que a través de este espacio también pueda disfrutarse de ella, o simplemente por estar ahí día a día aunque sea en silencio.

Muchas gracias por ayudarme a mantener vivo este blog, el cual espero que siga creciendo y luchando por mejorar la educación, que al fin y al cabo es la mejor herramienta para mejorar nuestro futuro.

lunes, 17 de diciembre de 2012

La víctimas olvidadas de la violencia de género.

"Hoy en día nadie duda del gran problema que es la violencia contra las mujeres, como, una situación que ha estado siempre en nuestra sociedad sigue presente en la actualidad sin que consigamos eliminar su esencia. Continuamos asistiendo a la utilización de la violencia por parte del hombre sobre la mujer como mecanimos de control, y para perpetuar una situación desigual en la que la mujer está sometida a los mandatos masculinos. Desde las distintas administracions se han elaborado leyes, programas, planes y estrategias que intentan acabar, de forma integral y desde diferentes ámbitos con la violencia de género, pero casi siempre caen en el olvido los niños y niñas que la viven y sufren directamente con sus madres.

Son escasos los estudios sobre su prevalencia lo que nos indica por un lado la invisibilidad de este tipo de víctimas, y por otro que los  menores son los grandes olvidados al hacer frente a este tipo de violencia.

En el año 2006, Save de Childern publicó el informe "Atención a los niños y niñas víctimas de violencia de género". La principal conclusión de ese trabajo era que los hijos e hijas de las mujeres víctimas de la violencia de género también son víctimas de esa violencia.

Se estima que en España 840.000 niños y niñas sufren violencia de género cada año. De ellos, 540.000 sufren agresiones directas, 200.000 son hijos e hijas de mujeres que han recibido órdenes de protección y se calcula que de ellos, tan sólo el 4 % reciben atención personalizada.

Bajo ningún motivo.
En los últimos años más de 10 menores han sido asesinados por sus padres como parte de una situación de violencia de género, y en lugar de entender que se trata de una violencia dirigida contra la mujer que se extiende a los hijos e hijas, sólo se visibiliza la agresión a los menores. En el caso de los menores de Córdoba, que nos ha sobrecogido estos meses segun aparece en El País, el 29 de agosto de 2012, ante la pregunta "un padre que mata a sus hijos es un loco?, Miguel Lorente, forense y experto en violencia de género opina: "No parece un loco. Una cosa es que en términos sociales lo que presuntamente ha hecho nos parezca una locura y otra es que esté loco. La diferencia es la capacidad de elegir entre hacerlo o no hacerlo. En este caso hay una planificación. Cómo voy a hacer el crimen y qué voy a decir después. Hay control, coherencia y racionalidad". También añade que "lo que es más infrecuente es que mate solo a los hijos, pero tambi´ne entra en la trama de violencia de género, en la voluntad de hacer el máximo daño posible a la mujer ante una separación y la posibilidad de que sus hijos tengan otro padre".

La violencia de género se trata de un tipo de violencia que se aparta por completo del resto de las agrsiones interpersonales. La agresión a la mujer es inmotivada, desproporcionada, excesiva, extendida y con intención de aleccionar, no tanto de lesionar.

El maltratador utiliza la violencia con un doble objetivo. En un primer momento, mientras la relación se mantiene, la violencia actúa como un mecanismo de control y sometimiento, y en una segunda fase, cuando la relación se ha roto, busca producir un daño profundo y directo en la mujer. Cuando el agresor además de pareja es padre, utiliza la violencia para conseguir sus dos objetivos: para controlar a la madre y para herirla, y cuando las circunsancias ya no permiten controlarla porque se ha producido la separación, un agresor frío y calculador puede desviar la violencia hacia otras personas. Entonces, los hijos e hijas aparecen como víctimas potenciales de la violencia y del homicidio, al ser consciente el maltratador de que es la conducta que produce un mayor daño a la mujer, y al creer que al no recuperar a la mujer perderán para siempre a sus hijos.

Cuando un padre maltrata a la mujer con la que manteine una relación demuestra que sus hijos le importan muy poco. No es cierto que un maltratador pueda ser un buen padre. Tener una madre maltratada incapacitada para ejercer un rol materno de cuidado y protección, a la vez que sufrir un padre violento y agresivo hace que la violencia se vaya "normalizando" como patrón de comportamiento y que la situación se convierta en un maltrato en sí mismo.

La mayoría de los padres son maravillosos, igual que la mayoría de los hombres, pero debemos conocer que según los datos de una Macroencuesta realizada por el Ministerio de Igualdad en 2011, hay 600.000 maltratadores, y que algunos de ellos pueden acabar con la vida de sus mujeres e hijos. Es hora de que ese lema tan bonito que utilizamos de "tolerancia cero" frente a la violencia sea una realidad y que aunque sabemos que no podemos hacerla desarparecer, sí podemos cambiar nuestra actitud dejando de justificar evidencias y trabajar con medidas concretas para evitar, prevenir y solucionar el grave problema de agresión a la mujer y los hijos e hijas".


Fuente:

Artículo del periódico Saber más... Violencia contra las mujeres, por Marisa García Largo.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Síndrome de Alienación Parental: una gran mentira.

El Síndrome de Alineación Parental (SAP) es una construcción ideológica que fue ideada por el médico psiquiatra y psicoanalista estadounidense Richard Alan Gardner, quien lo inventa en el año 1985 para utilizarlo como instrumento de defensa de padres acusados de maltrato, incesto y/o abuso. 

Según este autor, el SAP (que tendría lugar en un 90 % de los divorcios) vendría a ser un lavado de cerebro al cual uno de los padres -generalmente la madre- somete al hijo o la hija en contra del otro progenitor -generalmente el padre-, logrando de este modo quitar a ese padre o esa madre el derecho a permanecer junto al niño o la niña, pudiendo llegar a hacer creer a la criatura que el padre o la madre ha abusado de él/ella.

Gadner lo define exactamente como:

"Un trastorno infantil que surge casi exclusivamente en el contexto de disputas por la custodia de los niños. Su manifestación primaria es la campaña de denigración del niño contra un padre, una campaña que no tiene justificación. Ello resulta de la combinación de una programación (lavado de cerebro) de adoctrinamiento parental y de las propias contribuciones del niño para el vilipendio del padre objetivo".

El invento del SAP es utilizado para devaluar la palabra de aquellos niños y aquellas niñas que denuncian un abuso por parte del padre, y para devaluar la palabra de aquellas mujeres que denuncian malos tratos. Es decir, que según el SAP, el problema no se encuentra en la parte denunciada, sino en la persona denunciante, que padece de un trastorno.

De hecho, con respecto a los abusos sexuales, el propio Gadner afirma que:

El niño sexualmente abusado es generalmente considerado como la víctima, a pesar de que el niño pueda iniciar encuentros sexuales seduciendo al adulto… Si la relación sexual es descubierta, el niño probablemente fabricará un argumento de modo que el adulto sea culpado por su iniciación” (1).

Gadner distingue tres grados de este supuesto síndrome (2):

- Ligero: La alineación es superficial. Los niños o las niñas cooperan con las visitas pero con disgusto. No obstante, existe un vínculo fuerte y saludable con el progenitor alienado.

- Moderado: La alienación es más aguda que en el caso anterior. Durante las visitas al progenitor alienado, el niño o la niña mantiene una actitud oposicionista.

- Severo: Las visitas pueden ser imposibles. La hostilidad de los hijos o las hijas es muy intensa, de tal modo que pueden llegar a la violencia física. Si se fuerzan las visitas muestran un continuo comportamiento oposicionista y destructivo.

El Síndrome de Alienación Parental basa sus argumentos principalmente en:

- Que los niños y las niñas son fácilmente programables.

No obstante, cuando un padre o una madre se hace presente en la crianza de su hijo o hija, la criatura adquiere tal apego que ni si quiera el maltrato puede llegar a hacerle odiar. El psiquiatra Bowlby, quien estudió los problemas de delincuentes juveniles y de niños/as abandonados/as, observó que incluso los niños y las niñas que han padecido un matrato siguen queriendo a su padre y a su madre. Es decir, que la programación contra el progenitor no es tan fácil como insinúa Richard Gadner. 

Y es que, tal y como dice el pediatra Carlos González en el texto Tu hijo es una buena persona (3):

"Miles de niños reciben cada año palizas y malos tratos en nuestro país. "Lloraba y lloraba, no había manera de hacerlo callar" es una explicación frecuente en estos casos. Es la consecuencia trágica e inesperada de un comportamiento normal: los niños no huyen cuando sus padres se enfadan, sino que se acercan más a ellos, les piden más brazos y más atención".

Es decir, que los niñas y los niñas a quienes les maltratan, no muestran su rechazo hasta el divorcio no por alienación, sino porque muestran una conducta de adaptación al ambiente. Al fin y al cabo, la misma persona que le golpea es quien también le da los medios que le permiten sobrevivir.

- Que los niños y las niñas mienten y pueden sostener una mentira, sólo por dañar a otra persona, aún cuando vaya contra su propia voluntad, sentimientos e intereses.

De acuerdo con Carlos González, esto también sería falso. En el mismo texto citado atrás, dice que:

"Ninguna amenaza, ninguna violencia, pueden obligar a un niño a hacer lo que no quiere. Y mucho menos a dejar de llorar cuando está llorando. Todo lo contrario, a cada nuevo grito, a cada bofetón, el niño llorará más fuerte".

- Que los derechos de los niños y las niñas deben quedar sumidos a los derechos de los progenitores.

Éste es el problema básico del SAP: que tiene más en cuenta la palabra de la persona adulta que la del niño o la niña, dado que considera que la criatura miente al padecer del síndrome. Es decir, que con el invento del SAP, de carácter no solamente machista, sino que además adultocentrista, se busca proteger a la persona adulta y no a la infancia.

- Que es necesario coaccionar a un niño o una niña para encauzar su conducta en los criterios de normalidad subjetiva que consideren las personas adultas implicadas.

Cuando se diagnostica el Síndrome de Alienación Parental, se fuerza al niño o la niña a alejarse de la parte que "les lava el cerebro" y a permanecer junto a la parte supuestamente alienada "hasta que supera el trastorno" (es decir, realizan un cambio de custodia). Y si el progenitor trata de recurrir a cualquier medio para recuperar la custodia, o persiste en su defensa de la criatura, se considera que está teniendo síntomas del síndrome.

Especialmente se recurre al mencionado síndrome cuando una mujer denuncia haber padecido violencia de género; y por el mismo se mantiene que no solo su testimonio es falso, sino que también el de los hijos o las hijas, lo cual invierte la carga de la culpa: pasa a ser ella quien tiene que demostrar su inociencia al alienar a sus hijos/as (a parte de que se apela a una supuesta epidemia de denuncias falsas por parte sólo de las mujeres).

Es decir, que bajo este síndrome se desprotege a la infancia, llegándose a promover la custodia compartida o invertida en casos en los que los niños y las niñas pueden correr un grave peligro al tener que permanecer forzadamente junto al padre o la madre que les maltrata o abusa.

Por supuesto, estoy a favor de la custodia compartida, pero no de la custodia compartida de forma generalizada y automática. Si el padre es un violador, si la madre es una maltratadora, si el padre nunca se ha implicado en la crianza de sus hijos/as y no sabe cuidarles, o si la madre es una irresponsable que pasa olímpicamente del cuidado de las criaturas, no es bueno adjudicar una crianza compartida.

Sin embargo, por suerte y a pesar de todo, este supuesto síndrome ha sido rechazado tanto por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en el manual DSM-IV-R y en el futuro DSM-V, como por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el CIE-10.

Es más, según la Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Médicos, el trabajo de Richard Gadner no fue ni revisado ni examinado, sino que este autor publicó sus trabajos en su propia editorial: Creative Therapeutics.

Lo que está claro es que el hecho de que los padres y las madres se divorcien y hablen mal del otro progenitor, no puede ni debe justificar la existencia de SAP. Existen personas que pueden hablar mal, e incluso algunas denuncias falsas provenientes por parte tanto de varones como de mujeres, cierto, no puede negarse, pero eso no significa que exista un trastorno de por medio. Las peleas han de solucionarse con la mediación, con pactos, o con terapias familiares para la conciliación y el buen comportamiento, y no con un tratamiento psiquiátrico por el cual se puede llegar incluso a medicar.

El rechazo del niño o de la niña hacia su padre o su madre puede deberse a varios motivos como la no aceptación de la separación, el desagrado por una nueva pareja de su padre o madre, el disgusto al tener que alejarse de uno de los progenitores, la verdadera existencia de abusos o maltratos, etc, pero no por un síndrome que no ha sido comprobado científicamente y que ha sido fundado bajo argumentos que defienden la pedofilia, además de ir contra teorías pedagógicas.

Por último, aquí les dejo:

- Una declaración en contra del Síndrome de Alienación Parental de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.

- Un link de la página Heterodoxia: Comunidad de hombres por la igualdad, a través del cual se explica la nulidad del SAP.

- Y un vídeo en el que Consuelo Barea, Médico Psicoterapeuta, y Sonia Vaccaro, Psicóloga clínica, autoras de El pretendido Síndrome de Alienación Parental, hablan sobre su inexistencia.


Fuentes:

(1)- Gardner, R. (1986). Child Custody litigation: A guide for parents and mental health professionals.

(2)- Bolaños, I. (2002). Psicopatología Clínica Legal y Forense. Vol. 2, en http://www.psicojurix.com/pdf/sap%20presentacion-completo-web.pdf

(3)- http://www.amamantarasturias.org/eto/index.php?id=24

lunes, 3 de diciembre de 2012

Roles de género: El papel del padre.

"No hay nada como una madre, porque las mujeres están diseñadas biológicamente para esta función", suele decirse por ahí.  ¿Y el padre dónde queda?

Para algunas personas, el padre actúa "por naturaleza" como los leones: mientras la leona es quien cuida las crías, los machos se dedican a cazar y proteger a la especie. Por consiguiente, lo apropiado sería mantener las funciones tradicionales: mientras el padre trabaja, la madre se queda en la casa.

Para otras personas, el papel del padre es importante, pero no puede ni tan siquiera acercarse al nivel de la importancia que tiene el rol materno. Según estos casos, el papel del padre debe consistir, por lo tanto, simplemente en apoyar a la madre otorgándole un buen clímax psicológico y en cambiar pañales.

Según otros/as, el padre debe cuidar también a sus crías, y de hecho anuncian que su papel es igual de importante que el de su pareja, pero sólo ha de ejercer de figura autoritaria que mantenga el orden en casa, pues es para lo que está dotado por naturaleza, mientras que la madre brinda amor y felicidad, que es lo que le permite su natural temperamento.

Sea cual sea, estas perspectivas apuntan a un mismo lugar: los roles son dados por la biología, y se orientan siempre a un claro esquema diferenciado en función sel sexo: hembra = madre-hogar-ternura, y macho = padre-trabajo-autoridad. Y para demostrar esto, algunos/as epecialistas basan sus estudios en la etología (estudio del comportamiento animal).

A través de esta entrada quiero mostrar dos cosas: 1-) por qué la naturaleza no sirve para hablar sobre la función natural de los varones y las mujeres con respecto al cuidado y la crianza de los niños y las niñas, y 2-) cómo es la cultura, y no un instinto, la que nos inculca tanto a hombres como a mujeres un modelo de comportamiento frente a los hijos y las hijas.

- Machos ausentes y hembras implicadas:

Cuando tratan de demostrarnos "la naturaleza humana" en el tema de la crianza, los estudios siempre giran en torno a aquellos ejemplos de animales cuyos roles en el tema de la crianza sirven claramente al mantenimiento de los roles tradicionales, dado que el macho no se implica en la crianza mientras las hembras sí lo hacen.

Por ejemplo, mucha gente suele recurrir a la comparación entre seres humanos y leones. Entre los leones, la función reproductora del macho radica simplemente en la copulación, mientras que las hembras sí se dedican al cuidado de sus crías, llegando a formar guarderías que permiten que algunas hembras vayan a cazar mientras las otras se quedan cuidándolas.

- Machos y hembras ausentes:

Este punto por sí mismo nos muestra claramente cómo la naturaleza no siempre sigue las funciones diferenciadas en función del sexo. Y es que hay especies, como las tortugas y las mariposas, entre otras, cuyas hembras ponen los huevos y se marchan sin más, al igual que los machos, de tal modo que las crías al nacer se encuentran totalmente solas y deben buscarse la vida.

No he hallado ningún mamífero en el que las hembras no se impliquen, pues todos los mamíeros dependemos de la leche materna al nacer, pero sí existe una especie, la tupaya, en la cual la hembra es semi-ausente, dado que los cuidados maternos son escasos y aparece cada dos días.


- Machos presentes y hembras ausentes:

Pues sí, existen determinadas especies en las cuales mientras el macho cuida a las crías, las hembras pueden desligarse totalmente de la función materna.

Ejemplo de esto es el ñandú (1), especie animal en el que es el propio macho quien nidifica y excava en el suelo un hoyo poco profundo en el que acumula hierba seca. Es el macho quien efectúa la incubación, y cuando surge la eclosión, es también el macho quien le brinda los cuidados que necesitan, sin que las hembras tengan  intervención alguna.



- Machos que "gestan":

¿Pensaban que eso de llevar a las criaturas dentro era cosa sólo de hembras en la naturaleza? Pues no. También hay machos que incuban.

Un primer ejemplo es el sapo partero (2). Los machos empiezan a cantar en el inicio de la primavera desde sus refugios o en sus inmediaciones, atrayendo a las hembras, que emiten llamadas de respuesta. Tras la estimulación por el macho, la hembra suelta un cordón de huevos que, tras ser fecundados, son enrollados por el macho entre sus patas traseras, donde permanecerán aproximadamente un mes. Entonces el macho suelta la puesta en el agua, donde las larvas rompen la cubierta del huevo para nadar libremente.

Otro ejemplo es el caballito de mar. Entre los hipocampos, el macho tiene una bolsa dentro de la que la hembra coloca sus huevos. El macho fertiliza los huevos y los cuida durante tres semanas. Durante este tiempo, él orea la bolsa y alimenta a los huevos a través de una red de vasos capilares en la bolsa con sus propios “fluidos placentarios”. Al final de esta "gestación", saldrán del macho entre 100 a 250 caballitos de mar completamente formados de alrededor de 1 centímetro de largo.

- Machos y hembras presentes:

Ejemplo de esto son los maras, los perros, los lobos, los coyotes o los chacales. Los perros macho hacen papillas para las crías con el alimento. Los lobos, los coyotes y los chacales también se implican en la crianza y ayudan a conseguir alimento.

El murciélago frugívoro de Malasia produce leche con la que amamanta a las crías.


De entre estos ejemplos ninguno es primate, y alguien podría venir comentando que la comparación debería ejercerla con ellos, y no con otras especies.

Así pues, si bien es cierto que podemos encontrar especies primates cuyos roles parentales están bien diferenciados y son idénticos a los roles sexistas impuestos en la especie humana, es importante no olvidar que también podemos encontrar especies primates cuyos roles están repartidos equitativamente, de tal forma que los machos sí se implican en el cuidado de la prole.

Un claro ejemplo de ello son los titís. Los machos cuidan las crías y las transportan, mientras que las hembras solamente se dedican a dar de mamar y a defender el territorio.

Por cierto, se suele decir que la maternidad altera las hormonas y la estructura cerebral. Pues bien, estudios sobre titís macho, hacen pensar que la estructura cerebral de los varones que son padres implicados, también cambia (3). Además de que los machos humanos también producen similares niveles de oxitona (4). 

También tenemos a los lémures verdaderos, cuyos machos se implican en la crianza incluso de aquellas crías que no son de ellos.

Así pues, observamos que en el mundo animal, la diversidad comportamental es tan grande entre todas y cada una de las especies, que determinar el comportamiento humano en función de una especie cualquiera no tiene lógica alguna; y menos aún sabiendo que el ser humano es la más variable de todas las especies, pues dependiendo de la cultura, también encontraremos machos y hembras con un temperamento totalmente diferente.

Y es que, si bien podemos toparnos con machos ausentes y hembras plenamente presentes en nuestras sociedades, las cuales poseen una cultura fuertemente patriarcal, también podemos encontrar pueblos en los que la educación ha hecho de sus varones y sus mujeres, personas totalmente diferentes a las gentes de nuestras naciones.

Ejemplo de ello es el pueblo Arapesh, descrito en el libro Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas, de Margaret Mead.

En este libro, con respecto a este pueblo, Mead describe que:

"El deber de cada niño es crecer; el de cada hombre y mujer es observar las reglas de manera que los niños y los alimentos de los que éstos dependen crezcan también. Hombres y mujeres se entregan enteramente y por igual a tan apreciada tarea".

Asimismo, comenta:

"La tarea procreadora de un padre arapesh no termina con la fecundación. Los arapesh no tienen la idea de que después del acto inicial que establece la paternidad fisiológica, el padre pueda irse y volver nueve meses más tarde, para encontrar a su esposa a salvo y con un niño. Consideraría imposible esta forma de ser padre, y más aún, repelente. Porque el niño no es el producto de un momento de pasión, sino que está hecho por el padre y la madre, cuidadosamente, en tiempo" (5).

Por otro lado, también podemos hallar la cultura del pueblo de los Pigmeos Aká. Los machos de este pueblo han sido considerado los mejores padres del mundo (6). El padre aká permanece con su hijo/a un 47 % del tiempo, da el pecho para calmar al bebé e incluso se despierta con más frecuencia que la madre cuando el o la bebé llora por la noche.

Con todo esto podemos ver que el papel que el macho humano desempeña como padre no está determinado por un código genético común a todos los machos de todas las especies animales. Ni los animales sirven para mostrar cuál es la función de los varones en las tareas de crianza, ni nuestra cultura, que promueve la ausencia paterna, sirve de ejemplo común a todos los padres. Es, por ende,  más bien la cultura y del entorno en el que se mueva el macho humano, lo que condiciona cómo se comporta a la hora de tener que desempeñar las labores de crianza.

Así pues, el padre vale tanto como la madre a la hora de criar a los y las bebés. Ni es problemático que un varón se implique en el cuidado, la enseñanza y la educación de sus hijos/as, ni resulta peligroso que dos varones homosexuales críen a u niño o una niña.

Y es que, tal y como dice Burton L. White en el libro Los tres primeros años de su hijo:

"Aunque los hombres no se han involucrado demasiado en los aspectos menos placenteros de la educación de los niños, también han tenido pocas posibilidades de compartir los momentos felices de cada día. El hecho de vivir con un bebé saludable produce un enorme número de satisfacciones, pero sobre todo al educador primario.

En nuestro programa de educación de los padres nos hemos encontrado con un cierto número de inversiones de rol en las que el padre ha sido el cuidador primario del niño. Según mi opinión, lo único que el padre no puede hacer es dar de mamar al bebé. En todo lo restante, la capacidad de educar bien al pequeño no es algo que esté limitado exclusivamente a las mujeres.

La crianza y la educación de un bebé a jornada completa es un trabajo muy difícil en ciertos momentos. Por ese motivo estoy a favor de la paternidad compartida" (7).

Yo también estoy a favor de la crianza compartida... ¡desde el primer segundo de vida de la criatura!


Fuentes:

(1)- http://www.zoowebplus.com/animales/?animal=nandu

(2)- http://www.vertebradosibericos.org/anfibios/alyobs.html

(3)- http://www.netsaluti.com/beta2/people/ver_noticias.php?id_noticia=2617

(4)- http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2011/03/la-oxitocina-tambien-en-los-papas.html

(5)- Mead, M. (2006). Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas. Barcelona: Paidós Ibérica.

(6)- http://www.afrol.com/es/articles/16600

(7)- White, B. (1999). Los tres primeros años de su hijo. Barcelona: Medici.


Nota:

Gracias a Kuxille por contribuir en la creación de esta entrada al ayudarme a buscar información y por aportarme sus conocimientos sobre el comportamiento animal.

martes, 27 de noviembre de 2012

Algunos beneficios de la coeducación para los varones.

Como ya sabemos, el sexismo es un sistema que afecta negativamente tanto a varones como a mujeres. Y una de las soluciones ante esto es la coeducación, esto es, aquella educación mediante la cual se trata de  desarrollar todas las capacidades, tanto de los niños como de las niñas, por igual, eliminándose los estereotipos y las ideas preconcebidas sobre las características que deben tener las personas según su sexo.

Y dado que el sexismo también perjudica a los varones, obviamente la coeducación también les beneficia a ellos. ¿En qué aspectos? Estos son algunos:

En la niñez: 

- A través de ésta, los chicos pueden elegir libremente, desde la más tierna infancia, a qué y con qué jugar sin importar su sexo, con lo cual se desarrollan sus propios gustos y unas capacidades no pre-establecidas, favoreciéndose su educación en vez de su adoctrinamiento, al mismo tiempo que disfrutan de un juego más espontáneo y sin restricciones. 

- Se permite a los niños llorar (desaparece la expresión "los niños son fuertes y no lloran, que eso es de nenas"), desarrollar el área emocional y las capacidades de expresión y de socialización, aprenden a resolver sus problemas de un modo dialogado y pacífico, liberan tensiones, etc.

- Se les enseña que ellos podrán ser en un futuro igual de capaces que las chicas para ejercer las labores de crianza, enseñanza y educación, tanto en el ambiente familiar como en el ambiente escolar. 

- Se tendrán en cuenta sus características individuales, por lo que ya no tendrán que ser siempre más fuertes que ellas, más trabajadores que ellas, etc, sino simplemente ellos mismos. 

- Aprenderán más y mejor en la escuela, además de ver incrementado su rendimiento académico al poder centrarse más en sus estudios, dado que con la coeducación no se orientan a los niños un conjunto de valores basados en la competividad y la agresividad (como ocurre con las series de dibujos de violencia o con los juegos bélicos), sino que se promueve sobre ellos una educación ética.

- Los niños adquieren una mayor variedad de habilidades y conocimientos útiles para la vida diaria (como cocinar), lo que les ayudará a tener una mayor autonomía en el futuro.

- En asignaturas como Educación Física se les pedirá un rendimiento acorde a sus posibilidades individuales, en lugar de exigirles un sobre esfuerzo porque se presupone que todos los chicos tienen mayores cualidades.

- Sus padres y sus madres les darán más afecto a través de un mayor número de besos, caricias y abrazos, y no interpretarán siempre sus llantos como simples enfados o rabietas.


Cuando sean adultos:

- Mejorarán su vida sexual, al no tener la presión de "tener que hacerlo bien", pues la actividad y la responsabilidad en las relaciones sexuales recaerá tanto en ellos como en ellas, y no sólo en los varones.

- Serán más autónomos y más competentes en una mayor diversidad de tareas, al haber aprendido una mayor variedad de tareas. No es lo mismo un varón que sólo sabe arreglar el coche, que otro que también sabe cocinar y coser.

- El índice de suicidios se reducirá en ellos. Los varones se suicidan hasta tres veces más que las mujeres; mientras que ellas lo intentan más. Una de las razones por las cuales sucede esto se debe a que los varones acuden en menor proporción a psicólogos/as, se guardan los problemas para sus adentros y tienen menos presiones para no hacerlo (por ejemplo, las mujeres tienen la presión de que si se suicidan son malas madres). Si los varones, gracias a la coeducación, aprenden también a expresar sus sentimientos, sus miedos, sus frustraciones..., a no tener que ser machotes, etc, tendrán menos riesgos de suicidarse.

- Podrán decantarse con total libertad y sin que se les mire mal, si así lo desean, por profesiones como la enfermería, el cuidado de niños/as, la poesía, la Educación Infantil, etc.

- La sociedad dejará de ser sexista, y les brindará un permiso por paternidad propio, igual al de maternidad e intransferible, lo que les permitirá conciliar y ejercer su pleno derecho a estar junto a su familia y disfrutar de sí mismos.

- No tendrán que pasar horas y horas trabajando (aunque para esto es preferible luchar por los derechos de las personas trabajadoras yendo contra el capitalismo), pues el trabajo fuera del hogar y el de dentro de casa lo tendrá repartido junto a su pareja.

- Al implicarse y concienciarse al 100 % en la crianza, podrán acceder a la custodia compartida sin que ello suponga un peligro para sus hijos/as.

- Se verá igual de mal la agresión hacia una mujer que la agresión hacia un varón, por lo que nadie se reirá de ellos cuando una chica les pegue por "ser poco hombres".

- No serán mal vistos si deciden negarse a acostarse con una mujer, porque la idea de que "todos los hombres, si son verdaderos machos, quieren acostarse con todas", desaparecería.

- Nadie les llamará "pedófilos" si anuncian abiertamente que les gusta estar con niños y niñas. 

Con estos pocos puntos, observamos que la coeducación no es algo que sólo se ha inventado en favor para las mujeres, sino que también es bueno para los hombres. Así pues, ¿a qué esperamos para coeducar?

martes, 20 de noviembre de 2012

El adultocentrismo también discrimina, daña y mata.

El concepto de patriarcado (1), hace referencia, literalmente, al gobierno de la figura paterna.

Se emplea más bien para designar una estructura socio-política en donde el control lo toman y lo ejercen los varones; en donde el sexo masculino se encuentra por encima del sexo femenino.

No obstante, el sistema patriarcal va mucho más allá, pues la figura del padre no es sólo la de un varón, sino que, hablando con más precisión, se trata de un varón adulto.

Esto quiere decir que a raíz del patriarcado, la jerarquía irá más allá de la simplemente sexual, imponiendo al macho sobre la hembra, sino que también impone a la figura adulta sobre la de los seres más jóvenes, dando lugar a un compendio jerárquico que sigue esta dirección:

- Los hombres están sobre las mujeres.

- Las personas adultas se hallan sobre las más jóvenes.

- Los y las jóvenes están por encima de los niños y las niñas.

- Los niños se encuentran por encima de las niñas.

- Los niños y las niñas de mayor se sitúan por encima de los niños y las niñas de menor edad.

Esta organización en la cual las personas adultas tienen un puesto superior a las personas más pequeñas, es consecuencia de lo que se denomina como adultucentrismo.

En palabras de Dina Krauskopf (2):

"El adultocentrismo es la categoría pre-moderna y moderna “que designa en nuestras sociedades una relación asimétrica y tensional de poder entre los adultos (+) y los jóvenes (-)... Esta visión del mundo está montada sobre un universo simbólico y un orden de valores propio de la concepción patriarcal” (Arévalo,1996:46, 44). En este orden, el criterio biológico subordina o excluye a las mujeres por razón de género y a los jóvenes por la edad. Se traduce en las prácticas sociales que sustentan la representación de los adultos como un modelo acabado al que se aspira para el cumplimiento de las tareas sociales y la productividad. Ello orienta la visión de futuro para establecer los programas y políticas, los enfoques de fomento y protección del desarrollo juvenil. La efectividad de esta perspectiva hizo crisis, como producto de los cambios socioeconómicos y políticos de fin de siglo.

El adultismo se traduce directamente en las interacciones entre adultos y jóvenes. Se traduce en la rigidización de las posturas adultas frente a la inefectividad de los instrumentos psicosociales con que cuentan para relacionarse con la gente joven. Los cambios acelerados de este período, dejan a los adultos desprovistos de suficientes referentes en su propia vida, para orientar y enfrentar lo que están viviendo los jóvenes sin tomar en cuenta sus perspectivas". 

De la misma forma que el patriarcado ha llevado a lo largo de la historia a la idea de que una mujer es del varón con quien contrae matrimonio, este sistema ha designado que los niños y las niñas pertenecen a la persona o a las personas adultas que se encuentran a su cargo (bajo mi punto de vista, toda persona pertenece exclusivamente a sí misma).

Y cuando una persona adulta piensa que otra más pequeña le pertenece, no es de extrañar que esta primera acabe dirigiendo la vida de la segunda, sus gustos, sus emociones, su forma de vestir y de pensar, etc; lo cual, además, no se hace desde el punto de vista del ser más pequeño, sino del más grande.

De este modo nos encontramos con que las pautas que marcan los contextos infanto-juveniles no son diseñadas únicamente desde los hogares a partir de los padres y las madres, sino que además a nivel nacional o cultural a partir de la religión y la política. Pautas que, por supuesto, han discriminado, dañado y asesinado a los seres más pequeños, y que incluso hoy día siguen haciéndolo.

Veamos algunos ejemplos de esto:

1- En Esparta, cuando un niño o una niña nacía, se le podía dar muerte en caso de que tuviese alguna discapacidad o se le considerase débil. Se les impartía una educación muy rígida, y a los siete años dejaban de pertenecer a sus familias para ser parte del Estado, quien formaba a los niños como futuros soldados, y a las niñas, como madres de hijos e hijas fuertes y con buena salud.

2- En la Antigua Roma, la patria potestas daba al pater familias un enorme poder sobre los hijos y las hijas, otorgándole estos derechos: 

Ius exponendi: Derecho a aceptar o no dentro de la familia al bebé recién nacido. Cuando una criatura nacía, la comadrona le dejaba en el suelo. Si el padrevle aceptaba, lo recogía u ordenaba que fuese amamantado; si no, se le abandonaba. Las niñas tenían más riesgo de ser abandonadas que los niños. 

Ius vitae necisque: Derecho sobre la vida y la muerte de los hijos y las hijas. El padre tenía derecho a ordenar su muerte. Podía hacer uso de él para castigar una falta gravísima. 

Ius vendendi: Derecho a vender a los hijos y las hijas como esclavos/as.

Esto cambió al final de la República romana, en donde se abolieron los dos últimos derechos. Durante la étapa del Imperio, a raíz del cristianismo, desaparecieron todos ellos.

3- La Biblia se nos dice que:

"El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige" (Prov. 13:24).

"La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección, la alejará de él" (Prov. 22:15).

"No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá" (Proverbios 23:13-14).

"La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre" (Prov. 29:15).

4- Muchos son los casos, en diversas culturas y a lo largo de la historia, en que los padres y las madres han decidido con quien contraerían matrimonio sus hijos e hijas. También son numerosos los casos en que las familias han decidido qué estudios deberían cursar éstos/as; o, por el contrario, que han optado porque no estudiarían al no encontrarle sentido (una bonita forma de controlar su futuro). Hoy día, los padres y las madres, entre otras muchas cosas, por poner un par de ejemplos, deciden sobre sus hijos e hijas qué religión o no han de seguir, o si las niñas usarán o no pendientes, haciéndoles el agujero nada más nacer, pero luego se molestan si quieren usar un piercing o un tatuaje cuando tienen más edad.

5- En Inglaterra, durante la Revolución Industrial, se explotaba tanto a niños como a niñas, quienes trabajaban desde temprana edad en duros trabajos con muy malas condiciones, ganando menos dinero y falleciendo en muchísimos casos.

Sobre esto, recomiendo leer esta entrada.

A continuación dejo un texto sacado del libro Historia de las mujeres: una historia propia, de Bonnie Anderson (3), en el que se relata la vida de una muchacha en una fábrica:

"En 1832, Elizabeth Bentley, que por entonces tenía 23 años, testificó ante un comité parlamentario inglés sobre su niñez en una fábrica de lino. Había comenzado a la edad de 6 años, trabajando desde las seis de la mañana hasta las siete de la tarde en temporada baja y de cinco de la mañana a nueve de la noche durante los seis meses de mayor actividad en la fábrica. Tenía un descanso de 40 minutos a mediodía, y ese era el único de la jornada. Trabajaba retirando de la máquina las bobinas llenas y reemplazándolas por otras vacías. Si se quedaba atrás, "era golpeada con una correa" y aseguró que siempre le pegaban a la que terminaba en último lugar. A los diez años la trasladaron al taller de cardado, donde el encargado usaba correas y cadenas para pegar a las niñas con el fin de que estuvieran atentas a su trabajo. Le preguntaron ¿se llegaba a pegar a las niñas tanto para dejarles marcas en la piel?, Y ella contestó "Sí, muchas veces se les hacían marcas negras, pero sus padres no se atrevían a ir a al encargado, por miedo a perder su trabajo". El trabajo en el taller de cardado le descoyuntó los huesos de los brazos y se quedó "considerablemente deformada... a consecuencias de este trabajo".

6- En las escuelas, los métodos empleados siempre han sido restrictivos, se han usado castigos físicos, no se han tenido en cuenta ni las opiniones ni los sentimientos de los niños y las niñas, se les ha adoctrinado,etc. De hecho existe un dicho popular que cuenta que "la letra con sangre entra".

7- Actualmente, se generan sobre los y las jóvenes muchos prejuicios que resultan denigrantes y discriminatorios. Ideas como que son irresponsables (lo cual puede dificultar que sean elegidos en ciertos puestos de trabajo), que sólo piensan en beber, fumar y drogarse, se les considera menos capaces para ciertos puestos laborales (por ejemplo, una persona adulta puede tener sólo dos años de experiencia laboral como mecánico porque recientemente empezó a trabajar como tal, mientras que una persona joven puede llevar dentro seis años, y se tiende a dar por hecho que la persona adulta es la que más sabe), se dice que no quieren estudiar ni trabajar (en España, cuyo paro juvenil ya alcanza el 52 %, se utiliza un término llamado "ni-ni", que significa "ni trabajan, ni estudian". No obstante, bajo mi punto de vista, el significado de esto debería ser más bien el de "ni nos dejan trabajar, ni nos dejan estudiar").

8- Existen hoy día numerosas ideas sobre la necesidad de golpear a los niños y las niñas para que aprendan, de dejarles llorando "porque si no se malcrían", sobre que es perjudicial que duerman junto a su padre y su madre, etc.

No es desconocido el libro Duérmete, niño, de Eduard Estivill y Sylvia de Béjar (4), un libro que conforma un auténtico manual de adoctrinamiento, que por mucho que diga realmente no trata los trastornos del sueño, y que somete a los niños y las niñas a los deseos de sus padres y madres, haciéndoles insensibles a sus necesidades básicas.

Algunas de las frase de este señor en el mancionado libro son:

"Lo más probable es que en ese momento esté llorando a moco tendido... Ni caso. Seguid hablando como si nada".

"Lo lógico es que llore, grite, vomite, patalee, diga “sed”, “hambre”, “pupa”, “no te quiero”... lo que sea con tal de conseguir que os dobleguéis, pero ni os inmutéis ... Y si os cuesta mucho, pensad que lo estáis haciendo por su salud y la de toda la familia".

"Porque es Juanito quien se ha de adaptar a vosotros y no vosotros a él".

Esta serie de ideas ha llegado, incluso, ha causar muertes infantiles no sólo a lo largo de la historia, sino que también hoy día. Hace un año, En Estados Unidos, un pastor evangelista, Michael Pearl, escribió un libro: Cómo educar a tu hijo, en el que indica que la Biblia aconseja el uso de la fusta para pegar a los hijos y las hijas. También aconseja con qué pegar, y menciona objetos como una tubería de plástico. Hubo familias que siguieron sus consejos al extremo y acabaron provocando la muerte a sus niños y niñas (5).

9- Ni qué decir de la cantidad de hijos e hijas que han nacido a lo largo de la historia solamente para servir al padre y la madre. Es decir, los niños y las niñas en numerosas ocasiones han venido al mundo con el fin de servir de objetos. Muchas familias han tenido a sus niños y niñas para poder pasar la herencia a alguien, para demostrar los buenos genes que se tiene, para tener una mano de obra adicional en el campo, etc. Incluso hoy día, muchas mujeres, que justamente dicen ser las más paidocentristas, emplean a sus hijos e hijas como objetos al usarlos como un medio para autorrealizarse. Una auténtica objetivización de los y las bebés, que vienen al mundo tan sólo por el agrado de sus padres y/o madres. ¡Para que luego digan que sólo el no tener bebés es lo egoísta!

Con esto observamos que a lo largo de la historia, llegando hasta la actualidad, las personas de menor edad siempre han estado subordinadas a las de menor edad, padeciendo discriminaciones y daños que han llegado a causarles en ocasiones la muerte, y que por ende, el mundo de la educación aún tiene mucho camino por delante en la construcción de una sociedad que incluya una perspectiva que no deje de lado a los seres de menor edad; un mundo en donde el profesorado tenga en cuenta también sus ideas y sentimientos; en donde los padres, las madres y la sociedad les respeten; un mundo en donde las personas adultas no les pidan respeto por ser adultas, sino por ser personas; un mundo en donde puedan jugar y divertirse en la calle gratuitamente; un mundo que, en definitiva, se agache un poco y se ponga a su altura.


Fuentes:

(1)- Fontenla, M (2008). Mujeres en Red. El Periódico Feminista.

http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1396

(2)- Krauskopf, Dina. Participación social y desarrollo en la adolescencia. 

http://extranet.injuv.gob.cl/cedoc/Coleccion%20Coor%20Intersectorial%202000-2005/Documentos/Documento_%20Participacion_Social_D.%20krausKopf_2000.pdf

(3)- Anderson, Bonnie (1991). Historia de las mujeres: una historia propia, volumen 2. Barcelona: Crítica.

(4)- Estivill, E; y De Béjar, S (2003). Duérmete, niño. Barcelona: De bolsillo.

(5)-http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/acierto/internacional/noticias/3518356/11/11/Un-manual-de-educacion-recomienda-pegar-a-los-hijos.html

viernes, 16 de noviembre de 2012

¡Por cuatro esquinitas de nada! Vídeo sobre la inclusión.

A continuación les dejo un vídeo que relata una historia muy bonita que sirve de material didáctico para concienciar acerca del tema de la inclusión. Espero que les guste:




Rechazar la inclusión es enfriar la escuela y la sociedad; porque la mejor educación no es sólo aquella que se dirige de mente a mente, sino la que también va de alma a alma, de corazón a corazón.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Qué es la Educación Sexual y qué podemos enseñar.

Hace unos días me encontré con un chico que iba conmigo a ajedrez y que está cursando 3º de la ESO. Me paré a hablar con él y al rato me fijo que en la mano llevaba unos preservativos.

Me contó que habían acudido a su clase unas chicas a darles una charla sobre Educación Sexual. Le pregunté sobre qué le habían hablado, y me respondió justo lo que me imaginaba que les habrían explicado, pues cuando yo estaba en su mismo curso también vinieron dos chicas a hablarnos exactamente de lo mismo: qué clase de métodos anticonceptivos existen, cómo se utiliza un preservativo y cuáles son las Enfermedades de Transmisión Sexual.

Nada más.

Esas chicas pueden acudir una, dos o incluso tres ocasiones al aula a explicar lo ya mencionado y ahí se acaba todo.

¡Y a eso lo llaman Educación Sexual!

Pues yo no estoy de acuerdo. A eso se le llama prevención. Es algo que se halla dentro de la Educación Sexual, pero la simple prevención no puede considerarse como tal.

La Educación Sexual consiste en la educación que se da para acerca de la sexualidad humana, el aparato reproductor masculino y femenino, la orientación sexual, las relaciones sexuales, la reproducción, los valores y otros aspectos de la sexualidad humana.

Es importante que diferenciemos la prevención de la Educación sexual no sólo porque lo primero no genera valores ni un profundo conocimiento de nuestro cuerpo, sino porque además, si toda la Educación Sexual la centramos en métodos anticonceptivos, el objetivo de lsa sexualidad, que es el disfrute, se convierte en su opuesto.

Es decir, si con la Educación Sexual se busca que las personas disfruten de sí mismas, viviéndose, conociéndose bien, y haciendo disfrutar a otras personas, con una educación sólo con miras a la prevención, que esto no es más que centrarnos simplemente en el miedo a lo que pueda suceder, entonces nos privamos del total disfrute de nuestros cuerpos.

La Pedagoga y Terapeuta Sexual y de Pareja, Mónica Quesada Juan, dice que:

"La Educación Sexual se puede definir como un proceso cuyo objetivo básico es posibilitar que cada persona viva su sexualidad de forma positiva, sana, feliz y rsponsable. Cuando hablamos de educación de niños, niñas y jóvenes, hablamos también de la educación de la sexualidad, pues ésta es un aspecto más de la educación global de la persona.

Hablar de Educación Sexual es fundamentalmente hablar del Hecho Sexual Humano, es hablar de mujeres y hombres que son seres sexuados, que se viven como sexuados y que se expresan y relacionan como tales. Por ello, el principal objetivo de la Educación Sexual es favorecer que la persona se conozca, se acepte y valore su placer, no sólo la prevención de embarazos no deseados o la transmisión de las enfermedades. Si una persona se valora a sí misma, no se expondrá a riesgos innecesarios".

Junto a esto, se hace necesario argüir que entre todos los seres humanos, en tanto que somos una especie educable, no presentamos un comportamiento sexual generalizable y común, surgido de un instinto, sino que, por el contrario, más bien presentamos diferentes comportamientos y posturas ante la sexualidad, en función de diversos factores que la misma autora antes mencionada divide en tres aspectos:

- Aspecto biológico: Hace referencia a la sexuación. Se inicia con la formación del aparato reproductor, en función de si somos machos o hembras.

- Aspecto psicológico: Es la fora en que tenemos de vernos, sentirnos, valorarnos y vivirnos como seres sexuados.

- Aspecto social: Hace referencia a la erótica, a la forma en que expresamos lo que somos y lo que vivimos. En este aspecto entran en juego la cultura, las creencias, los valores, nuestra forma de ver la sexualidad y las relaciones de pareja...

El conjunto de estos tres aspectos definirá nuestra sexualidad, y por este motivo es importante que a través de la Educación Sexual, los niños y las niñas aprendan las siguientes cosas:

- Con relación al ámbito biológico: Conocer las partes del cuerpo humano, tanto del macho como de la hembra; cómo funcionan los aparatos sexuales (hormonas, espermiogénesis y oogénesis, ovulación, menstruación, orgasmo, ejercicios de retención, ejercicios de endurecimiento de los músculos, potenciación del placer, gestación, parto...).

- Con respecto al ámbito psicológico: Orientación sexual, identidad de sexo y género, reproducción de la  dominación-sumisión en el sexo a trvés de la cultura...

- En cuanto al ámbito social: El sexo en las diferentes culturas y a lo largo de la historia, mitos y creencias, tipos de relaciones de pareja, amor romántico y poliamor, etc.

Algunas de las ideas arraigadas en nuestra cultura y que para mí serían importante tocar en las clases de Educación Sexual, son:

- Coitocentrismo: Es la idea de que toda relación sexual ha de finalizar con el coito. De hecho, a veces se emplea la palaba "preliminares" para hacer referencia a que las caricias, los besos y demás toqueteos sólo sirven para llegar hasta la penetración. Es más, se llega al punto de que hay gente que opina que si un hombre no penetra a una mujer, entonces no ha tenido sexo; e incluso hay quienes opinan que una mujer no fue violada si no la penetraron.

- Falocentrismo: Consiste centrar la sexualidad masculina solamente en el pene. Mas hay que recordar que, por el contrario a lo que se dice, los varones tienen nervios todo el resto del cuerpo, es decir, que el placer no sólo puede dárseles en el falo, sino que también en el cuerpo, la espalda, el cuello, la cintura...

- Orgasmocentrismo: Se trata de la idea de que sólo se puede disfrutar llegando siempre al orgasmo. Sin embargo, la búsqueda del orgasmo evita centrarse en el placer en sí mismo, lo que dificulta tanto el disfrute como la llegada del mismo. Es mucho mejor, desde luego, dejarse llevar.

- Hombre dominante versus mujer sumisa: Aún hoy día muchos chicos y chicas piensan que los hombres deben dar el primer paso; que ellos han de pedir salir, o que una mujer no puede tomar la iniciativa en una relación sexual. Esta dominación-sumisión nos lleva a la relación de actividad versus pasividad. Y es que mucha gente estipula que el macho es el sexo activo, quien se mueve y debe moverse durante las relaciones. Esto lo comparan con dos cosas: 1- Con los espermatozoides y los óvulos, arguyéndose que sólo los espermatozoides son activos, lo cual es falso, pues se sabe que los óvulos generan sustancias químicas que sirven para atraerlos, así que ambos gametos son activos; y 2- con el término "penetraciçon". Se habla de que el hombre penetra a la mujer, pero no sobre que la mujer absorve al hombre. Yo prefiero hablar sobre que ambas partes se unen.

- Heterocentrismo: Las clases de Educación Sexual están orientadas hacia relaciones entre un hombre y una mujer (de ahí también tanto énfases exclusivo por la prevención), pero nunca de relaciones homosexuales y bisexuales, además de relaciones heterosexuales con comportamientos homosexuales.

- Monogamia y poligamia: Siempre se hablan de relaciones sexuales y de pareja entre dos personas. Pero, ¿por qué no dar cabida al poliamor, a las relaciones abiertas, a los tríos, etcétera?

- La Santa y Madre frente a la prostituta: A las mujeres se les da una educación que tiende a esta dicotomía: por un lado, debe estar siempre disponible al servicio y gusto del hombre como si de una prsotituta se tratase, y por otro lado, ha de ser cual Santa Madre bendita, que sólo se acuesta con su pareja y le da hijos/as.

¿Por qué no mejor una Educación Sexual que enseñe a chicos y chicas que cada cual vale por y para sí mismo/a, que no deben de doblegarse ante la voluntad de nadie y que han de ser respetados/as sin importar si se acuestan con un hombre, con tres, con cinco mujeres o con sólo una?

Por último, tal como he mencionado al inicio de la entrada, la Educación Sexual debe servir para potenciar el placer sexual humano.

Así pues, para finalizar esta entrada, expongo a continuación algunas de las pautas que pueden enseñarse a chicos y chicas para alcanzar este objetivo:

- Auto-exploración y exploración mutua: O dicho de otro modo, la masturbación. A través de la misma puede conectarse con el propio cuerpo y el de la pareja, conociendo en qué partes se siente más y cómo es mejor estimular(nos). Sé de muchos chicos que, a causa de la cultura falocentrista y orgasmocentrista, basan su masturbación en un simple frotamiento del pene hasta eyacular, con lo que se pierden muchas cosas (en ocasiones también el propio orgasmo, pues la eyaculación y el orgasmo no van siempre unidos. Yo, desde que comencé a leer tantra, a conocer mi cuerpo y a ir con calma, he aprendido de verdad lo que es un orgasmo).

- Sano egoísmo: Tenemos que deshacernos de la idea de que las relaciones sexuales las mantenemos solamente para hacer disfrutar a la persona con quien nos acostamos. El sexo, cuando no se trata de la propia masturbación, es cosa de dos o más personas, entre las cuales nos encontramos nosotros/as. Hay que ser un poco egoístas en el buen sentido de la palabra y dejarse dar placer, y no sólo pensar en el resto. No se puede se puede disfrutar si nos pasamos todo el tiempo pensando si lo estamos haciendo bien o no.

- La sexualidad con respeto: Bajo mi punto de vista, uno de los problemas a los que se enfrenta la educación actual radica en que estamos dirigiéndonos hacia una sociedad moderna, avanzada y progresista, pero manteniendo valores conservadores y retrógrados. Por ejemplo, no podemos pretender hablar de métodos anticonceptivos o la compañía de doulos y doulas que relajen a las mujeres durante la gestación y el parto, si sieguimos viviendo en una sociedad tradicionalista y cada vez más capitalista, pues sólo podrán acceder a estas cosas la gente con los recursos económicos suficientes. Ante una sociedad progresista, se requiere una economía progresista, es decir, con carácter público y gratuito.

Pues bien, con respecto a la transmisión de valores a los chicos y las chicas sobre sexualidad, nada se está hacinedo. Es decir, queremos sexo libre y respetado, pero no educamos; queremos que no se vean a las mujeres como simples objetos sexuales, pero permitimos que se las maltrate y use deliberadamente en películas pornográficas que sólo enseñan a meter puños en el culo de una mujer; queremos prevención pero los métodos anticonceptivos no están al alcance de todo el mundo.

Por este motivo es importante dar una Educación pública, gratuita, laica, no sexista y emancipadora que genere valores de igualdad entre sexos, de respeto mutuo y de subjetividad y no de objetividad de las personas.


- Relaciones sexuales por deseo propio: Hay adolescentes que se somenten a relaciones sexuales por presiones, por miedo a ser tildados de resentidos/as y retrógrados/as; y otros/as que no lo hacen por miedo a que se les califique de un modo totalmente opuesto. Hemos de enseñar a los chicos y las chicas que el sexo es algo propio, que nuestro placer es nuestro y no algo perteneciente a otras personas, y que si no queremos acostarnos, no queremos y punto. Un no es un no; y nada justifica, ni siquiera el vestir de forma provocativa, que nos obliguen a mantener relaciones.


Nota:

La presente entrada es un resumen de un trabajo sobre Educación Sexual y prevención que un compañero de mi clase y yo realizamos. Así pues, quiero dar las gracias a Miguel por su trabajo y colaboración, porque esta entrada es en parte también de él.

Asimismo, quiero dar también las gracias a Mónica Quesada Juan por ayudarnos a Miguel y a mí en la elaboración de dicho trabajo. Sus aportaciones me dieron una perspectiva totalmente diferente con respecto a la sexualidad en la educación. Y esta entrada, por supuesto, en parte también es de ella. 

lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Y el padre, qué?


Hace unos días escuché a una familia decir lo siguiente:

"Prefiero que sea un niño antes que una niña, porque, puff, luego te sale pendona, se queda preñada y a ver qué haces. Mejor un chico, que así no hay problemas".

¿Cómo que no hay problemas con un chico? ¿Y el padre, qué? ¿Es que acaso los niños y las niñas vienen a las mujeres por espíritu divino, y no porque a uno de sus óvulos se le une un espermatozoide, para lo cual se requiere un varón?

Me parece increíble que ya se determine la irresponsabilidad paterna incluso desde antes de conocer el sexo del bebé.  

¿No sabemos ni siquiera dar una correcta educación sexual ni tan siquiera en los hogares? Digo, porque educación sexual no es simple prevención, sino que también, como explicaré en la siguiente entrada, consiste en dar una serie de valores éticos ante la sexualidad y el cuerpo de las personas. Y en tanto que la paternidad y la maternidad van ligadas al sexo, enseñar a los niños que tienen que evitar sus obligaciones paternales y de prevención, me parece un signo de una pésima educación sexual. 

Si yo tengo un hijo y sé que va a ser padre de muy joven (1), me importará igual que si hubiese sido chica. Puede que no lleve dentro la criatura, pero eso no significa que no sea responsable de sus acciones.

Pero claro, como siendo hombre existe la posibilidad de que tu hijo se desentienda fácilmente del niño o la niña, pues nada, "por si acaso, mejor que sea chico".

Y asi ocurre que, después de que la familia con estos pensamientos, y la sociedad con sus estereotipos, alienten a los chicos a irresponsabilizarse en la paternidad, surgen adolescentes y jóvenes que cargan todo el peso de la prevención las mujeres, además de hacer nefastas viñetas como ésta que dejo en este link.

No sólo la pareja no utiliza protección, sino que él dice usarla con el empleo de un nombre falso... Y a quien hizo esta viñeta y a muchos que comentaron en ella les parece no sólo bonito, sino que además gracioso. Así va el mundo...

Nota:

(1)- Digo muy joven porque me parece que es un poco prejuicioso mirar mal a los padres y las madres jóvenes. Siempre puede darse el caso de que una persona sea joven pero autosuficiente y decida tener un o una bebé por gusto. Yo tuve una compañera de clase (bien madura y responsable) que fue madre a los 20 años porque a esa edad ya se había independizado, tenía dinero más que suficiente para mantener a una criatura (además de que en aquel momento estaba en su último año en la Dplomatura en Magisterio Infantil) y así lo decidió junto a su pareja. Sé que hoy día es difícil poder criar un/a niño/a a edades jóvenes, pero recuerdo que no hace mucho tiempo aquí en España había familas cuyo padre y cuya madre rondaban los 23 años, y no estaba mal visto, a diferencia de ahora, que parece que sólo se han de tener con 40.

lunes, 29 de octubre de 2012

¿Por qué estudian más las mujeres que los hombres?

Hace unos días estuve habando en un blog con un masculinista acerca de que el número de mujeres universitarias ha ascendido, colocándose por encima del de varones.

Este hombre comentaba que el feminismo tiene la culpa. Que la sociedad va en favor de las mujeres y están haciendo las feministas que los hombres se queden atrás.

Yo, ante esto, digo que sí y no.

Sí es cierto que el feminismo tiene "la culpa". Tiene la culpa de hacernos ver que las mujeres siempre han estado en condiciones de inferioridad, que no se las dejaba estudiar, de luchar por su autonomía. Esta "liberación" (lo pongo entre comillas porque aún queda mucho que hacer) ha hecho que hoy día las mujeres estudien más en vez de decantarse a la primera de cambio a depender de un varón.

Por otro lado digo que no, porque no es cierto que la sociedad vaya a favor de las mujeres, y porque el mayor esfuerzo actual realizado por ellas no se debe única y exclusivamente al feminismo.

¿Por qué motivo, en la actualidad, en los países desarrollados, estadísticamente las mujeres tienden a estudiar más que los varones?

La respuesta es muy sencilla: porque en nuestras sociedades, en pleno año 2012, sigue existiendo el machismo.

Sí, sí, por sexismo.

Era por sexismo que las mujeres antes tenían menos estudios que los hombres, y es por sexismo que hoy día las mujeres estudien más.

No es muy difícil ni de explicar ni de entender...

Además de que la educación que se le da a las niñas hace que ellas sean más tranquilas, lo que les permite concentrarse mejor, nos topamos también con que las mujeres lo tienen más difícil a la hora de encontrar trabajo (y en numerosas ocasiones acaban o bien dejándolo, o bien despedidas, a causa de la maternidad; problema contra el cual el feminismo se encarga de luchar). Y como las mujeres saben que teniendo el mismo nivel académico, e incluso superior, al de los varones, tienen a pesar de ello más dificultades para hallar un puesto de trabajo y permanecer en él, tratan de estudiar más para evitar acabar en el hogar. Y no obstante, paradójicamente, por lo general sus esfuerzos no dan resultados por tres motivos:

- A causa del sexismo inculcado a niños y niñas, las chicas tienden más a elegir puestos de trabajo peor remunerados que los chicos.

Por ejemplo, aquí en España, para la carrera de Ingeniería Aeronáutica, según este informe de la Universidad Politécnica de Madrid, el centro actualmente alberga, habiendo un total de 2.044 personas matriculadas, 479 mujeres y 1.565 hombres, y en cuanto al Personal Docente e Investigador, la Escuela tiene 17 profesoras y 152 profesores, entre quienes 3 son catedráticas y 32 catedráticos.

Mientras, las tareas de educación las desempeñan en su suma mayoría mujeres; y a pesar de ello, muy, muy pocas, llegan a ser Ministras, Rectoras o Catedráticas.

 - Como no existe un permiso por paternidad obligatorio, igual e intransferible al de maternidad, las empresas ven a las mujeres como un estorbo que hay que evitar, y a los hombres como carne fácil de explotar.

De hecho, como había más hombres que mujeres trabajando antes de la crisis, ahora ellos, obviamente, han visto aumentado con mayor intensidad el paro, lo que hace que ellos ahora estén casi igualados a ellas en referencia a este punto (sin embargo, con los recortes en el sector público, se prevee un aumento de paro en las mujeres al ser ellas quienes dominan este sector, además de ser ellas quienes dependen del mismo en buena parte para poder acceder al trabajo).

- La idea sexista de que son solamente las mujeres quienes deben dedicarse a la crianza de los niños y las niñas, hace que muchas éstas directamente abandonen sus puestos de trabajo para quedarse en casa al cargo de los/as hijos/as.

También hay que añadir que antes de la crisis económica, con el auge del empleo, especialmente en aquellos relacionados con la construcción, la mayoría de chicos dejaron sus estudios para obtener un sueldo rápido en un puesto laboral que estaba totalmente asegurado para ellos. Muchas chicas también abandonaron sus estudios para pasar a ser cajeras, vendedoras en una tienda de moda, etc, pero en una menor proporción, pues en estos empleos no sólo se carece de formación y de un buen sueldo, sino que además había una menor oferta de trabajo. Esto hace que aquellas chicas que no dejaron a un lado sus estudios hoy día hayan accedido a estudios superiores, mientras que aquellos varones que se pusieron a trabajar, carecen de los mismos (aunque tienen buena experiencia laboral y una cualificación para esos trabajos).

Por todo esto, las mujeres están cursando más estudios que los varones. Y por todo esto, los masculinistas deberían dejar de luchar contra el feminismo y ponerse en piede guerra contra lo que ellos mismos promueven, que es, como podemos divisar, lo que les está afectando negativamente (negativamente en relación a los estudios, porque en cuanto al tema del empleo, por cuestión de género, no).

Sin embargo, conviene aclarar que aunque a nivel de cantidad de estudios superiores las mujeres están por encima, en relación al número de personas que estudian, la situación es completamente diferente, dado que en el mundo hay muchas más mujeres analfabetas que hombres; incluso en España, en donde hay un 70 % de mujeres analfabetas y un 30 % de analfabetos.

Pero claro, esto los masculinistas no lo tendrán en cuenta nunca...

lunes, 22 de octubre de 2012

La Sección Femenina.


En el año 1934, durante la Guerra Civil española (1936-1939), se organizó la Sección Femenina, la cual formó una de las instituciones del Régimen franquista. Fue la rama femenina de la Falange Española (que pasó a llamarse, durante el Franquismo, la FET de las JONS –Falange Española Tradicionalista de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista-, el partido único durante esta etapa de la historia de España).

Siguiendo los ideales de su hermano José Antonio Primo de Rivera (fundador de la Falange), como por ejemplo la segregación por sexos y la prohibición del voto femenino, Pilar Primo de Rivera estuvo al frente del mencionado movimiento femenino.

Su sede central y escuela principal se encontraba en el Castillo de la Mota, en Medina del Campo (Valladolid).

La Sección Femenina fue una de las vías utilizadas por el régimen franquista para crear un esquema de género acorde con sus católicos y tradicionales ideales, en donde se promovía la división por sexos y se promulgaba la exaltación de la dominación masculina frente a las mujeres. 

Para ello el Franquismo contó con la plena colaboración de la Iglesia Católica, constituyendo ésta un componente esencial del discurso anti-feminista.

La labor esencial que debía cumplir la Sección Femenina al finalizar la Guerra Civil eran:

- Preparar a las mujeres para regir y llevar el hogar, el cual era el lugar que debía ocupar (además de por convicción ideológica, el Régimen persiguió este objetivo con otra finalidad: la de aumentar la población, la cual, tras la guerra, se vio fuertemente mermada).

- Inculcar en las mujeres unos férreos principios religiosos que hiciesen de ellas un ejemplo de virtud, amor y entrega a las demás personas (la Sección Femenina tomó como modelos de mujer a seguir a la reina Isabel I de Castilla –también conocida como Isabel la Católica-, y a Santa Teresa de Jesús).

- Conseguir inculcar en las mujeres los puntos básicos del ideario doctrinal nacional que regiría el Nuevo Estado.

La Sección Femenina movió hilos en educación, ya que pretendía llegar a las jóvenes estudiantes. Algunas de las enseñanzas que impartía eran: Hogar y Enseñanza Política, o Ciencias Domésticas, donde, entre otras cosas, se intentaba formar a las mujeres a ser buenas madres y amantísimas esposas.

La propaganda franquista ensalzó a las mujeres como seres en cierta medida superiores a los varones en cuanto a “virtudes físicas” como la maternidad, y en cuanto a atributos morales como la dulzura, la feminidad, la fragilidad y la protección.

Fiel a la Iglesia Católica, al tradicionalismo y a los ideales de Primo de Rivera, la Sección Femenina mantenía una postura a favor de que el Estado franquista adoptase unas medidas legales que supusiesen el apartamiento de las mujeres de la esfera pública.

Así pues, las mujeres vieron reprimida su sexualidad, suprimiéndose cualquier atisbo de libertad en su cuerpo, y se fomentó su diferencia biológica, psicológica y afectiva con los varones, haciéndose hincapié en la maternidad para justificar así su discriminación en el ámbito laboral, social, económico e incluso jurídico (no obstante, posteriormente Pilar Primo de Rivera presentó una ley a las Cortes que servía para otorgar derechos a las mujeres con respecto al ámbito laboral, presentando a la Sección Femenina como la única organización femenina sensibilizada por los problemas de las mujeres, capaz de defenderlas y de regular por ley su acceso a aquellas profesiones y taras públicas y privadas “para las que se hallaba perfectamente capacitada”, pero eso sí, siempre partiendo de la base de que hay limitaciones que la propia condición femenina impone a las mujeres y que la coartan en la realización de determinadas actividades que siempre serán consideradas como propias del ámbito masculino).

Algunos ejemplos de las ideas inculcadas a las mujeres a través de la Sección Femenina son:

- La mujer es un complemento necesario:

“A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: No es bueno que el hombre esté solo. Y formó a la mujer para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el hombre. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil” (Formación Político-Social del primer curso de Bachillerato, 1963).

- El mejor lugar para hacer deporte es el hogar:

“Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda regularidad, tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no lo hará nunca, verdaderamente, si trabajase fuera de su casa. Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo muy eficaz, y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, o limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tiene como finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficaces precisamente para este fin” (Economía doméstica para Bachillerato, Comercio y Magisterio, 1968).

- Has de tener voluntad para la dependencia:

“La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular –o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse. La dependencia voluntaria, la ofrenda de todos los minutos, de todos los deseos y las ilusiones, es el estado más hermoso, porque es la absorción de todos los malos gérmenes –vanidad, egoísmo, frivolidades- por el amor”.

- Eres una mujer, y, por consiguiente, careces de ingenio:

“Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho” (Pilar Primo de Rivera, 1942).

- No muestres sensibilidad:

“La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión: la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas: la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora” (Revista de la Sección Femenina, 1945).

- Sé obediente, no te quejes y muestra felicidad, aunque sea falsa:

“En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiera la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes”.

- No seas libre:

“No hay que tomar el deporte como pretexto para llevar trajes escandalosos. Podemos lucir nuestra habilidad deportiva, pero no que estas habilidades sirvan para que hagamos exhibiciones indecentes. Tampoco tenemos que tomar el deporte como pretexto para independizarnos de la familia, ni para ninguna libertad, contraria a las buenas costumbres” (Economía doméstica para Bachillerato, Comercio y Magisterio, 1968).

- Eres “Señora de…”:

“Cuando estéis casadas, pondréis en la tarjeta vuestro nombre propio, vuestro primer apellido y después la partícula “de”, seguida del apellido de vuestro marido. Así: Carmen García de Martín. En España se dice de Durán o de Peláez. Esta fórmula es agradable, puesto que no perdemos la personalidad, sino que somos Carmen García, que pertenece al señor Martín, o sea, Carmen García de Martín”.

La Sección Femenina fue dividida en: formación personal, formación cultural, formación física, formación y asistencia sanitario-social, Hermandad de la Ciudad y el Campo, Servicio Social, prensa y propaganda, formación en asesoría jurídica, y Servicio de Formación.

En los centros de la Sección Femenina se estudiaban las siguientes materias:

- Formación religiosa (Dogma, Moral y Liturgia).

- Formación Política (Historia de la Falange, Doctrina Política y Económica de la Falange, Moral y Estilo de la Falange).

- Formación Doméstica (Pedagogía Familiar, Economía Doméstica, Cocina, Corte y Confección, Trabajos manuales, Puericultura).

- Música (Coris y Danzas).

- Gimnasia.

En cuanto a las leyes educativas, cabe destacar:

- En el 1 de mayo de 1936 se creó una Orden Ministerial que prohibía el sistema pedagógico de coeducación en las escuelas primarias. En el 23 de septiembre se suprimió en los Institutos de Grado Superior.

- Sólo hasta el año 1945 se permitieron las escuelas mixtas en las aulas que no tuviesen un número de alumnado superior a 30.

- Se empezó a permitir a partir de esta época la entrada de maestras en las escuelas, a excepción religiosa, que estaba a cargo de un sacerdote.

- La educación estaba diferenciada por sexos también por la ley.

- El Decreto del 28 de diciembre de 1939 hizo asignatura obligatoria para todas las mujeres españolas la de Ciencia Doméstica.

- A partir del 31 de mayo de 1940, la Sección Femenina tenía como objetivo la de preparar a las mujeres como futuras madres de familia.

- La Orden del 16 de octubre de 1941 unificó las asignaturas domésticas bajo el título general de Hogar, que era obligatorio en todas las escuelas primarias y secundarias, tanto oficiales como privadas.

- La Orden del 11 de agosto de 1944 hizo obligatorio el examen del Hogar para aquellas jóvenes que quisieran obtener un título universitario, el permiso de conducir y pasaporte.

- Con la Orden del 7 de agosto de 1950 se hizo extensivas estas disposiciones a las Escuelas de Magisterio para la formación de Maestras.

Tal y como podemos observar, el modelo educativo para las mujeres llevado a cabo durante la etapa mencionada, sigue un esquema sencillo: se formula una división de sexos (machos y hembras), a los cuales se les atribuye un género con unas cualidades psicobiológicas determinadas (varón: fuerte, dominante, superior…; y mujer: débil, delicada, tierna…), y se produce una segregación de roles en función del género (varón: provee, trabaja fuera del hogar, se dedica a cosas importantes…; mujer: su misión principal radica en la maternidad, ha de trabajar en el hogar, servir al marido…).

A este modelo, de carácter machista y patriarcal, en donde las mujeres quedan relegadas a un puesto de clara inferioridad con respecto a los varones, se le puede considerar tanto de esclavista para ambos sexos, como de alienante y desigualitario para las mujeres.

Esclavista, en tanto que promueve un modelo social y personal que es pre-establecido, fijo y no elegido por derecho por los sujetos, sino dado como obligación.

Este modelo establece unas pautas fijas de comportamiento y temperamento. Los varones, por un lado, deben ser todos fuertes, dominantes, no llorar, dedicarse al trabajo fuera del hogar… Mientras tanto, las mujeres, por el otro lado, han de ser sumisas, tiernas, cariñosas, frágiles, sensibles, estar disponibles las 24 horas para el cuidado de la casa, de su marido y de sus hijos… Por tanto, es esclavista, en tanto que toda persona que no encaje en tales patrones no será aceptada. ¿Y si los hombres quieren cuidar de sus hijos e hijas y las mujeres tener también la posibilidad de trabajar fuera de casa?

Es alienante y desigualitario para las mujeres porque las trata como simples úteros con patas, que han de tener la obligación de gestar hijos e hijas para el Régimen, además de atascarlas en una posición social claramente desfavorecida.

Así pues, como podemos observar, este modelo está claramente alejado de la ideología feminista, dado que este movimiento, por el contrario al sexismo promovido por el Franquismo, dicta que:

- Se nace macho o hembra (aunque también se reconoce el intersexo), pero varón y mujer se hace. Por lo tanto no hay unas características naturales y esenciales pertenecientes a los hombres por un lado y a las mujeres por otro, sino que son inculcadas mediante la cultura y la educación. 

- Cada cual, independientemente de su sexo o género, ha de tener el derecho de a ser educado en igualdad y a elegir lo que le place hacer con su propia vida. 

- Las mujeres no son inferiores a los varones y por lo tanto tienen derecho a trabajar, a ser o no ser madres, a estudiar, a no ser maltratadas…

- Ser madre o no, no define a una mujer como mujer.

- Ni las mujeres son el sexo bello ni los varones son el sexo fuerte. Cada cual es como es, y ha de ser tenida en cuenta la individualidad de cada ser humano.  Todos somos distintos e iguales.

- La coeducación es la base fundamental para lograr una soicedad justa e igualitaria.

Y ahora, sabiendo esto, yo me pregunto: ¿Por qué motivo las mujeres que promueven estas mismísimas ideas de diferenciación entre sexos y de maternidad inculcadas por la Sección Femenina, a través del feminismo de la diferencia actual, se hacen llamar progresistas y anti-patriarcales? ¿Será que no conocen la historia, o quizá será que opinan que el Régimen estaba dirigido por entes modernísimos e igualitaristas?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...