domingo, 10 de julio de 2011

Revolucionemos la pedagogía escolar.

Éstas son algunas de las pautas que cambiaría en el entorno escolar:

1- La escuela, más que un centro educativo, a mi juicio, se ve como un simple centro de enseñanza, donde el alumnado aprende unos conocimientos básicos, debiendo, si es posible, aspirar a grados superiores para tener una buena formación académica, y por ende, en teoría, poder acceder a un buen puesto laboral. Yo, sin embargo, no veo la escuela como un mero centro de formación. Creo que la escuela debe centrarse también, y con prioridad, en una educación integral, que lleve una buena función de educación intelectual, emocional, física, artística y moral. ¿Para qué queremos personas que tengan grandes conocimientos de física y química, si esos conocimientos los emplean para fabricar bombas con las que quitar vidas? La educación debe tener, para mí, como máximo fin, el formar personas, seres humanos críticos, libres y con grandes cualidades éticas; no simples robots llenos de datos.

2- Comprensión y reflexión frente a la memorización. La escuela se rige más bien, a mi parecer, por mi experiencia como estudiante, por la enseñanza memorística. Parece que apenas importa si el alumnado comprende y piensa o no. Alumnos/as pasan cursos memorizando contenidos (y digiriéndolos como corderitos), en vez de comprendiendo y reflexionando. De esta forma, lo que se hace es llenar mentes. Yo no estoy de acuerdo con ello. Yo creo, como dijo Plutarco, que "la mente no es un vaso para llenar, sino una lámpara para encender". 


En la escuela se está llevando a cabo lo que Paulo Freire denomina como educación bancaria. Si ustedes van ahora mismo al banco a introducir dinero, tendrán el dinero ahí almacenado, pero no podrán utilizarlo mientras esté ahí dentro. Algo así ocurre con los conocimientos impartidos en la escuela: la mente de niños y niñas es rellenada de datos, pero éstos/as no saben qué hacer con ellos; y de nada sirve un dato si no puede crearse una idea con él.




3- Supresión de los libros de texto. Una de las cosas que no soporto es ver a niños y niñas cargando en la espalda más peso del que debieran. Y no solamente estoy en contra de los libros de texto por eso, sino que también porque, bajo mi punto de vista, con los libros de texto se fomenta el llenado y rellenado de mentes. Todo el alumnado lee y memoriza el mismo contenido (a gusto del profesor o la profesora de turno, según la ideología que tenga), y debe "devolvérselo" a su docente mediante exámenes. Si en el libro de texto dice "los varones son superiores a las mujeres" y el alumnado no está de acuerdo, ajo y agua. Eso es lo que debes aprender y es lo que debes responder en los exámenes si quieres pasar de curso. Es decir, que el libro de texto, para mí, no está para enseñar, y mucho menos para educar, sino para adiestrar. Yo prefiero que no haya libros de texto. Prefiero que el o la docente enseñe permitiendo la reflexión y la crítica de sus educandos, y que el alumnado, al no regirse por un exclusivo libro en común, busque en otras fuentes, investigue, se documente, critique... y encienda su mente.

4- Supresión de exámenes memorísticos. Los exámenes solamente sirven para comprobar lo que el alumnado ha memorizado, y no lo que ha aprendido realmente (y el contenido memorizado, en su mayoría es olvidado días posteriores a la realización del examen). Además, con un examen final con el cual se decide si se pasa o no la asignatura, olvidamos todo el proceso realizado a lo largo del curso. No importa cuánto se haya esforzado el alumnado, cuánto haya trabajado, y no importa tampoco si ese día a un/a discente en particular le aconteció un problema determinado (como el fallecimiento de un pariente, por ejemplo). Si se aprueba ese examen, bien; si no, a fastidiarse. Yo propongo sustituir los exámenes por trabajos, debates, exposiciones, actividades... y tener también muy en cuenta la actitud, el esfuerzo, el compañerismo...

5- Fomento de la participación en el aula por parte de los educandos y de las clases dinámicas. Antaño, la escuela tradicional consistía en un "el profesor o la profesora habla, y el alumnado calla y traga". Actualmente esta dinámica está evolucionado, pero muy lentamente. Yo no quiero discentes adoctrinados, cabizbajos, que escuchen mis palabras y las asimilen. Quiero discentes que sepan pensar, criticarme y criticarse, entablar un diálogo sano y respetuoso, que construyan junto a mí el conocimiento, que alegren el aula con su participación, con su actividad, con su voz y con sus sonrisas.

6- Aumento del número de excursiones. Las excursiones son, bajo mi punto de vista, un recurso pedagógico bastante atractivo, y del cual se puede sacar mucho provecho. Asimismo, pienso que ayudan a desconectar del aula y a cambiar de aires, haciendo que varíe la dinámica del curso y se haga menos pesado. También creo que hay que aumentar el número de excursiones porque me gusta que el alumnado adquiera contacto físico, visual, auditivo... con lo que estudia, es decir, que lo conozca por experiencia, y no exclusivamente por lo que se le muestra en el aula. Sirve para acompañar con un objeto a la palabra aprendida. Yo, desde luego, prefiero ver una jirafa y que me enseñen sus características, a que me hagan abrir un libro y empiecen a dictarme "la jirafa pertenece al reino animal; es un mamífero herbívoro...".

7- Aumento del número de prácticas y de trabajos manuales. Para mí, una buena teoría debe ir acompañada de una buena práctica. Solamente a través del contacto con la situación se puede conocer realmente la realidad. Además, con sinceridad, ¿confiarían en un/a cirujano/a que sepa mucho de medicina pero que no haya operado nunca en toda su vida?

8- Fomento de la cooperación y eliminación del espíritu competitivo en la escuela. Los estudios lo demuestran: el proceso de enseñanza-aprendizaje se ve favorecido en contextos cooperativos más que en competitivos. En un ambiente cooperativo, se aprende a ser solidario/a, a ayudar, a amar, a cuidar. Los y las discentes se apoyan los/as uno/as a los/as otros/as, comparten apuntes, colaboran en la enseñanza de quienes tienen mayores dificultades, dan ánimos cuando alguien suspende o se equivoca (en vez de reírse y ponerle orejas de burro, como se hacía antaño), y se alegran por sus compañeros/as cuando dominan la asignatura.

9- Fomento del deporte y el juego. Me aterran los padres y las madres cuando piensan "ha suspendido mi hijo/a Educación Física. Bueno, eso no es importante". Ah, ¿no es importante tener un cuerpo sano y equilibrado? Asimismo, me horroriza un sistema educativo tradicional, en el que se trata a los niños y las niñas como si fuesen reclutas de un ejército, todos/as rígidos, en fila, cantando al unísono contenidos para memorizarlos simplemente, y sin la posibilidad de moverse. El juego es una de las actividades que más beneficia el desarrollo físico y psíquico, a la psicomotricidad de los y las infantes. No hemos de olvidar que un/a niño/a que no se mueve, o está enfermo/a o tiene un problema.

10- Mayor coordinación escuela-familia. Creo que vivimos en un mundo en el que casi nadie quiere ser responsable de los problemas que vemos diariamente. Pienso que por este motivo, muchos padres y muchas madres culpan a la escuela de los malos modales que adolescentes y jóvenes tienen hoy en día, y al mismo tiempo, la escuela echa las culpas a las familias. Creo que ha llegado la hora de dejar de señalar a las personas con el dedo en busca de culpables, y que apuntemos todos/as en una misma dirección: los problemas, los cuales han de ser solucionados cuanto antes posible, pues ello es lo que realmente beneficia a los niños y las niñas.

11- Dar el mismo valor a todas las asignaturas y mejorar la estructura de los horarios de los centros educativos. Personalmente, no estoy de acuerdo en cómo están estructurados los horarios. Hay asignaturas a las que se les dedica un mayor número de horas que a otras. Yo no creo que haya asignaturas con mayor valor que otras. Por ejemplo, la asignatura de  Educación para la Ciudadanía de 4º de la E.S.O., es dada solamente una hora a la semana. ¿Por qué la filosofía y la ética habrían de tener menos valor que las matemáticas y el inglés? Yo no creo que asignaturas que enseñan a reflexionar, a conocer el mundo, a ver y aprender ideas, a adquirir empatía con las demás personas, tengan un valor inferior a otras asignaturas.

12- Eliminación de las palabras "aprobar" y "suspender", y sustituirlas por "dominar o no dominar la materia". Cuando hablamos de alumnos/as que han aprobado o suspendido una asignatura, hablamos de alumnos/as que han pasado o no un examen. Yo prefiero hablar de discentes que dominan o no dominan la materia, en tanto que para mí lo importante no está en si pasan o no un examen, sino en si realmente conocen o no conocen.

13- Embellecimiento del entorno escolar. Cada vez que miro una escuela... me entristezco. Está llena de ladrillos, asfalto y vallas. A mí me gustaría que hubiese más campo, flores, árboles... Que estuviese limpio y lindo. Que el alumnado pueda recibir clases fuera del aula en los días de buen tiempo, manteniendo contacto con la naturaleza, y que no pase todo el tiempo entre cuatro paredes con rejas, como si de delincuentes se tratasen. Cada vez que veo un aula conforme están creadas hoy día, y cada vez que veo a niños y niñas ahí encerrados/as durante horas... me da por pensar que a la palabra "aula" le falta una "j" inicial. Son más bien, bajo mi punto de vista, jaulas...

14 comentarios:

misteriosa dijo...

Pues inauguro los comentarios diciendo que me parece excelente, ojalá se hiciera realidad. Yo me he dado cuenta con el tiempo que, en la carrera, muchas cosas las memorizábamos, y sólo mucho tiempo después, he asimilado lo que de verdad me contaban con esa asignatura, si me la volvieran a explicar ahora seguro que le sacaría mucho más jugo. Y también le ha ocurrido a compañeras mías con las que seguimos manteniendo el contacto.

La verdad es que has reflexionado sobre muchos puntos, en los cuales tendré que revisar lo que pensaba (como el de Educación Física, que siempre se me dio tan mal).

Saludos!

madredemellizos dijo...

Es cierto que queda mucho por modificar en las escuelas, hay un enorme fracaso escolar y creo que deberían hacer un buen replanteamiento sobre cómo está el sistema educativo actualmente. No entiendo de estas cosas, pero creo que si algo no funciona correctamente para todos los niños, se tendrá que intentar corregir, digo yo ¿no?
Como suelo decir, espero que las próximas hornadas de maestros estén lo suficiente preparados y respaldados para conseguir mejorar las cosas. Un saludo Enrique!

Arlette dijo...

Hola!
La verdad es que me ha gustado mucho la reflexión y los puntos de mejora que propones. A la larga lo que realmente queda es aquello que has asimilado y aprendido y no lo que has memorizado y luego soltado de "lorito" en un examen cualquiera...
Me ha gustado el punto 9 especialmente: deporte para integrar valores, juego... y yo añadiría ejercicio y hábitos de vida saludables, porque la educación es la base de la salud!

Yo de las que no podía con gimnasia: por favor, eso era peor que el ejército - es más, debíamos dar la vuelta corriendo a unos cuarteles que teníamos al lado del instituto, imaginaos las risitas de los soldados!! si al final nos veían tan mal que nos dejaban pasar por dentro para que no diéramos la vuelta entera!

:)
Un saludo!! Gracias por tu blog!

Euphorbia dijo...

Hace días que te leí pero no he tenido tiempo al mediodía de poder escribirte nada de forma tranquila y más o menos razonada (dentro de mis posibilidades, claro).
A ver, en general me parece muy buen plan pero algo utópico, cosa que no está mal pero que hace dudar de sus posibilidades reales de aplicación:
1.- Me parece genial la idea, no hace mucho leía una frase célebre de Séneca que decía “qué importa saber lo que es una línea recta si no se sabe lo que es la rectitud”… De todas maneras, para mí que aquí se olvida la gran importancia de la familia. ¿la escuela es la que tiene que dar el patrón de valores morales o éticos? Yo creo que las bases de esa educación deberían venir dadas desde casa y en la realidad creo que en buena parte es así. Si algún día a mi hijo se le ocurre fabricar una bomba con sus conocimientos de física y química me voy a culpar a mi misma, no a la escuela de la que espero al menos que no estropee la labor que nosotros llevamos a cabo en casa.
2.- Totalmente de acuerdo, ya te comenté que me encantó esa frase, que no sabía que era de Plutarco, ahora ya sí. Justamente hoy pensaba en cómo me enseñaron a mí el teorema de Pitágoras (me ha dado por leer cosas sobre matemáticas últimamente). Me dijeron: cateto al cuadrado más cateto al cuadrado igual a hipotenusa al cuadrado para que me aprendiera la fórmula de memoria y pudiera realizar los ejercicios, si me hubiesen explicado el por qué quizá me hubiesen interesado más las matemáticas por aquél entonces. Pero a veces el tiempo apremia para finalizar un temario que es demasiado largo para ir divagando y hay que ir al grano. Esto enlazaría con el tema exámenes.
3.- Esto no lo veo claro del todo, un libro de texto bueno es un gran soporte. Otra cosa es el negocio de las editoriales que para que se empleen sus libros van regalando ordenadores y pizarras digitales, un buen señuelo para cualquier escuela. No sé cómo anda el tema de la sustitución por ereaders… Sobre su contenido, me extrañaría que hoy en día se puedan encontrar barbaridades como las que pones de ejemplo, pero si se encontraran, una oportunidad genial para el maestro de hacer ver que no se puede creer ni estar de acuerdo con todo lo que se lee, creo que a más de uno le hubiese ido bien para aprender a ser críticos en su edad adulta.
4.- Yo no suprimiría los exámenes porque al fin y al cabo una prueba de clase no deja también de serlo. Suprimiría los exámenes a término de trimestre que, aunque ya no tienen el sentido de jugárselo a todo o nada de mis tiempos, siguen siendo demasiado valorados.
5. Totalmente de acuerdo.
6.- También de acuerdo, aunque eso lo veo complicado logísticamente. Una cosa son las pequeñas escuelas de pueblo que pueden salir al campo con mucha facilidad y otra las del centro de una gran ciudad.
7 y 8 También de acuerdo, matizaría un poco pero al final vas a creer que me quiero apropiar de tu blog.
9.- Me parece muy importante y te puedo decir que en esto se ha mejorado muchísimo. Yo, que mis años de escuela van de los 70 a los 80, puedo decirte que eso era algo penoso, piensa que no existían profesores titulados en Educación Física y muchos profesores de gimnasia eran policías y militares pluriempleados. Imagina lo que era eso, recuerdo que nos obligaban a saltar el plinton y daba igual si eras alto y fuerte que bajito y enclenque, si no lo saltabas delante de todo el resto de compañeros suspendías y quedabas como la patosa oficial de la clase. Como puedes imaginar yo era de las que no lo saltaba… Creo que es muy importante desear la mejora de lo que tenemos pero también hay que ser conscientes de lo que hemos mejorado en muchos aspectos.
Del resto estoy bastante de acuerdo y lo dejo aquí para no alargarme más todavía y porque el nene se está despertando de la siesta.
Un saludo

Enrique dijo...

Euphorbia:

Como siempre te digo: no me importa cuan largos sean tus comentaios, ni cuánto matices o trates de aportar. Todo lo bueno que se diga, es bueno, y a mí me ayuda.

Bien, vayamos:

1- Por supuesto, los valores comienzan a darse en casa, pero creo que no debe quedarse ahí atascada la educación. Toda persona que pueda aportar algo bueno, creo que es importante que lo aporte. No hablo de la escuela como un sustituto de la familia, sino como un complemento.

3- Apoyo el libro de texto para ser usado en casa, como ayuda, como complemento, pero no como libro único y oficial, que es para lo que se usa. Sé que son buenos para guiarse. Pero una cosa es utilizar una guía y otra es que te dicten qué debes decir, pensar y sentir.

4- Cada maestro/a tiene su método. Si alguno/a no suprimiría los exámenes, como tú, totalmente respetable. Siempre puede usarse y no pasaría nada. Pero para mi gusto, no quiero ni verlos, jeje (solamente los usaré al comienzo de curso para ver el nivel del alumnado y orientar la enseñanza en base a ese nivel. Por lo demás, me olvidaré de ellos si puedo).

Si quieres luego extenderte más en algún punto, matizar algo o aportar más, ya sabes que tienes las puertas abiertas.

Un beso.

Petra Helm dijo...

Excelente, estoy de acuerdo con todo!
Conozco a bastantes profesor@s que en teoria están de acuerdo con estas ideas, lo que pasa que luego siempre vienen los "PEROS" que suelen ser "el sistema que esta montado asi y que le vamos a hacer, que no le podemos cambiar desde el aula", "el plan de estudios que se tiene que cumplir" (nunca cumple, pero curiosamente siempre se descartan las acrividades de los libros que podrían ser las más interesantes, creativas y divertidas; "es que quisieramos pero no hay tiempo!!!) etc etc etc..........Pues creo que l@s profesor@s tenemos muchas posiblilidades de cambiar el sistema escolar desde dentro si realmente quisieramos, y si hace falta sabotear las cosas que no nos gustan. Por ejemplo, si no estamos de acuerdo con exámenes , pero hay que hacerlos porque asi lo exige el plan de estudios, se hacen y se puntua de una manera que todo el mundo los aprueba, Es posible, yo cuando estuve trabajando en Alemania, hace años, en un instituto oficial, tradicional y estatal lo hacía, nunca nadie se percató. Es lo más facíl del mundo ponerles este 0,08 punto más para aprobar. Las notas no dicen nada sobre los conocimientos y menos sobre las capacidades de un@ estudiante, pero mientras las rídiculas décimas de nota (4.87, 7.49..jajajaj) sigan formando parte del sistema la enseñanza le pueden fastidiar mucho la vida a un@ jóven y bloquearle el camino hacia el verdadero aprendizaje. Yo tengo la suerte de no tener que dar notas porque mis clases son extraescolares, pero si estuviera en la enseñanza oficial lo volvería a hacer, igual que lo hice.

Jenny dijo...

Genial entrada! La he cogido para mi blog: veurepensarisentir.blogspot.com. Saludos!

Jenny dijo...

Genial entrada! La he cogido para mi blog: veurepensarisentir.blogspot.com. Saludos!

Enrique dijo...

Jenny:

Bienvenida al blog. Y es un placer que uses mi entrada en el tuyo.

:)

Saludos.

Cristina dijo...

Hola ,me gusta mucho esta entrada pero si me lo permites,añadiria un punto más que,sinceramente,me duele no salga reflejado.La escuela és un lugar de educación y arendizaje de todos y para todos...añadiria,la inclusión escolar,ya por ley obligatoria,gracias a dios,ya que no serlo,atenta contra los derechos humanos de los niños...pues eso,la inclusión escolar de los niños con NEE (necesidades educativas especiales)real y efectiva,que por desgracia,en España no se cumple...sobretodo en los niños con discapacidad psiquica.Tengo una hija con autismo y su inclusión en una escuela ordinaria está siendo una batalla alucinante...cuando la ley está de su parte,pero no se cumple,faltan soportes,recursos y muchos profesres no tienen ni formación y lo que és peor...la vocación suficiente como para comprender que la educación és para todos,incluidos los niños con TEA...la inclusión és un bien para todos los niños,los que tienen NEE porque gracias a ella avanzan mejor (todos los estudios al respecto lo demuestran y yo misma lo compruebo dia a dia con mi hija)y para los niños neurotipicos porque aprenden que la diversidad social és riqueza,que todos somos iguales aunque diferentes y que el respeto al ser humano está por encima de las capacidades que tenga cada persona y la escuela,debería sentar las bases para esa educación,para que los niños de hoy sean en el futuro adultos tolerantes y respetuosos con los derechos humanos de TODOS.Si desde la escuela se cierra la puerta a la inclusión o se le ponen barreras...se cierra la puerta a una sociedad más justa para todos.
Gracias por darme la oportunidad de añadir este punto a tu genial post,que a parte de este matiz,me ha encantado.Un abrazo fuerte.

Enrique dijo...

Hola, Cristina. Bienvenida al blog y gracias por comentar.

Estoy totalmente de aceurdo contigo. En realidad, esta entrada podría incorporar muchos puntos más, pero como me gusta explicar ciertas cosas de forma detallada, en lugar de agruparlo todo en una entrada, lo voy desarrollando poco a poco a cada entrada que hago. Así pues, esta entrada no incluye el punto que indicas; pero sí mi blog.

Te dejo aquí el link de la entrada que hice sobre la inclusión:

http://educacion-enrique.blogspot.com.es/2011/12/segregacion-en-funcion-de-capacidades.html

Saludos.

Cristina dijo...

gracias,Enrique.Me encanta tu blog,lo leo desde hace tiempo,és más,lo tengo enlazado en mi sidebabar de blogs preferidos,je,je...és muy bueno,haces un buen trabajo y me encanta como te explicas.Un abrazo.

Enrique dijo...

Gracias a ti. Me alegra saber que sirve para algo este trabajo. :D

Un beso.

jose alonso tonusco dijo...

La vida de todo ser humano empieza por experiencias bonitas y acojedoras. lugares y seres agradables y si: " la escuela brinda este oportunidad de vida, mejores serán los años del hombre"......

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...