lunes, 8 de agosto de 2011

La igualdad plena entre hombres y mujeres aún no se ha alcanzado.

Hace unos cuantos días, en medio de una conversación en otro blog, me di cuenta de que cuando estaba en el Instituto, a excepción de una profesora de Filosofía que rara vez hablaba sobre la igualdad entre hombres y mujeres, ningún profesor y ninguna profesora nos habló acerca del tema del feminismo.

Como consecuencia, hasta que no conocí a mi pareja y hasta que no entré en Pedagogía, donde sí estudiamos el feminismo en asignaturas de Sociología y de Historia de la Educación (de haber entrado en otra carrera universitaria, estaría totalmente vacío en estos temas de no ser gracias a algún que otro blog, entre los que caben mencionar el de Basta de Sexismo y  el de Sexismo e Misoginia), crecí creyendo que hombres y mujeres hemos alcanzado la igualdad al cien por cien, y que el feminismo no era más que un movimiento absurdo y atrasado, que perseguía la superioridad de las mujeres sobre los varones.

Tampoco me enseñaron nada sobre lo que han tenido que sufrir las mujeres para llegar hasta el punto en el que se encuentran actualmente (obviamente, me refiero a los países occidentales. Ni qué decir que en lugares como Afganistan, entre otros muchos, la mujer está muchísimo más oprimida). Tampoco me enseñaron que algunos logros femeninos se debieron únicamente al interés de algunas cuantas personas (por ejemplo, en España la mujer consiguió el voto durante la II República no porque se pensase que debía haber igualdad entre ambos sexos, sino porque así ganarían los partidos políticos derechistas al dejarse influir éstas por la Iglesia Católica y por sus maridos. La izquierda, por su parte, por este motivo, se negaba a ceder el voto a la mujer. Una prueba más de que no existe realmente la izquierda ni la derecha, sino unos intereses movidos por el dinero y el poder). Y mucho menos, a excepción de esta profesora que he mencionado, se me enseñó que el feminismo es el movimiento que persigue la igualdad entre mujeres y hombres, y que aquel movimiento que persiga la superioridad de las mujeres sobre los varones es el hembrismo.

Por este motivo, considero que sería apropiado que en las clases de cualquier asignatura, se mostrase de vez en cuando a mujeres matemáticas, físicas, químicas, filósofas, etc; a mujeres que han obtenido un Premio Nobel; a mujeres que hayan inventado cosas; cómo ha sido el progreso de la mujer a lo largo de la historia, etc.

Por ejemplo, siempre pueden mencionarse a Diotima de Mantinea (quien enseñó a Sócrates), a Hipatia de Alejandría (quien se dedicó a las matemáticas, la astronomía, la filosofía), a Hiparquía de Tracia (de la Escuela Cínica), a Olimpia de Gouges (quien creó la Declaración de los Derechos de la Mujer durante la Revolución Francesa), a Mary Wollstonecraft, también conocida como Mary Shelley (escritora de Frankenstein o El moderno Prometeo, entre otras cosas), a Simone de Beauvoir (novelista y filósofa escritora de El segundo sexo), a María Montessori (educadora, psicóloga, médica y filósofa, creadora del método Montessori, un revolucionario método por aquel entonces, basado en el respeto de los niños y las niñas, y de su desarrollo); y a muchísimas mujeres más.

He mencionado a éstas mujeres por una razón: no me enseñaron a ninguna de ellas durante la Educación Secundaria. 

¿Alguien puede explicarme por qué? ¿Por qué gente que ha influido tanto en la historia y en aquello a lo que se dedicó, no se me enseñó en el Instituto? 

Quizá otros/as alumnos/as de otros centros tuvieron la suerte de llegar a conocer a estas mujeres. Pero a mí no me enseñaron a ninguna de ellas. Ni a Diotima de Mantinea cuando estudiaba Filosofía, ni a Olimpia de Gouges cuando estudié la Revolución Francesa, ni a Mary Shelley al estudiar Lengua y Literatura (llegué a conocer a escritoras españolas, como a Emilia Pardo Bazán, entre muchas otras, pero no a ninguna que fuese de otra nación).

¡Y luego dicen que a las mujeres ya tienen lograda la igualdad; que qué más quieren conseguir!

En fin... No, no se le da importancia a las mujeres en las materias escolares, ni tampoco se ha alcanzado una igualdad plena entre hombres y mujeres. Voy a dar paso a exponer algunos ejemplos a continuación, de cómo aún hay mucho que recorrer, de cómo hombres y mujeres todavía sufrimos el sexismo y no se nos trata por igual:

Aún queda por lograr la igualdad entre sexos...

-Cuando se le pregunta a una mujer si pretende tener hijos/as a la hora de presentarse en una entrevista laboral.

-Cuando se mira mal a un varón por cuidar a su hijo/a.

-Cuando se insulta a las mujeres como "machorras" cuando dicen que no piensan vestir nunca con minifalda y tacones, y al mismo tiempo se les dice otras barbaridades si lucen la ropa que la sociedad espera que lleven puesta.

-Cuando un varón es tierno, dulce y cariñoso, muestra sus sentimientos y llora, y ciertas personas le tachan de "afeminado" o "poco macho".

-Cuando se les mira a las mujeres con mala cara cuando dicen no querer tener hijos/as, o también cuando dicen sí quererlos (porque el problema ya no está en que se mire solamente mal a quienes no quieren tener hijos/as. Actualmente haga lo que haga una mujer se la trata mal. Es decir, la cuestión ahora está en que no sea libre de elegir qué hacer con su cuerpo y su vida).

-Cuando en el lenguaje se toma como neutro el masculino.

-Cuando se hacen diferencias entre "juguetes para niños" y "juguetes para niñas".

-Cuando se enfada un/a maestro/a con un niño si le ve jugando con una muñeca.

-Cuando le dicen a una niña que no puede jugar bien al fútbol no porque no tenga cualidades, sino porque es chica.

-Cuando se aborta a una niña por el mero hecho de ser niña.

-Cuando se piensa que todo hombre es bruto, machista, estúpido y maltratador por naturaleza.

-Cuando se agrede a una mujer solamente por ser mujer.

-Cuando se dice que los varones exclusivamente piensan con su falo.

-Cuando no se da valor a las labores del hogar realizadas por muchas mujeres, llegando al punto de decir que las mujeres no hacen nada, que son todas unas vagas y unas aprovechadas de sus parejas.

-Cuando se burlan de un varón que decide quedarse a trabajar en su hogar.

-Cuando en un examen de inglés se le hace escribir a niños y niñas "My mother is cooking a delicious cake" (mi madre está cocinando un pastel delicioso) y también "My father will repair the car tomorrow" (mi padre reparará el coche mañana).

-Cuando se ocultan a las mujeres en las materias escolares.

-Cuando se da por hecho falsamente que un hombre nunca puede ser maltratado por una mujer.

-Cuando se le niega a la mujer a tener un embarazo y un parto digno.

-Cuando se burlan de un chico por estudiar pedagogía o cualquier magisterio, y comentar que quiere cuidar bebés o niños/as.

En definitiva... 

-Cuando se considera que un hombre es, piensa y actúa de un modo determinado por ser hombre, cuando se considera que una mujer es, piensa y actúa de una forma determinada por ser mujer...

-Cuando se adjudican roles a hombres y mujeres diferentes y fijos, agrupando a una mujer el el grupo "mujeres" y a un hombre en la categoría "hombres", en vez de permitirles a cada mujer y a cada hombre ser una persona diferente, única e irrepetible al resto de personas que hay en el mundo.

Y ante esto, ¿qué es lo mejor que podemos hacer? Para mí no cabe duda: educar. Educar de una manera no sexista. Cosa que puede parecer fácil... pero, por desgracia, no lo es.

Pero mientras haya gente dispuesta a seguir adelante; mientras aún permanezcan viva la llama de la esperanza y la razón bien puesta en su sitio... un mundo más justo y equitativo será posible.

¿Un sueño? Tal vez. Pero creo... confío... quiero pensar... sé... que mis sueños son sueños que algún día dejarán de serlo.

9 comentarios:

misteriosa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el post. Ahora, así a bote pronto, te diré que en una asignatura de Astronomía nos enseñaron que había un diagrama con las estrellas, llamado Diagrama de H.-S. (creo que la H es Hepburn, y la S no me acuerdo bien). Pues aunque esas iniciales eran de varones, en realidad quienes habían hecho todas las observaciones y tomado todos los datos eran 3 mujeres. Si quieres un día busco más información, ahora me acuerdo así sin pensar mucho.

Por otra parte, ya que has sacado el tema, me gustaría que alguien me aclarase algo un poco más. El machismo dice que el hombre es superior a la mujer, el hembrismo que la mujer es superior al hombre, vale, ideológicamente tienen algo de diferencia. ¿Pero en el fondo no buscan lo mismo? ¿El hombre a trabajar cobrando y la mujer en casa? O eso a mí me parece entender. Quiero decir, que no les veo tan diferentes, a veces tengo la sensación de que es el mismo perro con distinto collar. Si alguien quiere aclararlo más o expandir explicaciones, lo agradecería muchísimo.

Un saludo.

Enrique dijo...

Buenas, Misteriosa:

Puedo decirte que hay mujeres hembristas que se consideran superiores a la hora de ejercer la crianza de los/as hijos/as, y que promueven que son ellas quienes han de quedarse en casa. Pero no sé si el hembrismo predica eso, pues no creo que exista el hembrismo, sino diferentes hembrismos, del mismo modo que no existe el feminismo, ya que hay personas dentro del feminismo que discrepan en determinados puntos.

Sé que hay hembristas que piensan lo que dices, pero no tengo ni la más remota idea de si hembrismo y machismo persiguen la segregación de los roles en función del sexo.

Pero sí sé que, en general, lo que predica tal cosa es el sexismo.

Con respecto a lo que dices de la Astronomía, es interesante; no sabía nada acerca de ello. Si un día te apetece escribir un poco, si quieres puedes contarnos más. Tienes las puertas abiertas.

Yo te voy a contar otros casos:

Por ejemplo, se dice que Lavoisier fue el padre de la química, pero que sus estudios los realizó su mujer. Se cuenta que no fue tanto Carlos IV de Borbón quien gobernaba España en su tiempo, sino más bien su mujer, Maria Luisa de Parma, y que por ese motivo Goya dibujó a la Reina en el centro del cuadro, a pesar de que el protocolo decía que el Rey debía ir en el centro. Te paso aquí el link de una imagen del cuadro (y perdona que la saque de Wikipedia, pero es que es la única imagen grande que he encontrado).

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:La_familia_de_Carlos_IV.jpg

Sé también, por ejemplo, que Sócrates comentaba que siempre estaba enfadado con su mujer porque ella le ganaba en los diálogos; y que Watson y Crick, quienes se enseña que descubrieron el ADN, realmente no fueron sus descubridores, sino que fue Rosalind Franklin, a quien le robaron el trabajo estos dos que te he mencionado.

Saludos.

Enrique dijo...

A partir de mañana Martes, con suerte, no podré publicar los comentarios hasta el Jueves, el Viernes o hasta no sé cuándo.

Digo con suerte porque puede que mañana esté de partida a Extremadura con Kuxille. Si publico mañana los comentarios, es que no ha habido suerte.

Besos a todos/as.

laindefensiónaprendida dijo...

Clara Schumann, Madame Curie...pero mezclas muchos temas Enrique. Los hombres no son iguales a las mujeres y las mujeres no son iguales a los hombres. Y, en realidad, en una sociedad responsable los logros los alcanzan siempre solo unos pocos al principio, luego todos los borregos van detrás.
Un beso

Bastadesexismo dijo...

Enrique, es un sueño, pero vale la pena soñarlo. Y creo que tu blog es esencial para alcanzarlo. Para las generaciones de más de 20 años, quizás sea ya demasiado tarde, porque las construcciones sociales y, por ende, sexistas, se hacen desde la más tierna infancia. Por eso la educación es esencial, y lo más efectivo es apuntar a lxs niñxs, como lo estás haciendo.

Te recomiendo la lectura, un poco ardua, pero fundamental, de "La dominación masculina", de Pierre Bourdieu, en el que explica el mecanismo de la violencia simbólica y de por qué es tan difícil deshacerse del lavado de cerebro al que nos someten desde el útero.

Enrique dijo...

Inde:

Con todo mi respeto, quisiera hacerte una pregunta: ¿Tú lees las respuestas que te doy a los comentarios que me dejas?

A ver... Ya sé que los hombres y las mujeres no somos iguales. Sí, sí, lo sééééé. Pero tampoco somos iguales entre los hombres (dime tú qué tengo yo que ver con Hitler, por ejemplo...), o a ti con Isabel II.


De lo que hablo son de diferencias individuales; de que se nos trate como individuos, personas, y no como un conjunto segregado de hombres por un lado y de mujeres por otro, teniendo cada grupo unas supuestas características que no son más que una construcción social.

Cuando hablo de igualdad, no es como si dijese que seas mi clon... sino que se nos trate con el mismo respeto, con los mismos derechos, que se nos dé la misma libertad, que podamos elegir por igual y ser educados como seres humanos, y no en función de nuestro sexo.

Besos.

Enrique dijo...

Basta:

Muchas gracias por la recomendación del libro. La verdad es que me empezaba a apetecer leer algo de Bourdieu, pero no sabía por dónde empezar. Me estaba empezando a gustar de las citaciones que das en tu blog y lo que explicas de él.

Besos.

Arlette dijo...

De nuevo me has hecho pensar... Tienes razón: a mi tampoco nadie me explicó qué era el sexismo, cómo era el movimiento feminista... Y aunque yo también pienso que somos diferentes en muchos aspectos opino que la igualdad debe buscarse siempre, así como la equidad. Es decir, que no hay que permitir tampoco discriminaciones positivas por el hecho de ser hombre o ser mujer...
Un saludo!

Enrique dijo...

Ariette:

Yo sí estoy de acuerdo con la discriminación positiva en ciertos casos.

Por ejemplo, cuando a los/as jóvenes se nos permite pagar menos en el cine porque por ser jóvenes estamos discriminados/as (se nos paga menos en los empleos, nos cuesta más encontrar trabajo en muchos sitios, etc).

También, por ejemplo, cuando a un/a alumno/a con Síndrome de Down le pido un menor nivel académico que a otro/a con un Cociente Intelectual más elevado.

Por ejemplo, cuando a un/a alumno/a con asma se le pide correr menos minutos en Educación Física para poder pasar las pruebas.

Por ejemplo, cuando a una persona se le permite jubilarse antes porque ha estado trabajando en empleos con unas condiciones de alto riesgo para su salud (en una mina...).

Y en muchos casos más, en los que creo que es necesario dar una discriminación positiva para solventar las desigualdades.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...