miércoles, 2 de noviembre de 2011

El permiso por paternidad obligatorio también beneficia a los/as bebés.

Como ya sabemos, la educación está orientada, con respecto a la crianza de los niños y las niñas, a una segregación de roles en función del sexo: se estipula socialmente que las mujeres deben encargarse de las criaturas bajo la falacia de que "ellas son las más preparadas por naturaleza para esta tarea", mientras que los varones han de ir al trabajo y dedicarse exclusivamente a proveer (aunque esta segregación madre-hogar y padre-trabajo hoy día también es en muchos casos difícil que se dé, en tanto que el nivel de vida que se ha generado actualmente, precisa que en muchas familias con un bajo nivel socio-económico, tanto la mujer como el varón busquen un empleo, lo cual lleva en muchas ocasiones también a tener que pagar dos coches, más gasolina, dos seguros... y al final nadie puede encargarse de sus hijos e hijas).

Por supuesto, cada persona debería poder hacer lo que más le guste, que pueda elegir libremente en su vida. Sin embargo, como la sociedad gira en torno a la segregación del sexo, tanto en la educación como en la promulgación de leyes, salirse de los valores (pre)establecidos no es tarea fácil, dado que se nos condiciona desde nuestra más tierna infancia para seguir un camino dado y no el que nos sale del corazón. Y a mí me gustaría que se fomentase la libertad y el derecho de elección, para lo cual es necesario proporcionar una educación igualitaria y orientada hacia la libertad (lo que, por supuesto, supone no sólo un cambio de mentalidad con respecto a las funciones de género, sino que también una revolución en diversos aspectos, como por ejemplo una sociedad con una situación económica algo más equitativa y situaciones laborales menos opresivas). Si la educación es sexista, y no feminista, esto es, igualitarista con respecto a los roles de género, entonces ya no podemos hablar de una real libertad de elección. Y mucho menos si además las leyes ponen obstáculos.

Y, aunque para poder cambiar la sociedad primero tenemos que cambiarnos a nosotros/as mismos/as (primero hay que cambiar lo interno antes que cambiar exclusivamente lo externo, porque de lo contrario surge un fenómeno denominado "backlash" -vuelta de látigo-, y lo que ocurre es que cambia la sociedad pero no las mentes de las personas que componen esta sociedad, y al final la liberación se vuelve contra ti), sí es cierto que también es bueno cambiar, poco a poco, algunos aspectos externos para poder adquirir una mayor libertad y autonomía, y que esto externo influya un poco sobre lo interno.

Entre esos factores externos que, en mi opinión, hay que cambiar, y que muchas personas ya piden (es decir, que muchas personas ya han cambiado internamente), se encuentra la obtención de un permiso por paternidad obligatorio.

Todos y todas sabemos que una sociedad sin una baja por paternidad, es una sociedad que impide la elección libre y que discrimina tanto a varones como a mujeres. ¿Por qué? Sencillo:


Para los varones, la carencia de un permiso por paternidad resulta una discriminación, obviamente, porque se les niega a ejercer su pleno derecho a disfrutar de la crianza, el cuidado, la enseñanza y la educación de su hijo/a, de su bebé que acaba de nacer; se le niega el derecho a crear lazos con su niño/a y a disfrutar junto a él/ella (mientras que, por contra, la madre sí podrá disfrutar de este derecho); se le niega el derecho a estar junto a la madre, a la cual, después del período de gestación y del parto, y más todavía si es por cesárea, una ayuda le vendrá bien. Asimismo, si un hombre no disfruta de una baja por paternidad, corre el riesgo de que las empresas lo exploten, sabiendo que su familia necesita su sueldo.

Para las mujeres es discriminatorio porque, para aquellas que deseen encontrar un puesto laboral, les resultará más difícil. Cuando una mujer busca trabajo, en caso de tener una formación similar (en ocasiones incluso superior) a la de un varón, tendrá menos probabilidades de ser contratada, en tanto que ella, si está en edad de procrear, puede quedarse en período de gestación, con lo cual tendría derecho a varias semanas de baja por maternidad, y con ello la empresa tendrá que buscar a otra persona que la reemplace. En resumen: sin una baja por paternidad que sea  igual que la baja por maternidad, las mujeres constituyen todo un estorbo para las empresas (repito: para las empresas, no para mí), mientras que los varones, cuando tienen hijos/as, al no tener la obligación de coger una baja por paternidad, no representan ningún tipo de problemas de este tipo.

De hecho, está tan fuertemente asociada la crianza a las mujeres, que cuando los niños y las niñas presentan algún problema, mucha gente acusa a éstas. Por ejemplo, en los periódicos o incluso en libros, podemos leer escritos en los que se dice que cuando un/a niño/a tiene un problema determinado, se debe a una falta de estimulación por parte de la madre, o a que su madre no estuvo al tanto de ellos/as, o que su madre... su madre... su madre... ¿Responsabilidad y derechos del padre? No tiene, al parecer...

Algunas personas ponen la excusa barata de que los hombres no podemos dar el pecho (cosa que no es del todo cierta). Y mi  pregunta ante esta excusa es: ¿es que el cuidado de un/a bebé consiste exclusivamente en dar el pecho? ¿No olvidan que un/a bebé también necesita afecto, caricias, abrazos, besos, cuidados higiénicos, atención..., y que todo esto también lo puede hacer un varón? Además, con esta excusa, a las mujeres que tengan dificultades a la hora de dar de mamar o que no puedan dar el pecho por la causa que sea, no debería concedérseles el permiso por maternidad. Entonces, ¿quién cuida al o la bebé, si ni al padre ni a la madre se les cede una baja, porque no dan el pecho? (Ah, es cierto, olvidaba que hay personas que pretenden que un día los/as bebés salgan caminando, o incluso levitando, del vientre materno, con una Licenciatura y un Doctorado, y sabiendo, cómo no, prepararse la comida).

Como se habrán dado cuenta, yo hablo de un permiso por paternidad obligatorio (también debe serlo el maternal, además de que deberían tener una duración de al menos 6 meses ambos), es decir, que para mí la baja ha de tenerse y cogerse sí o sí, y no ser opcional. ¿Por qué? En primer lugar, porque si es opcional, es fácil que el jefe o la jefa de la empresa presione a los varones trabajadores para que no se cojan la baja, so amenaza de ser despedidos o de ser colocados en un puesto inferior y ver su sueldo reducido. Y en segundo lugar, porque no es justo que las mujeres tengan el deber y la responsabilidad obligada de cuidar a sus hijos/as, mientras que para el varón el cuidado es algo opcional. ¿Cómo es eso de que sea opcional cuidar a tu hijo/a? ¿Qué les parece si ponemos como opcional que un/a cirujano/a le atienda o no ante una patología que le causaría la muerte de no acceder a una rápida intervención médica?

Bueno, hasta aquí, creo que ha quedado claro que la baja por paternidad beneficia tanto a las mujeres como a los varones.

Ahora veamos de qué modo una baja por paternidad obligatoria beneficia también a los/as bebés; veamos cómo la baja por paternidad obligatoria constituye toda una medida también paidocentrista:

Si yo ahora le digo a los padres y las madres que no tengo la obligación de cuidar a sus hijos/as cuando los traen a clase, con la burda excusa de que soy un chico y solamente las maestras tienen tal obligación, seguramente se me echarían encima, enfadados/as, y con razón, porque todo el mundo quiere que a sus hijos/as se les cuide bien. Pero no sólo yo tengo esa responsabilidad de cuidar bien de esos/as niños/as, sino que también su padre y su madre. A su vez, pienso, en tanto que todos/as queremos ver a nuestros/as hijos/as bien cuidados/as, deberíamos opinar lo mismo para con el resto de niños y de niñas (y mejor aún: para todas las personas, indistintamente de su sexo, edad, ideología, nación, color de piel, cultura, etc).

Un hijo o una hija nace de un padre y una madre, es responsabilidad de ambos progenitores; por tanto, ambas partes tienen el deber de cuidar a sus hijos/as. Y también, un niño o una niña es responsabilidad de la sociedad, y por consiguiente, la sociedad debería tratarles bien, cuidarles, protegerles y contribuir a que puedan disponer de una buena educación y formación.

Cuando hablamos de educación obligatoria, mucha gente entiende por esta la obligatoriedad de niños y niñas de ir a la escuela para aprender y educarse. No obstante, yo considero que deberíamos cambiar la mentalidad en esto y comenzar a verlo del siguiente modo: por educación obligatoria debería entenderse el deber y la obligatoriedad de la sociedad en general, y de padres y madres en particular, de criar, enseñar y educar a niños y niñas.

Los niños y las niñas no deberían tener la obligación de educarse, sino el derecho a ser educados/as. La obligación ha de residir en padres y madres, y en la sociedad. Para los/as pequeños/as tiene que ser un derecho; para las personas adultas, una responsabilidad y un deber.

Por ende, al entender la crianza, el cuidado, la enseñanza y la educación de los niños y las niñas desde su nacimiento como un derecho, vemos que se hace necesaria que la baja por paternidad, al igual que la de por maternidad, sea obligatoria, en tanto que hace a los padres responsables de sus hijos/as, y a los/as bebés les otorga y refuerza su derecho a ser criados/as y educados/as.

A esto, existen personas que responden que habrá padres que cojan la baja y no cuiden a sus niños/as, y por este motivo, la baja no tiene que ser obligatoria. En primer lugar, me parece esto un pensamiento un tanto rebuscado que generaliza absurdamente. En segundo término, por esa regla de tres habría que eliminar la escuela pública, porque hay niños/as que no estudian; habría que eliminar la sanidad pública, ya que hay hay médicos/as que no hacen bien su trabajo; habría que tolerar las guerras, porque, total, siempre habrá gente que cometa delitos; habría que quitar muchas cosas beneficiosas y permitir otras tantas perjudiciales...

Y en definitiva, al ser la crianza compartida, al haber una persona más al cuidado de los/as mismos/as, los/as bebés, además de obtener su derecho a la educación y a ser tratados dignamente, reciben mayor atención, mejores cuidados, una mejor estimulación (más vocabulario, más caricias, más besos...), se estrechan lazos entre ellos/as y sus padres y madres, y reciben más amor y protección. Todo esto, indudablemente, les beneficia.

Entonces, por todo esto, podemos afirmar que la baja por paternidad obligatoria, igual e intransferible es una medida también paidocentrista que beneficia a los/as bebés, y para mí sólo por ello ya hay que luchar por alcanzarla.

11 comentarios:

Arlette dijo...

No puedo comentar nada... Lo has dicho todo tú, y más que bien dicho...

Un saludo!

misteriosa dijo...

Coincido con Arlette en que ya lo has dicho todo, aunque aún añadiría una cosa: Cuando dices que las mujeres son un estorbo para las empresas y los varones no, no es sólo que los varones, de forma neutral, no son un estorbo. Es que además, son un "esclavo fácil": Como la mujer va a ser despedida, y en casa hará falta un sueldo, el empresario sabe que puede exprimir todo lo que quiera al varón, que este no se irá, porque necesita sí o sí el dinero. Por tanto, un varón en edad ideal de tener hijos es perfecto, un caramelo muy goloso al que saben que le podrán sacar todo el jugo. Felicidades por esta entrada. Un saludo.

Enrique dijo...

Misteriosa:

Interesante anotación. No lo había pensado. Pero tienes razón.

Gracias y un abrazo.

Rowina dijo...

Hiciste una entrada bárbara, Enrique. Me encantó.

Me quedo con una idea que dijiste: lo de comenzar a pensar que la educación obligatoria debe significar obligación de las mamás y los papás de cuidar a sus hijxs, no la oblicación de lxs niñxs a educarse. Besiños

Anónimo dijo...

¡Qué incongruencia! ¿Cómo puedes decir que pides la libertad de elegir pero obligar a los hombres a coger la baja? No eres más que un crío con un pensamiento débil, qué le vamos a hacer. Ya crecerás

Enrique dijo...

Anónimo/a:

Me he pensado hasta ahora si publicar o no tu comentario, porque considero que era innecesario que dijeses lo de que sólo soy un crío con un pensamiento débil. Pero bueno, opino que quien tiene la necesidad de insultar en vez de dar una opinión, es porque se siente inferior y con una mente aún más débil.

No obstante, dado que tu pregunta es interesante y mi respuesta a la misma reforzará lo dicho en la entrada, me animo publicar tu comentario y a responderte.

Voy allá, pues:

A diferecia tuya, opino que no es ninguna incongruencia, sino más bien todo lo contrario: una necesidad coherente. ¿Porqué? Porque yo diferencio entre libertad y libertinaje. Consultamos el diccionario, que nos ayudará a aclararnos mejor:

Libertinaje hace referencia al:

“Desenfreno en las obras o en las palabras”.

Mientras que la “libertad” consiste en:

"Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos".

Como ves en la definición, el término "libertad" trae junto a sí a la "responsabilidad".

Ser libre significa ser responsable de los actos. Por tanto, cuando tú tienes un/a hijo/a tienes la obligación y, por consiguiente, la responsabilidad de cuidarle.

Un padre que no coge la baja por paternidad está llevando a cabo una acción de libertinaje, dado que no se hace responsable de sus actos (el tener un/a bebé y hacerse cargo de él/ella).

La libertad no consiste en elegir lo que te plazca. La libertad consiste en elegir lo que quieres dentro de un marco ético. En el momento que al hacer uso de tu libertad oprimes la libertad o la vida de otro individuo, tu acto no es libre, sino libertino.

Y un padre que no coge una baja por paternidad está eludiendo su responsabilidad, y pasando por alto los derechos fundamentales de su hijo/a.

Saludos, y si respondes, te pediría por favor que lo hicieses con mejores modales, que vergüenza me daría a mí, si fuese tú, que un "crío" se comportase mejor...

laindefensiónaprendida dijo...

Bueno Enrique, me duelen los insultos. Mira... me pitan los oidos. Yo sé que eres joven, pero tienes buena intención y quieres que avancemos. Sé que te equivocas en muchas cosas, cómo yo y cómo el anónimo, pero aún así, sin inquietudes y sin ideas no avanzaremos. Yo te anímo a pesar de todo, porque sé que eres inteligente y, también sé que te mueven motivos altruistas...aunque sé que la pregunta de "¿quién pagará todo esto?" la omites y no aparece nunca.

Un beso y adelante.

P.S. Te aseguro que vamos hacia un gran combate de "REPARTIR" lo que no hay, (que es poco), lo que es triste, porque deberíamos centrarnos en una producción inteligente.
A partir de ahora, por favor, no olvides incluir el factor económico en los debates, es mejor.

Un beso

Enrique dijo...

Hola, Inde.

Sé que puedo equivocarme en cosas o quedarme un poco suelto en algunos temas; pero bueno, como ya he dicho en alguna ocasión, este blog me sirve a mí en primer lugar. Lo creé, entre otras cosas, principalmente para organizar mi cabeza, obligarme a buscar información, darme cuenta de mi pensamiento (hablaré en otra entrada de la metacognición, que es el pensar sobre el pensamiento. No sé si la conocerás, pero la considero muy importante), y otras cosas.

Bueno, soy estudiante de Pedagogía, no de Economía, aunque sí es cierto que la economía es un tema que afecta y afectará a mi vida, y tengo que esforzarme por interesarme en ella y por comprenderla.

Este año tengo una asginatura llamada Economía de la Educación, que me está ayudando un poco a ver ciertas cosas con más claridad.

En fin, tu pregunta: "¿Quién pagará todo esto?".

Dame tu opinión a lo siguiente, por favor:

Yo diferencio entre cosas útiles y cosas necesarias. Cosas útiles son una televisión, un teléfono móvil, un tenedor... Cosas necesarias son los alimentos, la sanidad, la educación...

No sé si estarás de acuerdo conmigo, pero estamos en un mundo en el que se enseña a consumir cosas útiles y que son más bien innecesarias.

Y esto mismo lo practican también nuestros políticos: gastan nuestro dinero para sus campañas políticas, para colocarse una piscina en el Congreso, para rellenar espacios libres en un Senado inútil e innecesario, o para regalar ordenadores a las escuelas en vez de poner como Ministro/a de Educación a un/a pedagogo/a que sepa realizar una buena Reforma Educativa y cambiar la mentalidad de los y las docentas hasta lograr llevar el nivel de la educación española a un puesto similar como el que tienen los países de la OCDE cuyos resultados se encuentran entre los primeros puestos de los Informes PISA.

Es decir: pienso que, en tanto que la educación es necesaria, todos los países deberían gastar dinero en primer lugar en esta y en aquellos aspectos que sean también necesarios (sanidad, etc). Luego vendrán las cosas útiles (que son lujos, más bien).

Por ejemplo, si mal no tengo entendido, en España nos hemos dedicado a gastar el dinero de los impuestos en construir carreteras y otras que no hacían falta, en vez de en crear polígonos industriales y fomentar la creación de empresas que den lugar a puestos de trabajo y a una mejor economía.

Si se hiciesen las cosas bien, habría dinero para ello. Haciendo bien los deberes, muchos derechos llegan solos.

Y creo que no puedes decirme que lo que comento no puede llevarse a cabo, cuando en países como Finlandia, no sólo tienen una buena economía, sino que además su Sistema Educativo es de los mejores, y tienen una baja por paternidad que puede prolongarse, si no me equivoco, hasta los 6 meses (quizá como mínimo).

Actualmente, lógicamente, no se puede hacer, porque no hay dinero. Estamos hundidos/as. Pero ya hemos sobrevivido en España a muchas situaciones.

Si todos/as nos espabilamos un poquito, saldremos a flote, y lo que digo será posible que lo paguemos entre todos/as y que sea una realidad.

Besos.

laindefensiónaprendida dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, ¡Bravo! y sigue así... que los años ya te irán ayudando también, como a todos. Solo que el que no tiene norte ni metas, lo llevará peor, y no llegará nunca a nada. Como digo en mi blog: "El consumo aturde pero no ayuda". Solo que tenemos muuuuuucho que aprender aún de los que lo han hecho mejor.

Enrique dijo...

Gracias, Inde.

Y gracias también por el consejo de "incluir el factor económico".

Aunque, si no te importa, no voy a incluirlo en las entradas, en tanto que mi intención es transformar la Pedagogía, y hablar del factor económico, pienso, es algo que no viene mucho a cuento si lo incluyo de forma mezclada, sí te digo que lo que haré será al menos pensar sobre él mientras escriba las entradas.

Un abrazo.

laindefensiónaprendida dijo...

Fenómeno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...