martes, 20 de diciembre de 2011

El sexismo y el currículum oculto 2.

Como ya expliqué en la entrada El sexismo y el currículum oculto. La educación invisible, se entiende por currículum oculto, en palabras de Miguel Ángel Santos Guerra, lo siguiente:

”Currículum oculto se define como el conjunto de normas, costumbres, creencias, lenguajes y símbolos que se manifiestan en la estructura y el funcionamiento de una institución. Sin pretenderlo de manera reconocida, el currículum oculto constituye una fuente de aprendizajes para todas las personas que integran la organización. Los aprendizajes que se derivan del currículum oculto se realizan de manera osmótica, sin que se expliciten formalmente ni la intención ni el mecanismo o procedimiento cognitivo de apropiación de significados”.

Es decir, el currículum oculto es el currículum que se nos inculca sin que nadie lo establezca explícitamente; son los aprendizajes que adquirimos de forma oculta.

Cuando leemos un libro de fantasía, por ejemplo, aunque la finalidad del libro no sea la de convencer sobre alguna opinión, aunque la finalidad del autor o la autora no sea la de enseñar algo, en realidad dicho libro siempre va a tener parte de su escritor/a, siempre va a tener sus ideas, su forma de ver el mundo, su estilo, su forma de expresarse... Siempre va a tener, de forma implícita, algún tipo de enseñanza, algo que quiere mostrar.

Un ejemplo claro de currículum oculto se da cuando en la televisión se muestran dibujos orientados a un sexo u otro y con sus correspondientes estereotipo.

Pero hay un ejemplo de currículum oculto que a mí me llama mucho la atención...

En los textos sagrados o en ciertos cuentos suelen aparecer las mujeres como malas pécoras dispuestas a "hacerte caer en el pecado", a darte muerte, a robarte o a cualquier cosa no grata. Y solo aparece como un ser dulce cuando es permisiva y deja que su marido se vaya con otra, o cuando se dedica plena y ciegamente a "las labores de su sexo".

De un modo oculto, tratan de poner a las mujeres sobre un pedestal y se anuncia que son dañinas por naturaleza, excepto cuando son obedientes y sumisas.

Pero una cosa es que te insulten o te traten mal... y otra cosa muy diferente es que te hagan desaparecer, como si no existieses, que es aún peor, bajo mi punto de vista.

Y es que a lo largo de la historia, se hablaba de la educación de los niños, de si el hombre es bueno o malo por naturaleza, de si el hombre tiende o no al bien, etc; pero a las mujeres no se las incluía. No existían en los textos filosóficos y científicos. 

No existían ni siquiera en la educación (aunque posteriormente se comenzó a tener la idea de que las mujeres serían buenas para el magisterio, porque tendrían "dotes naturales", al poder dar a luz). La educación para las mujeres fue prácticamente vedada. Y para cuando empezó a aparecer, fue simplemente para ser educada en "las labores de su sexo" o para servir a alguien.

Por ejemplo, en los primeros años del cristianismo había diaconisas, mujeres con un rango importante en la Iglesia. Pero una vez que la Iglesia logró su objetivo de expandirse, una vez que todas esas mujeres habían prestado sus servicios de inculcar a hombres y mujeres la educación cristiana, las mujeres fueron relegadas a un puesto claramente inferior.

Otro ejemplo claro lo tenemos en España, con la Ley Moyano de 1857 (que se inspiró en el Reglamento de 1821, en el Plan Duque de Rivas de 1836 y en el Plan Pidal de 1845), la única ley de educación en España que se mantuvo vigente durante más de cien años (hasta 1970, con la creación de la Ley Villar), y en la que se anunciaba:

"En las enseñanzas elemental y superior de las niñas se omitirán los estudios de que tratan el párrafo sexo del art. 2º ["Breves nociones de Agricultura, Industria y Comercio"] y los párrafos primero y tercero del artº.4º ["Principios de Geometría, de Dibujo lineal y de Agrimensura" y "Nociones generales de Física y de Historia Natural"], reemplazándose con:

Primero. Labores propias del sexo.
Segundo. Elementos de Dibujo aplicado a las mismas labores.
Tercero. Ligeras nociones de Higiene doméstica".

Incluso en Francia, tan liberales que se mostraban, podemos encontrar a pedagogos como Jean-Jacques Rousseau, para quien, según indica en su libro El Emilio o de la educación, las mujeres eran un suplemento de los varones, y por tanto su educación debía servir para que supiesen educar a sus hijos/as. A diferencia de la educación de los varones, que debía tender a la autonomía, para Rousseau las mujeres debían ser educadas en la dependencia, primero del padre y después del marido, y el camino para ello debían ser el castigo, la sumisión y la obediencia.

Este hombre, al igual de los actualmente denominados "masculinistas" o "neo-feministas", hablaba muy bien sobre la educación de los infantes, sobre una crianza basada en el respeto del mismo, sobre lo natural, sobre la importancia de estar junto a sus hijos/as... pero también se olvidó de ser él también quien hiciese todo ello, y acabó por dejar a sus hijos en una institución porque no se fiaba de la educación que su mujer les proporcionaría.

Ya por aquellos tiempos se hacía desaparecer a las mujeres. Pero lo curioso es que hoy día esto se mantiene.

El primer ejemplo está en el lenguaje, en el cual, en español, el masculino ejerce como neutro, de tal forma que decimos, por ejemplo, "todos", haciéndonos referencia a "todos los hombres y a todas las mujeres". Y, lo queramos o no, inconscientemente, implícitamente, esto otorga a nuestra mente una organización que tiende a la exclusión de las mujeres y a la puesta de los varones por encima de ellas.

Otro ejemplo más visual, se da en las señalizaciones: ¿se han fijado en las señales de tráfico o en los carteles que podemos encontrar en el tren?

 Las señales de tráfico muestran imágenes de varones. Las mujeres quedan invisibilizadas. Invisibilizadas excepto cuando se trata de hacer la compra o de cuidar niños/as.

 
No he podido pasar unas fotografías que hice, porque el blog hace cosas extrañas con ellas y no se ven, pero la próxima vez que se transporten en tren con la red de Cercanías, fíjense en los carteles. Todos ellos, como los de "prohibido cruzar las vías", muestran imágenes de varones. Pero si se aproximan a las puertas mecánicas en las cuales se introduce en billete para pasar, si se acercan a las puertas grandes que están habilitadas para que pueda pasar alguien que va en silla de ruedas, que va con niños/as, fíjense que en justo solamente en esos carteles aparecen tres mujeres: una con un bebé, otra con un niño de la mano y otra con un carrito de la compra.

Por lo demás, son inexistentes.

Y claro, luego los niños y las niñas aprenderán que las mujeres no han hecho nada interesante a lo largo de la historia porque en sus libros de texto a penas aparecen escritoras, reinas, científicas...; irán diciendo por ahí que los varones somos superiores porque aparecemos más en los libros de texto... Dirán por ahí que la genialidad es masculina.

Todo un currículum oculto henchido de sexismo.

10 comentarios:

Augusto dijo...

Hola Enrique, a mi siempre me parecio un poco tonto esto de suponer que las relaciones de dominacion entre hombres y mujeres en una sociedad determinada esta reflejada en palabras del lenguaje como "todos" que utilizas de ejemplo en esta entrada... O sea, no hubo en la historia sociedades patriarcales con lenguaje neutro?
Sobre lo de los carteles, me gustaria que me dijeras como se podria modificar el cartel del hombre cruzando al calle para que no invisibilizara a la mujer, me parece que llevar las cosas a ese extremo no sirve de mucho, de hecho aca en Argentina en el subte hay carteles en donde se representa la figura de un hombre llevando a un niño para señalar que "los adultos deben acompañar a los niños en todo momento" no obstante no creo que eso haga a nuestra sociedad menos patriarcal o si?...

Enrique dijo...

Buenas, Augusto, bienvenido al blog.

En cuanto al lenguaje en el cual el masculino actúa como neutro, yo tampoco creo que sea el elemento fundamental que lleva a una sociedad a ser patriarcal, sino que es un elemento más. Si no está ese elemento, pero persiguen otros muchos más, continuamos, entonces, en la misma situación.

En cuanto a las imágenes, aquí en España, hasta hoy por hoy, que alguna está saliendo, nunca había visto una imagen de un varón con niños agarrados a su mano.

¿Cómo podríamos modificar el cartel para no invisibilizar a las mujeres?

No se trata de cambiar el cartel, sino de colocar más carteles de mujeres, y sobretodo, colocar carteles plurales que muestren a ambos sexos haciendo de todo. Que haya variedad y no una estructura fija y (pre)establecida que genera sexismo.

Un cordial saludo.

laindefensiónaprendida dijo...

Yo estoy con Augusto.

misteriosa dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Curioso, todo lo que comentas del señor Rousseau (¿lo he escrito bien?), al final tendré que leer algo sobre él porque lo mencionas mucho. Vaya final ¿no? resulta que finalmente ni se fiaba de su mujer, así que empezamos por meter a las mujeres en casa porque las instituciones blabla y no sé qué... y luego, por si la mujer es tonta (al fin y al cabo, no ha estudiado), el niño acaba igualmente en la institución. Pero su madre ya ha perdido las oportunidades laborales. Es realmente sorprendente!!!

Quería pasarte un enlace de un blog que he encontrado hace poco, te aviso que yo aún no he leído ni una sola entrada por falta de tiempo, pero alomejor te interesa: http://grandesmujeresenlahistoria.blogspot.com/

Un saludo.

Enrique dijo...

Misteriosa:

Las ideas del señor Rousseau (sí, lo escribiste bien xD) son bases del naturalismo pedagógico. Todo el movimiento este que está saliendo de "lo natural", "el respeto del niño", etc, no es nuevo, proviene de este autor y otras tantas personas más.

Lo curioso es que todos los varones estos, cuyas ideas, la verdad, me gustan y persigo (aunque discrepo en ciertas cosas, como lo de educar de forma sexista y olvidarse de las mujeres), luego resultaban ser, como ocurre hoy día, unos machistas.

Por cierto, la institución en concreto en la cual abandonó Rousseau a sus 5 hijos fue un orfanato.

Si te interesa leer algún libro de Rousseau, dos de los más importantes son "El Emilio o de la educación" y "El contrato social".

Besos.

Enrique dijo...

Misteriosa:

He encontrado esta página sobre "El Emilio" que está muy bien. Tras una buena introducción, se redacta un resumen de todos los capítulos del libro, lo que te dará una ligera idea sobre el autor.

http://www.comunidadandina.org/bda/docs/VE-EDU-0001.pdf

Saludos.

misteriosa dijo...

Gracias, a ver si ahora que estaré solita en Navidades le dedico algo de tiempo. ¡Felices fiestas!

misteriosa dijo...

Ahora que ya tengo tiempo, tenía ganas de hacer algún comentario más sobre esta entrada:

- Sobre lo que dices de hacer desaparecer a las mujeres, pues aunque parezca tontería, estos días me he fijado incluso en los dibujos animados: En Los Pitufos, hay el pitufo gruñón, el bromista, el trabajador, etc, y además una Pitufina como ente único. Es decir, los varones son muy variados, y la mujer única, no hay pitufa bromista, trabajadora, gruñona,etc. Otro ejemplo es en los Looney Toones pequeños (Bugs Bunny, Pato Lucas, etc, pero bebés). Hay muchos varones y sólo una chica, que es una conejita (compañera de Bugs Bunny) y también está la abuelita, que es la que los cuida (porque como las labores del cuidado las hacen mujeres, pues hala). Así que sí, esto está de "rabiosa" actualidad.

- El otro comentario que quería hacer es otra de las paradojas a las que llevan las ideas que has explicado, de que las mujeres deben ser dulces y sumisas y ocuparse de los niños. Resulta que, si toda la perspectiva de una mujer es dedicarse a su casa, ¿qué ocurre? Pues que mejor casarse con un hombre que tenga dinero de sobra que con un pobre. Asi que, en nombre de "la dulzura y las madres abnegadas", lo que se consigue es que las mujeres son super-agresivas y se sacan hasta los ojos por un hombre (yo lo veo hacer por pilotos así que hablo con conocimiento de causa). O sea, que las ideas que promulgan "la mujer dulce" en realidad consiguen una gran agresividad entre las mujeres. Mientras tanto, ves cómo los hombres trabajan en un ambiente de compañerismo envidiable sin esas tonterías.

Un saludo.

Isamonalisa dijo...

Hola Enrique! Espero que estés pasando unos días muy agradables. ^^

Bueno, yo estoy de acuerdo con que el lenguaje tiene el género neutro y que también es cierto que es una pequeña cosa pero que tampoco ayuda.

El problema es que la mujer sigue siendo totalmente invisible. Y no me considero una feminista, al contrario, los hombres y las mujeres somos muy diferentes, y es bueno que así sea.

¿Donde sigue siendo la mujer invisible? En los mismos casos que has descrito tú y yo añadiría unos cuantos más, (este tema me toca la fibra sensible ^^).

Cuando anuncian por la tele series de televisión o películas de cine, en esos mini-trailers, tú fíjate bien en los momentos en los que aparece la mujer; solo aparece o bien, en escenas románticas o poniendo malas caras en plan `Soy la mala de la película´ y... para de contar, y me estoy refiriendo a los mini-trailers que montan en la tele para hacer propaganda de la serie o película en cuestión. Solo fijarme en eso ya me da una idea del tipo de sociedad en la que vivo. Así de triste es.

Bueno, y paro ya, te dije que este tema me tocaba la fibra sensible.^^

Besos y Felices Fiestas!

Enrique dijo...

Misteriosa:

Me he pasado unos cuantos días enfermo, así que estos días, después de llevar siglos sin ver la televisión, me he puesto a ver un poco los dibujos animados para poder hacer una entrada sobre ellos. Y sí, hay algunos que son... la leche.

Isamonalisa:

El feminismo no dice que los hombres y las mujeres somos iguales. Todo lo contrario, dice que somos diferentes, pero que también somos diferentes entre todos los hombres y también sois diferentes entre todas las mujeres. Por tanto, no existe un único modelo de verón ni un único modelo de mujer, que es lo que se pretende mostrar con el sexismo y el machismo (por ejemplo, se dice que todos los varones por naturaleza somos más brutos, insensibles, odiamos la paternidad, somos más inteligentes para las matemáticas, etc; y se dice que todas, todas, todas las mujeres sois delicadas, tiernas, cariñosas, os gusta el amor de por vida y no eso de tener relaciones sexuales sin compromiso, que sois las más adecuadas para cuidar de niños/as, etc). Eso es lo que viene a desmantelar el feminismo. Para el feminismo no somos iguales. Somos iguales como seres humanos, como personas que merecen el mismo respeto, el mismo trato; un trato como personas y no un trato específico por ser hombre o por ser mujer. Para el feminismo todos/as deberíamos tener los mismos derechos y las mismas obligaciones (aunque existe algún tipo de feminismo, un falso feminismo, denominado "feminismo de la diferencia" o "neo-feminismo" que promueve que tengamos los mismos derechos pero que mantengamos los roles sexistas).

Por tanto, si piensas que eres igual a un hombre en ese sentido, como persona, como ser humano, entonces sí eres feminista. xD

Gracias por vuestras aportaciones.

Felices Fiestas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...