miércoles, 23 de noviembre de 2016

Los y las docentes no tenemos la verdad absoluta.

La Pedagogía es una Ciencia Social. Eso quiere decir dos cosas:

En primer lugar, que la Pedagogía no es una ciencia exacta y, por ende, no funciona como la gravedad. Si yo sostengo un objeto en el aire aquí en España y lo suelto, caerá al suelo, pues será atraído por la fuerza de la gravedad terrestre; y esto mismo ocurrirá si repito la acción en China, en Noruega, en Afganistán o en Chile. Sin embargo, un mismo planteamiento pedagógico no tiene por qué funcionar igual en un país que en otro, ya que cada nación, o pueblo, o comunidad, tiene su cultura. 

En segundo término, hemos de dejar claro que quienes nos dedicamos a la educación y la enseñanza, trabajamos con personas. Y las personas son todas distintas, con sus vidas, sus experiencias, sus ideas...; ergo, una metodología docente puede llegarle de distinta forma a Fulanito, a Pepita, a Menganito y a Anita.

Entonces, no podemos pretender que, como muchos y muchas docentes parece ser que desean con ansia, se nos dé la razón a todas horas, ni que nuestra palabra sea ley; toda autoridad.

Nos podemos equivocar, reconozcámoslo. Parece que a ciertos maestros y a ciertas maestras les molesta, les hiere en su orgullo o algo por el estilo, el tener que admitir esto. Pero es así: nos podemos equivocar y hacer, por supuesto, las cosas mal.

Que hayamos estudiado, 3, 4, 5, 6 años... no nos da un poder mágico otorgado por divinidades ancestrales y que nos lleva a estar en posesión de la verdad absoluta.

Puede ocurrir, perfectamente, que cuando un padre o una madre habla con nosotros/as, esté en lo cierto y resulte que nos hayamos equivocado; puede ser que no vayamos por buen camino en nuestra forma de llevar a cabo nuestro proceso de aprendizaje-enseñanza con su hija o hijo, y que la culpa no esté en que esa criatura, "que no quiere dar un palo al agua o es más tonta que Abundio", sino que estamos haciendo las cosas mal. Perfectamente, puede darse el caso de que ese padre o esa madre no es una persona tarada, rancia, tiquismiquis, retrógrada, pesada... que quiere venir a darnos la lata con sus quejas, sino que el problema reside en nosotras y nosotros, que tenemos la cabeza cuadrada, nos hemos instalado en la Pedagogía del Confort, y no queremos dar nuestro brazo a torcer, lo cual nos lleva a un bucle sin salida que perpetúa nuestra mala praxis.

Abramos los ojos y calmémonos. Nosotros y nosotras, como docentes, no debemos andar con egolatría y creer que somos la crème de la crème. Debemos tener humildad y darnos cuenta de que el único ente importante en este proceso educativo es nuestro alumnado. Nosotras y nosotros tan solo somos una pieza más de su aprendizaje. Pero nada más que eso. No creo que haya que revalorizar la profesión docente ni que se nos vea como salvadores/as del Universo.

En nuestros discentes ha de estar la atención y la clave del proceso educativo. Nuestra función radica, simplemente, en poner a su disposición las condiciones necesarias para que puedan sortear con éxito los obstáculos.

Y todo lo demás, sobre la autoridad, la importancia, la omnipotencia y la omnisciencia del profesorado... no son más que meras pamplinas.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con la entrada, aunque matizo una cosa: Es importante que los profesores tengan autoridad, lo que pasa es que esa autoridad debe ser ejercida responsablemente y con humildad. No está reñida una cosa con la otra.
Lo malo es que eres un hipócrita y desde este blog adoctrinas con ideas feminazis creyéndote que tienes la razón absoluta.
A ver si empiezas a aplicar lo que dices en esta entrada.
Un saludo.

Enrique dijo...

La autoridad, Anónimo o Anónima, solo enseña la normalización del as jerarquías, lo cual se traduce en la sumisión al sistema.

Por otro lado, por supuesto que hablo defendiendo mis ideas como si tuviese la razón. No porque nunca me equivoque, sino porque hay que hablar con contundencia, defendiendo las propias ideas. Otra cosa es que tenga la mente abierta, esté dispuesto siempre al debate y pueda acabar cambiando de parecer.

Cuando digo que no tenemos la razón absoluta no quiero decir que tengamos que dársela al resto cuales idiotas. Hay que defender los propios postulados. Otra cosa es que seamos personas abiertas capaces de cambiar nuestro pensamiento, si vemos que puede tener razón nuestro interlocutor o nuestra interlocutora.

Salud, Anarquía y que tu querido sistema Patriarcal caiga pronto.

Anónimo dijo...

Enrique, es cierto que la autoridad normaliza las jerarquías pero... ¿toda jerarquía es mala?
Si vas al cirujano a que te opere la operación no debe hacerse de manera asamblearia entre el celador, la enfermera y el cirujano, sino que tiene que ser el cirujano (o la cirujana, ya que no quiero ofender tu visión feminazi de la realidad) quien tome las decisiones.
Sé que el ejemplo que pongo es un trabajo algo distinto a la docencia, pero para eso han tenido que tener profesores que de alguna manera tenían que comprobar que esas personas contaban con los conocimientos necesarios. Y para eso el docente ha tenido que tener una jerarquía sobre ellos en sus épocas de estudiante.
El problema es que hay muchos docentes a los que no les interesa la enseñanza y van a clase exclusivamente a por el sueldo, sin preocuparse lo más mínimo en hacer bien su trabajo.
Por otro lado, un docente puede formar alumnos críticos con el sistema en el que les ha tocado vivir.
En cuanto a defender las ideas, a mí me parece muy bien que defiendas tus ideas, pero he leído tu blog y no te he visto ser nada respetuoso con los masculinistas ni te he visto abierto a sus ideas.
Por otra parte, me dices que quieres que caiga mi "querido sistema patriarcal". Es difícil que yo defienda el patriarcado, teniendo en cuenta que no creo en su existencia.
Por otra parte, me resulta curioso que un anarquista defienda una ideología como el feminismo. En España fue una feminista (María Teresa Fernández de la Vega) la que organizó la represión de los insumisos, por poner sólo un ejemplo.

Enrique dijo...

Voy por puntos:

1- Disculpa la tardanza en publicar tu comentario. No lo vi.

2- En los colectivos anarquistas hay un orden coordinado por todas las personas en conjunto. Podemos tener delegados o delegadas que se van rotando, sin poder absoluto y cuyo cargo es fácilmente revocable de ipso facto si no cumple con su función o las normas de horizontalidad. Lo que quiero decir es que una operación puede funcionar sin autoridad, del mismo modo que te puedes juntar mañana con los amigos o las amigas y llevar a cabo un proyecto en común sin imponer nada sobre nadie. Porque una cosa es, por ejemplo, que acudas a alguien a pedirle consejo y tú hagas lo que a ti te plazca, y otra cosa es que su palabra sea ley. Un cirujano o una cirujana puede dar instrucciones, sí, pero si alguien sabe que se equivoca, o si el o la paciente no quiere someterse a la operación, el doctor o la doctora no debería poder imponer nada. Mañana llega una mujer a parir y a quien le atiende se le ocurre hacer tal o cual cosa y, desgraciadamente, su palabra es ley. Pero, ¿y si la parturienta no quiere la epidural, o prefiere parir de cuclillas en vez de tumbada? ¿Por qué tiene que hacerse lo que al comadrón o la comadrona le da la gana? Pues no. A eso me refiero.

3- Te doy la razón en lo de que hay docentes a quienes les importa tres pepinos la enseñanza

4- Sí, estoy abierto a las ideas. Otra cosa es que me parezcan aberrantes y no las respete. Porque no, no todas las ideas son respetables. No le he puesto una mano encima a nadie, ni si quiera a gente facha y mira que las he tenido enfrente. Pero no pienso respetar todas las ideas, aunque las escuche. Tú no respetarías si alguien a tu lado dijese que hay que violarte, apalearte y matarte. Ya te digo: soy abierto y se me puede convencer. Pero mientras mantenga mi postura, defenderé mis ideas y seré intolerante con las ideas que considere inmorales.

5- Lo que haga una persona no representa a una ideología. Que un cura viole a criaturas no es justificación para atacar al Cristianismo, en tanto que la Biblia no dice que hay que violar a niñas y niños. Lo mismo en el feminismo: que una política represiva (De la Vega) sea feminista, no es argumento para atacar el feminismo. Eso es una falacia ad hominem.

Ahora bien, si quieres saber por qué soy feminista siendo anarquista, te diré que, simplemente, no se puede ser anarqusita sin ser feminista. El anarquismo promueve la igualdad y la libertad entre todas las personas. El feminismo, por su parte, promueve la equidad entre mujeres y varones. Si me dijese anarquista mientras mantengo a un lado a las mujeres, algo fallaría. Ser anarquista implica tener que apoyar el feminismo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Saludos Enrique. Te voy contestando por puntos:
1. No te preocupes, no pasa nada.
2. No compares un colectivo anarquista con una operación. El cirujano o la cirujana deben tener la autoridad, pero también con la responsabilidad de que si se equivocan paguen las consecuencias. Tanto para parir como para operar o cualquier otra cosa la palabra del profesional debe ser ley, y repito que si se equivoca debe pagar las consecuencias. Hay más posibilidades que se equivoque alguien que no sabe de un tema a que se equivoque un profesional de ese tema.
3. Al menos estamos de acuerdo en algo.
4. Si no respetas a las personas que queremos que los hombres tengamos los mismos derechos que las mujeres tienes un problema gravísimo de empatía. Si encima eres intolerante con quienes nos oponemos a la criminalización del hombre eres, sencillamente, un tipo que va contra los Derechos Humanos.
5. De la Vega representaba al feminismo cuando hizo eso. Representaba al feminismo institucional, que es el mayoritario en España. Y eso es sólo un ejemplo como te dije; que me podría poner a hablar del negacionismo de las denuncias falsas, de la inconstitucional livg, de no querer que el hombre tenga derechos reproductivos, de la invisibilización de la violencia sufrida por el hombre.....
El feminismo trabaja muy duro para oprimir al hombre y tiene un inmenso poder. No te creas un antisistema defendiendo la ideología que defiendes porque vas con el viento a favor.
Los que vamos a contracorriente somos los masculinistas.
Y el feminismo no promueve la equidad entre hombres y mujeres, si la promoviese no nos habría quitado la presunción de inocencia.
En realidad sé que no conseguiré convencerte porque no estás dispuesto a escucharme, pero quien sabe si algún día irás al calabozo por una denuncia falsa y se te quitará toda la tontería.

Enrique dijo...

1- Sobre la autoridad ya se ha hablado mucho desde el anarquismo. Se habla de aceptar una autoridad voluntaria, de modo que pueda ser rechazada cuando nos plazca. Por ejemplo, si tú eres médico y una mujer acude de parto (si es que acude, porque también podría decidir parir por su propia cuenta), y tú comentas que dé a luz tumbada, ella podría pensar que cómo eres médico y sabes obviamente más, tal vez sea lo más conveniente y te haga caso; o bien, por otro lado, ponerse de cuclillas y decidir que así va a dar a luz, contra tu autoridad. Es su vida, es su cuerpo, es su parto, es su decisión. Tú, por el contrario, no puedes imponer nada. Tus conocimientos han de servir de consejo, no ser ley. Si se hace lo que ella dice y todo sale mal, la responsabilidad es de ella. Si cumple con lo que tú dices y sale mal, en ese caso la responsabilidad sería tuya. Pero nadie impone nada a nadie, dado que, si bien es cierto que tú tienes menos posibilidades de equivocarte, tus conocimientos no te convierten en omnisciente ni en omnipotente. Esa mujer puede haber contrastado opiniones de diferentes especialistas y haber llegado a la conclusión de que estaba más acertada otra persona que le dijese que diese a luz de cuclillas en vez de tú con tu idea de parir tumbada.

2- Respeto a las personas, pero no a todas las ideas. No todas las ideas son tolerables. Si alguien a tu lado dijese a que hay que torturarte, violarte y matarte, ¿respetarías su opinión? Pues yo tampoco respeto el masculinismo, que aboga por mantener el machismo y la misoginia; y, por supuesto, defenderé el feminismo, que como el propio diccionario dice, lucha por dar los mismos derechos a las mujeres que se han reservado exclusivamente para los varones.

3- Si mañana el Papa viola a una criatura, eso no quiere decir que mi vecina católica viole todos los días a su nieto. Nadie representa a nadie. Las personas tan solo nos representamos a nosotras mismas. Ni Rajoy me representa, ni De la Vega representa a las y los feministas. Por ejemplo, De la Vega jamás atacó, que yo sepa, a la prostitución y yo, al igual que muchos y muchas, soy abolicionista. Por ello, ya no se habla tanto de feminismo, sino de feminismos.

4- Una pregunta. Imagínate que yo soy tu vecino. ¿Sí? Y supongamos salgo mañana con un cuchillo, te lo pongo en la garganta y te digo que o me das todos los días 10 euros o te mato. Además, te digo que si me denuncias, te voy a torturar lenta y dolorosamente. Pero tú sacas valor y vas a comisaría. Bien, ante esta situación... ¿Estarías de acuerdo en dejarme en libre a la espera del juicio, ahí al lado de tu casa, sabiendo que en cualquier momento te voy a descuartizar? ¿O por el contrario preferirías que me retuviesen y así tú estar a salvo? Ten en cuenta que si no me retienen, te voy a matar por denunciar. ¿Qué preferirías?

5- Nadie invisibiliza la violencia sufrida por los hombres. De hecho, puedes denunciar cuando te plaza. Ya estuve en su momento en el hospital y en comisaria y me dijeron que denunciase cuando quisiese, y que me ayudaban sin problemas. Hasta me dieron cita (y rápidamente, considerando mi caso de urgencia) para que me diesen ayuda psicológica. Al final no denuncié porque no creo en las leyes ni en las cárceles. Pero la ayuda psicológica la tengo ahí; y cuando quiera puedo ir a asistencia social, lugar al cual no acudí finalmente porque logré salir de la situación con la ayuda de una amiga.

En cuanto a los derechos reproductivos de los hombres no sé a qué te refieres. Tenemos métodos anticonceptivos varios. Lo único que nos falta es una píldora anticonceptiva masculina, la cual ya pedimos muchos y muchas feministas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Saludos Enrique, te voy contestando por puntos:
1. En tu ejemplo esa mujer no debe decidir porque no se trata de su cuerpo sino que está en juego la vida de otra criatura.
Llevando al extremo tu razonamiento, no se podría detener a los muleros porque la cocaína que llevan está dentro de su cuerpo.
Hay jerarquías que deben ser revocables pero otras no.
Por cierto, no he estado nunca en grupos anarquistas, pero tengo un amigo que se fue de la CNT porque me dijo que era un sitio sectario y jerárquico donde no existía la figura del discrepante.
Y no me extraña, en todos los grupos humanos surgen líderes y gente con afán de poder.
2. Efectivamente no respetaría la opinión de alguien que quiera torturarme y matarme, pero el masculinismo no quiere torturarte y matarte sino que busca la igualdad desde la óptica masculina.
Es mentira que sea machista y misógino. No sé si es que no conoces el masculinismo o si eres un cínico.
En cuanto a la definición del diccionario de feminismo, ese movimiento no es lo que diga el diccionario sino lo que haya hecho. Y de todos modos la definición de diccionario no dice que busque la igualdad, ya que habla de igualdad de derechos pero no de igualdad de derechos y obligaciones.
3. Si mañana el Papa declara una Guerra Santa será totalmente criticable la religión. De hecho una crítica que se le hace a la religión es haber promovido guerras. Lo que hizo De la Vega no es algo que haya hecho ella a título personal sino una medida política como puede ser declarar una guerra.
Ahora te has visto acorralado y cuando no tienes argumentos para defender que el feminismo busca la igualdad empiezas a hablar de feminismos. ¿En qué quedamos?
Por otra parte, yo también desconozco lo que dice esa feminista sobre la prostitución, pero me parece curioso que hables de que las mujeres decidan sobre su cuerpo y luego no quieras dejarlas que sean prostitutas.
Por otro lado, parece ser que eres un anarquista-darwinista social, ya que para ti sólo deben follar los hombres que puedan conseguirlo gratis.
4. Aquí das por hecho que todas las mujeres que denuncian están diciendo la verdad, cuando probablemente la mitad de las denuncias sean falsas. Si tú eres mi vecino gitano y te detienen por algo por lo que a mí no me detendrían sería una sociedad racista. Si por ser gitano tienes penas más graves por la misma amenaza sería una sociedad racista. Si cada vez que un gitano mata a un payo llevasen un conteo en las noticias de los gitanos que han matado payos pero no al revés sería una sociedad racista. Si en el metro, en las paradas de bus, en las paredes... hubiese publicidad sobre la violencia gitana sería una sociedad racista.
Ten en cuenta que en ese caso te detendrían a ti pero a mi no me detendrían por lo mismo.
Y en un Estado de Derecho no se debe detener sin pruebas porque hay una cosa se llama presunción de inocencia, cosa que se ha cargado la livg.
5. Desde el feminismo no se habla de la violencia contra los hombres, sólo de la violencia contra las mujeres que es el sexo que menos violencia sufre.
Eso no tiene nada que ver con que tú puedas denunciar, hasta ahí podíamos llegar.
6. Me refiero a que los feminazis veis el tema del aborto de la siguiente manera: el hombre no puede decidir si se tiene el niño o no pero si la mujer decide que sí pues tiene que pagar.
Pues no tío; o bien el hombre tiene poder de decisión o bien la decisión es de la mujer y ella apechuga con todas las consecuencias y acepta que el hombre se desentienda.
De todos modos yo en este tema difiero mucho con los masculinistas. Yo estoy en contra del aborto, no estoy de acuerdo con que la gente sea lo suficientemente mayor para follar pero no lo sea para asumir las consecuencias de sus actos. Hay una infantilización de la sociedad y el feminismo ayuda a ello.

Enrique dijo...

Respondo acorde a tus puntos:

1- Me parece que cometes una falacia ad verecundiam al dar por sentado que una persona que ejerce la medicina va a tener más razón que la propia madre. Ser X persona no te hace estar en posesión de la verdad absoluta. Desde luego, en este punto no nos vamos a poner de acuerdo. Será otra persona, pero también es el cuerpo de la mujer. Además de que esa otra persona es el hijo o la hija de esa mujer, no de quien atiende el parto.

Y sí, creo que no hay que deetener a los muleros, sino a quienes llevan la cabeza del contrabando. Los muleros son víctimas de trata, extorsiones, pobreza, etc. Es como cuaucido con la prostitúción busco que se persiga al putero o la mafia, no a la prostituta. Igual en el caso de las drogas.

En cuanto al caso de la CNT, decirte que he estado en dos sedes diferenes, por motivos de desplazamiento. En ninguna de las dos he visto problemas del tipo que describes, y en caso de que alguno o alguna se haya pasado con el tono, el uso de la palabra, en las intervenciones, siempre hay una figura moderadora o incluso las personas presentes podemos quejarnos y poner medidas.

En único "sectarismo" que puede haber es que hay unos principios anarcosindicalistas fundamentales que son inamobibles. Puede asistir alguien del PP, pero no puede hacer propaganda partidista. Por supuesto, hay unas normas base.

No obstante, si quieres, dile a tu amigo que se ponga en contacto conmigo y me mande un comunicado de en qué localidad están teniendo, supuestamente, las jerarquías y tales hechos que describes, y lo pongo a saber a la central para que mire a ver qué pasa, si es cierto o no, etc.Si es cierto lo que comentas, se arregla rápido.

2- He leído blogs masculinistas y me parecen misóginos. No es que usen una óptica masculina; es que usan una óptica machista. No distan en absoluto de las bases del sistema patriarcal. Llegan a promover, incluso, la violación y el abandono y maltrato infantil.

3- No. Si el Papa declara una Guerra Santa, serán criticables la guerra y el Papa, no la religión y las personas creyentes. A la religión se la critica por su falta de pruebas, su dogmatismo y las frases que en los libros sagrados podemos hallar.

Sigue...

Enrique dijo...

4- No he dicho que todas las denuncias sean verdaderas; pero las pruebas muestran que tampoco es cierto que la mitad de denuncias son falsas. Éstas no llegan al 1 %.

Por otro lado, nadie detiene por el simple hecho de ser hombre, ni se imponen agravantes por el simple hecho de ser hombre. El agravante es si la violencia es machista. Si no es machista, no hay agravante. Al igual que hay agravantes en caso de que la violencia sea adultista o por odio a la gente de diversidad funcional.

Si el motivo por el que has golpeado a una mujer no es el machismo, sino por ejemplo que se ha colado en la fila del cine, no tendrás agravante.

Por cierto, de lo que sí hay un montón de denuncias falsas es de denuncias por falsos robos para estafar a las aseguradoras... Y no veo a nadie pedir que se elimine la ley que castiga el robo para que deje de haber denuncias falsas por robo.

5- Cuando se habla de nazismo, por ejemplo, no se habla de los casos de asesinatos de un soldado nazi a otro soldado nazi que hubiese desobedecido una orden. Porque para que haya violencia nazi, debe darse de alguien que tenía una mentalidad nazi y tenía el poder, conrta otro sector oprimido. Lo mismo con la violencia de género. La violencia que sufren las mujeres es a manos de hombres; hombres misóginos con el poder que le otorga la sociedad patriarcal.

Los hombres, por el contrario, sufrimos en la suma mayoría de los casos, violencia por parte de... ¡oh, vaya!, otros hombres.

Y tratar de poner una perspectiva masculina como si el problema de los hombres vienese de mano de las mujeres, solo nos perjudica. Ésa es una de las principales razones, a parte de la misogina de vuestro movimiento, por las cuales jamás seré masculinista: el masculinismo perjudica a los hombres, al desviar la atención hacia las mujeres y el feminismo como un problema, cuando el problema de los hombres son otros hombres. Hombres matando a hombres; hombres violando a hombres, etc. No, no cuela. Hay que acabar con el machismo y el clasismo que divide, no solo a la humanidad, sino también al género masculino.

Y justamente esa violencia que cometen hombres conrta hombres, es algo que solo muestra el feminismo.

6- Efectivamene, solo la mujer puede decidir. Básicamente, porque es su cuerpo. Y el hombre no puede decidir, porque cuando la criatura nace, no se trata del cuerpo ni de la mujer ni del hombre, sino de una criatura, de la cual tanto él como ella han sido responsables de que haya sido fecundada.

Lo que digo: tan solo promovéis el abandono infantil.

Anónimo dijo...

¿Follas más desde que dices todas esas gilipolleces feministas?

Anónimo dijo...

Hola, no me he leido todo el debate como es lógico, se me ha hecho demasiado denso.

Sin embargo he podido notar que hay un cierto debate sobre el feminismo.

Como es un tema que me ha tocado vivir de cerca, vengo a comentar amistosamente.

Yo siempre le hago la misma pregunta a todas y todos las y los personas que dicen ser feministas.

Segun cuentan el feminismo busca la igualdad de derechos y libertades que los hombres. Bien, ¿Me podrías decir 3 derechos o libertades en el que el hombre sea superior a la mujer en España? (aviso que no me salgas con el tema de los "salarios" porqué te lo voy a desmontar en cero coma, avisado estas)

No vas a poder, porqué no existen. Sin embargo, yo sí te podría decir 3 leyes en las que el hombre no tiene igualdad con la mujer, y me refiero a que esta precisamente en una situación de inferioridad, como un ciudadano de segunda.

Por eso digo siempre que el feminismo hoy en día no tiene ningún sentido. En todo caso tendría sentido el masculinismo porqué ahora es el hombre el que esta oprimido y falto de derechos.

En cualquier caso, no sé por qué se os ha de llamar feministas y no "igualitarios" como me gusta a mí llamarlo si teoricamente buscais la "igualdad".

Sin más aquí os dejo el comentario para que reflexioneis.

Enrique dijo...

Anónimo del comentario del día 12:

Cariño mío, no te hagas el remolón. Sabes perfectamente que follo más desde que tú y yo empezamos a liarnos. :*

Anónimo del comentario del día 13:

Te respondo mañana o el lunes. Ahora estoy ocupado y no puedo.

Saludos.

Enrique dijo...

Hola, Anónimo. Te respondo a eso de en qué los hombres están privilegiados con respecto a las mujeres:

1- Los hombres disfrutamos de una mayor empleabilidad que las mujeres. Cuando asistimos a una entrevista, no se nos discrimina por ser hombres, a las mujeres sí. A ellas les preguntan si se piensan quedar embarazadas; o, simplemente, se da por hecho; lo cual nos da una mayor facilidad a la hora de encontrar trabajo. Y además, de los mejores pagados, puesto que los empleos socialmente considerados como masculinos están mejor remunerados. La no discriminación por género es un derecho contemplado en la Constitución del que carecen las mujeres.

2- A los hombres se nos paga más en blanco. Las mujeres soportan la mayor parte del empleo en negro, con lo cual se quedan con una peor pensión, sufren una mayor explotación laboral al carecer de derechos laborales, trabajan más horas no reconocidas, obtienen experiencia laboral que no pueden demosstrar en su curriculum vitae... El derecho al trabajo digno es un derecho del cual mayoritatiamente carecen las mujeres.

3- Las mujeres trabajan sin que su trabajo sea reconocido. Una mujer ama de casa es considerada ama de casa, en vez de trabajadora. Algo similar ocurre en otras facetas: en el deporte, por ejemplo, se varlora y reconoce el masculino sobre el femenino. El derecho al reconocimiento y la dignidad es un derecho del cual carecen mayoritariamente las mujeres.

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...