lunes, 18 de junio de 2012

La princesa y el campesino.

Había una vez una joven pareja que estaba muy enamorada. Ella era una princesa que vivía en un precioso castillo, al cuidado de su padre y su madre. Él era un pobre campesino que vivía a las afueras de la villa. Y su amor lo mantenían en secreto, pues estaba mal visto que las personas de diferentes clases sociales se juntasen.

La princesa, ya cansada un día de tener que verse a escondidas con su amor, pidió a su padre que le permitiese organizar un concurso por el cual el ganador podría casarse con ella. Su padre accedió y ella dictaminó que para superar la prueba, el pretendiente tendría que pasar seis meses bajo su balcón, soportando las calurosas mañanas, las frías noches, tiempos de hambre, etc. 

El rey y la reina accedieron, y antes de que se llegase cuaquier otro pretendiente, la princesa corrió a contarle la noticia a su amado para que él se presentase el primero, y una vez que finalizase la prueba, podrían estar juntos de una vez por todas sin tener que esconder su amor. Así, de paso, ella sabría si él la amaba de verdad.

Así pues, el campesino se presentó.

Uno a uno fueron transcurriendo los días. A veces llovía, y el campesino, que acababa mojándose mucho, cogía un resfriado. Otras veces hacía tanto calor que al pobre hombre casi le daba una insolación. Pero nada parecía debilitar ni sus fuerzas ni sus ganas de que llegase al fin el sexto mes.

La princesa, por su parte, todas las mañanas se levantaba temprano para comprobar que su amado seguía ahí, bajo su balcón, y felizmente contemplaba que así era. Pero una mañana, a falta de dos días para que el campesino superase la prueba, por desgracia para la princesa, éste se había marchado. 

Ella se lloró y lloró, y se enfureció mucho.

-¡Será idiota! -gritaba entre sollozos-. ¡Sólo quedaban dos días!

Y, del enfando que le dio, dio su prueba por inacabada y decidió que jamás volvería a verle.

Pasaron las semanas, hasta que un día la princesa se presentó en la casa del campesino para pedirle explicaciones.

-¡Sólo te quedaban dos días! -exclamó ella al verle-. ¿Por qué te marchaste? ¿Tan poco me quieres que no puedes pasar seis meses completos bajo mi balcón? Si me amases de verdad, no te habrías marchado.

-Te amo mucho -respondió el campesino-. De verdad. Pero si tú me amases a mí, nunca habrías ocultado nuestra relación a tu padre y a tu madre, sino que les hubieses rogado que te dejasen estar conmigo. Y si me amases, no hubieses dado por inacabada mi prueba y me habrías perdonado esos dos días. 

Y así fue cómo esperando el campesino y la princesa que su pareja hiciese lo que deseaban que hiciese, venció el orgullo. Así fue cómo el deber venció al amor.

Porque para saber si nos aman no hay que esperar que la otra persona haga tal o cual cosa que nosotros/as queremos que hagan. Para saber si nos aman, no hay que poner reglas que la otra pesona debe cumplir. Y para demostrar que amamos, no tenemos que pasar pruebas de fuego.

Para amar, no hay que quedarse con la persona amada todos los días, a su lado, sin separarse, y decidiendo no ver a los/as amigos/as o a los/as familiares. Para amar, no hay que regalar un ramo de rosas todas las mañanas. Para amar, no hay que ir a recoger todas las tardes a nuestra pareja en la Universidad.

Para saber que nos aman, no hemos de esperar que pasen seis meses bajo nuestro balcón, ni a que nos perdonen los dos días que nos faltaron para superar el concurso.

Para amar y ser amado/a, tan sólo hay que respetar la vida (en todos sus sentidos) y las libres decisiones de las personas con quienes convivimos (decisiones libres, sanas y respetuosas, dado que la libertad no es lo mismo que el libertinaje: la libertad implica que haya una cierta responsabilidad. No puede tolerarse la libre decisión de una persona a dañar a otra) .

En el amor no hay un "yo debo...", sino un "yo quiero...".
Y sobre todo, no hay un "te quiero", sino un "te amo".


Como dijo el gestáltico Frizt Perls:

Yo soy yo y tú eres tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas,
y tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres tú y yo soy yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
y coincidimos, es hermoso.
Si no, pocas cosas tenemos que hacer juntos.

Tú eres tú y yo soy yo. 
Existe una falta de amor a mí mismo 
cuando en el intento de complacerte me traiciono a mí mismo.
Existe una falta de amor a ti
cuando intento que seas como yo quiero,
en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres tú y yo soy yo.

11 comentarios:

desculturizándome dijo...

Hola Enrique, lo primero darte la enhorabuena por tu blog.
Gracias a él y a otros como el de Basta de sexismo o Mi novio me controla lo normal muchxs empezamos hace tiempo a abrir los ojos de algo que sospechábamos pero de lo que no teníamos información.

Así que vuestro trabajo no es en vano y aunque sé que no os hace ricos jaja te digo lo que posteé hace unos días en Basta de sexismo (en esa ocasión con mi nombre de pila): estáis ayudando a que muchas personas den pasos importantes en su vida y desaprendan ciertas actitudes. ESTÁIS CONTRIBUYENDO A UN CAMBIO SOCIAL NECESARIO PARA LA PAZ. Y eso creo que tiene un valor moral enorme, mucho mayor del económico. Así que mi más sincera enhorabuena.

Llevo siguiéndoos como anónima hace tiempo. Ahora he empezado mi propio blog muy en consonancia con este tipo de reflexiones.

Y en cuanto a tu post, decirte que me ha gustado mucho que lo relaciones con Frizt Perls y la Gestalt. Hace unos días estaba debatiendo sobre sicología con unas amigas y me dijeron que la manera de amar de la que habla Perls era muy egoísta (con el sentido negativo que tiene esa palabra en nuestra cultura). Me quedé pensando acerca de ello. Precisamente mis dos amigas están en relaciones en las que el sacrificio es fundamental para saber que las quieren y para demostrar su amor. Un sacrificio que muchas veces significa sufrir y renunciar a ellas mismas como prueba de sacrificio. Son relaciones en las que el amor se mezcla con dolor fácilmente.

Yo misma he reproducido estos comportamientos a lo largo de mi vida en diferentes relaciones sin entender bien por qué no funcionaban.

Y es que es tan importante que nos eduquemos emocionalmente… y a menudo ni nuestras familias ni los colegios nos enseñan este tipo de cosas –pues son víctimas de los mismos patrones culturales- (por no hablar de los mensajes en los medios de comunicación, películas, canciones, series, publicidad…).

Yo propondría una asignatura de “gestión emocional” en las escuelas –o en las casas-, y cada día se podría analizar uno de tus posts ;)

Un saludo desde Madrid,

María

Enrique dijo...

Ay, María, muchas gracias por tu comentario. La verdad es que me alegra muchísimo saber que al menos sirve para algo este blog.

Para mí, el simple hecho de ser escuchado (leído) y que lo que digo dé algo en qué pensar, es una auténtico salario. :)

Con respecto a lo de tus amigas... Decirte que es cierto que el amor de Frizt Perls puede denominarse como "egoísta", pero no menos que el otro modelo del que ellas hablan. Para mí, todos y todas somos egoistas (por favor, como no tengo ahora mismo mucho tiempo y es extenso lo que quiero decirte, si puedes, lee esta entrada para comprender por qué, y los dos tipos de egoísmo que distingo: http://educacion-enrique.blogspot.com.es/2011/09/todosas-somos-egoistas.html).

Como decía, todos y todas somos egoístas, tan sólo que el egoísmo de Frizt Perls es positivo, y el de tus compañeras, a mi parecer, es negativo. El amor de Frizt Perls no consiste en tirar a la basura a la persona amada: simplemente consiste en aceptarla tal y como es y no forzarla a cambiar.

Imagínate dos medias naranjas, con sus salientes y sus entradas. Estas mitades no encajan, y como no encajan, para poder unirse, una de las dos (o ambas) tiene que recortar picos y hacer salir picos para que al final puedan entrar. Y ese proceso es muy doloroso. ¿Te imaginas que para poder encajar con tu pareja tienes que obligarte a abandonar tu proyecto de vida? ¿O que para poder encajar tienes que pensar, ser, sentir y vivir como a tu pareja le gustaría?

El amor del que habla Frizt Perls consiste nada más y nada menos en que, justamente porque te amo, como quiero lo mejor para ti (y para mí, por supuesto), no te hago pasar por ese proceso de recortes y pliegues. Y justamente porque te amo, no te veo como una mitad con una parte de ti misma anulada, sino como una naranja entera que tiene su vida, su mundo, sus amigos/as, sus familiales y seres queridos, sus proyectos, etc.

Saludos.

Enrique dijo...

Olvido una cosa:

Tengo que hacer una entrada sobre el tema, pero aunque es buena idea lo de la asignatura de "gestión emocional", e incluso puede servir, pienso que es una medida pedagógicamente incompleta. Buena, pero incompleta.

Para mí, los valores no deben transmitirse a través de un libro de texto o un/a docente diciendo: "Hay que portarse bien" o "hay que dejar a nuestras parejas ser libres y tratar de no oprimirlas ni poseerlas". Los valores, pienso, deben transmitirse desde la praxis, es decir, desarrollando en el aula metodologías que impliquen el compañerismo, la libertad, la ayuda, la cooperación...

De nada te sirve a ti, por ejemplo, leer el blog y tragarte todo cuanto cuente como si tuviese la verdad absoluta. Lo que te sirve es reflexionar sobre las cuestiones y, si estás de acuerdo, autocambiarte y ponerlo en práctica.

No serás anti-sexista porque yo hable del anti-sexismo, sino que no lo serás si en tu vida cotidiana promueves actitudes y valores no sexistas.

Y esto es algo que puede aplicarse no solamente en una única asignatura de "gestión emocional", sino en todas las asignaturas. Porque es cierto que no existen números solidarios ni átomos reflexivos, pero una metodología solidaria desarrollará solidaridad, y una metodología que induzca a la reflexión, hará que el alumnado piense.

Ahora sí te dejo. :)

Saludos también desde Madrid.

misteriosa dijo...

Guauuuuu, me ha encantado la historia!!!! Y también todos los comentarios. Si un día pillo un rato para escribir, "me la pido" para mi blog de historietas (ya tengo un par pendientes, pero de verdad llevo una rachaaaa que estoy con la cabeza en otras cosas).

desculturizándome dijo...

Enrique, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en tu respuesta. Lo de la asignatura de "gestión emocional" lo puse más que nada en plan simpático porque me gustan mucho tus posts. ;)

Ni siquiera estoy de acuerdo con el sistema educativo actual en el que por ejemplo se prima más la competitividad que la cooperación. No comparto el sistema de éxamenes ni tantas otras cosas. Creo que el sexismo como tú dices debe tratarse de manera integral y no en único tipo de asignaturas.

No obstante para que eso ocurra debe cambiar la sociedad (todos y cada uno de los profes, los padres, etc.) y como los cambios no vienen a la vez creo que un buen principio sería que los jóvenes pudieran acceder a este tipo de reflexiones en la escuela (aunque sea a través de una sola asignatura tipo "gestión emocional") para fomentar en ellos el pensamiento crítico.

Quizás así poco a poco los jóvenes aprenderían a analizar los mensajes culturales con otro prisma y demandarían cada vez más este tipo de sensibilidad en todas las esferas (porque para que realmente funcione debe ser, como tú dices, de forma integral, y en mi opinión eso implica un proceso de desculturización en el que hemos de desaprender muchas cosas y aprender otras nuevas para así transformar nuestra cultura).

No se si me explicado bien porque es muy tarde y acabo de llegar a casa. De todas formas espero tu entrada porque seguro, como siempre, me sorprende y me ayuda a seguir reflexionando. :)

Gracias!! (desde cerquita del retiro :P)

María

Enrique dijo...

María:

Yo tampoco estoy de acuerdo con el sistema educativo actual (el cual, más que un sistema educativo, me parece una educación del sistema xD).

Tampoco apoyo los exámenes, ni la competitividad (aunque como hay que ser realistas, un mínimo de competitividad sí hay que enseñar por ahora, pues cuando sales al mundo laboral, a quien eligen es a la persona más competitiva, no a la más cooperativa).

Lo de la asignatura... sí y no, jaja. A ver, como ya te dije, por un lado es buena idea, y está bien. Pero hay que tener en cuenta que la educación debe ser coherente. Y por mucho que un o una docente diga "no hay que ser sexistas" porque lo indica en el libro de la asignatura, si en el fondo este/a docente no se ha cambiado a sí mismo/a, no va a servir de nada, porque su teoría y su práctica no irán a la par.

Por ejemplo, recuerdo el caso de un profesor de química, quien, como es políticamente incorrecto discriminar y mencionar cosas sexistas, hablaba de la igualdad de varones y mujeres, pero a la hora de la verdad, quizá sin darse cuenta porque él mismo no se creía lo que decía, utilizaba ejemplos en la asignatura muy sexistas. Por ejemplo, si estudiaban sus alumnos/as la excitación de los electrones alrededor del núcleo, pintaba en la pizarra un núcleo hembra, con coloretes, lacitos, pelo largo y de color rosa. Y a su alrededor dibujaba electrones azules, con el pelo corto de tal forma que pareciesen machos y con la lengua fuera, como babeando por la mujer-núcleo.

Por eso te digo que la idea, aunque a priori está bien, me parece incompleta, porque si no hay coherencia, no sirve de nada.

Es como si tu madre o tu padre te dijese que no fumes con un cigarro en la mano...

Saludos (desde un lugar algo retirado de El Retiro, dado que no soy de Madrid capital, sino de alguna villa de la zona sur de la Comunidad de Madrid, de cuyo nombre no quiero acordarme jajaja).

desculturizándome dijo...

Enrique, creo que en realidad estamos de acuerdo porque cuando yo planteo lo de la asignatura pienso en que lxs docentes que la impartan tienen que haber cambiado y no ser sexistas.

No sé cómo se podría hacer pero sé que no es imposible porque lo podemos imaginar.

Lo de tu profe de química me ha transportado a mis tiempos del cole y no había caído de que eso también me ocurría a mi. :O!!!

Por cierto, ¿has visto la última campaña de la UE para motivar a las chicas a estudiar ciencias?

www.youtube.com/watch?v=g032MPrSjFA

Iba a hacer una entrada pero he visto que de repente a corrido como la pólvora y ya ha habido varios blogs que han hablado del sexismo de esta campaña.

A mi me ha indignado mucho el vídeo...

Saludos! :)

María

Enrique dijo...

La verdad es que es un poco sexista el vídeo... Me he quedado alucinando. Me recuerda a la frase que dijo Marya Mannes: "Nadie protesta si una mujer es una buena escritora, escultora o experta en genética, siempre y cuando logre ser a la vez una buena esposa, buena madre, guapa, esta siempre de buen humor, vestirse bien, ir bien arreglada y no quejarse nunca".

Saludos.

misteriosa dijo...

Oh, Dios mío, he visto el vídeo y es horroroso!!!! ¿Pero quién ha hecho esto? Igual, con vuestro ,permiso, lo criticon en mi blog. Me parece aberrante, parecen señoritas de esas que van a los congresos de Medicina a compañar a los señores médicos a su asiento. Ante todo, perfectos floreros, faltaría más!!!

misteriosa dijo...

desculturizándome, ¿dónde puede leer esas críticas? gracias

desculturizándome dijo...

Misteriosa, yo lo vi hace 3 semanas y pensaba hacer una entrada sobre el vídeo después de terminar una que tenía en mente pero hace unos días apareció un pequeño análisis -no muy extenso- en el blog "Física de película" que no sigo pero que conocí a través de la web de noticias "menéame" -una web de información supuestamente alternativa donde los usuarios son los que votan las noticias relevantes: por ejemplo una entrada de un blog-.

Lo curioso fueron los comentarios que encontré en "menéame" acerca de la entrada del blog "Física de película" en la que se colgaba el vídeo de ciencias, ya que muchos de sus usuarios tienen un perfil sexista bastante marcado.

Cada vez que aparecen noticias de este tipo en esa página leo los comentarios y me entristece el panorama... -sobretodo tratándose de una web en la que hay muchxs usuariXs que buscan alternativas en la manera de informarse y, por tanto, con un perfil bastante abierto.-

Tengo pendiente crearme un perfil de usuario en "menéame" para poder exponer mis opiniones en la página (sobretodo ante artículos polémicos como la prostitución donde los usuarios comentan verdaderas barbaridades).



Por otro lado, estaría bien que se hiciese mención al vídeo en algún blog feminista, ¡así que si te apetece ya sabes! no tienes que pedir permiso :) lo mejor de esto es que no competimos con otros blogs, al menos mi punto de vista es: "cuando más se difunda el mensaje y por más canales mejor", porque además cada blogger reflexiona de una manera y puede aportar un punto de vista distinto e interesante sobre un mismo hecho.
Y porque lo importante es que esa información se encuentre (da igual a través de un blog u otro) y que pueda invitar a la reflexión y, tal vez, al cambio de otras personas.

Un saludo! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...