lunes, 21 de marzo de 2011

Echando un vistazo a Japón y los problemas que asolan el mundo.

No me gusta nada la hipocresía de los/as artistas, los medios comunicación y de algunas organizaciones que dicen pretender ayudar a erradicar muchos de los problemas que hay en el mundo a diario.

Leo el periódico. Ya llevan varios días anunciando el problema por el que está pasando Japón. Es una gran desgracia, lo sé; y me preocupa. Pongo fe en que esto pueda servir para aprender y contribuir a que ciertas naciones hagan unos de razón y adquieran conciencia contra los problemas que nuestra especie está causando sobre la Tierra.

Pero me da rabia que la gente sólo se acuerde de los problemas que desolan a ciertas gentes... solo para sacar dinero. Sí, para sacar dinero a costa de las desgracias agenas. Porque eso es lo que pretenden muchas supuestas ONGs y otras organizaciones. Y lo que pretenden muchas compañías periodísticas, que sólo ven aquello que les puede hacer mejorar sus estadísticas; y muchos/as artistas, que lo único que desean es poder salir en los medios de comunicación para hacer publicidad de sí mismos/as.

Porque claro, Japón es una gran potencia cuya amistad nos proporciona recursos económicos y herramientas tecnológicas, y por ende urge proteger su ciudadanía a toda prisa. No quiero decir que haya que mirar a un lado y no ayudar. Pero... ¿qué ocurre con todas las personas de África, latinoamérica y el resto del mundo que pasan hambre y miseria durante todos los días del año? ¿Por qué nadie se acuerda de ellas? ¿Dónde está toda esa cantidad de periodistas que partieron a Haití para anunciar lo que ocurren en otros países a diario? ¿Por qué no hacen noticia de estos problemas todos los días, al igual que se están acordando de Japón todos los días mientras permanezca la catástrofe de las centrales nucleares? ¿Y qué ocurre con la violencia y la discriminación por la que constantemente pasan mujeres, inmigrantes y personas con una determinada ideología o creencia?  

Recuerdo una imagen de periódico, en la que salían dos niños de África conversando, y uno le decía al otro: "Tenemos que cambiar de compañía publicitaria. Nos vendría bien la que han utilizado las gentes de Haití".

Pues eso digo yo: ¿Dónde están los/as del "no a la guerra"; los/as del "Prestige" y el "Nunca Mais"; los/as del "Salvemos Haití", etc, cuando se trata de gente que muere de hambre y enfermedades durante todos los días del año? ¿Por qué nuestras naciones atacan a Gadafi, pero no hacen nada contra las dictaduras de Corea del Norte y de otros países?

La verdad, no lo entiendo. Parece que solamente somos educados/as en el valor de ayudar a quien nos beneficia o cuando nos interesa. Me parece muy cínico decir "yo soy solidario/a, y siento una gran pena por..." sólo cuando eso nos reporta dinero o fama, y me produce náuseas pensar que muchas personas quieren que se comparta y que se ayude... pero eso sí: que lo hagan los/as demás.

Dejo seguidamente unas pocas palabras escritas por el grupo Mago de oz, en su canción "Atlantia", para hacer conciencia sobre la miseria, el hambre, la contaminación... ¡Y la estupidez que poseemos todos y cada uno de los seres humanos! Porque de esto no nos libramos nadie. Ya lo dijo Albert Einstein: "Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera".


Durante miles de años, los seres humanos
hemos podido disfrutar del mejor regalo
que los dioses dieran jamás a ningún ser vivo:

La brisa, el viento, el hermano sol y la hermana luna;
campos y praderas donde ver crecer a nuestros hijos;
amaneceres bañados con el perfume que estornudan
las flores en primavera; puestas de sol decoradas
por los sueños aun por concebir.

Y aunque parezca mentira… inteligencia.

Pero el hombre blanco despreció aquel tesoro,
y a medida que la vida le sonreía,
él le contestaba dando patadas al destino.

Si alguien lee esta carta, no olvide que el fin de esta civilización
se debió al egoismo, codicia e incultura de la raza humana.

Los hombres ya no somos mamíferos,
el ser humano no se convirtió en depredador;
la raza humana somos, simplemente, un virus:
matamos, crecemos y nos multiplicamos.

Por eso nos extinguimos;
por eso las aguas se tragaron nuestra civilización.
La verdadera Atlántida éramos nosotros.

Y por eso hemos escrito esta nota
para formas de vida inteligente venideras.

Cuando los hombres escupen al suelo...
se escupen a si mismos.

5 comentarios:

misteriosa dijo...

Me llama la atención que ahora hayas escrito esta entrada. Justo estaba pensando en, de vez en cuando, hacerme eco en mi blog de la revistilla que me envía Médicos Sin Fronteras para recordarnos todas aquellas guerras y problemas que no salen en la tele.

Por otro lado, sobre lo del "No a la guerra", mucha gente dice esto mismo, ¿dónde están ahora?. Bueno, a mí me gustaría recordarles que estamos en un país libre, todos somos libres, yo me manifiesto cuando quiero y contra lo que quiero, no necesito que vengan unos señores a darme órdenes de cuándo y por qué debo manifestarme. Lo que digo es que entonces, libremente, elegí manifestarme, y ahora, libremente, elijo no hacerlo, porque pienso por mí misma. Los que nos exigen que nos manifestemos ahora, en realidad quieren que no pensemos. Por eso dicen "otra guerra, otra manifa", como si fuéramos borregos tontos que no pensamos. A estas alturas volver a discutir de resoluciones de la ONU de poco sirve, si aún no lo han captado no van a hacerlo ahora. En todo caso, son libres de convocar una manifestación y acudir a ella. ¿Por qué no lo hacen ellos? ¿Es que es más cómodo sentarse en el sillón y que se manifiesten los demás por nuestros ideales?

Saludos!

Enrique dijo...

Misteriosa:

Tienes toda la razón del mundo al decir que estamos en un país libre y que cada cual se manifiesta cuando quiere.

Pero yo me refiero a esos/as hipócritas que salen cuando pueden utilizar las desgracias para hacer campaña para ganar dinero para sí mismos/as o para hacerse publicidad.

No me refiero a la gente normal y corriente. Me refiero a medios de comunicación, artistas, políticos y toda esa gente que, es verdad, sale cuando quiere... Pero cuando quieren es sólo cuando pueden ganar a costa de las desgracias ajenas.

Saludos.

Gemma dijo...

En este mundo sólo existe lo que es noticia en este momento. Fuen noticia Haití y dejó de serlo, da igual que la población siga sufriendo las consecuencias, tenemos que consumir nuevas noticias. Somos así de borregos.

Gimena dijo...

Exelente entrada que denuncia algunas verdades de las cuales debemos tomar conciencia TOD@S. Tras leerla he llorado, pues me siento débil, pobre, impotente, sin más que amor y educación para aportar...

Un abrazo fraterno.

Enrique dijo...

Gracias, Gimena. Y, aunque no te voy a decir que no llores, porque llorar es bueno, y es absurdo decir "no llores", porque eso es como decir "no sientas nada", sí te doy ánimos; y tranquila, hoy día existen muchas realidades que en su debido momento fueron meros y simples sueños que parecían francamente imposibles de alcanzar. Mas, a pesar de ello, adquiriendo conciencia, haciendo partícipe de un fuerte uso de la razón y del corazón, luchando con la pluma por un mundo más justo, equitativo y humano; educando en la verdad y la persecución de la paz, enseñando a ser mejores seres humanos y a revisar nuestros errores a diario, hemos llegado a una situación que, lejos de ser bella, al menos sí es más humana que antes.

Es cierto que en algunos aspectos nos hemos alejado de la espiritualidad y la belleza, y que nuestro afán por perseguir exclusivamente la inteligencia, nos hemos convertido en seres duros y vacíos.

Empero, pese a esto, inteligencia y emoción van unidas, y no puede existir la una sin la otra; y por ese motivo, aunque achicamos nuestros sentimientos para imponer el reinado de la exclusiva razón, sería equívoco negar que la inteligencia nos hace ver que también hemos de perseguir los gratos sentimientos.

Es por eso que, poco a poco, nos damos cuenta del gran error que cometimos al desear alcanzar solamente la sabiduría; y que es preciso aspirar también a algo más: a un mundo lleno de amor.

Y eso se nota en la nueva pluma actual, en las manifestaciones contra la destrucción y en nuevas leyes que poco a poco imparten más justicia y libertad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...